Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Protocolo de aseo del paciente encamado

protocolo-aseo-paciente-encamado

INTRODUCCIÓN

La higiene puede denominarse como el conjunto de actividades que se hacen para conservar y aumentar la salud y prevenir enfermedades. Pueden distinguirse dos tipos de higiene: la individual (conjunto de hábitos y normas encaminados a preservar la salud de la persona) y la social (normas que se aplican a la comunidad), y juntas contribuyen a una completa salud.

Autora principal: Rocío Martínez González (TCAE)

Segunda autora: Ana Belén Blanco Cabral (TCAE)

Tercer autor: Roberto Toribio Valbuena (TCAE)

En el entorno sanitario, donde se tiene contacto constante con los enfermos, la higiene constituye la clave que se debe cuidar con todo detalle.

La higiene del paciente recae en el TCAE, ayudado por el celador y con supervisión de la enfermera, y con ella, no sólo conseguimos proporcionar esa higiene necesaria, conocer estado de la piel y grado de movilidad del paciente, sino que además, permite abrir una puerta para profundizar en sus sentimientos, creando un clima de intimidad que favorece la comunicación, su bienestar y mejora su calidad de vida.

Normalmente se hace una vez al día, salvo que sea necesario efectuar algunos lavados parciales durante la jornada.

Palabras clave: funciones TCAE, técnico en cuidados auxiliares de enfermería en aseo encamado, aseo hospitalario, tareas TCAE, aseo paciente encamado.

OBJETIVOS

PROCEDIMIENTOS

En primer lugar, tendremos en cuenta varias consideraciones comunes, tales como:

PROTOCOLO

Con las manos limpias, se prepara el material de aseo y la ropa del paciente y de la cama en un carro.

Entre el material necesario para el aseo general, incluiremos siempre:

• Guantes desechables.

• Palangana que llenaremos antes del aseo con agua templada.

• Esponjas jabonosas.

• Toallas grandes y de lavabo.

• Ropa limpia, tanto para paciente como para la cama.

• Crema hidratante y colonia.

• Bolsa de desechos.

• Cuña o botella

Dependiendo de zonas específicas o particularidades del paciente, se debe incluir material adicional.

Procedimiento del aseo general

En los aseos, es cuando mejor se puede observar el estado de la piel y si existen rojeces o zonas de presión en las zonas más susceptibles a úlceras por presión y en caso de que las hubiera, curarlas.

Procedimiento del aseo bucal

Se proporcionará al paciente un aseo bucal después de cada comida y cuando sea necesario.

Material necesario:

• Guantes desechables

• Toalla lavabo

• Cepillo de dientes o torunda

• Pasta o solución antiséptica

• Vaselina, vaso con agua

• Batea

Con las manos limpias se prepara todo el material y saludamos al paciente antes de explicar el procedimiento y pedir colaboración.

1. Higienizamos las manos y preservamos intimidad

2. Frenamos cama y subimos a altura adecuada

3. Elevamos cabecero a semisentado o girando la cabeza y cubrimos el embozo con la toalla.

4. Nos ponemos guantes.

5. Cepillamos o frotamos con la torunda, suavemente y de arriba abajo, incluyendo lengua.

6. Le damos vaso con agua para que se enjuague si puede y recogemos el agua con la batea.

7. Secamos y aplicamos la vaselina en los labios.

8. Recogemos todo y quitamos guantes.

9. Acomodamos al paciente e higienizamos manos antes e irnos.

10. Si el paciente usara dentadura postiza extraíble, la sumergiremos previamente en una solución de clorhexidina durante 10-15 min y después de aclararla, se la colocaremos.

Procedimiento de aseo del cabello

Se realizará una vez por semana como mínimo. Material necesario:

• Guantes desechables

• Lavacabezas

• Toallas

• Algodón

• Jarra de agua caliente

• Champú

• Peine o cepillo

• Secador, si fuera necesario

Con las manos limpias, se preparará todo el material en el carro y se procederá de la siguiente forma:

1. Saludar e informar al paciente e higienizar manos.

2. Preservar intimidad y preparar cama.

3. Poner guantes.

4. Retirar el cabecero de la cama si se puede, y colocar al paciente en decúbito supino con la cabeza en hiperextensión.

5. Retirar la ropa del paciente para dejar el torso al descubierto y colocar toalla.

6. Colocamos el lavacabezas y dos algodones en los oídos.

7. Echamos un poco agua sobre la cabeza para mojarla sin exceso y aplicamos el champú, masajeando el cuero cabelludo.

8. Aclaramos y aplicamos un segundo champú.

9. Aclaramos con abundante agua.

10. Secamos muy bien con una toalla y con secador si fuera necesario y peinamos.

11. Recogemos todo el material al carro.

12. Quitamos guantes y acomodamos al paciente.

13. Si no disponemos de lavacabezas, usaremos una palangana u otra cosa que nos sirva.

BIBLIOGRAFÍA

Salir de la versión móvil