Posiciones anatómicas en los pacientes

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 190

Autor principal (primer firmante): Francisco Delgado Quintana

Fecha recepción: 13/12/2023

Fecha aceptación: 09/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 190

Autores:

Francisco Delgado Quintana (Celador)

Nuey Alba Montero Sanz (TCAE)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Natalia Ortiz Martínez (TCAE)

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta)

Carlos Enrique Rastrero (Celador)

Diego Jeria Ordoñez (Enfermero)

Palabras clave: Posiciones, supino, lateral, prono, quirúrgicas

Resumen

En este artículo enumeramos las distintas posiciones en las que se puede colocar un paciente durante su estancia en las instalaciones hospitalarias según el procedimiento que se vaya a realizar y que permitan al equipo sanitario realizar su trabajo correctamente y al paciente disfrutar de cierta comodidad además de evitar lesiones o daños innecesarios.

Introducción

En las instituciones sanitarias una de las funciones más importantes es participar junto a otros profesionales en la movilización de pacientes para poder realizar sobre el mismo diferentes actividades y procedimientos. Para llevar a cabo esta labor correctamente debemos conocer una serie de aspectos entre los que destacamos la implementación de las posiciones anatómicas.

publica-articulo-revista-ocronos

Ejes y planos en el espacio

Para la alineación corporal es preciso conocer una serie de referentes espaciales, planos y ejes, que nos permitirán conocer mejor las estructuras anatómicas del cuerpo humano.

Los principales ejes y planos en los que se divide el cuerpo humano serán:

  1. Eje longitudinal: es aquel que recorre el cuerpo en toda su longitud
  2. Eje transversal: va de derecha a izquierda y es perpendicular al anterior
  3. Eje sagital: atraviesa de delante hacia atrás el cuerpo

Existe una correspondencia entre cada uno de estos ejes básicos y una serie de planos principales, que se utilizan como referencia para situar y orientarlas diferentes posiciones del paciente en el espacio.

Estos planos son los siguientes:

  1. Plano sagital o plano medio: es un plano vertical que atraviesa longitudinalmente el cuerpo (está situado en la línea media del cuerpo). Lo divide en dos mitades especulares, especulares de derecha a izquierda.
  2. Plano transversal u horizontal: Se trata de un plano que divide el cuerpo en una zona superior y una zona inferior es perpendicular al plano sagital.
  3. Plano coronal o frontal: Es el plano que, situado a la altura de la sutura coronal divide el cuerpo en una parte anterior y una parte posterior. Es paralelo a la frente.
  4. Plano oblicuo: Presenta una angulación de 45º respecto al plano sagital y al plano frontal y cortan parte del cuerpo en una dirección que no es paralela a ninguno de los dos planos anteriores.

Regiones y cavidades del cuerpo humano

Clásicamente, en el cuerpo humano se han descrito unas regiones anatómicas que son: extremidades superiores, extremidades inferiores, cabeza, tórax y abdomen. Estas dos últimas regiones conforman lo que se denomina el tronco. Esas dos cavidades situadas en el tronco están separadas por el diafragma.

Así tenemos:

  1. Cavidad torácica. Que aloja la tráquea, los bronquios, los pulmones, el corazón, los grandes vasos y el diafragma, que sirve como límite con la cavidad abdominal. Está limitada por el esternón, por la columna vertebral, por las doce costillas. Contiene el mediastino, que alberga al corazón, grandes vasos, restos del timo, parte distal de la tráquea, partes proximales de los bronquios derecho e izquierdo, esófago, nervios vagos, nervios frénicos y el conducto torácico.
  2. Cavidad abdominal. Aloja hígado, vesícula biliar, estómago, páncreas, bazo, intestino delgado y grueso. En la zona retroperitoneal, encontramos los riñones, y en la zona caudal, la cavidad pélvica que aloja vejiga, uréteres, útero, ovarios, vagina o próstata.

