Plan de Cuidados de Enfermería en el paciente anciano ante una caída. Caso clínico

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 158

Autor principal (primer firmante): Noelia Roxana Mayta Huaraca

Fecha recepción: 1 de Junio, 2021

Fecha aceptación: 27 de Junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 158

Autores:

  • Noelia Roxana, Mayta Huaraca: Enfermera en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  • Lorena García Neila: Enfermera en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  • Melani Pozo Celma: Enfermera en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza. Master en Cuidados Especializados de Enfermería en Urgencias y Críticos. Universidad de Alcalá. Experto Universitario en Urgencias en Salud Mental. Universidad Europea Miguel de Cervantes
  • Beatriz Gea Artigas: Enfermera en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  • Carolina Ortego Destre: Enfermera en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.
  • Jagoba Sardón Pérez: Enfermero en Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa. Zaragoza.

Resumen

La caída es uno de los grandes síndromes geriátricos; se define como una precipitación de una persona al suelo, repentina e insospechada. Constituyen un problema frecuente en personas mayores, sufriendo incapacidad, dependencia y múltiples enfermedades e incluso la muerte. Este tipo de accidentes se produce tanto por razones fisiológicas asociadas al envejecimiento y por enfermedades predisponentes, como también por motivos ambientales.

Aproximadamente el 30% de los mayores de 65 años se cae una vez al año, porcentaje que aumenta a 50% en quienes superan los 80; 1 de cada 3 que viven en la comunidad, tiene riesgo de presentar una caída en el último año.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Tienen implicancias sociales y de salud pública. La aplicación de medidas de prevención puede disminuir notablemente su incidencia y, por tanto, sus consecuencias.

En el siguiente caso clínico aplicaremos la atención de Enfermería en un paciente de 80 años de edad, con diagnóstico de caída, previa revisión de la historia clínica, donde se pone en práctica las herramientas diagnosticas NANDA, junto con las intervenciones (NIC), y resultados (NOC).

Palabras clave: caídas, ancianos, cuidados, Enfermería; NANDA, NOC, NIC.

Introducción

La Organización Mundial de la Salud define caída como “acontecimientos involuntarios que hacen perder el equilibrio y dar con el cuerpo en tierra u otra superficie firme que lo detenga”. Las caídas son un fenómeno negativo de gran importancia en los ancianos y se constituyen como un marcador de fragilidad en ellos. Además, suponen un problema de gran magnitud personal, social, sanitaria e incluso económica, se sitúan entre las patologías más frecuentes del anciano y se asocian a una elevada mortalidad, morbilidad y deterioro en la funcionalidad del individuo, en muchos casos, llevándolos a la discapacidad, causando gran impacto en su calidad de vida.

Causas

Entre los factores intrínsecos de una caída deben considerarse:

Factores médicos: patologías crónicas, posibles enfermedades agudas causantes de la caída especialmente infecciones y las que afectan al sistema cardiovascular, neurológico y osteomuscular. Es importante la valoración de la agudeza visual y auditiva, así como el estado de los pies, pues también influyen en el riesgo de caídas.

Factores funcionales: La situación física del anciano va a influir en el riesgo de caídas que presenta. Diversos estudios han puesto de manifiesto la asociación que existe entre la dependencia para las actividades básicas de la vida diaria y un mayor riesgo de caídas. Asimismo, deben valorarse la fuerza muscular y el equilibrio.

publica-articulo-revista-ocronos

Factores mentales y psicoafectivos: El deterioro cognitivo de cualquier origen y los estados depresivos son situaciones que se asocian a caídas. Es importante valorar las consecuencias de caídas previas (miedo a volver a caer) que en muchas ocasiones dan lugar a un deterioro de la movilidad, empeoramiento de los contactos sociales y dependencia del cuidador, que favorecen a su vez nuevas caídas.

