Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Personal administrativo quirúrgico en sanidad tras la pandemia

revista-ocronos-personal-administrativo

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 6–Junio 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº6: 113

Autor principal (primer firmante): Suárez García María Yolanda

Fecha recepción: 30 de mayo, 2022

Fecha aceptación: 16 de junio, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(6) 113

Autores: Suárez García, María Yolanda; Paniagua Pedraza, Ana Isabel

Introducción

No cabe duda que la pandemia generada por el COVID-19, fue un punto de inflexión en la forma de vivir la vida. Provocó un corte en todos los aspectos sociales, personales y laborales. Nuestra forma de relacionarnos con los demás se modificó sustancialmente hasta el punto de que en las primeras fases (2020) las interrelaciones se cortaron drásticamente, teniendo en cuenta que el ser humano es sociable por naturaleza esto nos obligó a “resetear” nuestra forma de conectar, no solo con el resto del mundo, también con nuestro círculo más íntimo. Tras una fase de enclaustramiento prácticamente completo, llegamos a un periodo de desescalada, o reacondicionamiento a la nueva realidad.

Hemos tenido que evolucionar adaptándonos a continuos cambios y a las sucesivas olas que con mayor o menor intensidad nos marcan una nueva hoja de ruta que está en continuo cambio.

Objetivo

Este panorama nos obliga a ir adaptando y acomodando nuestra vida a un nuevo ritmo que dista mucho del que teníamos hace ahora dos años.

El personal administrativo que estamos vinculados al sector sanitario, no somos ajenos a este nuevo orden. Sin ser sanitarios nos hemos encontrado en primera línea puesto que la organización y gestión de todos los recursos tantos materiales como humanos ha dependido de nuestro buen hacer y hemos tenido que trabajar codo a codo con el personal sanitario, priorizando los pacientes COVID, pero sin abandonar en ningún momento el resto de las patologías.

Metodología

La metodología seguida para elaborar este artículo, está basada en la nueva experiencia que nos ha traído la pandemia, obligándonos a renovarnos continuamente para dar respuesta a un nuevo escenario sanitario, así como en la consulta de artículos sobre el tema.

Resultados

Ante este nuevo reto, el personal administrativo quirúrgico, nos hemos tenido que reinventar. Por nuestras características de inmediatez no podíamos permitirnos el teletrabajo, somos “personal de trinchera” lo que hasta hace media hora servía se queda obsoleto ante una urgencia o una emergencia, este contexto hace inviable alejarnos del puesto de trabajo físico.

Con las Áreas Quirúrgicas en mínimos, debido a la masificación de las UVI por pacientes COVID, tuvimos que optimizar los escasos recursos quirúrgicos, ya que las cirugías más importantes requieren de un apoyo de medicina intensiva. Simultáneamente se desmontaron las consultas presenciales para proteger a los pacientes de la asistencia al entorno hospitalario, pero sin dejar desatendidos los pacientes de riesgo y/o preferentes.

El bloqueo hospitalario que se produjo con el fin de proteger a los usuarios y evitar la propagación del virus entre el personal y los pacientes no positivos, genero situaciones en las que los quirúrgicos se iban al quirófano sin haber podido ser acompañados por sus familias, y estas solo eran informadas telefónicamente de todo el episodio hospitalario, las situaciones de angustia y ansiedad se convirtieron en algo cotidiano, que el personal administrativo quirúrgico intento paliar a través del contacto directo telefónico con los familiares.

Tras dos años de continuos cambios nos encontramos con un panorama completamente nuevo.

Hemos tenido que modificar nuestra relación con los pacientes convirtiéndonos en el auténtico corazón de los hospitales.

La vulnerabilidad es el rasgo más definido en este escenario, nos encontramos con familiares y pacientes con auténtico miedo a que su caso se haya traspapelado.

Debido al ocupamiento durante meses, por las diferentes olas pandémicas, de las Unidades de Cuidados Intensivos; (UCI) todas las listas de espera quirúrgica (LEQ) han sufrido un auténtico desbordamiento con retrasos brutales en patologías de alto riesgo. Esto genera una auténtica sobresaturación telefónica y presencial de pacientes y familiares en busca de respuestas o al menos de que alguien les tranquilice y les informe de cuál es el protocolo que se está siguiendo para intentar darles una solución.

Conclusión

Nuestro trabajo se ha ido perfilando hasta convertirnos en auténticos nexos entre los usuarios del sistema de salud y el personal sanitario.

Nuestra función deja de ser meramente informativa o administrativa, para pasar a ser, fundamentalmente humanitaria. Tan importante como organizar, programar y chequear la actividad quirúrgica es evitar que el paciente se encuentre indefenso y vulnerable ante la nueva realidad sanitaria. Dejan de ser datos estadísticos para personalizar cada caso de forma independiente y darle soluciones individuales.

Bibliografía

  1. http://www.rrhhdigital.com/ secciones/eventos- rrhhdigital/147 931/Nuevas-formas-de-trabajar-y-relacionarse- asi-debe-cambiar- la-gestion-de-personas -en-el-nuevo-entorno-laboral
  2. https://www.lavanguardia.com/ economia/20211108/7846159/ nuevas-formas-trabajar-liderazgo-jerarquico-brl.html
  3. https://www2.deloitte.com/es/ es/pages/human-capital/articles/ adaptarse-nuevo-mundo-laboral-poscoronavirus.html
  4. https://www.pwc.com/ mx/es/recursos-humanos/ nuevas-formas-trabajo.html
Salir de la versión móvil