Además de estas cavidades antes referidas existen otras.

A su vez el abdomen se ha dividido básicamente en 9 cuadrantes

  1. Cuadrantes superiores: hipocondrio izquierdo, hipocondrio derecho, y epigastrio.
  2. Cuadrantes medios: vacío renal derecho, vacío renal izquierdo y zona periumbilical
  3. Cuadrantes inferiores: fosa iliaca izquierda, fosa ilíaca derecha e hipogastrio en el centro

Direcciones de los movimientos

Describen los movimientos y cambios de posición que efectúan las partes del cuerpo según la circunstancia:

  1. Flexión: movimiento que implica plegar o doblar una extremidad sobre una articulación
  2. Extensión: Desplazamiento hacia atrás de una articulación
  3. Circunducción: movimiento circular alrededor del eje del cuerpo
  4. Rotación: movimiento de giro sobre un eje
  5. Eversión: cambio de una dirección hacia fuera
  6. Inversión: cambio de dirección hacia adentro
  7. Pronación: giro del antebrazo que coloca La Palma de la mano hacia atrás o hacia abajo
  8. Supinación: giro del antebrazo que coloca La Palma de la mano hacia atrás o hacia arriba
  9. Abducción: movimiento de alejamiento del plano medio
  10. Aducción: movimiento de acercamiento al plano medio

Posiciones anatómicas básicas

La posición es la manera intencionada de colocar a una persona bien para que esté cómoda o bien con fines diagnósticos o terapéuticos.

La posición anatómica es la posición corporal de referencia para usar los mismos términos de posición y dirección, y comprender las descripciones de la anatomía corporal universalmente. Se entiende como tal, todo cuerpo humano en bipedestación, con la vista horizontal, miembros superiores a cada lado y a lo largo del tronco, palmas de las manos abiertas hacia adelante y los miembros inferiores juntos, con los dedos de los pies apuntando hacia adelante.

Así podemos deducir que el paciente puede encontrarse acostado boca arriba, acostado boca abajo, acostado sobre un lado o sentado. Las descripciones siempre se referirán a este concepto de posición anatómica.

Todas estas posiciones que el paciente puede adoptar en la cama, en la camilla, en la mesa de exploraciones, en la mesa de quirófano, son de interés para el manejo del enfermo por el personal sanitario y no sanitario de manera especial por el celador.

Objetivos de las posiciones anatómicas

  1. Facilitar la comodidad y el descanso al paciente favoreciendo su estado de ánimo (la posición antálgica es la que adopta el paciente para evitar un dolor).
  2. Facilitar la realización de intervenciones quirúrgicas, de pruebas diagnósticas, de exámenes físicos, etc.
  3. Mantener la alineación corporal y el funcionamiento normal de todos los sistemas y órganos del cuerpo.

Tipos de posiciones anatómicas

Tenemos: Posición de decúbito dorsal, supino o posición anatómica; decúbito lateral izquierdo o derecho; decúbito prono; posición de Fowler, con sus variantes; posición de Sims, semiprona, de pronación inglesa o de seguridad; posición de Roser o Proetz; posición ginecológica o de litotomía; posición genupectoral o mahometana.

En general las posiciones básicas que puede adoptar un paciente en función de la finalidad terapéutica son:

  1. No quirúrgicas. Suelen ser las que adopta una paciente en la cama de un hospital.

Destacan:

  • Posición de decúbito: supino, lateral y prono
  • Fowler
  • Posición de Sims, semiprona, inglesa o PLS
  1. Posiciones quirúrgicas. Suelen ser las utilizadas cuando el paciente es colocado en la mesa de operaciones para una intervención.

