Presentación atípica de quiste de uraco: reporte de caso

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 447.2

Autor principal (primer firmante): Andrea Maria Sierra Barahona

Fecha recepción: 17/12/2023

Fecha aceptación: 28/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 447.2

https://doi.org/10.58842/GLZX5962

Autores

Nombre: Andrea María Sierra Barahona

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Afiliación Institucional: Universidad Católica de Honduras

Título: Doctor en Medicina y Cirugía

ORCID: 0009-0008-7230-1941.

Nombre: Isabel Ramos Acevedo

Afiliación Institucional: Universidad Católica de Honduras,

Título: Doctor en Medicina y Cirugía

ORCID: 0000-0002-1966-0776.

publica-articulo-revista-ocronos

Nombre: Sarah Angelly Membreño Soto

Afiliación Institucional: Universidad Católica de Honduras,

Título: Doctor en Medicina y Cirugía

ORCID 0000-0001-8388-5358.

Resumen

Introducción: El uraco es una estructura tubular, resto de la alantoides que normalmente se involuciona para convertirse en el ligamento medial umbilical, que mantiene la conexión entre la vejiga y el ombligo. Sin embargo, en ocasiones excepcionales, este proceso de involución no se completa, dando lugar al quiste del uraco como la anomalía más común.

Caso clínico: Paciente femenina de 27 años de edad, en su periodo de puerperio, quien experimentó un episodio de dolor abdominal y estreñimiento que posteriormente evoluciona a dolor abdominal agudo en la región periumbilical, inicialmente sospechando una complicación de una hernia umbilical. Tras someterse a un ultrasonido abdominal, se identificó la presencia de un quiste del uraco herniado y encarcelado, lo que llevó a una intervención quirúrgica de emergencia.

Resultados: Durante la cirugía, se encontró una masa completa con una alta sospecha inicial de malignidad, pero los resultados de biopsia revelaron un remanente del uraco con formaciones quísticas y signos de inflamación crónica.

Discusión: Este caso destaca una presentación clínica particular, previamente asintomática, con características patológicas inusuales, resaltando la importancia de considerar las diversas manifestaciones que puede presentar el quiste del uraco.

Conclusiones: Los casos documentados de quiste del uraco son limitados, mucho menos frecuentes en pacientes femeninas, edad joven y en el puerperio, sin síntomas urinarios asociados. Es importante el diagnóstico y manejo oportuno, así como el seguimiento para prevenir futuras complicaciones y transformación maligna.

Palabras clave: Quiste del Uraco; Hernia; Abdomen Agudo; Periodo Postparto; Reporte de Caso

Introducción

El uraco es una estructura tubular, resto de la alantoides, que se extiende cranealmente desde la cúpula anterior de la vejiga hasta el ombligo. Se encuentra situado en el espacio de Retzius entre la fascia transversalis y el peritoneo, limitado lateralmente por ligamentos umbilicales laterales. (1), (2,) (3), (4)

Usualmente este involuciona a las 32 semanas de gestación originando al denominado uraco o ligamento umbilical mediano. (1)

Cuando ocurre un fallo en el proceso de obliteración de la luz uracal se producen los diferentes tipos de anomalías del uraco: uraco persistente, quiste del uraco, seno uracal o divertículo vesicoureteral. (3), (5)

La falla en la obliteración es poco frecuente, observándose en 1 de cada 5,000–8,000 recién nacidos, la mayoría resolviendo espontáneamente a través de la infancia, dejando una presentación aproximada en el 0.063% de los adultos. (4), (5)

En adultos menores de 40 años solo el 2% de los pacientes son sintomáticos, y su persistencia se puede asociar a dolor abdominal, desarrollo de infecciones en el trayecto de las fístulas, vólvulos e incluso, a obstrucción intestinal. (6)

El propósito principal de este artículo es detallar la manifestación de un quiste de uraco como un episodio de dolor abdominal agudo en una paciente previamente asintomática, así como resaltar la relevancia de la extirpación del remanente y la realización de un análisis patológico, con especial énfasis en la posible malignidad.

Caso clínico

Paciente de sexo femenino, 27 años de edad, puérpera de 21 días, sin antecedentes personales quirúrgicos, presentó dolor abdominal periumbilical moderado de tipo cólico durante 4 días, con inicio insidioso y sin factores desencadenantes. Además, experimentó una disminución en la frecuencia de las deposiciones durante los últimos 6 días.

