Profilaxis específica del personal sanitario. Tétanos y tuberculosis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 171

Autor principal (primer firmante): Ana Paula Per Cimorra

Fecha recepción: 20 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 17 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 171

Autores

  1. Ana Paula Per Cimorra
  2. Sandra Martínez Ponz
  3. José Alberto Espinosa Plo
  4. María Asunción Marzo Simón
  5. Rosa Ana Cuartero Vintaned
  6. Consuelo Puzo Lerís

Palabras clave: tétanos | vacunas | vacunación | refuerzo | dosis | pulmonar | dtap | tuberculosis | paciente | difteria |

Tétanos

Prevención

Hay dos formas importantes de prevenir el tétanos: la vacunación contra el tétanos junto con otras vacunas de rutina, o la vacunación después de una lesión que puede causar el tétanos (profilaxis posterior al tétanos).

publica-TFG-libro-ISBN

La vacuna antitetánica para niños forma parte de las vacunas DTaP (difteria, tétanos y Pertusis acelulares). Por lo general, se administra una serie de cuatro dosis de DTaP antes de los dos años, seguida de una dosis repetida entre los 4 y los 6 años. Después de eso, se recomienda una dosis de refuerzo (Tdap) para niños de 11 a 12 años, con una dosis de refuerzo para el tétanos y la difteria cada 10 años hasta la edad adulta. Asegúrese de que los niños no falten a las citas pediátricas para vacunarse a tiempo.

Como en todos los programas de vacunación, existen importantes excepciones y circunstancias especiales. El médico tiene la información más actualizada.

La profilaxis del tétanos posexposición también consiste en vacunas, pero se administran cuando la lesión está presente. Las vacunas que se administran dependen de cuántos años ha sido revacunado el paciente, cuántas vacunas contra el tétanos y la naturaleza de la lesión. El médico puede recomendar un refuerzo contra el tétanos (Td, DTap o Tdap, según la edad del paciente y las vacunas anteriores) y/o una inyección de inmunoglobulina antitetánica (TIG) para neutralizar las toxinas liberadas por la bacteria.

El tétanos neonatal se puede prevenir mediante la vacunación antitetánica de todas las mujeres embarazadas, el parto en condiciones higiénicas y sanitarias, y la higiene y cuidado adecuados del cordón umbilical. Una mujer embarazada analiza sus vacunas con el obstetra mucho antes de la fecha prevista del parto.

Todas las heridas de la piel (especialmente las heridas punzantes profundas o las heridas que pueden estar contaminadas con heces, suciedad o saliva) deben limpiarse y cubrirse inmediatamente. Aunque es importante limpiar todas las heridas, recuerde que la limpieza no sustituye a la inmunización.

Pautas de administración de la mujer embarazada. En los casos en que se considere necesario (vacunación incorrecta, países en vías de desarrollo), deben recibir dos dosis de toxoide tetánico cada 4 semanas y una segunda dosis 2 semanas antes del parto.

Procedimiento a seguir en caso de lesiones. Depende del estado de vacunación de la persona y de la naturaleza de la lesión.

Las personas con una respuesta inmunológica comprometida (SIDA, hipogammaglobulinemia, etc.) deben recibir una dosis de gammaglobulina antitetánica siempre que presenten una lesión potencialmente tetanogénica, incluso si están debidamente vacunados.

Debe administrarse por vía intramuscular, ya que la administración subcutánea profunda se ha asociado con un mayor número de efectos secundarios locales. El toxoide tetánico se administra en una dosis de 0,5 ml en forma monovalente o combinada.

Tuberculosis

Las medidas preventivas incluyen aislamiento respiratorio y medidas de control del aire ambiente. Aislamiento respiratorio

Los pacientes con mayor potencial infeccioso son aquellos diagnosticados de tuberculosis pulmonar o laríngea con baciloscopia positiva, tos productiva o cavitación pulmonar.

Está indicado el aislamiento inicial:

  • Se sospecha tuberculosis pulmonar o respiratoria con una tinción positiva para micobacterias.
  • Paciente en espera de confirmación bacteriológica con lesiones pulmonares no diagnosticadas y sospecha de tuberculosis en paciente con VIH o sospecha de síntomas respiratorios y tuberculosis resistente, mal tratada o postexposición.

La forma más eficaz de reducir la contaminación del aire es una ventilación adecuada.

Si las medidas ambientales no son suficientes, se debe utilizar equipo de protección respiratoria.

Las propiedades de las máscaras utilizadas deben ser principalmente para filtrar partículas de una micra de tamaño, con una eficiencia superior al 95% y caudales de aire superiores a 50 litros/min.

Según el consenso nacional sobre el control de la tuberculosis en España, la vacunación con BCG no está justificada sistemáticamente. Sin embargo, los profesionales de la salud de alto riesgo pueden considerar su uso de forma individual, especialmente cuando los aislamientos resistentes a la isoniazida y la rimfampicina son altos.

Las personas que padezcan tuberculosis pulmonar o laríngea deberán ser retiradas del lugar de trabajo hasta recibir el debido tratamiento, no toser y estar documentadas.

Tres baciloscopias negativas. Se debe evaluar a tiempo la contagiosidad del personal que ha realizado un tratamiento incorrecto. A quienes no sigan las instrucciones se les debe recetar un tratamiento directamente supervisado. Salvo tuberculosis respiratoria, laríngea o pulmonar, no hay razón para abandonar el trabajo.

Bibliografía

  1. Profilaxis posexposición [Internet]. Vacunas.org. Vacunas / Asociación Española de Vacunología; 2018 [citado 16 de diciembre de 2022]. Disponible en: https://www.vacunas.org /profilaxis- posexposicion-hepatitis-b/
  2. Vacunación en trabajadores sanitarios [Internet]. Gob.es. [citado 16 de diciembre de 2022]. Disponible en: https://www.sanidad.gob. es/profesionales/saludPublica /prevPromocion/ vacunaciones/vacunas /docs/ Vacunacion_ sanitarios.pdf
  3. Protocolo de vacunación e inmunoprofilaxis en trabajadores del SESCAM [Internet]. Castillalamancha.es. [citado 16 de diciembre de 2022]. Disponible en: https:// sanidad.castillalamancha. es/sites/sescam.castillalamancha. es/files/documentos/ pdf/20131015/ protocolo_de_ vacunacion_e_inmunoprofilaxis _trabajadores_sescam.pdf
  4. Campins Martí M, Uriona Tuma S. Epidemiología general de las infecciones adquiridas por el personal sanitario. Inmunización del personal sanitario. Enferm Infecc Microbiol Clin [Internet]. 2014 [citado 16 de diciembre de 2022];32(4):259-65. Disponible en: https://www.elsevier.es/es- revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia- clinica-28-articulo-epidemiologia-general- infecciones-adquiridas-por-S0213005X14000457
  5. 19. Vacunaciones del personal sanitario [Internet]. Vacunasaep.org. [citado 16 de diciembre de 2022]. Disponible en: https://vacunasaep. org/documentos/manual/cap-19