Prevención de riesgos laborales en el trabajo administrativo

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 7–Julio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº7: 124

Autor principal (primer firmante): Julia González Rodríguez

Fecha recepción: 22 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 19 de Julio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(7): 124

Autoras:

  • Julia González Rodríguez, Marta Torre Asenjo

La ley de prevención de riesgos laborales (Ley 31/1995 de 8 de noviembre) establece el marco jurídico que deben cumplir todas las empresas.

Fue publicada en el BOE el 10 de noviembre de 1995 y entró en vigor el 11 de febrero de 1996.

publica-TFG-libro-ISBN

Constituye el marco fundamental en el que se basa la Directiva Marco del 89 de la UE que encomienda a los poderes públicos la obligación de velar por la seguridad e higiene en el trabajo.

Los trabajadores tienen derecho a una protección eficaz en materia de seguridad y salud en el trabajo. Este derecho supone la existencia de la obligación por parte del empresario de proteger a los trabajadores frente a los riesgos laborales.

En cumplimiento de dicho deber de protección, el empresario deberá garantizar la seguridad y la salud de los trabajadores a su servicio en todos los aspectos relacionados con el trabajo.

El empresario deberá realizar la prevención de los riesgos laborales mediante la integración de la actividad preventiva en la empresa y la adopción de cuantas medidas sean necesarias para la protección de la seguridad y la salud de los trabajadores, en materia del plan de prevención de riesgos laborales, evaluación de riesgos, información, consulta y participación, formación de los trabajadores, actuación en casos de emergencia y vigilancia de la salud.

El empresario deberá desarrollar una acción permanente de seguimiento de la actividad preventiva. Y deberá cumplir las obligaciones establecidas en la normativa sobre Prevención de Riesgos Laborales (PRL).

Los principales riesgos laborales a los que está expuesto el personal administrativo son los siguientes:

  • Fatiga visual causada por el brillo de las pantallas mal ajustadas, escasa o excesiva iluminación o reflejos sobre la pantalla.
  • Caídas y golpes contra objetos mal colocados.
  • Posturas y movimientos inadecuados agravados por los hábitos posturales incorrectos o por la repetición de movimientos.
  • Riesgos acústicos, aires acondicionados, mala insonorización entre oficinas.
  • Factores térmicos que afectan a la concentración del trabajador.
  • Calidad del aire o conjunto de síntomas que aparecen al pasar tiempo en espacios poco o nada aireados.
  • Radiaciones generadas por las pantallas que pueden llegar a producir molestias en el trabajador.

Cada uno de estos son riesgos para la salud y el bienestar de los trabajadores. Pero tendrían unas medidas preventivas asociadas:

  • Canalización del cableado y mantenimiento de las zonas de paso despejadas. Señalizaciones cuando se advierta algún tipo de peligro (p. ej.: “suelo mojado”).
  • Control postural mediante adecuación de la silla de trabajo, ubicación de la pantalla, hábitos de trabajo…etc.
  • Ajustes de tipo ergonómico relacionados con el correcto ajuste del brillo y contraste de las pantallas. Proporcionar un correcto nivel de iluminación y la colocación de las fuentes de luz de forma paralela a la posición del puesto de trabajo.
  • Minimizar los ruidos dividiendo las zonas de trabajo y colocando los elementos ruidosos como las impresoras en espacios aislados.
  • Manteniendo los sistemas de ventilación y climatización en buen estado.
  • Ofrecer la máxima información al trabajador sobre sus tareas y facilitarle la formación adecuada.

Además de todas las medidas generales expuestas con anterioridad, los profesionales pueden tomar una serie de medidas a nivel individual:

  • Respetar las señales e indicaciones sobre posibles riesgos
  • Colaborar en el mantenimiento del orden dentro del espacio de trabajo.
  • Tener en cuenta las recomendaciones posturales y cumplir los descansos pautados para caminar o realizar ejercicios de estiramiento.
  • Utilizar las herramientas de trabajo de forma correcta.
  • Realizar ejercicios visuales para combatir la fatiga producida por el uso de pantallas.

La normativa de Prevención de Riesgos Laborales (PRL) es cambiante y dinámica siendo imprescindible para garantizar el cumplimiento de esta mantenerse informado y actualizado de todas las novedades.

Esta ley supuso un cambio revolucionario y trascendental en la seguridad y la salud de los trabajadores en el ámbito laboral.

Bibliografía

  1. “Prevención de riesgos laborales en el sector administrativo”, Prevención UGT Andalucía, 2019.
  2. “Fichas informativas personal no docente: personal administrativo”, Unidad de prevención de riesgos laborales Dpto. Educación, cultura, deporte, Gobierno de Aragón.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.