Póster: Valoración geriátrica integral

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 8–Agosto 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº8: 82

Autor principal (primer firmante): Natalia López Resa

Fecha recepción: 27 de Julio, 2021

Fecha aceptación: 21 de Agosto, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(8): 82

Autora: Natalia López Resa

poster-valoracion-geriatrica-integral.jpg

El síndrome de deterioro clínico en el paciente geriátrico se manifiesta por una serie de síntomas difíciles de entender por la familia y allegados del anciano.

La valoración geriátrica es el elemento básico para medir la capacidad funcional como expresión de salud.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Recibe el nombre de multidimensional, dinámica o comprensiva y se ocupa de científicas todos los atributos y alteraciones importantes de la esfera médica, funcional, mental y social del anciano para conseguir un plan racional y coordinado de tratamiento y recursos.

Es una valoración multidisciplinar que se realiza en colaboración con profesionales de las distintas disciplinas, en la cual los problemas de las cuatro esferas referidas se descubren, se describen, y si es posible se explican. Deben utilizarse elementos de valoración estandarizadla para ayudar a la cuantificación exacta y se debe realizar repetidas veces, a lo largo del tiempo, para constatar la evolución de estos cuatro apartados por lo que recibe el nombre de dinámica.

El objetivo de la valoración geriátrica será por tanto conseguir un diagnóstico cuádruple:

  1. Valoración clínica a través del modelo biopsicosocial funcional
  2. Valoración funcional: según la OMS como mejor se mide la salud de los ancianos es en términos de función y uno de los objetivos primordiales en el cuidado del anciano es, por medio de una valoración funcional, prevenir la incapacidad y fomentar su independencia, tan importante como prevenir y tratar su enfermedad.
  3. Valoración mental: contemplando el estado cognitivo y el afectivo. El primero abarca el conocimiento y la identificación de cambios mentales asociados al envejecimiento, los estados mentales y la demencia. En el estado afectivo se debe valorar la depresión y la ansiedad.
  4. Valoración social: estudia la relación del anciano con el entorno. El aislamiento social se considera un factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad y de incapacidad secundaria, así como de mortalidad.

En la infografía podemos ver las escalas más utilizadas para la valoración de estos 4 pilares fundamentales.