Prevención del dolor lumbar en el embarazo mediante la práctica de ejercicio físico

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 5 – Septiembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº5:472

Autor principal (primer firmante): Diula Martínez González

Fecha recepción: 5 de agosto, 2020

Fecha aceptación: 28 de agosto, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(5):472

Autoras: Martínez González, Diula; Fernández Villaverde, Lorena; Vidal Fernández, Susana; González Basante María Del Mar; Aránzazu Sánchez González.

Diula Martínez González (Diplomada Universitaria en Fisioterapia) Lorena Fernández Villaverde (Diplomada Universitaria en Fisioterapia)

Susana Vidal Fernández (Enfermera Especialista en Enfermería Obstétrico- Ginecológica y Diplomada Universitaria en Fisioterapia)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Maria Del Mar González Basante (Diplomada Universitaria en Enfermería) Aránzazu Sánchez González (Diplomada Universitaria en Fisioterapia)

Introducción y Objetivos

La columna vertebral en su conjunto se encarga de dar soporte al tronco y, gracias a la disposición de sus estructuras, aporta la flexibilidad necesaria para efectuar diferentes movimientos. Sin embargo, durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre cambios en la estática corporal que pueden provocar verdaderas molestias.

Debido al aumento de peso progresivo del feto, el abdomen se desplaza hacia adelante. Esto produce un adelantamiento del eje de verticalidad a la vez que una hiperlordosis lumbosacra, trayendo consigo la horizontalización del sacro y sobrecarga lumbopélvica. Como consecuencia de estos cambios podrían aparecer diversas patologías como pubalgias, neuropatía del pudendo, sacroileítis o lumbalgia. Esta última se convierte en la dolencia musculoesquelética más frecuente durante el embarazo, llega a producir limitaciones tanto a la hora de realizar muchas actividades del día a día como impidiendo el descanso nocturno y persiste incluso en el postparto en el 25% de los casos (5).

Para intentar disminuir los dolores lumbares durante el embarazo se recomienda mantener una buena forma física realizando ejercicios. Con este trabajo nos hemos trazado los objetivos de determinar si existe evidencia científica que permita establecer una relación entre la práctica de ejercicio físico y la prevención de lumbalgia en gestantes y proponer unas recomendaciones básicas a la hora de realizar ejercicios y estiramientos musculares adecuados para conseguir la relajación de la zona lumbopélvica.

Resumen

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre cambios que van asociados a diversas patologías, de las cuales la más frecuente es la lumbalgia. El ejercicio físico es recomendado para prevenir esta dolencia. Con los estudios que hemos consultado, pudimos constatar que la práctica sistemática de ejercicio físico, con el seguimiento y control del personal sanitario puede beneficiar a la mujer embarazada para prevenir el dolor lumbar y pélvico o para que sea más leve en caso de padecerlo.

Material y Método

Revisión bibliográfica de artículos y estudios publicados en revistas científicas en los últimos 5 años. De un total de 27 artículos, 15 de CINHAL y 12 de PubMed, hemos seleccionado 7 después de excluir aquellos que no se ajustaban al tema a tratar y las revisiones bibliográficas. Han sido incluidos los trabajos en los que al hacer el estudio se estableciera comparación entre un grupo de control y un grupo que ejecutara algún tipo de ejercicio físico.

Palabras clave

Lumbalgia, prevención, embarazo, ejercicio físico, pregnancy, low back pain, prevention, physical excercise.

publica-articulo-revista-ocronos

Desarrollo

Dentro de los artículos consultados hemos encontrado alguno como el de Haakstad, LA (2) en el que no hubo diferencia estadísticamente significativa o el realizado por Backhausen (4) donde las embarazadas practicaban ejercicios acuáticos y sí que experimentaron disminución del dolor (p=0.04), pero los autores consideran que, a pesar de que el resultado es estadísticamente significativo, no es suficientemente relevante desde el punto de vista clínico.

En los demás artículos consultados sí se recogen datos que reflejan resultados positivos de la práctica de ejercicios, como en la investigación llevada a cabo por Watelain E (3) donde se aprecia que los ejercicios de fortalecimiento del tronco practicados por el grupo de control redujeron el dolor, tanto en la pelvis como en la zona lumbar, y mejoran la calidad de vida en el último trimestre y durante los dos meses siguientes al parto.

Por otro lado, encontramos el estudio de Ozdenir, S et al (1) en el que ha habido un grupo de control y uno de intervención, cada uno con 48 mujeres que no hubieran padecido dolor lumbar antes del embarazo y elegidas aleatoriamente. Las participantes en el grupo de control recibieron la atención habitual que consistía en consejos de no realizar esfuerzos en sus actividades diarias, descansar, tomar paracetamol y asistir al fisioterapeuta si el médico lo consideraba oportuno. Las participantes del grupo de intervención recibieron folletos informativos sobre la prevención del dolor lumbar y llevaron a cabo la práctica de ejercicios con una duración de 30 minutos como mínimo tres días a la semana, durante cuatro semanas. Se les enseñó cómo rellenar un formulario de recogida de datos a las mujeres de ambos grupos para que sirviera a los investigadores para la evaluación final. El resultado de la medición arrojó diferencia estadísticamente significativa entre ambos grupos tras utilizar la Escala Visual Analógica para la relajación (z = 3 • 598, P = 0 • y la Escala Visual Analógica para la actividad (z = 5 • 090, P = 0 • 001). Para medir la funcionalidad utilizaron el índice para la discapacidad de Owestry y se obtuvo una diferencia estadísticamente significativa (t = 4 • 970, P = 0 • 001)

Consideramos que la mujer embarazada puede beneficiarse con la gimnasia prenatal favoreciendo la circulación sanguínea, estimulando el sistema respiratorio y acondicionando su estructura musculoesquelética. Para obtener resultados satisfactorios es imprescindible que un equipo de profesionales realice una valoración del esquema corporal y la condición física de la embarazada. De esta forma se podrá diseñar un plan de ejercicios y estiramientos musculares adecuado a cada una de ellas y dar inicio a un tratamiento preventivo que propicie el fortalecimiento muscular a la vez que permita ganar flexibilidad, sobre todo en la cintura lumbopélvica.

