Papel de Enfermería en el uso de la nutrición enteral y parenteral en UCI

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 2–Febrero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 2: 104

Autor principal (primer firmante): Ángel Gascón Marzal

Fecha recepción: 14/01/2024

Fecha aceptación: 09/02/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(2): 104

Role of Nursing in the use of enteral and parenteral nutrition in the ICU

Autores:

Ángel Gascón Marzal. Graduado en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de Zaragoza. Hospital clínico universitario Lozano Blesa UCI quirúrgica

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Laura Abenia Moreno. Graduada en Enfermería, Facultad de Ciencias de la Salud de Zaragoza. Hospital clínico universitario

Resumen

En el ámbito de la Enfermería el cuidado nutricional representa un papel relevante en los cuidados integrales de los cuales se encarga. Los pacientes en unidades de cuidados intensivos se encuentran en una situación crítica y por tanto necesitan un aporte adecuado de nutrientes acordes al proceso agudo por el que están ingresados.

La nutrición enteral y parenteral son dos modalidades que consisten en administrar nutrientes al paciente ya sea por una sonda nasogástrica o directamente al torrente sanguíneo.

Palabras clave:

Enfermería, Nutrición enteral, Nutrición parenteral.

Abstract

In the field of nursing, nutritional care plays a relevant role in the integral care of which it is responsible. Patients in intensive care units are in a critical situation and therefore need an adequate supply of nutrients according to the critical process for which they are hospitalized.

Enteral and parenteral nutrition are two modalities that consist of administering nutrients to the patient either by nasogastric tube or directly into the bloodstream respectively.

publica-articulo-revista-ocronos

Keywords:

Nursing, Enteral nutrition, Parenteral nutrition.

Objetivo

El objetivo de esta revisión bibliográfica es poner en relieve la importancia de la alimentación en el paciente crítico en UCI, el papel primordial de la Enfermería y los tipos de alimentaciones que se utilizan.

Se busca mejorar los conocimientos y prácticas de los profesionales sanitarios.

Metodología

Se ha realizado una búsqueda sistemática por varias bases de datos utilizando las palabras claves mencionadas, no se ha restringido por sexo ni por edad, únicamente por idioma.

Introducción

El paciente crítico es aquel que se encuentra en una situación de salud grave y que necesita cuidados intensivos, especializados e integrales en una unidad específica para ello.

El paciente se encuentra en un estado de estrés metabólico el cual, afecta al correcto funcionamiento del organismo pudiendo provocar un fallo multiorgánico 1.

Las características del paciente crítico son:

  • Inestabilidad fisiológica.
  • Riesgo vital inminente.
  • Monitoreo intensivo.
  • Necesidad de intervenciones médicas avanzadas.
  • Riesgo de complicaciones.

El paciente en estado crítico desarrolla dos fases durante su ingreso en la UCI 1.

  1. Fase de shock. En la que predomina un hipo metabolismo
  2. Fase de Flow.
    • Aguda o catabólica. Aumenta las necesidades generales del paciente, concretamente la proteicas.
    • Recuperación o anabólica. Esta fase se caracteriza por un aumento del anabolismo

Es importante discernir el estado nutricional para una actuación temprana y una mejor evolución y recuperación del paciente, para ello, hay diversas formas de evaluarlo 2:

  1. Valoración global objetiva: Es un proceso sistemático para determinar el grado de desnutrición de un individuo basándose en criterios clínicos, antropométricos, dietéticos y socioeconómicos del paciente 2.
  2. Valoración global subjetiva: En esta evaluación se integra el proceso de la enfermedad. Se basa en el juicio clínico del profesional de salud 2.

Hay que matizar que, aunque la valoración global subjetiva sea una herramienta útil para el profesional, puede estar influenciada por la percepción de este. En la práctica clínica es común utilizar una combinación de ambas para obtener una visión más completa del estado nutricional del paciente.

El soporte nutricional de un paciente ingresado hace referencia a la provisión de nutrientes, minerales y vitaminas a este, ya que por su condición no puede satisfacerse mediante una alimentación normal 1.

El soporte nutricional puede realizarse por dos principales vías según la situación clínica del paciente.

  • Nutrición enteral.
  • Nutrición parenteral.

Nutrición enteral

Se define nutrición enteral como aquella que utiliza la vía gastrointestinal para administrar los nutrientes que necesita el paciente 2,3.

El proceso de nutrición enteral consiste en la colocación de una sonda por la nariz/boca en el estómago (nasogástrica), duodeno (duodenal) o hasta el yeyuno (yeyunal) o directamente mediante procedimiento quirúrgico (gastrostomía o yeyunostomía).

A través de esta sonda se administran nutriciones enterales que proporcionan los nutrientes necesarios para mantener la salud del paciente 2,3.

Técnicas no invasivas: sondaje nasogástrico

  1. Explicar la técnica al paciente.
  2. Hacer una medición del trayecto mediante el método Hansen y marcar.
  3. Lavarse las manos y ponerse guantes.
  4. Lubricar el extremo distal.
  5. Colocar al paciente en Fowler.
  6. Introducir la sonda por la nariz hacia la faringe.
  7. Una vez en la orofaringe inclinar la cabeza hacia delante y pedir al paciente que trague saliva. Si sufre tos o cianosis retirar la sonda y reiniciar el procedimiento, es probable que haya ido a vía respiratoria.
  8. Cuando la marca llegue a la nariz, la sonda se debería encontrar en el estómago. Para comprobarlo se medirá el pH (<5,5), introduciremos aire por la misma escuchando con un fonendoscopio, o el más fiable, se realizará una placa de tórax.
  9. Una vez comprobado se fijará la sonda con esparadrapo a la nariz del paciente.

