Póster: Fibromialgia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 8– Diciembre 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº8:169

Autor principal (primer firmante): Irene Rodríguez Rodríguez

Fecha recepción: 25 de noviembre, 2020

Fecha aceptación: 16 de diciembre, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(8):169

Autoras: Irene Rodríguez Rodríguez, Lara de los Ríos Gandoy

poster-fibromialgia

¿Qué es la fibromialgia?

Dolor musculo-esquelético generalizado y sensación dolorosa a la presión en unos puntos específicos (puntos dolorosos). Este dolor se parece al originado en las articulaciones, pero no es una enfermedad articular.

Síntomas

  • Puntos dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.
  • Rigidez generalizada, sobre todo por las mañanas.
  • Sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies.
  • Hormigueos que afectan de forma difusa sobre todo a las manos.
  • La persona que busca la ayuda del médico suele decir “me duele todo”.
  • El dolor varía con el nivel de actividad, los cambios climáticos, la falta de sueño o el estrés.
  • Jaquecas, dolores en la menstruación, colon irritable, sequedad en la boca y los ojos.

Causas

No se conoce la causa, hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de una infección bacteriana o viral, un accidente de automóvil o aparece después de que otra enfermedad conocida limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.).

publica-TFG-libro-ISBN

Estos agentes desencadenantes no parecen causar la enfermedad, lo que probablemente hacen es despertarla.

Diagnóstico

Es un síndrome, lo que significa que el reumatólogo la identifica cuando encuentra en una persona determinada unas alteraciones que concuerdan con las que han sido previamente fijadas por expertos para su diagnóstico.

Es muy importante establecer un diagnóstico firme porque ahorra una peregrinación en busca de diagnósticos o tratamientos, mejora la ansiedad que produce encontrarse mal sin saber por qué y permite fijar objetivos realistas.

Objetivo

  • Mejorar el dolor y tratar los síntomas acompañantes, para conseguir una gran mejoría en la calidad de vida e independencia de estos pacientes.

Tratamiento

  • Conocer la naturaleza de la enfermedad y cuáles son los factores desencadenantes de brotes, realizar tratamiento de las alteraciones psicológicas asociadas si las hay (ansiedad y depresión) y ejercicio físico suave diariamente.
  • Establecer las mejores condiciones para un sueño reparador. Tener una cama no muy blanda ni muy dura, así como una almohada baja.
  • Evitar la ingesta de sustancias y bebidas estimulantes.
  • Evitar las temperaturas extremas y los ruidos y luces.
  • Analgésicos que disminuyen de manera parcial el dolor y sólo los debe tomar si su médico se lo indica.
  • Otros grupos de medicamentos utilizados son los relajantes musculares que deben tomarse en tandas cortas y algunos fármacos antidepresivos que aumentan los niveles de serotonina y mejoran los síntomas de la fibromialgia, pero todos ellos deben suministrarse bajo prescripción médica.
  • La enfermedad no tiene curación definitiva.

Papel de la Terapia Ocupacional

Como terapeutas ocupacionales nos propondremos una serie de objetivos con estos usuarios que nos lleguen al departamento de terapia ocupacional como:

  • Asesoramiento sobre qué hacer y qué se debe de evitar.
  • Educación sobre normas de protección articular y estrategias de conservación de la energía.
  • Recomendación de productos de apoyo si fuesen necesarios.
  • Disminuir el dolor, malestar, cansancio, inflamación y las cargas articulares.
  • Facilitar el movimiento.
  • Prevenir posibles deformidades o evitar que éstas sean mayores.
  • Aprender a planificar las actividades y los tiempos de realización (alternando trabajo-reposo) jerarquizando por orden de importancia las actividades.
  • Mostrar alternativas ergonómicas y adaptaciones que mejoren la independencia funcional y el conocimiento del propio dolor y el control del mismo.
  • Modificar las conductas negativas del paciente, como son la inactividad y la tendencia a la exclusión social y potenciar los aspectos positivos de la adaptación al dolor.
  • Mejorar la capacidad de adaptación a nuevas situaciones a pesar de las limitaciones.
  • Aumentar la autoestima.
  • Favorecer las relaciones sociales.
  • Aumentar la conciencia del propio cuerpo y el control de la respiración (mediante gimnasia o movimientos suaves y meditación).
  • Mejorar la resistencia a la fatiga y el control del dolor para la realización de las actividades de la vida diaria.