Consideraciones generales para la práctica de ejercicios en embarazadas

  • El ambiente debe ser agradable, propicio a la relajación.
  • Se debe comenzar con actividades de baja intensidad e ir aumentando progresivamente.
  • Evitar cambios posturales bruscos por riesgo de hipotensión ortostática.
  • No realizar movimientos que sitúen las articulaciones en flexión o extensión máximas. Con ello prevenimos lesiones que pueden ocurrir por la mayor laxitud articular debido a la segregación hormonal.
  • Al realizar ejercicios en decúbito supino, debemos corregir la hiperlordosis lumbar.
  • El ejercicio no debe provocar en ningún caso sobreesfuerzo. Debemos detener la actividad si se exceden 140 pulsaciones por minuto o si aparece cualquier signo de agotamiento como disnea, mareos, etc

Ejercicios Recomendados

  1. Ejercicios para fortalecer la musculatura periescapular y evitar dolores torácicos en el posparto.
  2. Fortalecer los músculos pectorales.
  3. Trabajar la musculatura abdominal que actúa como una faja para soportar el sobrepeso, potenciando sobre todo los músculos transversos cuyo papel es fundamental como estabilizador lumbopélvico.
  4. Ejercitar la zona perineal. Es recomendable comenzar ayudando a la mujer a conocer esta zona, tanto con movimientos que ayuden a representarse la pelvis y las caderas como con ejercicios que le hagan sentir y descubrir el periné. Hay que lograr la tonificación y a la vez la flexibilidad para que el suelo pélvico pueda responder adecuadamente ante la función que nuestro cuerpo le demande.
  5. Tonificar los glúteos mayores para dar estabilidad a la pelvis.
  6. Hacer estiramientos musculares que incluyan el psoas-ilíaco, el piramidal y los aductores. Estos últimos es muy importante que permitan mantener posiciones con las piernas abiertas el día del parto, por ello deben estar flexibles.
  7. Se debe incluir siempre en la gimnasia prenatal ejercicios respiratorios y circulatorios.

Conclusiones

El ejercicio físico durante el embarazo, tras una correcta valoración de la gestante por parte de un equipo profesional sanitario competente, llevado a cabo con supervisión y teniendo en cuenta las recomendaciones específicas para esta etapa de la vida, puede ayudar a prevenir el dolor lumbar y de la cintura pélvica. Se ha demostrado que en aquellos casos en los que igualmente aparece el dolor lumbar, la práctica de ejercicio ayuda a que sea más leve.

Referencias

  1. Ozdenir S, Bebis H et al (2015) Evaluation of the efficacy of an excersice program for pregnant women with low back and pelvic pain: a prospective randomized controlled trial. Journal Adv. Nurs; 71: 1926-39
  2. Haaskstad LA, B o K (2015) Effect of a regular exercise programme on pelvic girdle and low back pain in previously inactive pregnant women: A randomized controlled trial. J Rehabil Med; 47(39:229-34
  3. Watelain E, Pinti A et al (2017) Benefits of physical activities centered on the trunk for pregnant women. Phys Sportsmed; 45(3): 293-302
  4. Backhausen MG et al (2016) A standarised individual unsupervised wáter exercise intervention for healthy pregnant women. A qualitive feasibility study. Sex reprod Healthc; 5(4): 176-81
  5. Wu WH, Meijer OG, Uegaki K et al (2004) Pregnancy-related pelvic girdle pain (PPP), I : Terminology, clínica lpresentation and prevence. Eur Spine J; 13: 575-89
  6. García Báez, E, Carmona Barrientos, Inés (2015) Prevalencia del dolor pélvico y lumbar en el embarazo. Estudio piloto. Cuestiones de Fisioterapia: revista univ ersitaria de información e investigación en Fisioterapia; Vol 44, Nº2, 87-96
  7. Calais-Germain, Blandine (1998)El periné femenino y el parto. Elementos de anatomía y bases de ejercicios. Ed. La liebre de marzo
  8. Starzec, M, Truszczyriska, A(2015) Pregnancy-related lumbopelvic pain-treatment modalities. Postepy Rehsbilitacji; (2), 69-78
  9. Martins, RF; Pinto e Silva, JL (2014) Treatment of pregnancy-related lumbar and pelvic girdle pain by the yoga method: a randomized controlled study Journal of Alternative & Complementary Medicine; 20(1):24-31
  10. Andersen LK, Backhausen M et al (2015). Ejercicio físico y dolor en la cintura pélvica en el embarazo: un estudio anidado de casos y controles dentro de la cohorte nacional danesa de nacimientos. Atención de salud sexual y reproductiva; Vol 6 Nº 4, 198-203