Técnicas para la prevención del estrés: técnicas conductuales

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 271

Autor principal (primer firmante): Natalia Muñoz Machín

Fecha recepción: 30 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 27 de septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 271

Autores

  1. Natalia Muñoz Machín
  2. Marta Pueyo Sastre
  3. Patricia Echevarria Serrano
  4. María Jesús Lecina Jiménez
  5. Raquel Veira Maganto
  6. Laura Salvador Martínez

Palabras clave: emocional |inteligencia |forma |reconocer |expresión |emociones |implica | sentimientos |asertiva

Introducción

Ya como colofón final vamos a hablar de las técnicas conductuales y cómo aplicarlas a nuestra vida y trabajo diario.

Técnicas conductuales

Entrenamiento asertivo

Se define asertividad cómo la destreza personal que nos posibilita manifestar sentimientos, opiniones y pensamientos, en el instante acertado, de la manera idónea y sin negar ni desconsiderar los derechos de los otros. O sea, hacemos referencia a una forma para interactuar realmente en cualquier situación que posibilita a el individuo ser directa, honesta y expresiva.

El inicio de la asertividad es el respeto profundo del yo, únicamente al sentar tal respeto, tenemos la posibilidad de respetar a los otros

Es fundamental una comunicación asertiva que haga valer los derechos de todos nosotros para ser tratados de forma justa, para eso debemos manifestar de forma clara y específica lo cual en verdad se desea, considera y siente.

Frente a cualquier desacuerdo o solicitud poco razonable, se necesita manifestar nuestra crítica en todo instante y preguntar el “por qué” debería realizarlo, debido a que todo individuo tiene derecho a recibir una descripción convincente.

Un comportamiento asertivo permite un flujo de información en los equipos de trabajo y potencia la construcción de bastante más de una solución a los probables inconvenientes laborales que vayan surgiendo, estos inconvenientes una vez que emergen y son transmitidos de manera asertiva reciben distintas alternativas y aspectos permitiendo una resolución correcta.

Entrenamiento en capacidades sociales e inteligencia emocional

Las capacidades sociales son un grupo de hábitos o estilos (que integran comportamientos, pensamientos y emociones), que nos permiten mejorar nuestras propias colaboraciones interpersonales, sentirnos bien, obtener lo cual deseamos y lograr que los otros no nos impidan conseguir nuestros propios fines.

Además, tenemos la posibilidad de definirlas como la función de relacionarnos con los otros en forma tal que consigamos un mayor de beneficios y un mínimo de secuelas negativas, tanto a corto, como a extenso plazo. El término de capacidades sociales incluye temas afines como la asertividad, la autoestima y la inteligencia emocional.

Destaca el valor de los componentes cognitivos (creencias, valores, maneras de notar y evaluar la realidad) y su fundamental predominación en la comunicación y las interacciones interpersonales. Uno de los principios más relevantes y difíciles de todo el proceso comunicativo es el saber escuchar. Se está más tiempo pendiente de las propias emisiones, y en esta necesidad propia de comunicar se pierde la esencia de la comunicación, o sea, colocar en común, compartir con los otros.

Existe la religión equivocada de que se escucha de manera automática, empero no es de esta forma. escuchar necesita un esfuerzo preeminente al que se hace al dialogar y además del que se desempeña al oír sin interpretar lo cual se oye. La escucha activa significa oír y comprender la comunicación a partir de la perspectiva del que habla. La escucha activa tiene relación con la capacidad de oír no únicamente lo cual el individuo está expresando de manera directa, sino además las emociones, ideas o pensamientos que subyacen a aquello que se está mencionando.

Para llegar a comprender a alguien se precisa asimismo cierta empatía, o sea, saber ponerse en el sitio de la otra persona.

Las emociones son un sistema de alarma que nos informa referente a cómo estamos, qué nos encanta o qué funciona mal a nuestro entorno con el objetivo de hacer cambios en nuestras propias vidas. Una buena percepción involucra saber leer nuestros propios sentimientos y emociones, etiquetarlos y vivenciarlos. Con un óptimo dominio para reconocer cómo nos sentimos, establecemos la base para después aprender a controlarnos, moderar nuestras propias actitudes y no dejarnos arrastrar por impulsos o pasiones exaltadas. Ahora bien, ser conscientes de los sentimientos involucra ser hábil en diversas facetas tintadas afectivamente.

Al final, la exclusiva forma de evaluar nuestro nivel de conciencia emocional está constantemente unida a la capacidad para lograr describirlos, expresarlos con palabras y darle una etiqueta verbal adecuada. No en vano, la expresión emocional y la revelación del evento culpable de nuestro estrés psicológico se levantan en el eje central de cualquier terapia con libertad de su corriente psicológica.

La inteligencia Emocional (IE) involucra 4 enormes elementos:

Percepción y expresión emocional: reconocer de manera consciente nuestras propias emociones e detectar qué sentimos y ser capaces de darle una etiqueta verbal.

Facilitación emocional: capacidad para producir sentimientos que posibiliten el raciocinio.

Comprensión emocional: integrar lo cual sentimos en nuestro pensamiento y saber tener en cuenta la dificultad de los cambios emocionales.

Regulación emocional: guiar y manejar los sentimientos tanto positivas como negativas de manera eficaz.

Técnica de resolución de conflictos

Las diferencias poseen carácter puntual, y son propias de una situación regular de trabajo. El problema nace una vez que una diferencia consigue carácter persistente, dando origen a una situación de problema. De esta forma que problema es una situación en la que 2 o más piezas perciben que poseen intereses divergentes, lo cual establece reacciones y opiniones diferentes, derivando en un combate. Por expansión, es una creación social, propia del hombre, con modalidades de ser conducida, transformada y superada por las mismas piezas, con o sin ayuda de terceros.

Los conflictos tienen la posibilidad de ser de distinta índole:

  • Choques de personalidad.
  • Falta de cooperación.
  • Problemas entre superficies de autoridad o de poder.
  • Frustraciones laborales.
  • Diferencias en el nivel de implicación en el trabajo.
  • Agravios comparativos.

Conclusiones

Vemos que una vez que el problema no se hace frente, el mal ambiente de trabajo creado afecta de manera negativa en todos los sentidos: sensación de impotencia, agresividad contenida, depresión, ansiedad… logrando perjudicar a la salud y siendo un impedimento para el funcionamiento del trabajo. Por esa razón es necesario abordarlo a partir de una predisposición abierta y positiva.

Bibliografía

  1. Martín Daza, F. NTP 349. Prevención del estrés: intervención sobre el individuo. Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales; 1999.
  2. Font, M. El ejercicio físico como tratamiento contra el estrés. Zoom News. (Internet). 2014. (Visto y revisado el 26 de enero de 2015). Disponible en: http://www.zoomnews. es/347368/ estilo-vida/bienestar/ejercicio-fisico- como-tratamiento-estres5. La risa y el humor para afrontar y prevenir el estrés. UNED; 2012.
Salir de la versión móvil