Pericardiocentesis

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 5–Mayo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº5: 105

Autor principal (primer firmante): Soledad Alba Pérez

Fecha recepción: 27 de abril, 2022

Fecha aceptación: 24 de mayo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(5) 105

Autoras:

  1. Soledad Alba Pérez
  2. Adoración Saiz Gracia
  3. Jessica Enguita Muñoz
  4. Verónica Bazaco Saz
  5. María del Mar Martínez Maluenda
  6. María Belén Ruiz Serrano

Categoría: TCAE

Palabras clave

Pericardio, taponamiento, derrame, síntomas, causas, complicaciones.

Introducción

El pericardio es una membrana que rodea el corazón. Esta membrana la forman dos capas: el pericardio visceral y el pericardio parietal. Entre ambas capas existe un espacio con 30 ml aproximadamente de líquido claro y traslúcido que lubrica y favorece que las dos capas puedan deslizarse entre sí, durante los movimientos cardíacos. Cuando el líquido que hay en la cavidad pericárdica, que puede ser sangre u otro fluido, está anormalmente aumentado, hablamos de derrame pericárdico. Esta acumulación de líquido puede comprimir el corazón, lo cual comprometería su funcionamiento. Si esta afección no se resuelve, puede causar una insuficiencia cardíaca o provocar la muerte, en casos extremos.

Síntomas de derrame pericárdico

Puede que el derrame pericárdico no desarrolle ningún síntoma, pero si estos aparecen serían:

  • Disnea (dificultad para respirar).
  • Dolor u opresión en el pecho (detrás del esternón o en el lado izquierdo del pecho).
  • Sensación de desmayo.
  • Inflamación en abdomen o piernas.
  • Molestias al respirar cuando se está tumbado.

Causas de derrame pericárdico

El derrame pericárdico puede ser secundario a una pericarditis (inflamación del pericardio), después de una lesión o enfermedad.

Otras causas que lo originen puedes ser: un cáncer, un traumatismo, un ataque al corazón, una cirugía de corazón o un aneurisma de aorta.

Una complicación del derrame pericárdico es el taponamiento cardíaco.

Debido al exceso de líquido dentro del pericardio, hay una gran presión en el corazón, la tensión hace que las cavidades cardíacas no se llenen por completo, provocando falta de flujo sanguíneo y disminución del oxígeno en el organismo, que pone en riesgo la vida y requiere tratamiento médico de urgencia, para drenar el líquido contenido en el pericardio.

Diagnóstico de taponamiento cardíaco

Para diagnosticar un taponamiento cardíaco hay que valorar los síntomas, la exploración y la ecografía de corazón.

La Eco–Doppler es el método de elección para el diagnóstico de los derrames pericárdicos por su elevada sensibilidad, inocuidad y accesibilidad. Puede establecer el nivel de repercusión del taponamiento.

Las personas que presentan un taponamiento cardíaco, pueden sentir mareos o dificultad respiratoria, llegando incluso a perder el conocimiento. Pueden tener hipotensión arterial y taquicardia. Presentan una piel fría, sudorosa y lívida. En estos casos hay que realizar urgentemente un vaciado de la sangre o del líquido alojado en la cavidad pericárdica (pericardiocentesis).

Pericardiocentesis

Material necesario

  • Guantes, gorros y mascarillas.
  • Guantes y bata estéril para el médico.
  • Paños de campo y gasas estériles.
  • Set de pericardiocentesis.
  • Desinfectante del punto de punción (Clorhexidina 2%).
  • Anestésico local (Lidocaína o Mepivacaína 2%).
  • Jeringas estériles (5, 10, 20 cc).
  • Agujas.
  • Hoja de bisturí.
  • Suero.
  • Tubos estériles para recogida de muestras.
  • Material de sutura para fijación del catéter.
  • Apósitos.

Técnica de realización

La paracentesis la realiza el médico, ayudado por enfermero/a y TCAE.

El paciente estará monitorizado con electrodos (ECG), pulsioximetría y con control de presión arterial. Se le colocará en decúbito supino, la cabecera elevada 25 – 30 grados.

El/la TCAE preparará el material necesario.

Previo lavado de manos y colocación de mascarilla, guantes y gorro, procederá a lavar y desinfectar la zona con Hibiscrub (Clorhexidina al 4% con base jabonosa), justo por debajo del esternón o del pezón izquierdo.

