Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Propuesta para la prevención de úlceras por presión pacientes encamados o inmóviles

prevencion-ulceras-presion

prevencion-ulceras-presion

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 6 – Octubre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº6:136

Autor principal (primer firmante): Claudia Patricia Dovale Navarro

Fecha recepción: 29 de septiembre, 2020

Fecha aceptación: 23 de octubre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(6):136

Autora: Claudia Patricia Dovale Navarro 1.

Coautoras: Sara Sánchez Cañero 2. Ane Goicoechea Ramón 3.

Categoría profesional: Enfermería.

Resumen

La prevención de las ulceras por presión (UPP), es un aspecto fundamental en el cuidado del paciente encamado dado que el alto costo económico que conlleva el tratamiento de estas lesiones, supera ampliamente el gasto preventivo, el gasto en recursos humanos, en calidad de vida y bienestar de los pacientes.

Summary

The prevention of pressure ulcers (UPP) is a fundamental aspect in the care of the bedridden patient given that the high economic cost involved in treating these injuries, far exceeds the preventive cost, the cost of human resources, as life and well-being of patients.

Palabras clave:

Paciente inmóvil, cuidados de Enfermería, úlceras por presión, cambios posturales.

Key words:

Immobile patient, nursing care, pressure ulcers, postural changes.

Introducción

Las úlceras por presión (UPP) son lesiones en la piel de cualquier parte del cuerpo que esté bajo una presión prolongada en el tiempo sobre una superficie dura o rugosa.

La presión directa ejercida por el peso del propio paciente presiona los tejidos entre la silla o cama y el hueso, pero también la fricción al realizar movimientos de arrastre del paciente al subirlo hacia el cabecero de la cama o por deslizamiento cuando el paciente se resbala poco a poco; dicha presión mantenida impide el riego sanguíneo de la zona presionada, trayendo como consecuencia la lesión.

Para que se produzca una úlcera, la presión mantenida puede ser incluso ligera y va ligada a la posición en la que el paciente permanezca ya sea sentado o acostado (decúbito supino, decúbito lateral derecho o izquierdo, o decúbito prono).

Es importante recordar que una ulcera por presión va a traer consecuencias como la afectación del tejido graso,

músculo o hueso, también va a afectar el estado general del paciente, disminuyendo su autonomía, causándole baja autoestima, sobre carga al cuidador, e incrementar considerablemente los gastos económicos, y la frecuencia de ingresos hospitalarios.

Objetivos

General

Mejorar la eficiencia y la calidad de los cuidados de Enfermería ofrecidos a los pacientes encamados afectados por ulceras por presión o en situación de riesgo de desarrollarlas.

Específicos

Identificar pacientes con riesgo de padecer úlceras por presión.

Ofrecer cuidados de calidad a pacientes que ya presentan ulceras por presión para favorecer su rápida recuperación.

Método

Mediante revisión bibliográfica descriptiva de publicaciones relacionadas con el tema indexado en MEDLINE, PubMED, Scielo, Elsevier, entre otros.

Resultados

Para mejorar la calidad de vida de los pacientes encamados, institucionalizados o no, se hace indispensable identificar por parte del personal de Enfermería los factores de riesgo asociados a la aparición de ulceras por presión cuyo denominador común es la Inmovilidad.

Factores predisponentes

Pacientes de edad avanzada; encamamiento prolongado; Enfermedades asociadas como ACV, pérdida de sensibilidad, enfermedad neurológica, alteraciones circulatorias y vasculares, obesidad, diabetes, incontinencia urinaria o fecal y exceso de humedad, uso prolongado de medicamentos como corticoides, citostáticos; entre otras.

Factores de riesgo externos

En este apartado se incluyen todas las superficies que se encuentran en contacto con la piel del paciente y que van a generar presión o fricción tales como instrumentos para inmovilización de miembros (férulas, yesos, prótesis…), colchones duros o en mal estado, sabanas o ropa de cama con pliegues o arrugas, sillas con superficies excesivamente dura, calzado inadecuado entre otras.

Factores relacionados con el personal que brinda cuidados o con el propio paciente

Se incluye el déficit de conocimientos con respecto a la prevención, cuidados específicos, en relación con la aparición de ulceras por presión; higiene escasa o inadecuada del paciente encamado; mala técnica, ausencia o déficit de cambios posturales; fijación inadecuada de drenajes o sondas.

Recomendaciones

Siempre que sea posible fomentar la autonomía y la independencia del paciente con el fin de evitar la inmovilidad y el encamamiento prolongado mediante movilización del paciente, medidas de apoyo, protección de prominencias óseas, y lo más importante los cambios posturales.

