Principales patologías de ingreso en unidades de Traumatología

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 113

Autor principal (primer firmante): Raquel Jiménez Pérez

Fecha recepción: 14 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 11 septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 113

Autores:

  1. Raquel Jiménez Pérez
  2. María Pilar Forcén García
  3. Elena Berdascas Baigorri
  4. María Gloria Quilez Artal
  5. María Belén Ruiz Serrano
  6. Sonia Ramos Martinez

Categoría: TCAE

Palabras clave: conectivo, tejido, fibroso, inflamatorios, alteraciones, movimiento, tendones, traumáticas, cuerpo.

publica-TFG-libro-ISBN

Alteraciones traumáticas

Fracturas

Todos los huesos pueden fracturarse, pero son más frecuentes las fracturas en huesos largos que en los cortos y planos. Hay factores como la osteoporosis que aumentan la incidencia de una fractura. En los niños las fracturas suelen ser incompletas, al ser el periostio más grueso y proporcionar más resistencia al hueso.

Se denomina fractura a la interrupción en la continuidad de un hueso, que provoca una inestabilidad en los apoyos internos del cuerpo y de los miembros. El lugar donde se produce la interrupción ósea se denomina foco de fractura.

Según haya o no comunicación del foco de fractura con el exterior, las fracturas pueden ser cerradas o abiertas.

Fractura cerrada

La piel permanece íntegra, mientras que, en la fractura abierta, ya sea por el agente causal del traumatismo o porque el propio fragmento óseo seccione la piel y tejidos blandos, se pone en contacto el foco de fractura con el exterior.

Las características del tipo de fractura dependen de diversos elementos:

El mecanismo de producción, grado de afectación del hueso por la línea de fractura y número de fragmentos óseos resultante del traumatismo.

  • Según el mecanismo de producción. Existen cinco tipos de fuerza productora de lesiones traumáticas del hueso: torsión, tracción, flexión, compresión y deslizamiento.
  • Según el aspecto anatómico de la línea de fractura:
    • Fractura incompleta: la solución de continuidad del hueso le afecta sólo parcialmente.
    • Fractura subperióstica: la línea de fractura afecta todo el espesor del hueso manteniendo íntegro el periostio (envoltura del hueso).
    • Fractura completa: el hueso queda seccionado en dos o más fragmentos por la línea de fractura que lo afecta en su totalidad.
  • Según el número de fragmentos óseos. El tipo de fractura dependerá del número de fragmentos óseos resultantes del traumatismo, siendo:
    • Bifragmentaria si presenta dos fragmentos.
    • Trifragmentaria si presenta tres fragmentos.
    • Conminuta si se evidencia gran número de fragmentos.
  • Según la localización de la fractura
    • Traumatismo craneoencefálico (TCE), abarca toda la lesión en cuero cabelludo, cráneo, encéfalo y meninges, producidas por mecanismos directos y/o indirectos, que actúan sobre dichas estructuras y cuyas consecuencias pueden desencadenar alteraciones funcionales y orgánicas del sistema nerviosos central, alteraciones vasculares y metabólicas de extensión e intensidad variable.
      Son la causa más frecuente de muerte en los individuos que padecen accidentes de circulación originados por vehículos de motor, siendo ésta a su vez la etiología más común de dichos traumatismos.
  • Traumatismos torácicos: pueden producir en menor o mayor grado una disminución de la ventilación como consecuencia del dolor, que obliga al paciente a realizar una respiración poco profunda y a evitar el reflejo tusígeno.

    Este tipo de traumatismos dan lugar a una hipersecreción broncoalveolar que agrava la disfunción respiratoria en la medida en que existe una dificultad para la expectoración. El resultado puede ser una obstrucción bronquial que culmine en una insuficiencia respiratoria. Los traumatismos torácicos pueden clasificarse en contusiones del tórax, fracturas costales y fracturas del esternón.
  • Traumatismos de columna vertebral: pueden comportar lesión ósea del propio raquis y/o lesión nerviosa de la médula espinal y de las raíces raquídeas.
    La etiología más frecuente de las alteraciones traumáticas a nivel raquídeo viene dada por los accidentes de tráfico, laborales y deportivos.
    El principal síntoma común es el dolor espontáneo y/o a la palpación de la zona afectada, y presencia de espasmo muscular. Los signos y síntomas neurológicos dependen del nivel de afectación.
  • Paciente Politraumatizado: aquel individuo que presenta lesiones en más de un órgano o sistema del cuerpo, que dan lugar a alteraciones vitales, neurovegetativas, circulatorias y respiratorias que ponen en peligro la supervivencia del enfermo, quedando excluido por tanto el paciente polifracturado que presenta lesiones múltiples del sistema musculoesquelético y que no obligatoriamente comportan riesgo vital. La gran mayoría, tienen su origen en los accidentes de tráfico y laborales.

Bibliografía

  1. Enfermedades del aparato locomotor – Apuntes de Enfermería Clínica – Docsity [Internet]. Docsity.com. [cited 2022 Aug 11]. Available from: https:// www.docsity.com/es/ enfermedades-del-aparato-locomotor/ 3844322/
  2. FRACTURAS [Internet]. Genial.ly. [cited 2022 Aug 11]. Available from: https:// view.genial.ly/ 5b761aa4e1a5 ed6601b3aa4a/ interactive-content-fracturas
  3. Traumatología [Internet]. Ergodinámica. Ergodinámica; 2017 [cited 2022 Aug 11]. Available from: https://www.ergodinamica. com/especialidades/ traumatologia
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.