Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos de Cañar y el Tambo

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 5–Mayo 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº5: 78

Autor principal (primer firmante): Erica Paola Rojas Verdugo

Fecha recepción: 27 de Abril, 2021

Fecha aceptación: 8 de Mayo, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(5): 78

Autores:

Erica Paola Rojas Verdugo 1, Isabel Cristina Mesa-Cano 1,2 https://orcid.org/ 0000-0003-3263-6145,Andrés Alexis Ramírez-Coronel 1,2,3 https://orcid.org/ 0000-0002-6996-0443

  1. Maestría en Gestión del Cuidado del Posgrados de la Universidad Católica de Cuenca, Ecuador.
  2. Carrera de Enfermería de la Universidad Católica de Cuenca, Ecuador.
  3. Laboratorio de Psicometría, Psicología Comparada y Etología del Centro de Investigación, Innovación y Transferencia de Tecnología (CIITT) de la Universidad Católica de Cuenca, Ecuador.

Resumen

Las caídas disminuyen la función al causar lesiones, limitaciones en la actividad, miedo a caer y pérdida de movilidad. Las personas mayores con múltiples problemas de salud corren mayor riesgo de sufrir una caída. El objetivo principal del estudio fue determinar la prevalencia de caídas y sus factores asociados en adultos mayores en los Centros Gerontológicos de los cantones Cañar y El Tambo, de la provincia El Cañar, entre: octubre de 2020 y marzo de 2021.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Se realizó una investigación no experimental, prospectivo, descriptiva-correlacional y de corte transversal, con un enfoque cuantitativo. Se trabajó con una población de 50adultos mayores, se aplicó dos encuestas una sociodemográfica y la escala de MORSE. La edad media fue de 82 años con una edad mínima de 70 y máxima de 99 años, el 54% de estado civil soltero/a, el 68% de etnia mestiza, el 54% tiene a una familia de tipo nuclear.

Según la valoración de riesgo de caídas se estableció que del total de los adultos mayores estudiados el 62% presenta un riesgo bajo de caídas, seguido del 30% que no presentan riesgo, señalando que el 8% de los encuestados tienen un riesgo alto de caídas. Mediante la valoración del coeficiente de correlación de Pearson se comprobó que no existe asociación estadísticamente significativa entre el riesgo de caídas y los factores intrínsecos y extrínsecos. Concluyendo que con una valoración exhaustiva y aplicación de intervenciones adecuadas se puede reducir las posibilidades de caídas en los adultos mayores, mejorando la calidad de vida.

Palabras clave: Cuidados de Enfermería, adulto mayor, prevención de caídas, escala de MORSE

Abstract

Falls decrease function by causing injury, activity limitations, fear of falling, and loss of mobility. Older people with multiple health problems are at increased risk of falling. The main objective of the study was to determine the prevalence of falls and their associated factors in older adults in the Gerontological Centers of Cañar and El Tambo cantons, El Cañar province, between: October 2020 and March 2021. A non-experimental, prospective, descriptive-correlational and cross-sectional research was carried out with a quantitative approach. We worked with a population of 50 older adults, two surveys were applied, a sociodemographic one and the MORSE scale. The mean age was 82 years with a minimum age of 70 and a maximum of 99 years, 54% were single, 68% were of mestizo ethnicity, 54% had a nuclear family. According to the evaluation of the risk of falls, it was established that 62% of all the older adults studied had a low risk of falling, followed by 30% who had no risk, and 8% of those surveyed had a high risk of falling. Pearson’s correlation coefficient showed that there was no statistically significant association between the risk of falls and the intrinsic and extrinsic factors. It was concluded that with a thorough assessment and application of appropriate interventions, the chances of falls in older adults can be reduced, improving the quality of life.

Key words: Nursing care, older adults, falls prevention, MORSE scale.