Destacan:

  • Posición de Trendelenburg
  • Posición antitrendelenburg (morestin o Trendelenburg inversa).
  • Ginecológica
  • Genupectoral o mahometana
  • Kraske o Jackknife
  • Laminectomía
  • Nefrectomía
  • Proetz o Roser
  • Punción lumbar o raquídea
  • Craneotomía
  • Sedente

Posiciones no quirúrgicas

Posición de decúbito dorsal supino o anatómica

El paciente está tendido sobre su espalda, sus piernas extendidas y los brazos alineados a lo largo del cuerpo, el plano del cuerpo es paralelo al plano del suelo. Se colocará una almohada en la cabeza, la zona lumbar y huecos poplíteos. Permite la expansión de los pulmones y permite que los segmentos del cuerpo de alineen con facilidad. Es la posición más común del paciente en la cama hospitalaria y aunque no se considera una posición quirúrgica, también es la más utilizada en quirófano.

Es una posición utilizada para la exploración del tórax, abdomen, piernas, pies, para la palpación de las mamas en las mujeres, se emplea para comenzar con la higiene del enfermo, como punto de partida para las diferentes movilizaciones, en los postoperatorios, para la realización de la RCP (en decúbito supino con la cabeza en hiperextensión); junto con una tabla bajo el colchón y con una almohada se utiliza en los traumatismos dorso lumbares.

Después del óbito el cuerpo del paciente se coloca en esta posición con los brazos a los lados del cuerpo y las palmas hacia abajo o con las manos cruzadas sobre el abdomen, según el caso.

Posición de decúbito lateral izquierdo y derecho

El paciente se haya acostado de lado. La cabeza y el tronco deben estar bien alineados, siendo el eje del cuerpo paralelo al suelo. El brazo de dentro estará bien extendido a lo largo del cuerpo y el brazo de fuera estará flexionado en ángulo recto y apoyado sobre la almohada.

Además, se colocarán una serie de almohadas para corregir la posición y evitar roces tanto debajo de la cabeza y el cuello, el brazo y el hombro superiores, bajo la pierna superior para elevarla y detrás de la espalda para mantener la postura.

Es una posición indicada para hacer cambios posturales en los enfermos encamados, también para poner enemas (decúbito lateral izquierdo), para evitar broncoaspiraciones en pacientes que presentan vómitos, o para realizar la higiene del paciente en su zona anal, genital y espalda. Es de mucha utilidad en las embarazadas para evitar el síndrome de hipotensión en decúbito supino que se produce como consecuencia de la compresión del útero sobre la vena cava inferior.

Los problemas posturales que aparecen asociados a la posición lateral sin apoyo incluyen flexión lateral del cuello, rotación interna y aducción del hombro superior, rotación interna y aducción de la pierna superior, la columna tiende a curvarse lateralmente hacia la cama a la altura de la cintura (esclerosis postural, giro de la columna lumbar con los hombros hacia adelante o hacia atrás en el plano distinto a las caderas, flexión plantar normalmente inevitable. Indicaciones: para la administración de medicamentos por vía rectal, administración de inyectables vía intramuscular, cambios posturales, higiene del paciente, hacer la cama ocupada

Posición de decúbito prono

También llamado decúbito ventral el enfermo se encuentra acostado sobre su abdomen y pecho, con la cabeza girada lateralmente, las piernas extendidas y los brazos pegados al cuerpo. El plano del cuerpo y del suelo son paralelos. Se coloca una almohada debajo de cabeza, del abdomen por debajo del diafragma, y también bajo el extremo distal de las piernas, para evitar el roce de los dedos de los pies.

Indicaciones: exploración de espalda y glúteos, para la intervención de la columna, en enfermos comatosos o inconscientes, pacientes con anestesia general, cambios posturales.

Esta posición tiene varias ventajas, es la única postura de cama que permite la extensión completa de las articulaciones de la cadera y la rodilla y si se adopta periódicamente contribuye a prevenir las contracturas por flexión de caderas y rodillas contrarrestando un problema causado por el resto de las posiciones de cama; además favorece el drenaje de la boca y es muy útil para las pacientes que se recuperan de operaciones de boca o garganta.

