Prevención de los incendios en hospitales

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12:213

Autor principal (primer firmante): José Manuel Rebollar Pérez

Fecha recepción: 30 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 17 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12)213

  • José Manuel Rebollar Pérez

Introducción

La preparación del personal del hospital a todo nivel, con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de las medidas de prevención en caso de incendio es crucial para que la respuesta sea rápida y eficiente.

Es ese el objetivo del siguiente trabajo, planteando los diversos riesgos a tener en cuenta en la elaboración del Plan de Seguridad y ofreciendo a su vez posibles soluciones.

Prevención de incendios

La seguridad del hospital es responsabilidad de todos. El personal de mantenimiento es responsable de la seguridad de la infraestructura y equipos y trabaja para lograr un adecuado plan de mantenimiento del edificio, equipos e instalaciones.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Debe de realizarse un plan de seguridad del hospital en el que se incluyan protocolos de actuación ante cualquier tipo de desastre (incendios, alertas por bomba, inundaciones…). Debe evaluarse el riesgo del ambiente, posibles vías de evacuación, la estructura del edificio y su capacidad para proteger a sus ocupantes…

Para iniciar el plan de seguridad del hospital, deberá crearse un comité de seguridad. Este comité debe ser integrado por miembros de la dirección del hospital, representantes de todos los servicios, personal de enfermería, contabilidad y suministros, personal de mantenimiento y transportes y la oficina de seguridad.

Si el hospital no cuenta con una oficina de seguridad, deberán crearla, nombrando al ejecutivo de seguridad, quien será el encargado y responsable de todos los aspectos de seguridad y prevención de riesgos en el mismo.

La primera tarea a realizar de este comité será realizar una evaluación de los riesgos y la vulnerabilidad del hospital a los mismos, en relación a su infraestructura y su capacidad de respuesta a desastres, y establecer prioridades.

Esta evaluación supone que al analizar la posibilidad del desastre por incendio, por ejemplo, debe evaluarse la peligrosidad y el riesgo de los ambientes, la capacidad del edificio para proteger a sus ocupantes, las vías de evacuación, los sistemas de detección, alarma y combate de incendios, el entrenamiento del personal, etc., identificando las deficiencias y debilidades del hospital para responder adecuadamente ante el riesgo, y adoptar las medidas correctivas para superarlas.

El proceso de identificar fallos en el edificio, maquinaria e instalaciones es importante para crear el plan de seguridad. En esta etapa el equipo de mantenimiento tiene un papel crucial ya que podrán detectar mejor los posibles defectos en parte de las maquinarias y sugerir la mejor forma de solventarlos. Este proceso debe realizarse periódicamente.

Un edificio debe lograr que su estructura forme barreras para evitar la transmisión del incendio tanto horizontal como verticalmente. Esto es muy importante en el hospital, ya que por las condiciones de los pacientes una evacuación puede resultar letal para estos (algunos tienen movilidad reducida). Deben tomarse medidas como la instalación de cerramientos incombustibles del suelo al techo, principalmente en la unidad de cuidados intensivos, quirófanos, urgencias, vías de evacuación, laboratorios y depósitos de material combustible.

publica-articulo-revista-ocronos

Un pronto y eficaz combate del incendio reducirá el tiempo de duración y los daños producidos. Podrá también reducirse la duración de un incendio almacenando los materiales combustibles en muebles protectores.

El fuego tiende a propagarse en espacios cerrados, de forma horizontal a ras del techo y verticalmente a través de conductos como el de la ventilación, ascensores, etc. Al propagarse, pueden sobrecalentar el ambiente y causar focos de fuego distantes, aumentando así la magnitud del incendio e incrementando considerablemente su riesgo. Los humos y gases se propagarán a los pisos superiores antes que las llamas, obstruyendo las escaleras, pasillos y espacios que no impidan su avance. Estas condiciones podrán impedir la evacuación por las escaleras. Los ascensores no deben utilizarse en un incendio, ya que el fuego puede inutilizarlos o abrirse automáticamente en plantas incendiadas.

A su vez, la evacuación por medio de escaleras del cuerpo de bomberos puede resultar muy peligrosa y lenta y además no puede utilizarse por todos los pacientes ya que nos encontraremos con algunos incapacitados o con movilidad reducida.

Existen dentro del hospital un gran número de ambientes que almacenan grandes cantidades de material combustible o actividades que por su propia naturaleza producen llama. La prevención de incendios debe de iniciarse controlando estas actividades. Una instalación eléctrica mal elaborada o sobrecargada, es un peligro constante por la generación de chispas y su alta temperatura. Los trabajos de reparación y mantenimiento muchas veces generan chispas o llamas que, al alcanzar material combustible o inflamable, producen incendios. Fumar está establecido como la principal causa de inicio de incendios, por tanto es necesario controlar en todo momento que nadie fume en el entorno hospitalario, ni el personal ni los pacientes.

Los líquidos inflamables son un riesgo potencial de incendio y explosión. Si el hospital no cuenta con un depósito para almacenarlos de manera segura deberá hacerse en otro local alejado de estas instalaciones. Este local, deberá contar con una instalación eléctrica especial a prueba de explosión, sistema de detección de incendios, buena ventilación…

El almacenaje de los líquidos inflamables deberá realizarse en bidones metálicos, que deberán mantenerse cerrados. El traslado de éstos debe hacerse con equipo especial. Debe prohibirse terminantemente el fumar en el depósito de combustibles o realizar cualquier actividad que pueda producir altas temperaturas o chispas.

Conclusión

El conocimiento de todo el personal del hospital de los aspectos básicos de seguridad es indispensable para obtener resultados favorables en la implantación del plan de seguridad del hospital.

Se deberán realizar también simulacros de forma periódica para poner estas medidas de seguridad y pautas de actuación en práctica y calificarlos para modificar el manual de seguridad del hospital si fuese necesario.

Bibliografía

  1. https://drexmin.es/ pci-en-hospitales/
  2. https://contrataciondelestado. es/wps/wcm/connect/5 15cc66e-ad29-423b- 9042-1812ecef7a4f/DOC201812 13130652Memoria +PCI.pdf?MOD=AJPERES