Introducción

Una caída es un evento no intencional que hace que la persona se detenga en el suelo o en otro nivel inferior (1). Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) las caídas son la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales o no intencionales, alcanzando una frecuencia de 646 000 caídas mortales anuales, y más de un 80% de dichas muertes se registran en los países de bajos y medianos ingresos (2).

publica-articulo-revista-ocronos

Las caídas en los últimos años han determinado como la causa una alta morbi-mortalidad, pérdida funcional e ingresos tempranos en hogares para adulto mayores (3), señalando que las caídas son un gran problema dentro de las patologías geriátricas, llevando a consecuencias de todo tipo, incluyendo sociales y económicas (4). Considerando que puede ser el primer síntoma de una patología no diagnosticada o de diversos problemas de salud, siendo uno de los indicadores para establecer los criterios para identificar al anciano frágil (5).

Estudios demuestran que entre el 2 y el 10% de los pacientes hospitalizados al año sufren una caída durante el periodo de hospitalización, pudiendo causar lesiones serias en un 5%, incrementando los costos, aumentando los días de hospitalización, señalando que según la OMS existen juicios originados por caídas de pacientes siendo de frecuencia alta y de severidad intermedia o baja (2,6).

Los efectos de no identificar y clasificar adecuadamente el riesgo de caídas para realizar las intervenciones que se consideren oportunas brindar a los adultos mayores. La seguridad del paciente encierra al modelo asistencial de la institución y lleva a implementar herramientas basadas en la evidencia, como las escalas de evaluación, para efectuar medidas de prevención para disminuir el daño a los pacientes. Actualmente el uso de las escalas en las instituciones de salud se ha incrementado y forman parte de buenas prácticas de atención en salud (7).

Existen escalas para valorar el riesgo de caídas en pacientes hospitalizados. Siendo una de las más utilizadas la escala de Morse que se utiliza en pacientes mayores de 15 años, esta escala fue creada por Morse en 1989 y tiene que ser adaptada de acuerdo al contexto. Se emplea en diferentes instituciones de salud a nivel mundial (8).

En los adultos mayores, las caídas reflejan la disminución de la capacidad funcional, lo que lleva a una vulnerabilidad unida a accidentes, deterioro, proceso patológico activo, estímulo farmacológico adverso o cualquier combinación de estos (9). Se estima que el 30% de las personas mayores de 65 años y el 50% de las personas mayores de 80 años experimentan una caída al menos una vez al año (10). Las caídas en centros de atención a largo plazo o Centros Gerontológicos (CG), son tres veces más comunes que en la comunidad de personas mayores, con aproximadamente el 50% de los adultos mayores en centros CG cayendo cada año, y el 40% de estos cayendo varias veces.

Las consecuencias de las caídas incluyen angustia, miedo a caerse, dolor, lesiones, pérdida de confianza, pérdida de independencia, deterioro funcional, reducción de la calidad de vida, aumento de los gastos de atención médica y mortalidad. El miedo a caerse puede incluso desarrollarse en aquellos adultos mayores que no han experimentado una caída. Este síndrome parece asociarse con mayor frecuencia con las mujeres y con la edad avanzada, y puede afectar la marcha y el equilibrio. Reduce su participación en actividades y tiene un efecto acumulativo sobre la movilidad y la dependencia. Se producen lesiones importantes en 4 a 15% de las caídas. Las lesiones mortales como resultado de una caída ocurren en el 23-40% (10 – 13).

Las caídas son prevenibles si se conoce los factores de riesgo. La causa de las caídas es multifactorial, existen factores de riesgo internos como externos. La identificación de los factores individuales en los que se puede influir permite elegir intervenciones específicas e incorporarlas al plan de atención del paciente. Algunos de los factores de riesgo más importantes y fácilmente identificables en los adultos mayores son la edad más de 80 años, el sexo femenino, la fragilidad física, antecedentes de caídas, enfermedades crónicas (cardiovasculares, neurológicas, del sistema musculoesquelético), polimorbilidad, medicación de riesgo y / o sus efectos secundarios, disminución de la capacidad física y cognitiva, debilidad muscular, marcha y equilibrio inestables, uso de ayudas ambulatorias, problemas de visión, audición, incontinencia urinaria y riesgos ambientales (14).