Higiene diaria con agua templada, usar geles no agresivos con la piel con Ph neutro, secado exhaustivo y delicado de la piel, sin friccionar, a ser posible dando toques, prestando especial atención a las áreas de pliegues cutáneos y espacios interdigitales, tras el aseo usar cremas con contenido graso y en prominencias óseas aplicar ácidos grasos hiperoxigenados evitando los masajes, en caso de incontinencia usar pomadas de óxido de zinc para proteger la piel de la humedad.

Fomentar una dieta balanceada y una correcta hidratación sobre todo en personas mayores y más en los meses de verano.

Procurar una cama seca, limpia y con las sabanas bien estiradas sin arrugas.

Si ya existen lesiones no apoyar el cuerpo sobre ellas y en lo posible no apoyar el cuerpo sobre prominencias óseas.

Uso de colchones anti escaras.

Si el paciente puede moverse, fomentaremos la deambulación, si no es posible (paciente encamado), realizaremos movilizaciones pasivas.

Cambios posturales

Es una de las intervenciones más importantes en cuanto a prevención de aparición de úlceras por presión en pacientes con limitación en la movilidad, inmóviles o encamados.

Consisten en mover al paciente en un periodo de tiempo programado, y rotando la posición con el fin de evitar o disminuir la presión prolongada, cada paciente debería contar con un plan de cambios posturales personalizado de acuerdo a sus necesidades.

Recomendaciones

En pacientes con riesgo de padecer úlceras por presión o ulceras ya establecidas y con limitación de la movilidad, hay que evitar si es posible que permanezca más de dos horas sentado.

Mantener el cuerpo alineado, repartiendo el peso adecuadamente.

Evitar el contacto de prominencias óseas entre sí, para ello usaremos almohadas o dispositivos avalados.

Al mover al paciente en cama o silla evitaremos arrastrarlo, si es posible usar una sábana de movilización.

Para proteger los talones de los efectos de la presión usaremos dispositivos validados para tal fin.

En la medida de lo posible realizaremos cambios posturales cada 2-3 horas de acuerdo al plan individualizado para cada paciente.

Evitar si es posible durante la noche que el paciente permanezca en la misma postura más de cuatro horas.

Realizar cambios de ropa y pañal lo más pronto posible si el paciente es incontinente.

PROPUESTA TABLA HORARIA Y POSICIÓN

HORARIO – POSICIÓN

24:00 a 3:00 h: Decúbito supino

3:00 a 5:00 h: Decúbito prono

5:00 a 7:00 h: Decúbito lateral derecho

7:00 a 9:00 h: Sentado (desayuno)

9:00 a 11:00 h: Decúbito lateral izquierdo

11:00 a 13:00 h: Decúbito supino

13:00 a 15:00 h: Sentado (comida)

15:00 a 17:00 h: Decúbito lateral derecho

17:00 a 18:00 h: Sentado (merienda)

18:00 a 19:00 h: Decúbito lateral izquierdo

19:00 a 21:00 h: Sentado (cena)

21:00 a 24:00 h: Decúbito derecho

Conclusiones

La identificación y prevención de las úlceras por presión, y su adecuado tratamiento por parte del personal que brinda cuidados de Enfermería puede ayudar en la mayoría de los casos a que las úlceras se puedan evitar o incluso retrasar su aparición; aún existe la necesidad de realizar estudios sobre la actuación del personal que brinda cuidados en salud; en la evaluación del paciente de riesgo y en el desarrollo de programas de prevención individualizados.

También resaltamos la importancia del personal auxiliar de Enfermería, quien desempeña un papel fundamental en el cuidado del paciente encamado o con limitación de la movilidad, ya que son ellos sujetos activos en el cuidado directo de estos paciente (aseo diario, hidratación de la piel,…) por esto se hace fundamental que todo el personal implicado en el cuidado directo de estos pacientes posea los mínimos conocimientos en prevención.

Es posible que realizando los cambios posturales adecuados, respetando los periodos de tiempo individualizados y tratando los factores de riesgo asociados evitemos o retrasemos la aparición de úlceras por presión logrando así aumentar la calidad de vida de estos pacientes.

Bibliografía

  1. Soldevilla Agreda JJ. Las úlceras por presión en Gerontología: Dimensión epidemiológica, económica, ética y legal. Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela; 2007.
  2. Verdú Soriano J, Nolasco A, García C. Análisis de la mortalidad por úlceras por presión en España. Periodo 1987-1999. Gerokomos. 2003;14(4):212-26.
  3. Lago G. MA. 2007. Valoración del riesgo de úlceras por presión en una Unidad de geriatría. Gerokomos. [Serie en línea] 18 (3). Disponible: http:/scielo. isciii. es// scielo. php?pid=S113 4928X20 000070 03000004&script =sci arttext&tlng=es. [Noviembre de 2009].
  4. Fernández Diaz, D, Vargas del Hoyo, M, Terán Castrillo, C et col. Catálogo de productos para el manejo de las heridas, Burgos; 2018
Salir de la versión móvil