Póster: Comunicación TCAE – paciente

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 86.2

Autor principal (primer firmante): Tania García Lombardía

Fecha recepción: 28 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 8 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 86.2

Tania García Lombardía

comunicacion-TCAE-paciente

Introducción

Para que exista buena relación entre el paciente y el TCAE es imprescindible que se lleve a cabo una buena comunicación entre ambas partes.

Existen varios tipos de comunicación, que puede ser verbal, no verbal y empática.

publica-TFG-libro-ISBN

Objetivos

Con este póster trataremos de explicar de forma clara y concisa la importancia de una buena comunicación con el paciente y unas pautas escuetas y directas para llevarla a cabo.

Métodos

El trabajo se basa en la búsqueda de varios artículos de internet y revistas científicas, además de en la propia experiencia del trabajo en el hospital.

Resultados

En este apartado desarrollaremos un poco más en profundidad cada tipo de comunicación para ver así claramente las diferencias entre ellas.

En la comunicación verbal hay un emisor, un receptor y un mensaje. Mediante ésta debemos hablar con el paciente para saludar, presentarnos, escuchar lo que éste nos tenga que manifestar, explicar las técnicas que vamos a llevar a cabo, preguntarle cómo se encuentra, si tiene dolor, si está confortable, intentar tranquilizarlo si se encuentra nervioso o preocupado, etc.

En la comunicación no verbal entra en juego el aspecto físico y corporal de ambas partes. Para comunicarnos con el paciente debemos mantener una postura del cuerpo y una distancia con éste adecuadas, conservar el contacto visual todo el tiempo, proporcionarle privacidad al paciente, etc. También es importante fijarnos en la expresión, los gestos y los actos de éste, ya que en ocasiones no se atreven a decir lo que sienten o no lo pueden manifestar con palabras.

Y, por último, pero no por ello menos importante, está la comunicación empática, que es la que consiste en detectar las emociones del paciente, empatizar con éste y la situación que está atravesando, respetar su forma de pensar y actuar, aunque discrepemos, manifestar bondad y amabilidad en todo momento, etc.

Discusión

Desde la experiencia personal de años de trabajo, puedo llegar a la conclusión de que una buena relación y comunicación con los pacientes es un aspecto muy importante del ámbito sanitario.

Cualquier paciente dice que lo más importante en esos momentos es una cara amable, un gesto de cariño, unas palabras de tranquilidad que den confianza y seguridad cuando los nervios se apoderan de ellos. No debemos olvidarnos de que estamos trabajando con personas, y personas que tienen alguna enfermedad, sea del tipo que sea. Un centro sanitario no es un sitio al que las personas vayan de forma voluntaria a divertirse. Necesitan una persona que les inspire tranquilidad y les tienda la mano en los peores momentos. En muchas ocasiones, somos su familia por unos días.