Las caídas como evento adverso en pacientes hospitalizados o en centro geriátrico, han sido objeto de investigación, pero se requiere ahondar aún más en dicha temática, tratando de detectar las causas que las originan e introducir medidas apropiadas con el fin de mejorar los estándares de calidad en los modelos de atención. Promover un entorno y sistemas de apoyo que minimicen el riesgo de daño. El primer paso para la creación de un programa de intervención en prevención de caídas es la valoración del riesgo (15). En el presente estudio se valoró el riesgo de caídas en los adultos mayores mediante la Escala de Riesgo de Caídas de MORSE. Para el presente trabajo se formuló la siguiente pregunta ¿Cuál es la prevalencia de caídas y factores asociados en adultos mayores en los Centros Gerontológicos de los cantones Cañar y El Tambo, de la provincia Cañar, periodo: octubre de 2020 y marzo de 2021?

Desarrollo

Según la OMS las caídas son sucesos inesperados que hacen que la persona pierda el equilibrio y dar con el cuerpo en tierra u otra superficie firme (2).

Las perspectivas actuales para la prevención de caídas son inciertas, aunque se han identificado varios factores intrínsecos y farmacológicos que están asociados con un mayor riesgo de caídas. Muchas caídas en ancianos son probablemente multifactoriales, como resultado de la convergencia de varios factores intrínsecos, farmacológicos, ambientales, conductuales y relacionados con la actividad. Sin embargo, el conocimiento sobre los mecanismos etiológicos de estos factores de riesgo y cómo se combinan para producir caídas sigue siendo limitado (16). Quizás aún más limitado es el conocimiento de los factores ambientales y de situación que precipitan una caída en personas con características predisponentes. Los factores ambientales y de situación pueden estar entre los determinantes más importantes del riesgo en las personas mayores sanas (17).

Riesgo de caídas y caídas

Riesgo de caída se define como el aumento de la susceptibilidad que tienen los usuarios para sufrir una caída, lo cual podría generar algún tipo de daño (14), además en la North American Nursing Diagnosis Association (NANDA), es definido como el aumento de la susceptibilidad a las caídas que pueden causar daño físico (15).

Las caídas pueden ocurrir por factores: intrínsecos que son los relacionados directamente con el paciente y su patología (enfermedades crónicas, alteraciones del equilibrio y la marcha y utilización de medicamentos), y extrínsecos que son los relacionados con el entorno y las medidas de seguridad aplicadas en las instituciones (16).

En generalmente, las caídas se conocen dos tipos: – accidental (factor extrínseco), no accidental (factor intrínseco), perdida súbita de conciencia, alteración de la conciencia, dificultad para la de ambulación (17).

Escala de Morse

La escala de Morse es un instrumento que permite medir el riesgo de caídas de los pacientes, es fácil de aplicar y no lleva mucho tiempo, esta escala fue desarrollada en Canadá en el año de 1985 y fue realizada con base para un estudio donde participaron aleatoriamente 100 pacientes que sufrieron caídas y 100 pacientes que no la sufrieron (16).

Objetivos

Objetivo General

  • Determinar la prevalencia de caídas y sus factores asociados en adultos mayores en los Centros Gerontológicos de los cantones Cañar y El Tambo, de la provincia El Cañar, entre: octubre de 2020 y marzo de 2021.

Objetivos Específicos

  1. Caracterizar la población de estudio según las variables sociodemográficas de interés investigativo.
  2. Identificar la prevalencia de los factores intrínsecos y extrínsecos asociados a las caídas.
  3. Valorar el riesgo de caídas en los adultos mayores incluidos en el estudio, mediante el empleo de Escala de Riesgo de Caídas de MORSE.
  4. Establecer la relación entre el riesgo de caídas y los factores intrínsecos y extrínsecos en los adultos mayores incluidos en el estudio

Metodología

Tipo de investigación

Se realizó una investigación no experimental, prospectivo, descriptiva-correlacional y de corte transversal, con un enfoque cuantitativo.

Población y muestra: Para el siguiente estudio trabajo con la totalidad de la población de cincuenta (50) adultos mayores institucionalizados en los Centros Gerontológicos de Cañar y El Tambo, con edades comprendidas desde los 65 años.

Criterios de Inclusión: Adultos mayores institucionalizados en los Centros Gerontológicos de Cañar y El Tambo. Adultos mayores que aceptaron participar en este estudio mediante la autorización y llenado del consentimiento informado.

Criterios de Exclusión: Adultos mayores que no residen en los Centros Gerontológicos de Cañar y El Tambo y quienes no aceptaron participar en el estudio.

