Protectores bucales y el deporte

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 3–Marzo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº3: 82

Autor principal (primer firmante): M.ª Visitación Vila Fernández

Fecha recepción: 10 de Marzo, 2022

Fecha aceptación: 27 de Marzo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(3) 82

Autoras:

M.ª Visitación Vila Fernández *, Águeda González Díaz **, Andrea Oviedo García ***

* Higienista dental.
** Odontóloga.
*** Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería.

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

Saber prevenir lesiones en la boca y cara es especialmente importante si se participa en deportes de contacto u otras actividades recreativas. Algunos deportes de contacto tienen más riesgo para la cavidad oral, en realidad, cualquier deportista puede sufrir lesiones dentales en actividades que no son de contacto.

Los protectores nos ayudan a amortiguar golpes faciales, minimizan el riesgo de fracturas dentales y heridas en labios, lengua, cara o mandíbula. Habitualmente cubren los dientes superiores y son una muy buena forma de proteger tanto los tejidos blandos como la lengua, labios y la mucosa. Los dientes superiores suelen ser los peor parados al sobresalir más.

Cuando se trata de proteger la boca, un protector bucal es una pieza complementaria esencial que debe formar parte del uniforme deportivo estándar desde una edad temprana.

Palabras clave

Protector bucal, Deportes de contacto, Higiene dental.

Introducción

El protector bucal se puede definir como una prótesis intrabucal que protege de los traumatismos directos o indirectos en la práctica de deportes contacto. Está comprobado que los protectores bucales son efectivos en la prevención de las lesiones dentales ocasionadas durante la práctica de estos deportes.

Clasificación de protectores bucales

Podemos clasificar los protectores bucales en tres clases:

PROTECTORES BUCALES DE SURTIDO, ESTÁNDAR O TIPO I

Se realizan en goma o plástico, es decir, son prefabricados. Se suelen vender en tiendas deportivas. Suelen quedar flojos porque se supone que sirven para todas las bocas.

PROTECTORES BUCALES SEMIADAPTABLES O TIPO II

Consisten por regla general en una remedo de cubeta, en forma de herradura y con un contorno interior elástico que se ajusta a los dientes y que puede ser termopolimerizable o autopolimerizable.

La cubeta se llena con el material elástico ablandado y se inserta en la arcada dentaria superior. El atleta ocluye, chupa y traga para conseguir la adaptación lingual y oclusal. Una vez conseguido en boca el endurecimiento del material, se recorta los excesos

PROTECTORES BUCALES PERSONALIZADOS, HECHOS A MEDIDA O TIPO III

Son confeccionados individualmente para la boca del deportista. La mayor ventaja del PB hecho a medida es la individualización del diseño.

El cuidado de los protectores bucales durante y entre su uso es de extrema importancia para el mantenimiento de los mismos en condiciones higiénicas y de uso.

Modo de uso recomendado:

  1. Lavar con agua y jabón, se puede llevar el protector a la ducha.
  2. Secar totalmente.
  3. Guardar en una caja perforada.
  4. Enjuagar con un colutorio bucal o solución antiséptica, antes de usarlo.
  5. Mantener siempre en boca durante el entrenamiento y la práctica deportiva.
  6. No mordisquearlo.

Funciones del protector bucal

Las funciones del protector bucal son:

  • Prevenir laceraciones en lengua, labios y mucosa, que pudieran ser provocados contra los bordes de los dientes superiores.
  • Disminuye, alrededor del 90 %, el riesgo de lesiones a los dientes maxilares anteriores.
  • Se reduce el riesgo de lesión a los dientes posteriores, después de un golpe entregado a la cara inferior de la mandíbula, que produzca un cierre traumático de la misma.
  • Disminuye el riesgo de conmoción cerebral que se produce posteriormente a un impacto mandibular, ya sea en el frente o desde abajo, porque se evita la traslación completa de los cóndilos, lo que disminuye la fuerza transmitida desde los cóndilos a la base del cráneo y la fuerza transferida hacia el tercio medio facial, que se asocia con impactos en la cara inferior mandibular, ya que parte de la fuerza se absorbe y distribuye a los dientes inferiores próximos a la superficie oclusal del protector bucal.

Conclusiones

Los protectores bucales previenen laceraciones en la cavidad oral. Disminuyen el riesgo de lesiones de dientes maxilares, reduce el riesgo de lesión en dientes posteriores, además de reducir el riesgo de conmoción cerebral.

El uso de los protectores bucales es altamente recomendable para la práctica segura de deportes de contacto y de riesgo.

Bibliografía

  1. Chapman PJ. Mouthguards and the role of sporting team dentists. Aust Dent J. 1989;34(1):36-43.
  2. Newsome PR, Tran DC, Cooke MS. The role of the mouthguard in the prevention of sports-related dental injuries: a review. Int J Paediatr Dent. 2001;11(6):396-404.
  3. Yamada T, Sawaki Y, Ueda M. Mouth guard for athletes during orthodontic treatment. Endod Dent Traumatol. 1997;13(1):40-1.
  4. Salam S, Caldwell S. Mouthguards and orthodontic patients. J Orthod. 2008;35(4):270-5.
  5. Sane J, Ylipaavalnimei P. Dental trauma in contact team sports.Endodontics and Dental Traumatology.1988;(4):164-9.
  6. Chapman PJ. Prevention of orofacial sporting injuries in children and young adolescents. Aust J Sci Med Sport. 1986; (2): 18-23.