Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Protección perineal intraparto, ¿” hands off” o “hands on”?

proteccion-perineal-intraparto

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 10–Octubre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº10: 110

Autor principal (primer firmante): Gómez García Cristina

Fecha recepción: 20 de Septiembre, 2021

Fecha aceptación: 15 de Octubre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(10) 110

Autora: Gómez García, Cristina

Coautores: Lupiáñez Tapia, Fernando; Casas López, Gema.

Matrona. Hospital de Poniente, El Ejido, Almería.

Resumen

Los traumatismos perineales se presentan como uno de los principales problemas que acontecen durante el parto. Éstos pueden tener consecuencias tanto a corto, como a medio y largo plazo en la mujer, siendo el dolor crónico uno de los más frecuentes. Conocer las diferencias existentes entre las dos técnicas más conocidas de protección perineal, “hands off” y “hands on”, se hace crucial en el manejo del trabajo de parto. La heterogeneidad de los estudios llevados a cabo, imposibilita tener una evidencia clara acerca de las consecuencias de ambas técnicas.

Palabras clave: protección perineal, efectos, hands off, hands on, traumatismo perineal.

Introducción   

Los traumatismos perineales son uno de los efectos más padecidos por las mujeres durante el parto, pudiendo alcanzar hasta a un 85% de las mujeres que dan a luz por vía vaginal. Su incidencia, depende en parte de algunas características de la mujer, así como de factores externos, tales como el tipo de parto, la posición para dar a luz, así como las técnicas empleadas por el profesional que atiende el parto, entre otros. El daño perineal se puede definir como cualquier lesión en los genitales que se produce de forma espontánea o intencionada (episiotomía) durante el nacimiento (1,2).

Dentro de estos daños, también se engloba la lesión obstétrica del esfínter anal (OASIS), complicación grave que puede ocurrir en un parto vaginal sin complicaciones. Tras esta lesión, hasta un 60% de las mujeres pueden sufrir incontinencia fecal (3). La incidencia reportada de OASIS en Europa se encuentra entre 0,6 – 4,1 % de los partos vaginales (2).

El trauma perineal se asocia con dolor y ciertas complicaciones en el postparto. El dolor perineal en el postparto y sus efectos se observan hasta en el 26,3% de las mujeres, pudiendo durar estos problemas entre 8 y 24 semanas tras el parto, incluso hasta un año (4).

Es por ello, que se hace imprescindible conocer cuál es la técnica más aconsejada para la protección perineal, en un intento de reducir las secuelas que pueden llegar a provocar las lesiones perineales en la mujer y que puede llevarle a padecer dolor crónico en el área pélvica y genital (4).

Objetivo

El objetivo general del trabajo es conocer los efectos de las técnicas “hands off” y “hands on”.

Como objetivos específicos de la realización de este trabajo se encuentran:

Método

Para la realización de este trabajo se ha llevado a cabo una revisión bibliográfica en las bases de datos de SciELO, PubMed, UpToDate, RNAO, NICE y Cochrane.

Los criterios de elección de los estudios han sido:

Los descriptores utilizados para la búsqueda bibliográfica (palabras clave), usados tanto en inglés como español dependiendo de la base de datos, han sido los siguientes: protección perineal, efectos, hands off, hands on, traumatismo perineal.

El cribado de los artículos encontrados se ha realizado, en primer lugar, aplicando los filtros propuestos en los criterios de inclusión. Tras esto, se han seleccionado por título, aquellos que incluían en el mismo los descriptores nombrados anteriormente. Posteriormente, se ha llevado a cabo una lectura rápida de los mismos, donde se han seleccionado por resumen aquellos que hacían mención a los objetivos especificados en el trabajo.

Desarrollo

Técnicas

Existen diversas técnicas para proteger el perineo en un intento de reducir los traumatismos perineales. La técnica de “hands on” o protección perineal activa, consiste en colocar una mano sobre la cabeza fetal aplicando cierta presión para intentar aumentar la flexión de la misma. Al mismo tiempo, la otra mano soportará el periné procurando reducir el traumatismo.

En el caso de la técnica de “hands off” o “hands poised” o protección perineal expectante, el personal que atiende el parto actúa como guía y solo aplica una ligera presión sobre la cabeza del feto, sin tocar el periné (1).

Efectos

En un ensayo clínico (5) donde se compararon las técnicas de “hands off” versus “hands on”, se concluyó que la primera reportó menor traumatismo perineal que la segunda, en relación con menor necesidad de episiotomía y hemorragia posparto. La tasa de dolor leve y moderado en el postparto fue mayor en el grupo de sin manos, aunque el dolor severo fue similar en ambos grupos.

Otro ensayo clínico cuasi-experimental (4) concluyó que la técnica de

“hands off” durante el parto de la cabeza del neonato se asoció con menos complicaciones tras el parto, en comparación con la maniobra de Ritgen (una maniobra de protección perineal donde ninguna zona queda sin proteger) y con el masaje perineal intraparto.