Instrumentos

Se aplicaron los siguientes instrumentos:

  1. Encuesta sociodemográfica: edad, estado civil, nivel de instrucción, número de personas con las que convive, auto identificación étnica, tipo de familia, factores intrínsecos y extrínsecos.
  2. Aplicación de la escala de MORSE, instrumento para medir el riesgo de caída en personas de más de 13 años y adultos. Escala que valora diversos factores de riesgo, consta de 6 ítems y una respuesta negativa y positiva, valorándose en puntos porcentuales categorizables: 0 – 24 sin riesgo, 25 – 50 riesgo bajo, > 51 riesgo alto (16).

Procedimiento: Se accedió a la población mediante el permiso correspondiente de las instituciones, se procedió a crear la encuesta por medio de un sistema online Microsoft Forms, en la cual se incluyó, la solicitud de participación y llenado del consentimiento informado los mismos que fueron de uso exclusivo de esta investigación, los datos obtenidos del participante se codificaron con el número de participante, no se registró datos personales.

Análisis estadístico

Se realizó un análisis descriptivo mediante porcentajes, frecuencias, medidas de tendencia central. Se realizó una prueba de normalidad mediante Shapiro Wilk (W), para determinar la normalidad de los datos recopilados. Mediante el coeficiente de correlación de Pearson se estableció la relación entre el riesgo de caídas y los factores intrínsecos y extrínsecos. Para los análisis estadísticos antes mencionados se utilizaron InfoStat y SPSS 26.0.

Resultados

Objetivo 1.- Caracterizar la población de estudio según las variables sociodemográficas de interés investigativo

Perfil sociodemográfico

En la Tabla 1 se muestran las características sociodemográficas de la población estudiada. Se establece que de los 50 adultos mayores que participaron en el estudio, la edad media fue de 82 años con una edad mínima de 70 y máxima de 99 años, el 54% de estado civil soltero/a, el 68% de etnia mestiza, el 54% pertenece a una familia de tipo nuclear.

Tabla 1. Descripción de las características sociodemográficas

Ver: Anexos – Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos, al final del artículo

Objetivo 2.- Identificar la prevalencia de los factores intrínsecos y extrínsecos asociados a las caídas

En relación a los factores intrínsecos se puede determinar cómo las principales comorbilidades hipertensión arterial con el 48%, depresión el 24%, insuficiencia cardiaca con 18%, artritis el 16%, diabetes mellitus el 14%, ceguera el 14% (tabla 2)

Tabla 2.- Descripción de los factores intrínsecos

Ver: Anexos – Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos, al final del artículo

En relación a los factores extrínsecos probablemente relacionados a las caídas, se identificaron en relación al dormitorio la falta de lámparas o interruptor al alcance de la cama 16%, la cama estrecha o alta el 14%. En cuanto al baño lejos del dormitorio el 10%, piso deslizante el 16%. Referente a la cocina altura inadecuada el 16%. Como principal factor en pisos se determina superficies muy pulidas con el 22%. En el mobiliario en mal estado el 26%. En los factores constructivos la iluminación deficiente en 28 %. En el calzado la utilización de zapatillas o pantuflas en el 22% de los adultos mayores investigados (Tabla 3).

Tabla 3.- Descripción de los factores extrínsecos

Ver: Anexos – Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos, al final del artículo

Objetivo 3.-Valorar el riesgo de caídas en los adultos mayores incluidos en el estudio, mediante el empleo de Escala de Riesgo de Caídas de MORSE

En el análisis de la valoración de riesgo de caídas según la escala de Morse se puede determinar que del total de los adultos mayores estudiados el 62% presenta un riesgo bajo de caídas, seguido del 30% que no presentan riesgo, señalando que el 8% de los encuestados tienen un riesgo alto de caídas (tabla 4).

Tabla 4. Valoración de riesgo de caídas (Escala de Riesgo de Caídas de MORSE).

Ver: Anexos – Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos, al final del artículo

Objetivo 4.-Establecer la relación entre el riesgo de caídas y los factores intrínsecos y extrínsecos en los adultos mayores incluidos en el estudio

En el análisis mediante el coeficiente de correlación de Pearson – bivariado, se verificó que no existe asociación estadísticamente significativa entre el riesgo de caídas y los factores intrínsecos y extrínsecos en los adultos mayores que participaron en el estudio.