La posición prona tiene ciertas desventajas, la fuerza de gravedad sobre el tronco produce una marcada lordosis en la mayoría de las personas y el cuello experimenta una rotación lateral importante. Por este motivo, muchos ortopedas la desaconsejan especialmente para las personas con problemas de columna en la zona cervical o lumbar.

Esta posición también produce flexión plantar. Para algunos pacientes con cardiopatías o problemas respiratorios la posición prona resulta incómoda y sofocante ya que impide la expansión del tórax. En general, se recomienda la posición prona durante periodos breves de tiempo, cuando el paciente tiene la espalda bien alineada y solo para personas que no sufren problemas de columna.

Los malos alineamientos y otros problemas asociados a una posición de prono sin apoyo son la flexión aguda o hiperextensión del cuello; la hiperextensión de la curvatura lumbar; la flexión plantar; la presión de las mamas en la mujer; la inhibición de la expansión torácica.

Posición de seguridad

También llamada de Sims, semiprona, de pronación inglesa o lateral de seguridad (PLS) Es una variante del decúbito lateral a medio camino entre este y el decúbito prono.

El paciente estará recostado sobre un lateral (normalmente el izquierdo) de su cuerpo, con la cabeza ligeramente ladeada, el brazo que queda en la parte inferior se lleva hacia atrás, el que queda en la parte superior se coloca en flexión por el codo, la pierna izquierda extendida y la derecha flexionada sobre ella a la altura de la cadera.

Indicaciones:

Situaciones de emergencia de primeros auxilios con ella proporcionamos al accidentado una posición estable, adecuada para pacientes inconscientes, para facilitar la eliminación de secreciones previniendo así la broncoaspiración y prevenir la obstrucción de la vía área por la caída de la lengua hacia la faringe. También se usa para exámenes endoscópicos del conducto anal y rectal, además de para la administración de enemas y medicamentos por vía rectal (Sims izquierda), colocación de sondas rectales, facilita la eliminación de secreciones en el post operatorio y facilita la relajación muscular.

Posición de Fowler

Estando el enfermo en decúbito supino se levantará la cabeza de la cama unos 50 cm y así la espalda apoyada sobre la cama formará un ángulo de 45 grados con la horizontal. Las extremidades inferiores estarán semiflexionadas por la rodillas.

Esta posición tiene dos variantes: posición de semi Fowler en la que la espalda formará un ángulo de 30 grados con la horizontal y posición de Fowler alta en la que el ángulo formado es de 90º.

Indicaciones: exploraciones oro laringológicas; pacientes con problemas respiratorios (EPOC, enfisema pulmonar, asma, etc.); pacientes con problemas cardíacos para relajar los músculos abdominales para comer beber.

uno de los dispositivos que se utilizan para dar apoyo a los pacientes en la posición de Fowler es el rodillo del trocánter un rodillo de tela, frecuentemente una toalla, colocada contra el trocánter mayor del fémur para prevenir la rotación externa de la cadera.

Un error muy frecuente que se comete al colocar los pacientes en posición de Fowler es poner una almohada demasiado grande o varias de ellas bajo la cabeza del paciente. Estos errores fomentan la aparición de contracturas por flexión del cuello. Los malos alineamientos relacionados con la posición de Fowler sin apoyos son: Hiperextensión o flexión del cuello; flexión de la curvatura lumbar; hiperextensión de las rodillas; rotación externa de las piernas; flexión plantar; en pacientes a los que les falta el movimiento del brazo la tensión muscular en el hombro, el edema de las manos y brazos y la flexión de la muñeca tienen problemas añadidos.

Decúbito supino, prono, lateral y Fowler se denominan posiciones no quirúrgicas, aunque suelen ser muy utilizadas en las mesas de quirófano.

Posición ortopneica

Es una adaptación de la posición de Fowler elevada en aquel paciente se sienta en la cama o al lado de la cama con un tablero encima de la cama cruzándole el regazo. Esta posición se usa en pacientes con dificultades respiratorias ya que facilita la respiración permitiendo la máxima expansión torácica.