Cuidados del sondaje nasogástrico

  1. Cambiar diariamente la posición de la sonda.
  2. Cambiar el esparadrapo y limpiar los orificios.
  3. Higiene en boca y labios.
  4. Mantener en Fowler durante la alimentación y un rato después.
  5. Comprobar el residuo gástrico.
  6. La alimentación debe ser paulatina y estar a una temperatura correcta.
  7. Vigilar complicaciones.
  8. Lavar la sonda después de administrar alimentación o medicación.

El inicio de la nutrición enteral debe ser precoz, progresivo y escalonado. Estos factores ser relacionan con una reducción de riesgo de infección, de estancia en UCI y de la mortalidad.

La velocidad de administración inicial consistirá en valores de entre 10 y 20 ml/hora, los cuales se van aumentando según las tolerancias del paciente mediante la comprobación de residuo gástrico cada 6 horas (volúmenes mayores a 150 ml se consideran de intolerancia), síntomas gastrointestinales como náuseas, vómitos, distensiones abdominales y diarreas 2.

El final de la nutrición enteral consistirá cuando el paciente sea capaz de cubrir la mayor parte de las necesidades calóricas sin soporte nutricional 2.

Nutrición parenteral

La nutrición parenteral es una manera de administrar nutrientes al paciente evitando la vía gastrointestinal directamente al torrente sanguíneo. Normalmente, este modo se utiliza cuando el sistema gastrointestinal no es capaz de proporcionar los nutrientes ya sea por una alteración en la digestión debido a problemas médicos o cirugías 4.

Indicaciones

  • Pacientes en los que se prevé que no se pueda por vía enteral en los próximos días.
  • Pacientes estabilizados hemodinámicamente.
  • Pacientes con desnutrición moderada / grave.

Contraindicaciones

  • Pacientes en los que se prevé que la duración de la nutrición parenteral sea inferior a unos 7 días.
  • Pacientes con inestabilidad hemodinámica.
  • Pacientes con el sistema gastrointestinal funcionante y con indicaciones de la nutrición enteral.

La nutrición parenteral se administra directamente al torrente sanguíneo, por ello hay dos vías principales, mediante catéteres venosos central o periféricos 2.

Acceso periférico

El acceso periférico es aquel en el que se administra a través de la vena cefálica o basílica, por este motivo la osmolaridad de la fórmula debe ser inferior a 700 mOsm/L, ya que la fórmula es hipo/isoosmolar hace necesario unos volúmenes mayores con el objetivo de cubrir las necesidades del paciente. Estas fórmulas suelen cubrir los requerimientos proteicos, pero con una restricción calórica 2.

Se suele utilizar esta vía cuando el plan de nutrición parenteral es inferior a 14 días. También puede usarse como complementaria a una nutrición enteral 2.

Acceso central

La nutrición parenteral central se emplea en aquellos pacientes que requieren cubrir unas necesidades nutricionales totales, del 100%. Como se emplea una vía central la osmolaridad de las fórmulas pueden ser superiores a 700 mOsm/L 2.

El inicio de la nutrición parenteral debe ser precoz con un aporte del 1/3 de las necesidades del paciente crítico e ir aumentando hasta el 75-85% de las calorías diarias o el equivalente de su gasto energético en reposo 2.

En cuanto al fin de la nutrición parenteral las recomendaciones consisten en la reducción gradual de la tasa de infusión durante 2 horas previas. También es recomendable que se emplee una infusión de dextrosa al 10% durante 1 hora tras la detención 2.

Conclusión

En conclusión, la nutrición parenteral y enteral son dos terapias fundamentales que se usan para abordar las necesidades nutricionales del paciente crítico. Ambos enfoques tienen sus indicaciones y contraindicaciones, en esencia si el paciente tolera la vía enteral siempre es preferible a la parenteral al ser más fisiológica.

En el ámbito de la Enfermería, es esencial evaluar las necesidades nutricionales de cada paciente, además, en el contexto de la UCI el monitoreo constante y la evaluación periódica del paciente son fundamentales para ajustar la terapia y prevenir complicaciones.

Bibliografía

  1. Terapia nutricional en el paciente crítico. Universidad de Valladolid [Internet]. Uva.es. [citado el 18 de julio de 2023]. Disponible en: https://uvadoc.uva.es/bitstream/handle/1 0324/48235/TFG-M-N2395.pdf?sequence=1
  2. Ravasco P., Anderson H., Mardones F.. Métodos de valoración del estado nutricional. Nutr. Hosp. [Internet]. 2010 Oct [citado 2023 Jul 18]; 25(Suppl 3): 57-66. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S0212-16112010000900 009&lng=es.
  3. Ruiz-Santana Sergio. Nutrición enteral del paciente crítico en el siglo XXI. Nutr. Hosp. [Internet]. 2018 [citado 2023 Jul 18]; 35(spe2): 27-33. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S0212-16112018000500 005&lng=es. Epub 21-Sep-2020. https://dx.doi.org/10.20960/nh.1957.
  4. Gómez López Lilianne. Indicaciones de la nutrición parenteral. Nutr. Hosp. [Internet]. 2017 [citado 2023 Jul 20]; 34(Suppl 3): 4-8. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?scrip t=sci_arttext&pid=S0212-16112017000800 002&lng=es. https://dx.doi.org/10.20960/nh.1374.