Discusión

Los resultados de esta investigación se determinan según el análisis de la valoración de riesgo de caídas según la escala de Morse en los adultos mayores que residen en los centros gerontológicos de Cañar y Tambo, se determinó que la mayoría de los adultos mayores presenta un riesgo bajo de caídas, señalando que existe un pequeño número que presenta riesgo alto de caídas.

En relación a los factores intrínsecos que presentan los adultos mayores se encuentran cómo las principales comorbilidades hipertensión arterial, depresión, insuficiencia cardiaca, artritis, diabetes mellitus, ceguera.

En relación a los factores extrínsecos probablemente relacionados a las caídas, se identificaron la falta de lámparas o interruptor al alcance de la cama, la cama estrecha o alta, el baño lejos del dormitorio, piso deslizante o muy pulidas, mobiliario en mal estado, iluminación deficiente y la utilización de zapatillas o pantuflas.

Según revisiones bibliográficas los adultos mayores que han tenido caídas previas deben someterse a una evaluación íntegra. La determinación y el tratamiento de la causa subyacente de una caída pueden devolver a los adultos mayores a su función básica y reducir el riesgo de caídas recurrentes. Estas medidas pueden tener un impacto sustancial en la morbilidad y mortalidad de las caídas. Las ganancias resultantes en la calidad de vida de los pacientes y sus cuidadores son significativas (18).

Una sola caída no siempre es signo de un problema importante y de un mayor riesgo de caídas posteriores. La caída puede ser simplemente un hecho aislado. Sin embargo, las caídas recurrentes, definidas como más de dos caídas en un periodo de seis meses, deben ser evaluadas en busca de causas tratables (19).

El riesgo de sufrir una lesión por una caída depende de la susceptibilidad individual del paciente y de los peligros del entorno. La frecuencia de las caídas está relacionada con el efecto acumulado de múltiples trastornos superpuestos a los cambios relacionados con la edad.

La bibliografía reconoce un sinfín de factores de riesgo de caídas. La probabilidad de caerse aumenta con el número de factores de riesgo (20)

Las caídas son un marcador reconocido de fragilidad y problemas de movilidad en los ancianos. La presencia y la gravedad de la discapacidad funcional es un indicador útil del riesgo de caídas en individuos y poblaciones. La asociación de caídas con fragilidad y discapacidades funcionales en ancianos también es evidente en las altas tasas de caídas reportadas en hogares de ancianos. Sin embargo, el diseño de medidas preventivas efectivas requiere el conocimiento de las deficiencias y las condiciones tratables que contribuyen a la discapacidad funcional, la fragilidad y las caídas en las poblaciones de mayor edad (21).

Varios estudios han encontrado que el deterioro de la visión, el deterioro sensorial de las extremidades inferiores, la reducción de la fuerza de las extremidades inferiores y la reducción de la fuerza de agarre están asociados con el riesgo de caídas (18-20). La artritis en las articulaciones de las extremidades inferiores y los trastornos del pie contribuyen a los problemas de la marcha y el equilibrio y también se asocian con caídas, probablemente porque reflejan el efecto combinado de las alteraciones sensoriales, neurológicas y musculo esqueléticas sobre la estabilidad postural durante las actividades en las que suelen producirse caídas (22).

La función cognitiva deteriorada y la depresión se asocian con un mayor riesgo de caídas en varios estudios. Es incierto si la asociación de deterioro cognitivo y caídas refleja causas neurológicas y psicomotoras de las caídas, o factores conductuales relacionados con estados mentales y psicológicos (23).

La evidencia más sólida de una asociación de caídas con el uso de fármacos ansiolíticos hipnóticos, en particular benzodiacepinas. El papel de los medicamentos diuréticos y antihipertensivos en el aumento del riesgo de hipotensión postural y caídas necesita más investigación. Varios estudios han encontrado una asociación de caídas con la cantidad de medicamentos que se toman (24).