Durante el examen físico, se observó que la paciente se encontraba en buen estado general, con signos vitales dentro de los parámetros normales, y no se detectaron alteraciones neurológicas, cardiovasculares ni pulmonares.

Figura 1. Ultrasonografía abdominal donde se evidencia lesión quística herniada y encarcelada en cicatriz umbilical.

Ver: Anexos – Presentación atípica de quiste de uraco. Reporte de caso, al final del artículo

Al examinar el abdomen, se notó hipertimpanismo, ruidos intestinales presentes y dolor leve a la palpación profunda. Se encontró una masa dolorosa no reducible en la zona de la cicatriz umbilical, que correspondía a una hernia umbilical complicada. Se realizó un ultrasonido de la pared abdominal, que reveló una lesión quística con múltiples compartimentos debajo de la cicatriz umbilical.

La imagen sugirió protrusión de una parte del quiste hacia la cicatriz, y no respondió a la compresión con el transductor, lo que indicó la posibilidad de encarcelamiento debido a un anillo herniario estrecho. No se observaron signos de grasa o asas intestinales en el saco herniario de la cicatriz umbilical (ver Figura 1). Estos hallazgos llevaron al diagnóstico de quiste del uraco herniado y encarcelado. Los resultados de otros exámenes de laboratorio se encontraron dentro de los valores normales.

Después de la ecografía, la paciente desarrolló fiebre, con una temperatura de 38°C, y el dolor abdominal aumentó progresivamente en intensidad. El dolor se localizó en la región periumbilical y se irradió a toda la cavidad abdominal.

Parcialmente se alivió con sertal intramuscular. En consecuencia, se realizó una intervención quirúrgica de emergencia con el diagnóstico de abdomen agudo.

Figura 2. Masa extirpada encapsulada por epiplón.

Ver: Anexos – Presentación atípica de quiste de uraco. Reporte de caso, al final del artículo

Se llevó a cabo una incisión infraumbilical para abordar y corregir el defecto herniado. Durante la cirugía, se encontró una masa de gran tamaño, aproximadamente 10 x 10 cm, sólida y encapsulada por epiplón. Estaba firmemente adherida a la pared abdominal justo debajo del ombligo (ver Figura 2 y 3).

La masa presentaba características quísticas y se identificaron áreas de hemorragia en su interior, lo que sugirió la posibilidad de una masa de origen maligno.

Por lo tanto, se envió una muestra al servicio de patología para llevar a cabo una biopsia y confirmar si se trataba de un tumor maligno o un quiste del uraco.

Los resultados de la biopsia indicaron que se trataba de un remanente del uraco con formaciones quísticas, tejido de granulación y áreas de infiltración inflamatoria aguda y crónica. En consecuencia, se diagnosticó a la paciente con quiste de uraco.

Después de la cirugía, la paciente no experimentó complicaciones y se observó una mejoría en los síntomas.

Figura 3. Masa extirpada seccionada evidenciando lesión quística con focos de hemorragia y necrosis.

Ver: Anexos – Presentación atípica de quiste de uraco. Reporte de caso, al final del artículo

Discusión

El quiste del uraco es la anomalía más frecuente del uraco, con una incidencia aproximada del 30%, presentándose principalmente en pacientes de edad avanzada, con un predominio en el sexo masculino de hasta 3:1. (7) (12) (2)

Se origina debido a la acumulación de secreciones mucinosas y serosas en una cavidad sin comunicación con el ombligo o la vejiga. (8)

Generalmente es asintomático, pero puede estar relacionado con la secreción de líquido a nivel umbilical, una masa supraumbilical y cambios inflamatorios en piel en región umbilical. (1), (9)

Por lo general, se manifiesta con síntomas cuando se presenta una complicación, siendo la infección la más común. (4), (9), (10), (11)

La infección quística es la complicación más frecuente y puede ser el resultado de una infección a través de la sangre, el sistema linfático o la vejiga. Esta infección puede ser causada por varios microorganismos, incluyendo aerobios, anaerobios, bacilos grampositivos y gramnegativos, siendo el Staphylococcus aureus el más común. Otras complicaciones posibles, de mayor gravedad, incluyen la ruptura del quiste del uraco y la consiguiente peritonitis. (12)

Ambos escenarios clínicos se presentan como un cuadro de dolor abdominal agudo, como fue el caso de esta paciente. Otras complicaciones menos frecuentes incluyen las fístulas uraco-colónicas, la formación de cálculos y la transformación maligna. (1), (9)

El ultrasonido es el examen de imagen de primera elección para patología abdominal aguda, pero se vuelve inespecífico ya que el hallazgo intraoperatorio puede diferir. (13)

En este caso el diagnóstico ultrasonográfico probable quiste del uraco herniado y encarcelado. Sin embargo, en el transoperatorio se observaron características macroscópicas malignas, como el encapsulamiento de la masa por el epiplón y una estructura quística con focos de hemorragia en su interior, siendo necesaria evaluación patológica para determinar el origen de la masa.