Ayudará al médico (este se habrá puesto mascarilla, gorro y se habrá lavado las manos con Hibiscrub), a ponerse la bata y los guantes estériles.

Colaborará en la preparación del campo estéril, abriendo paños y gasas.

El/la TCAE ayudará al médico a aplicar la anestesia, abriendo el anestésico, jeringa y aguja. Ayudará a abrir el set de pericardiocentesis.

El médico procederá a introducir una aguja larga y la guiará hasta el pericardio, a través de la región subxifoidea. El enfermero/a estará pendiente del paciente y de la vía intravenosa, por si tuviera que administrar líquidos o medicamentos (anestésicos si está consciente) a través de la vena.

El médico, para ayudarse a ver el punto de punción o drenaje de líquido, puede utilizar un ecógrafo.

Una vez que se ha accedido a la cavidad pericárdica y comienza a drenar, observar si el líquido obtenido es sangre roja, habrá que asegurarse que es pericárdica y no intracardíaca (si es pericárdica no poseerá fibrina y no coagulará), se retira la aguja y se deja colocado un catéter a través del cual irá saliendo el líquido pericárdico.

Se extraerá una cantidad de líquido con jeringa y se depositará en los tubos estériles (para microbiología, anatomía patológica, recuento de células, etc.). Comprobamos que están correctamente etiquetados y acompañados de los respectivos volantes los llevará el celador al laboratorio.

El catéter o sonda se conecta a una bolsa, mediante una llave de tres vías, se fija a la piel con unos puntos de sutura y apósitos. Se puede dejar colocada durante varias horas o hasta que el líquido drenado sea mínimo.

Se realizará un control radiológico.

Recoger todo el material utilizado, acomodar al paciente y anotar el procedimiento, así como la cantidad de líquido extraído.

Cuidados tras la punción

Terminado el procedimiento se dejará al paciente en cuidados intensivos con vigilancia hemodinámica, con el carro de reanimación cardiopulmonar cerca.

Control y contabilidad del líquido drenado.

Se realizará ecocardiografía antes de retirar el catéter.

Efectos adversos

  • Neumotórax (colapso del pulmón por un pinchazo accidental).
  • Punción de la pared cardíaca o vaso cardíaco.
  • Arritmias.
  • Infección del pericardio (pericarditis bacteriana).
  • Hemopericardio.
  • Perforación de estómago, hígado o colon.

Conclusiones

El taponamiento cardíaco es una situación crítica que si no es resuelta a tiempo puede comprometer la vida del paciente.

La paracentesis es la técnica que, realizada por manos expertas y ayudado por el material necesario, puede resolver con éxito esta afección, drenando el líquido anormalmente acumulado en la cavidad pericárdica.

Bibliografía

  1. De Soto, J. S., & Merino, R. (2008). Pericardiocentesis. Anales de Pediatría Continuada, 6(6), 364–368. https://doi.org/10. 1016/s1696-2818 (08)75603-8
  2. Derrame pericárdico. (s/f). Mayoclinic.org. Recuperado el 20 de abril de 2022, de https://www.mayoclinic. org/es-es/diseases-conditions/ pericardial-effusion/ diagnosis-treatment/drc-20353724
  3. Drs. Kaduo Arai H., R. T. (2015, diciembre 7). AVANCES CARDIOLÓGICOS: Revista científica de la SVC – Pericardiocentesis: técnica y seguridad en el procedimiento. Avancescardiologicos.Org; AVANCES CARDIOLÓGICOS: Revista científica de la SVC. https://avancescardiologicos. org/component/ k2/ item/77-pericardiocentesis-tecnica -y-seguridad-en-el- procedimiento.html
  4. Mazón, C.-S. M., Garrido, E. C., Estalella, G. M., Barriuso, E. C., Flores, S. A., & Fillat, Á. R. C. (2015). Taponamiento cardíaco y pericardiocentesis. Nursing, 32(4), 60–64. https://doi.org/10. 1016/ j.nursi.2015. 08.017
  5. Taponamiento cardíaco. (s/f). Manual MSD versión para público general. Recuperado el 20 de abril de 2022, de https://www.msdmanuals.com/es-es/ hogar/traumatismos-y-envenenamientos /traumatismos-tor%C3%A1cicos/ taponamiento-card%C3%ADaco
Salir de la versión móvil