Varias afecciones médicas crónicas comunes, que incluyen artritis, demencia del tipo Alzheimer, accidente cerebrovascular, cataratas e incontinencia urinaria, así como afecciones poco comunes como la enfermedad de Parkinson, se relacionan con caídas en uno o más estudios. Aunque la mayoría de los estudios no han encontrado una asociación de caídas con enfermedades cardiovasculares crónicas, incluida la hipotensión postural, su papel como factores de riesgo sigue siendo incierto (25).

Los factores ambientales son importantes en la etiología de las caídas y puede combinarse con factores de riesgo intrínsecos a aumentar el riesgo. En las personas mayores sanas y activas, los factores situacionales y extrínsecos pueden ser los determinantes predominantes del riesgo. En comparación con las personas mayores frágiles y discapacitadas, se cree que las caídas entre los individuos de este grupo implican con mayor frecuencia peligros ambientales evidentes, actividades que implican riesgos como subir escaleras, apresurarse o correr; además, es más probable que ocurran fuera de casa (26).

La exposición a los riesgos de caídas se extiende a una amplia gama de entornos y actividades físicos. Por el contrario, se cree que las caídas en las personas mayores con problemas de salud ocurren durante las maniobras de deambulación y transferencia de rutina, generalmente sin un peligro ambiental evidente, y ocurren en el hogar. Entre los ancianos con discapacidad funcional, los riesgos de caídas se centran en las actividades necesarias para la movilidad básica dentro de un entorno familiar (27).

En resumen, se ha encontrado repetidamente que muchas deficiencias, discapacidades y afecciones están asociadas con el riesgo de caídas en los ancianos. Este riesgo parece aumentar con factores extrínsecos, por lo que se pueden identificar aquellas personas con más probabilidades de caer. Sin embargo, se necesita investigación adicional, incluidos ensayos controlados, para determinar qué factores de riesgo tratables son causales.

Conclusiones

  • Considerando la gravedad de las consecuencias de las caídas, es importante que sean adoptadas medidas preventivas por profesionales de la salud, por la familia y por la sociedad, a fin de mantener la independencia o minimizar los daños de la capacidad funcional y prevenir daños físicos, internaciones hospitalarias, disminuyendo los altos costos que las caídas provocan en el sistema de salud y manteniendo una buena calidad de vida de los adultos mayores y cuidadores.
  • Las caídas son un indicador de fragilidad, inmovilidad y deterioro agudo y crónico de la salud en los adultos mayores, las caídas disminuyen la funcionalidad al causar lesiones, limitaciones de la actividad, miedo a las caídas y pérdida de movilidad.
  • Las personas mayores con carencias en la salud son las que tienen mayor riesgo, pero también se caen cada año personas mayores sanas. Los conocimientos actuales sobre la etiología de la inestabilidad postural y las caídas son limitados, y hay poca información sobre la eficacia de las intervenciones para prevenirlas.

Anexos – Prevalencia de caídas y factores asociados en los centros gerontológicos.pdf