El principal diagnóstico diferencial en este caso fue la transformación maligna del uraco.

El carcinoma del uraco es una neoplasia extremadamente rara, que ocurre en menos del 1% de los casos, con una mayor incidencia en el sexo masculino y un rango de edad promedio entre los 46 y 71 años. (1)

El 0.5% de los carcinomas de vejiga tienen su origen en el uraco y, desde el punto de vista histológico, se presentan como adenocarcinomas. Los síntomas habituales de presentación son: hematuria (73%), dolor abdominal (14%), disuria (13%), mucosuria (10%).

Los antígenos carcinoembrionarios, CA 19-9 y CA 125, se elevan en presencia de una neoplasia uracal, por tanto, se consideran marcadores tumorales útiles en su diagnóstico y seguimiento. (12)

Estos casos suelen diagnosticarse en etapas avanzadas, lo que influye en su pronóstico reservado. La tasa de supervivencia es de 4.8 meses con tratamiento local sin metástasis y 14.8 años en pacientes sometidos a cirugía por recurrencia local. (14)

Por lo general, el tratamiento suele ser quirúrgico; sin embargo, existe evidencia que respalda el uso de enfoques no quirúrgicos, ya que se ha observado la resolución espontánea tras el drenaje percutáneo del quiste. (15) A pesar de esto, se recomienda la excisión completa del quiste en casos de infecciones recurrentes, evitando dejar remanentes para prevenir complicaciones, ya que la recurrencia puede ocurrir en hasta un 30% de los casos tras resecciones parciales. (11) (16) (8)

Conclusión

La presentación de remanente del uraco es una patología muy infrecuente en la edad adulta, así como el quiste uracal que se presenta en un tercio aproximadamente; ambos con un predominio por el sexo masculino y en edades avanzadas, siendo más infrecuente el caso actual ya que se presenta en una paciente femenina y joven, con una clínica particular sin presencia de síntomas urinarios.

Únicamente se asoció con el hallazgo de una hernia umbilical que requirió intervención quirúrgica mediante laparotomía exploratoria. En los hallazgos operatorios se encontró una lesión de apariencia atípica presentando quiste de mayor tamaño al esperado para el remanente del uraco y de aspecto macroscópico presuntamente maligno ya que se encontró un quiste multitabicado con líquido, áreas de hemorragia y encapsulado por epiplón.

La confirmación patológica es el diagnóstico definitivo. Ante la presentación clínica atípica es importante considerar esta patología como diagnóstico diferencial en caso de dolor abdominal agudo periumbilical con hallazgos asociados a una hernia o masa umbilical. La intervención quirúrgica mediante excisión completa es el manejo más recomendable, ya que su extirpación parcial o el drenaje del quiste condicionan a una posible recurrencia o en el peor escenario transformación maligna a un carcinoma de uraco.

Consideraciones éticas

Este artículo cuenta con el consentimiento informado del paciente, quien ha autorizado la publicación de su caso, así como la inclusión de fotografías relacionadas. No existen conflictos de intereses ni fuentes de financiación externa que puedan influir en la imparcialidad de este informe. Se garantiza que cada autor ha contribuido de manera equitativa, asegurando la calidad y objetividad de este trabajo.