Posiciones quirúrgicas

Las posiciones quirúrgicas son modificaciones de las posiciones anatómicas básicas. Estas modificaciones se utilizan en los procedimientos quirúrgicos adaptándolas a la operación en sí. Así pues, podría decirse que supinas pronas, y laterales se consideran posiciones quirúrgicas en sus modificaciones.

La posición en que se coloca a un paciente para una intervención quirúrgica está determinada por el procedimiento que se va a realizar por lo que debemos tener en cuenta varias puntualizaciones: La vía de acceso elegida por el cirujano; la técnica de administración de la anestesia; la edad; el peso; la altura; estado cardiopulmonar; enfermedades anteriores; debe evitar lesiones musculares y nerviosas.

Modificaciones de la posición supina:

Posición de Roser o Proetz

El paciente tumbado sobre el dorso de su cuerpo los hombros apoyados en el borde de la cama y la cabeza colgando por fuera de esta esta posición está indicada para el lavado de cabeza desde pacientes encamados para la intubación en otra que hay para la exploración del área laringe y cirugía de bocio

Trendelenburg

En decúbito supino sobre una mesa de modo que la cabeza quede más baja que los pies, el plano a unos 45º. Esta posición está indicada para intervenciones quirúrgicas de la zona baja abdominal o la pelvis, cirugía de vejiga y colon. En esta posición los órganos caen en dirección a la cabeza permitiendo una mayor exposición de la cavidad pélvica. También se usa para exploraciones radiográficas, pacientes con problemas respiratorios, facilita el drenaje de secreciones bronquiales. Es la posición indicada para trasladar a una embarazada con hemorragia vaginal. Se le llama la posición anti-shock, ya que favorece el riego sanguíneo del cerebro lipotimias y síncopes conmoción o shock, hipotensión arterial severa.

Antitrendelenburg, Trendelenburg invertida o Morestin

El paciente está en decúbito supino con la cabeza más alta que los pies, el plano a unos 45º. Como su nombre indica esta posición es la opuesta en la anterior. Se utiliza para cirugía de cabeza, cuello (tiroides) y cara con el fin de disminuir el riego sanguíneo y evitar el estancamiento de sangre en la zona que se está interviniendo; también en procedimientos que comprometan el diafragma y la cavidad abdominal superior, biliar, colecistectomía, ya que permite que los órganos abdominales desciendan en dirección caudal; exploraciones radiográficas; facilita la circulación sanguínea a nivel de las extremidades inferiores; problemas respiratorios; hernia de hiato y problemas digestivos en general con reflujo gastrointestinal

Ginecológica o de litotomía

En decúbito supino con la pelvis apoyada en el borde de la mesa. Las extremidades inferiores estarán separadas con la cadera y las rodillas flexionadas 90 grados con los muslos en abducción. Los pies estarán colocados en estribos y los muslos en abducción. Para las piernas se utilizan unos soportes llamados perneras donde descansarán. En el brazo de la vía se coloca un soporte para la sujeción de éste.

Esta posición está indicada para cirugía vaginal, perineal, urológica y rectal, para partos, para sondaje vesical, lavados vaginales, exámenes ginecológicos, exploración de las embarazadas.

Una variante de esta posición es la posición de Samuel con las rodillas y los muslos flexionados cogiéndose la paciente las piernas con las manos. Está recomendada y utilizada en los partos difíciles.

Modificaciones de la posición prona

Posición genupectoral o mahometana

El paciente está de rodillas y estas ligeramente separadas y perpendiculares con la horizontal, con el tronco inclinado hacia adelante, los brazos cruzados sobre la superficie de apoyo y la cabeza sobre ellos.

Indicaciones

Para exploraciones rectales, administración de enemas y supositorios, para extracción de fecalomas y cirugía rectal.

