Higiene en paciente encamado

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 106

Autor principal (primer firmante): Adriana Lorena Laffont Noya

Fecha recepción: 14 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 11 septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 106

Autores

  1. Adriana Lorena Laffont Noya
  2. Inmaculada Fernández Bueno
  3. Irene María Rodrigo Liso
  4. Eva María González Micó
  5. Saioa Del Amo Santiago
  6. Rosa Ana Escalona Almendro

Categoría: TCAE

Palabras clave: pliegues cutáneos, posición Fowler, decúbito supino, baño,

publica-TFG-libro-ISBN

Introducción

En encamados, el aseo atenúa el dolor, tirantez articular, y disminuye las molestias como el picor, provocado por la piel seca. Momentos antes de comenzar el baño, hay que contar al paciente lo que vamos a realizar, ya que estamos vulnerando su intimidad psíquica y física.

Aseo en cama

Se aplica a pacientes que por sus particularidades patológicas o por su grado de dependencia, deben mantenerse encamados. Lo realizaran dos TCAEs siempre que sea posible o un TCAE y un celador, para incrementar la seguridad del paciente y acortar el tiempo empleado. Cuando se realiza este tipo de aseo, hay que tener en cuenta:

  • Mostrar solo la zona que se está aseando.
  • Utilizar jabón siempre en todas las zonas, salvo cara y ojos.
  • Se hará deprisa el aseo para impedir que se enfríe, con suaves movimientos. El orden será:
    1. Jabonar una zona.
    2. Enjuagar la zona.
    3. Secar bien, los pliegues cutáneos
    4. Evitar que el paciente se enfríe.
    5. Efectuar el lavado por las mañanas, donde se efectúa el cambio de ropa de cama.
    6. Secar con pequeños toques las extremidades, en forma ascendente para activar la circulación venosa.

Procedimiento: recursos materiales

Material para el aseo: Esponjas desechables, jabón líquido, palangana con agua caliente a temperatura inferior a menos de 38ºC, peine, equipo de aseo bucal, suero para el lavado de ojos, gasas estériles, botella, cuña, loción hidratante y colonia.

  • Dos toallas grandes y dos pequeñas.
  • Pijama o camisón, zapatillas y bata.
  • Bolsa de tela para la ropa que se retire de la habitación.
  • Ropa de cama.
  • Bata y guantes desechables.

Protocolo de actuación

  1. Organizar el material necesario, el agua a menos de 38ºC.
  2. Nos lavamos las manos y explicamos al paciente el proceso y pedimos su colaboración.
  3. Situamos el material cerca de la cama, nos ponemos los guantes y comprobamos que la temperatura de la habitación es apropiada, colocaremos un biombo para cuidar la intimidad del paciente.
  4. Antes de comenzar, ofrecemos la cuña al paciente, apartamos la ropa de la cama, en su lugar colocamos una manta de baño para proteger de la humedad la cama.
  5. Frenamos la cama, la colocamos de forma horizontal y la elevamos a la altura de las caderas.
  6. Ayudamos a desnudarse al paciente, estará en posición decúbito supino o Fowler y lo cubrimos con una toalla o sábana.
  7. La ropa sucia la introducimos, en una bolsa que tendremos al pie de la cama en el suelo.
  8. En el siguiente orden se realizará el lavado:
    • En el caso de hombres, afeitado, si pueden lo realizan ellos, si no se avisa al peluquero.
    • Se lava el cabello
    • Lavado de ojos, con suero fisiológico y torundas.
    • La cara con compresas húmedas y las orejas con gasas.
    • Hombros y cuello.
    • Axilas, brazos y manos.
    • Tórax y mamas (lavado y secado de pliegues).
    • Abdomen, ombligo.
    • Muslos, piernas y pies.
    • Espalda y nalgas.
    • Zona genital, se hace de arriba hacia abajo y de delante hacia atrás.
  9. Se debe cambiar el agua cuantas veces sea necesario.
  10. Colocaremos al paciente nuevamente en decúbito supino para el lavado de la zona perineal:
    • Colocaremos la cuña bajo la pelvis.
    • Seguiremos las pautas generales de limpiar desde lo más limpio a lo más sucio de manera que el agua se deslice desde el pubis hasta el ano.
    • En las mujeres, se persistirá en los labios mayores y los labios menores, separándoles para limpiar la abertura vulva y el ano.
    • En los hombres, se limpian los pliegues inguinales y el escroto. Se retrae el prepucio para limpiar el glande y el canal balanoprepucial, para finalizar con el ano.
    • Se debe secar en ambos casos muy bien los pliegues cutáneos.
    • Se limpiará en ese momento usando jabón y agua si hubiera sonda vesical.
  11. Se aplicará crema hidratante sobre la piel, espalda, zonas de presión, piernas, sacro, codos.
  12. Se cambiará la ropa de cama inferior.
  13. Al finalizar el lavado, se viste al paciente con el pijama o el camisón.
  14. Se ayudará a el aseo de la boca y a el pelo, si no lo puede realizar por el mismo, lo realizará el Tcae.
  15. Comprobaremos el estado de las uñas, las cortaremos y limpiaremos.
  16. Finalizaremos la cama y acomodaremos al paciente, en los pacientes encamados, valoráremos utilizar colchón antiescaras.
  17. Recogeremos el material, la ropa sucia, y ordenaremos la habitación.
  18. Nos despedimos del paciente, quitamos guantes, nos lavamos las manos, anotamos las incidencias e informamos de señales observadas durante el baño.

Conclusión

Hay que recordar que cuando el Tcae realiza la higiene del paciente encamado deberá observar las características de las mucosas, de la piel, sus alteraciones. Por encima de todo respetar siempre su intimidad y promover la comunicación.

Bibliografía

  1. ASISTED. Aseo del paciente encamado: protocolo de actuación [Internet]. Asisted. 2019 [citado 3 de julio de 2022]. Disponible en: https://www.asisted.com/blog/aseo-del-paciente- encamado-protocolo-de-actuacion/
  2. Técnicas básicas de Enfermería. McGraw-Hill. Edición 2017
  3. Auxiliar de Enfermería 7ª edición. Edición 2016. Evangelina Pérez de la Plaza.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.