Referencias

  1. Fernández R, Saito K, Vieira S, & Cova L. Tecnología educativa sobre las medidas de prevención de caída en el medio ambiente hospitalario. En XVI Coloquio Panamericano de Investigación en Enfermería. 2018 [citado 20 de abril 2020]. Disponible en: http://coloquio Enfermería2018.sld.cu/ index.php/coloquio/2018/ paper/view/529
  2. Who.int. Caídas. 2021. [citado 20 de abril 2021]. Available from: https://www.who.int/ es/news-room/fact-sheets/ detail/falls
  3. Muñoz-Guzmán A. DISEÑO DE UN PROGRAMA DE PREVENCIÓN DE CAÍDAS EN PERSONAS MAYORES EN ATENCIÓN PRIMARIA DE SALUD MEDIANTE FISIOTERAPIA COMUNITARIA. Ujaen.es. 2016 [citado 20 de abril 2021]. Disponible en: http://tauja.ujaen.es/ bitstream/10953.1/3519/1/ TFG%20Mu%C3%B1oz%20 Guuzman%20Raquel.pdf
  4. Arellano Ayala S, Fernández Aguirre J, Núñez L, Ignacio J, Muñoz Contreras V, Rubio Albagnac JP, et al. Riesgo de caídas en personas de la tercera edad según género del área fitness del Club Providencia: Universidad Andrés Bello; 2015 2016 [citado 20 de abril 2021]. Disponible en: http://repositorio.unab.cl/ xmlui/handle/ria/562
  5. Alvarado Ll, Astudillo C, Sánchez J. Prevalencia de caídas en adultos mayores y factores asociados en la parroquia Sidcay. Cuenca, 2013. 2014 [citado 20 de abril 2021]. Disponible en: http://dspace.ucuenca.edu.ec/ bitstream/123456789/ 6729/1/TESIS.pdf
  6. Torres L, Pacheco M, Cabrera R. Protocolo de seguridad del paciente prevención de caídas. 2015 [citado 20 de abril 2021]. disponible en: http://hvcm.gob.ec/wp-content/ uploads/2015/03/PROTOCOLO-DE-SEGURIDAD- DEL-PACIENTE-PREVENCION -DE-CAIDAS.pdf
  7. Swift CG, Iliffe S. Evaluación y prevención de caídas en personas mayores: orientación concisa. Clin Med 2014 [citado 20 de abril 2021]; 14 (6): 658–62. DOI: http://dx.doi.org/10.7861/ clinmedicine.14-6-65
  8. Greenberg S, Sullivan E, Sommers M, Chittams J, Cacchione P. Medir el miedo a caerse entre los adultos mayores urbanos de alto riesgo que viven en la comunidad. Geriatr Nur (Lond) kontakt. 2017 [citado 20 de abril 2021]; 37 (6): 489–95. DOI http://dx.doi.org/10. 1016/j. gerinurse.2016.08.018
  9. Jung D, Shin S, Kim H. Una guía de prevención de caídas para adultos mayores que viven en centros de atención a largo plazo. Int Nurs Rev 2014[citado 20 de abril 2021]; 61 (4): 525–33. DOI: http://dx.doi.org/ 10.1111/inr.12131
  10. Voyer P, Verreault R, Mengue P, Azizah G. Prevalencia de caídas con lesiones menores y mayores y sus factores asociados entre los adultos mayores en centros de atención a largo plazo. Int J Older People Nurs 2007; 2 (12): 119–30. DOI http://dx.doi.org/10. 1111/j.1748-3743.2007.00070.
  11. Moya, Delsi Melina Anaya; NAUPAY, Cynthia Shirley Ariza. Factores asociados a caídas en el adulto mayor en el programa de atención domiciliaria. Revista Peruana de Investigación en Salud. 2018 [citado 20 de abril 2021]; 2 (1): 28-33.
  12. Sousa, Luis Manuel Mota, et al. Instrumentos para evaluación del riesgo de caídas en los ancianos residentes en la comunidad. Enfermería global. 2016 [citado 20 de abril 2021]; 15 (42): 490-505.
  13. Mcelas ALR, Montañez WC. Contribuciones de las escalas en salud como herramientas que influencian decisiones en el cuidado de los pacientes. Revista Cuidarte. 2018 [citado 20 de abril 2021];9(1):1949-60.
  14. Costa-Dias M, Martins T, Araújo F. Estudo do ponto de corte da Escala de Caidas de Morse (ECM). Revista de Enfermagem Referência. 2014 [citado 20 de abril 2021]; 4(1): 65-74.
  15. Acosta G. Capacidad funcional en las personas mayores según el género. 2016 [citado 20 de abril 2021]; 28(2) : 24-30 Disponible en: https://uvadoc.uva.es/ bitstream/10324/4794/4/TFG-H8.pdf