Kraske, Jackknife o posición de navaja

El paciente se encuentra en decúbito prono con la cabeza ladeada y los brazos se colocan flexionados sobre un soporte con las palmas de las manos hacia abajo. La mesa se quiebra a nivel de la cadera en un ángulo que puede ser moderado o severo dependiendo de la necesidad del cirujano de esta manera el paciente queda en una posición con las caderas flexionadas y elevadas y los pies bajos. Se coloca una almohada debajo de las caderas y también en pies, rodillas y piernas para protegerlas.

Esta posición está indicada para cirugía rectal, cirugía hemorroides, cirugía coxígea

Laminectomía

En decúbito prono con el tronco elevado esta posición necesita de un soporte adicional que eleve el tronco sobre la mesa que se llama trineo de tal modo que quede un espacio de hueco entre los laterales que permita una adecuada expansión torácica para una buena respiración.

Los brazos a su vez se colocan en soportes que permiten que estén orientados hacia la cabeza. Esta posición está indicada para intervenciones de hernia discal de la columna torácica y lumbar.

Craneotomía

El paciente estará en decúbito prono con la cabeza sobresaliendo del borde de la mesa y la frente apoyada en un soporte en que la cabeza queda suspendida y alineada con el resto del cuerpo.

Modificaciones de la oposición lateral

Posición raquídea o de punción lumbar

Posición para realizar una punción lumbar. Se puede hacer de 2 formas, bien con el paciente sentado sobre la camilla con la cabeza flexionada acercándola lo más posible las extremidades inferiores para conseguir un arqueamiento de la espalda y así facilitar la visualización de los espacios intervertebrales o, por otro lado, también se puede hacer tumbado en la cama en decúbito lateral con la espalda alineada al borde de la cama, las rodillas colocadas contra el abdomen y la barbilla contra el pecho, es decir, imitando la posición fetal.

Esta posición está indicada para la anestesia raquídea o para la recogida de líquido cefalorraquídeo por punción.

Ureterolitotomía o Sims quirúrgica

Posición para abordaje posterior con la mesa sin quebrar. Se indica para eliminación de cálculos uretrales por técnicas laparoscópicas.

Lumbotomía o nefrectomía

El paciente se encuentra en decúbito lateral con la espalda situada al borde de la mesa los brazos extendidos apoyados normalmente sobre un soporte doble la pierna de abajo se flexiona y la otra permanece en extensión el paciente es colocado sobre la mesa en decúbito lateral con la región a intervenir en situación proclive por la mesa quebrada está indicada esta posición para operaciones del riñón nefrectomía y el uréter y para operaciones específicas de tórax.

Conclusiones

El conocimiento de la anatomía humana, la correcta alineación corporal, es fundamental para una correcta manipulación de los pacientes.

Con ello evitaremos causar lesiones y conseguiremos que el paciente experimente mayor confort en la medida de lo posible

Conocer las distintas posiciones anatómicas y sus usos más frecuentes es esencial para poder realizar un trabajo correcto, siempre condicionado al criterio del médico responsable del tratamiento o en su defecto al personal de Enfermería.

Bibliografía

  1. Smith FS, Duelll DJ, Martin BC. Técnicas de Enfermería clínica: de las técnicas básicas a las avanzadas (Vol 1) Ed. 7ª Madrid: Pearson Educación S.A; 2009.
  2. González M, Cañete R, Izquierdo N, Segura M, Romance L, Aparicio M. Movilización de pacientes. Hospital General Universitario de Alicante y Centro de Especialidades de Babel. Departamento 19; Alicante 2008.
  3. Manual CTO de Enfermería Tomo II. 4ª Edición: Mc Graw-•‐ Hill Intramericana; 2007.
  4. Roig Vila, J, García Armengol J, Bruna Esteban M, Redondo Cano C, Tornero Ibáñez F, García Aguado R. Posición operatoria en cirugía colorrectal. La importancia de lo básico. CIR ESP 2009:86 (4): 204-•‐212.