Un metaanálisis de ensayos controlados aleatorizados (6) comprobó cómo durante un parto vaginal espontáneo de una gestación única, la técnica de “hands on” se asoció con resultados similares de traumatismos perineales en comparación con la técnica de “hands off”. Sin embargo, con la primera, aumentaron las laceraciones de tercer grado y la incidencia de episiotomía. Por tanto, su uso, debe ser tomado con precaución.

Al igual que el metaanálisis anterior, una revisión Cochrane (7) donde se evaluaron los efectos de las diferentes intervenciones perineales durante la segunda etapa del trabajo de parto con el objetivo de reducir el traumatismo perineal, concluye que la técnica “hands off” puede reducir la incidencia de episiotomía, pero que no existe una evidencia clara acerca de su repercusión sobre otros resultados. En esta revisión, se analizaron otras intervenciones como la aplicación de compresas calientes y los masajes perineales, que parecieron reducir los desgarros de tercer y cuarto grado, pero tampoco hubo afirmaciones acerca de otros resultados.

La reducción en la incidencia de episiotomía con la técnica de “hands off” también fue reportada por otro ensayo controlado aleatorizado (8) donde se comparó la efectividad de ambas técnicas, “hands off” versus “hands on”, en mujeres nulíparas durante el parto espontáneo. Además, se comentó la reducción de desgarros de tercer grado con la primera, por lo que ésta se implanta como una alternativa segura para el control perineal durante el trabajo de parto.

Conclusión

Dada las variedades de maniobras empleadas en el parto, así como la diversidad de los estudios realizados, se hace difícil declinarse por una u otra técnica, aunque parece clara la reducción de episiotomías con la técnica de “hands off”.

La formación de los profesionales que atienden el parto se hace especialmente importante cuando ésta puede ser crucial en la prevención del trauma perineal, lesiones que aumentan la comorbilidad materna en el postparto.

Se necesitan más estudios acerca de las técnicas puestas en marcha para la protección perineal durante el parto y que sean llevadas a cabo de manera uniforme por los profesionales. De igual modo, estudiar si la combinación de ciertas intervenciones como masajes perineales, compresas de agua tibia y “hands off” muestran mejores resultados solas o en combinación.

Bibliografía

  1. De La Rosa-Várez Z, Rivas-Castillo T, Valle M, Sánchez A, Sistema M, Público De Andalucía S. Maniobras de protección perineal: manejo expectante frente a manejo activo. Revisión de la bibliografía. Matronas Profesión [Internet]. 2013;14(1):19–23. Available from: https://www.federacion-matronas.org /wp-content/uploads/2018/ 01/revision-maniobras-14-1.pdf
  2. García Núñez L, Soto González M. Effects of episiotomy on obstetric lesions of the anal sphincter. A bibliographic review. Clin Invest Ginecol Obstet. 2018 Oct;45(4):171–80.
  3. Jansova M, Kalis V, Rusavy
    Z, Räisänen S, Lobovsky L, Laine K. Fetal head size and effect of manual perineal protection. PLoS One [Internet]. 2017 Dec;12(12). Available from: https://www.ncbi.nlm.nih. gov/pmc/articles/PM C5747446/
  4. Fahami F, Shokoohi Z, Kianpour M. The effects of perineal management techniques on labor complications. Iran J Nurs Midwifery Res [Internet]. 2012;17(1):52–7. Available from: http://www.ncbi.nlm. nih.gov/pubmed/23493441
  5. Foroughipour A, Firuzeh F, Ghahiri A, Norbakhsh V, Heidari T. The effect of perineal control with hands-on and hand-poised methods on perineal trauma and delivery outcome. J Res Med Sci [Internet]. 2011;16(8):1040. Available from: /pmc/articles/ PMC3263081/
  6. Pierce-Williams RAM, Saccone G, Berghella V. Hands-on versus hands-off techniques for the prevention of perineal trauma during vaginal delivery: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. J Matern Neonatal Med [Internet]. 2021;34(6):993–1001. Available from: https://pubmed.ncbi. nlm.nih.gov/31092083/
  7. Aasheim V, Nilsen ABV, Reinar LM, Lukasse M. Perineal techniques during the second stage of labour for reducing perineal trauma. Cochrane Database Syst Rev [Internet]. 2017 Jun;2017(6). Available from: https://pubmed.ncbi. nlm.nih.gov/28608597/
  8. Rezaei R, Saatsaz S, Chan YH, Nia HS. A Comparison of the “Hands-Off” and “Hands-On” Methods to Reduce Perineal Lacerations: A Randomised Clinical Trial. J Obstet Gynecol India [Internet]. 2014 Dec;64(6):425–9. Available from: /pmc/ articles/PMC4257914/
Salir de la versión móvil