Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Los picores de piel más comunes y sus soluciones

Aunque los picores de la piel son muy comunes, estos responden a diferentes causas. El picor de la piel, también conocido como picazón o prurito, es una sensación molesta e incómoda que nos impulsa a rascarnos compulsivamente. En algunos casos, este picor solo genera una pequeña molestia, pero en otros se vuelve prácticamente insoportable. A continuación, abordamos algunas de las causas más comunes de los picores en la piel.

Mala calidad del agua de ducha

Los picores en la piel pueden estar causados por una mala calidad del agua con la que nos duchamos, lo que se puede traducir en aspereza, descamación e incluso, en algunos casos, lesiones importantes. Por ello, es fundamental conocer el agua de nuestra ciudad y ver si compuestos como la cal, están dañando nuestra piel. En este sentido, es aconsejable eliminar la cal del agua con un descalcificador para el hogar. Además, también es de suma importancia garantizar que bebemos agua de calidad, este estudio pueden hacerlos empresas como la de tratamientos de agua Ordessa.

Dermatitis atópica

La dermatitis atópica es una enfermedad crónica de la piel con un fuerte componente hereditario. Aunque es más típica de la infancia, también hay personas adultas que la padecen. Los síntomas más frecuentes son la aparición de placas eccematosas, es decir, zonas de la piel que se resecan mucho y producen mucho picor. Para alivir los síntomas es conveniente mantener hidratada la piel, evitar ducharse con agua demasiado caliente y prescindir de jabones que tengan tintes o perfumes.

Alergias por contacto

Los picores en la piel también se pueden producir por alergias por contacto. Para identificarlas, es necesario comprobar si la zona donde se produce la picazón está en contacto con algún alérgeno. Para combatirlas, lo más conveniente es evitar el factor irritante o el alérgeno en concreto que produce la picazón. Además, también es beneficioso aplicar una crema o loción contra el picor en la zona afectada y evitar rascarse en la medida de lo posible.

Picaduras

Las picaduras de insectos son muy comunes durante el verano, por lo que las personas especialmente sensibles a ellas deberán extremar las precauciones durante los próximos meses de calor. Para evitar las picaduras, es aconsejable emplear un repelente de insectos que nos mantenga protegidos. Si aun así tenemos picadas, lo mejor será acudir a nuestra farmacia de confianza para que nos recomiende algún tratamiento que alivie la inflamación y la picazón.

Hongos

En algunos casos, los picores en la piel están producidos por hongos, sobre todo en partes concretas del cuerpo como los pies o las zonas entre los dedos de las manos. No obstante, los hongos también pueden aparecer en la espalda y en las axilas. Para eliminarlos, será necesario someterse a un tratamiento específico para la eliminación de hongos.

Medicamentos

El consumo de algunos medicamentos también produce picores en la piel. De esta forma, hay tratamientos médicos cuyos efectos secundarios consisten principalmente en la aparición de picores y en la sequedad de la dermis. Para combatirla, lo mejor será utilizar una crema hidratante de calidad que nos ayude a sobrellevar los afectos adversos de la medicación.

Salir de la versión móvil