  16. Sousa L, Marques C, Caldevilla M, Henriques C, Severino S, Caldeira S. Instrumentos para evaluación del riesgo de caídas en los ancianos residentes en la comunidad. Enferm. glob. 2016 Abr [citado 20 de abril 2021]; 15(42): 490-505. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo. php?script= sci_arttext&pid=S1695- 61412016000200017&lng=es
  17. Bejines M. Valoración de la capacidad funcional del adulto mayor residente en casa hogar. 2015 [citado 20 de abril 2021]; 23(1):9–15. Disponible en: http://www.medigraphic. com/pdfs/Enfermeríaimss/eim-2015/ eim151c.pdf
  18. Dávila L, Palacios G. Relación entre la capacidad funcional y el riesgo de caída que tienen los adultos mayores. [Tesis Licenciatura]. Perú: Universidad Privada Norbert Wiener; 2015 [citado 20 de abril 2021]. Disponible en: http://repositorio.uwiener.edu. pe/handle/123456789/230
  19. Toledo LX. Valoración de la capacidad funcional y factores asociados en adultos mayores de los asilos de la ciudad de Loja. Univ Nac Loja Área La Salud Humana Carrera. 2017 [citado 20 de abril 2021]; 1:43–8. Disponible en: http://dspace.unl.edu.ec/ jspui/handle/123456789/17922
  20. Viancha-Galindo DM, Quemba-Mesa MP, González-Artunduaga EA, Pérez-Álvarez C, Sánchez-Vanegas G. Factores de riesgo asociados a las caídas intrahospitalarias en tres instituciones de Colombia. Rev Fac Med Univ Nac Colomb. 2020 [citado 20 de abril 2021];68(2). Disponible en: http://www.scielo.org.co/pdf/ rfmun/v68n2/0120-0011- rfmun-68-02-237.pdf
  21. Alvarado-Alvarado A, Bonilla-Marciales A, Mancilla-Jiménez A. Paciente ambulatorio y hospitalizado, estado actual de la evidencia para la prevención de caídas. Rev Enferm Inst Mex Seguro Soc. 2020 [citado 20 de abril 2021];28(2):111-33. Disponible en: https://www.medigraphic.com/ pdfs/Enfermeríaimss/eim-2020/ eim202f.pdf
  22. Muñoz O. Evaluación del riesgo de caída en los pacientes hospitalizados en el área de medicina interna de un Hospital de Tercer nivel de la Ciudad de Guayaquil. Edu.ec. 2010 [citado 20 de abril 2021]. Available from: http://repositorio.ucsg.edu. ec/bitstream/3317/13276/1/T-UCSG- PRE-MED-ENF-554.pdf
  23. Aliaga B, Molina N, Noguera M, Espinoza P, Sánchez S, Lara B, et al . Prevalencia de pacientes con alto riesgo de caídas en un servicio médico-quirúrgico de un hospital universitario. Rev. méd. Chile. 2018 [citado 20 de abril 2021]; 146(7): 862-868. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo. php?script=sci_arttext&pid =S0034-98872018000700862&lng=es. http://dx.doi.org/ 10.4067/s0034-98872018 000700862.
  24. Pasa T, Magnago T, Urbanetto J, Baratto M, Morais B, Carollo J. Risk assessment and incidence of falls in adult hospitalized patients. Rev Lat Am Enfermagem. 2017 [citado 20 de abril 2021];25:e2862. Disponible en: https://www.scielo.br/ pdf/rlae/v25/es_0104-11 69-rlae-25-2862.pdf
  25. Machado Cuétara Rosa Lidia, Bazán Machado Miriela A., Izaguirre Bordelois Marioneya. Principales factores de riesgo asociados a las caídas en ancianos del área de salud Guanabo. MEDISAN. 2014 [citado 20 de abril 2021]; 18(2): 158-164. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S1029-3019 2014000200003&lng=es.
  26. Leiva A, Troncoso-Pantoja Cl, Martínez-Sanguinetti M, Petermann-Rocha F, Poblete-Valderrama F, Cigarroa-Cuevas I, et al. Factores asociados a caídas en adultos mayores chilenos: evidencia de la Encuesta Nacional de Salud 2009-2010. Rev. méd. Chile. 2019 [citado 20 de abril 2021]; 147(7): 877-886. Disponible en: http://www.scielo.cl/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S0034-9887201 9000700877&lng=es. http://dx.doi.org/10.4067/ S0034-98872019000700877.
  27. Terra J, Vitorelli K, Inácio M, Mendes M, Silva J. Evaluación del riesgo de caídas en las personas mayores: ¿cómo hacerlo? Gerokomos. 2014 [citado 20 de abril 2021]; 25 (1): 13-16. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php ?script=sci_arttext&pid=S1134- 928X201400010000 4&lng=es. http://dx.doi.org/ 10.4321/ S1134-928X2014 000100004.