Anexos – Presentación atípica de quiste de uraco. Reporte de caso.pdf

Referencias

  1. Banegas-Palacios SA, Arreaga-Moran AE, Coello-Vera MA, Plúas-Vera AA, Vera-Fiallos KG, Villafañe-Quintero S, Ponce-Ricardo OD, Yánez-Roca EX. Revisión bibliográfica: persistencia del uraco epidemiología, complicaciones y tratamiento. Brazilian Journal of Health Review, Curitiba. 2023; 6(1):1869-1881. doi:10.34119/bjhrv6n1-147
  2. Rojas-Quintero K, Collazos-Malagón M, Velásquez JC, Merchán-Galvis A. Persistencia del uraco en paciente joven. Reporte de Caso. Revista Colombiana de Cirugía, 2023;38:549-55. https://doi.org/10.30944/20117582.2193
  3. G enel H, Hubinont C, Baldin P, Amant F, Mhallem M. Urachal Cancer in Pregnancy: A Case Report and Review of Literature. Gynecology and Obstetrics Case Report 2020;6,2:17. doi: 10.36648/2471-8165.6.2.97
  4. Cho F, Liu C. Puerperal enigmatic abdominal pain: urachal cyst infection suspected by transabdominal sonography. Ultrasound Obstet Gynecol. 2011; 38: 360–365. doi: 10.1002/uog.9019
  5. Ueno T, Hashimoto H, Yokoyama H, Ito M, Kouda K, Kanamaru H. Urachal anomalies: ultrasonography and management. J Pediatr Surg. 2003 Aug;38(8):1203-7. doi: 10.1016/s0022-3468(03)00268-9.
  6. Escudero- Sepúlveda AF, Cala-Durán JC, Jurado MB, Pinasco-Gómez R, Tomasone SE, Rocuzzo C, Domínguez-Alvarado GA. Persistencia simultánea del Conducto Uraco y Onfalomesentérico en un Paciente Adulto, Reporte de Caso. Revista de la Facultad de Ciencias de la Salud. 2020; 23(2):288-293. https://doi.org/10.29375/01237047.3826
  7. Q ureshi K, Maskell D, McMillan C, Wijewardena C. An infected urachal cyst presenting as an acute abdomen. A case report. International Journal of Surgery Case Reports. 2013;4:633-635. https://doi.org/10.1016/j.ijscr.2013.02. 026
  8. Gilabert-Estelles, J, Gilabert-Aguilar, J Laparoscopic management of urachal remnants in women affected of pelvic pain. Gynecological Surgery. 2011;8(1):45-48. doi: 10.1007/s10397-009-0544-9
  9. Jayakuma S, Darling D. Acute presentation of urachal cyst: a case report. Cureus. 2020;12(5). doi: 10.7759/cureus.8220
  10. Bawahab MA. Laparoscopic management of symptomatic urachus remnants in adults: A retrospective study. J Minim Access Surg. 2023;19(2):217-222. doi: 10.4103/jmas.jmas_72_22.
  11. Sghaier A, Lamloum E, Debaibi M, Sridi A, Chouchene A. Surgical management of benign noninfected urachal cysts in adult patients: two case reports. Journal of Medical Case Reports, 2023;17:214. https://doi.org/10.1186/s13256-023-03944 -8
  12. Álvarez-Mesa M, Rodríguez-Sosa J, Gutiérrez-Delgado D. El reto de diagnosticar un quiste del uraco no complicado en el adulto. Archivos del Hospital Universitario “General Calixto Garcia”. 2021;9(1). Fecha de consulta: el 30 de agosto de 2023. Disponible en: https://revcalixto.sld.cu/index.php/ahcg /rt/printerFriendly/e630/599
  13. Das JP, Vargas HA, Lee A, Hutchinson B, O’Connor E, Kok HK, Torreggiani W, Murphy J, Roche C, Bruzzi J, McCarthy P. The urachus revisited: multimodal imaging of benign & malignant urachal pathology. Br J Radiol. 2020;93:20190118. doi: 10.1259/bjr.20190118
  14. Ryan PC, Kelly C, Afridi I, Fawaz A, Aboelmagd M, Cullen IM, Keane JP, Daly PJ. Surgical treatment of urachal remnants in adult population-a single-centre experience. Irish Journal of Medical Science (19721-). 2023. https://doi.org/10.1007/s11845-023-03339 -0
  15. Lipskar AM, Glick RD, Rosen NG, Layliev J, Hong AR, Dolgin SE, Soffer SZ. Nonoperative management of symptomatic urachal anomalies. J Pediatr Surg. 2010;45(5):1016-9. doi: 10.1016/j.jpedsurg.2010.02.031
  16. Cadeddu JA, Boyle KE, Fabrizio MD, Schulam PG, Kavoussi LR. Laparoscopic management of urachal cysts in adulthood. J Urol. 2000;164(5):1526-8. PMID: 11025696.
  17. García-García L, Ballesta B, Rodríguez-Talavera JR, Morales-Orribo N, Carrión A. Urachal Pathology: Review of Cases. Urologia Internationalis. 2022; 106(2):195–198. https://doi.org/10.1159/000515648