Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Problemas con el protector solar. Descubre cómo seleccionar una buena opción para no sufrir quemaduras

El verano ya está aquí, y este es el momento en que muchos de nosotros nos disponemos a comprar nuestro protector solar para protegernos del daño de las radicaciones solares. En el mercado se pueden encontrar literalmente cientos de marcas, pero ¿todas son iguales? ¿todas nos protegen igual?

Resulta que no. Y como muestra un botón. Recientemente hemos conocido la noticia de una consumidora que denunciaba en las redes sociales los problemas que le ha generado utilizar un cosmético tan popular como el Spray Solar 50+.

Aparentemente esta crema solar tiene una muy alta protección, protege tanto de los rayos UVB como de los UVA, es resistente al agua y esta testado dermatológicamente. Sin embargo, está siendo investigada por la Agencia Española del Medicamento por provocar una quemadura.

Resulta que Elisa Monedero se puso la crema solar por todo el cuerpo para pasar una jornada en la playa; vamos, lo que haríamos cualquiera de nosotros. Y después de unas 3 horas al sol, se retiró.

Pero el daño ya estaba hecho, una gran quemadura cubría una buena parte de sus piernas. ¿Y quién no ha sufrido alguna vez una quemadura? En ciertos tipos de piel, en especial si eres muy blanca como la consumidora, es muy fácil quemarse incluso llevando protección alta.

El problema vino al cabo de una semana, cuando la quemadura no desaparecía ni mejoraba aunque se había tratado con aloe vera, un conocido regenerante que viene genial para las quemaduras. Alarmada por este hecho, acudió a su médico para que se lo viese.

Y el especialista confirmó que la crema había provocado fotosensibilización, y que tendría que tomar medicación, además de no volver a tomar el sol en esa zona durante una larga temporada si no quería que le quedasen marcas.

Pero esta experiencia se vitalizó y fue contestada por muchas personas más que habían tenido una reacción similar con el mismo protector.

Por eso entró en acción la Agencia Española del Medicamento, que depende del ministerio de Sanidad para evaluar los hechos y descubrir si realmente el producto de Mercadona había sido el causante del problema, ya que, según la cadena de supermercados, su crema solar es completamente segura y no provoca fotosensibilización.

Qué buscar a la hora de comprar un protector solar

En esto nada mejor que los expertos para ayudarnos a elegir correctamente. Y según ellos, hay ciertas características en que debemos fijarnos antes de hacer la compra y coger el primero que veamos en la estantería de la tienda.

Así que aquí hay un rápido resumen de todo lo que necesitas saber para tomar las decisiones correctas sobre la protección solar.

Fíjate en el FPS

Si no sabes lo que significa FPS o (SPF), será inútil buscar. En pocas palabras, FPS significa Factor de Protección Solar, y el SPF te dice cuánto tiempo puedes estar al sol sin quemarte, así que un factor 20 significa que puedes estar fuera hasta 20 veces más tiempo de lo que podrías estar sin protección.

La rapidez con la que te quemas puede verse afectada por otros factores, como la sensibilidad o palidez de tu piel, si estás sudando o nadando, así que sé sensato, mantente alejado del sol a mediodía, opta por un FPS más alto o ponte una crema solar resistente al agua si la necesitas.

¿Cómo de alto debe ser tu FPS? Los dermatólogos recomiendan usar un mínimo de SPF30 a SPF50 de protección solar para mantenerse seguro. Una advertencia sobre los niveles de FPS: Mientras que los médicos recomiendan al menos 30, los productos que afirman tener altos valores de FPS están en alza y son engañosos.

Un problema es que el valor de SPF en las etiquetas de los productos sólo se refiere a la protección contra los rayos UVB. Por lo tanto, un protector solar con un FPS demasiado alto puede no proteger adecuadamente la piel de los dañinos rayos ultravioleta A que causan el envejecimiento de la piel y posiblemente el melanoma, el tipo más mortal de cáncer de piel.

Los productos con alto FPS también pueden hacer creer a la gente que están completamente protegidos de las quemaduras solares y del daño a largo plazo de la piel. Esta falsa sensación de seguridad a veces hace que la gente piense que está bien pasar más tiempo bajo la luz directa del sol, por lo que terminan recibiendo más rayos ultravioleta, no menos.

UVA vs UVB ¿qué significa todo esto?

No se trata sólo de la protección del SPF. También necesitas protegerte contra los rayos UVA y UVB. ¿Por qué? Los rayos UVB son los responsables de quemar así como de broncear tu piel, y son los principales responsables del cáncer de piel.

Aunque los rayos UVA no causan realmente quemaduras de sol, penetran más profundamente en la piel, provocando esos desagradables signos de envejecimiento como las arrugas y las manchas de la edad.

Los filtros

Busca filtros solares físicos u orgánicos y bloqueadores solares que contengan óxido de zinc o dióxido de titanio para una protección completa contra los rayos UVA y UVB, o frases como «multiespectro», «amplio espectro» o simplemente «protección UVA/UVB» en las etiquetas de los filtros solares.

Éstos forman un sello protector sobre la superficie de la piel y protegen reflejando la luz UV. Tienden a ser más calcáreos y dejan la piel con un tinte blanco. En cambio, los protectores solares químicos contienen compuestos que absorben la luz UV y evitan que penetre en la piel. Se absorben completamente, pero pueden causar irritación en personas con piel sensible.

Salir de la versión móvil