¿Qué es una hemorroide centinela?

Autor: Manuel Salado Freire

Las hemorroides son un problema de salud muy frecuente en la población, pero hay también otro trastorno que puede resultar muy doloroso y perjudicar seriamente la calidad de vida de quien lo padece. Se trata de la fisura anal.

La fisura anal puede definirse como un desgarro o úlcera que aparece en el ano, lo que provoca bastante dolor y dificultad a la hora de defecar. En ocasiones, a consecuencia de esta fisura, aparece una protuberancia cutánea en la porción externa del ano que puede ser confundida con las hemorroides comunes, sin embargo, esta es diferente, ya que no posee vasos sanguíneos dilatados en su interior: es la hemorroide centinela.

Causas y síntomas de la hemorroide centinela

Las causas que provocan la aparición de la hemorroide centinela son las mismas que las de la fisura anal ya que, generalmente, su aparición es consecuencia de la aparición de una fisura de este tipo. De hecho, se llaman hemorroides centinela porque señalan el sitio donde se encuentra la fisura anal.

Las causas más frecuentes de su aparición son:

  • Estreñimiento crónico que precisa evacuar con esfuerzo y dificultad.
  • Diarrea muy líquida e irritante.
  • Traumatismos en la zona del esfínter.
  • Sedentarismo.
  • Pasar largas horas de pie.
  • Pasar demasiadas horas sentado.
  • Alimentación inadecuada, pobre en fibra, que favorece la aparición de estreñimiento crónico.
  • Beber poca cantidad de agua.
  • Factores hereditarios.
  • Complicaciones en la cicatrización de una cirugía previa en esa zona.
  • Enfermedades crónicas del aparato digestivo como, por ejemplo, la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

Otras causas posibles, aunque menos frecuentes son:

  • VIH
  • Sífilis.
  • Tuberculosis.
  • Procesos oncológicos.

Los síntomas de la hemorroide centinela pueden ser bastante similares a los de las hemorroides comunes y por ello, a veces, pueden ser confundidas en su diagnóstico.

La hemorroide centinela suele cursar con la aparición de dolor intenso, fundamentalmente durante la defecación, y suele persistir tras ella (el dolor puede durar desde algunos minutos hasta varias horas). El ardor y el prurito intenso también suelen ser síntomas comunes al igual que el sangrado tras la defecación (aparece sangre roja de color vivo generalmente al limpiarse con el papel higiénico), también puede aparecer en ocasiones algo de pus o secreción mucosa.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Tratamiento para las hemorroides centinela

Como ya hemos visto, los síntomas que acompañan a la fisura anal, la hemorroide centinela y a las hemorroides comunes son muy parecidos y muy molestos. Sin embargo, es importante destacar que, aunque debamos acudir a un especialista que nos proporcione el diagnóstico definitivo y nos ayude a descartar patologías más graves, podemos aliviar los síntomas con cremas específicas para el tratamiento de las molestias derivadas de las crisis hemorroidales.

Estas cremas, de venta en farmacias, son de fácil aplicación y pueden ayudar a tratar también las hemorroides internas y las fisuras de difícil acceso. Poseen acción antiinflamatoria y anestésica local. Por este motivo ayudan a disminuir las molestias y a mejorar la calidad de vida del paciente.

Muchas personas buscan cada día el mejor tratamiento para las hemorroides y estos productos resultan definitivamente eficaces para aliviar los síntomas de las crisis hemorroidales, sobre todo si lo combinamos con hábitos de vida saludables que nos ayuden a evitar el estreñimiento: dieta rica en fibra, beber suficiente cantidad de agua, evitar el sedentarismo y también pasar tanto demasiadas horas de pie como sentado. En definitiva, se trata de modificar factores que nos ayudarán a evitar la aparición de nuevas crisis, pero nunca deberemos aplazar la visita al médico.