Factores farmacológicos: Es importante revisar el tratamiento farmacológico que toma el anciano, asegurarse de que las dosis son correctas y de que no se automedica, así como revisar fármacos que pudieran favorecer la aparición de caídas (antihipertensivos, neurolépticos, benzodiazepinas, antiparkinsonianos…)

Al valorar los factores extrínsecos que influyen en las caídas es importante eliminar posibles obstáculos que puedan encontrarse en el domicilio (alfombras, animales, líquidos u objetos en el suelo…) y valorar las condiciones de iluminación del lugar. En el anciano frágil las caídas suelen tener lugar durante el desarrollo de sus actividades de autocuidado, lo mismo que ocurre en mayores institucionalizados.

Consecuencias de las caídas

La caída se asocia con importantes consecuencias físicas, psicológicas, sociales y económicas.

Físicas

Incluyen contusiones, heridas, desgarros, fracturas, traumatismos encefálicos, torácicos y abdominales. Si la persona permaneció mucho tiempo en el suelo, puede presentar deshidratación, úlceras e infecciones. Se estima que el 1% de las caídas produce fracturas; sin embargo, el 90% de las fracturas presenta el antecedente de una caída previa. La incidencia de fractura aumenta exponencialmente con la edad a partir de los 50 años. Hasta los 75 años, las fracturas más frecuentes se producen en las extremidades superiores (al colocar las manos). Por encima de esa edad son más frecuentes en los miembros inferiores por pérdida del reflejo de apoyo (fractura de cadera).

Psicológicas

La más importante es el síndrome poscaída que se caracteriza por el miedo a volver a caer. Esto supone cambios en el comportamiento, con la declinación funcional. Entre el 9 y 26% de las personas que sufrieron una caída, reconocen haber cambiado sus hábitos. En los pacientes que se fracturaron, el impacto sobre la calidad de vida es doble: físico y psíquico debido al miedo a caer. En algunos casos se ha reportado que ese temor se prolongó hasta tres años en el tiempo. A las limitaciones funcionales poscaída (dolores, impotencia funcional) se añaden la ansiedad y el miedo a repetir un evento, restringen su actividad habitual, lo que influye notablemente en su día a día. No sale a pasear, las interacciones sociales, su ocio se restringe a actividades estáticas, no realiza la higiene habitual e incluso dejan de vestirse de manera autónoma por miedo a tropezar y caer de nuevo. Por otra parte, la familia puede ejercer un papel negativo, sobreprotegiendo.

La pérdida de confianza en sus capacidades y la constante demanda de ayuda, hacen que el anciano se vuelva cada vez más dependiente, desarrollando en muchas ocasiones cuadros depresivos.

Socioeconómicas

Los pacientes que sufren caídas realizan más consultas al médico, al servicio de emergencias, aumentan el ingreso en hospitales o instituciones geriátricos.

Prevención en las caídas

Las estrategias de prevención de las caídas deben ser integrales y polifacéticas; dar prioridad a la investigación y a las iniciativas de salud pública para definir mejor la carga, explorar los factores de riesgo y utilizar estrategias preventivas eficaces; apoyar políticas que creen entornos más seguros y reduzcan los factores de riesgo; fomentar medidas técnicas que eliminen los factores que posibilitan las caídas; impulsar la formación de los profesionales sanitarios en materia de estrategias preventivas basadas en datos científicos, y promover la educación individual y comunitaria para aumentar la concienciación.

Los programas eficaces de prevención de las caídas tienen como objetivo reducir el número de personas que las sufren, disminuir su frecuencia y reducir la gravedad de las lesiones que producen.

Considerando que en las caídas influyen factores físicos y externos, es importante tomar medidas en ambos ámbitos. “En primer lugar, es necesario hacer ejercicio, fundamentalmente aquellos que mejoran el equilibrio, como el taichí o de equilibrio dinámico, aumentan la fuerza muscular. De todas formas, la marcha de 30 minutos diarios es siempre recomendable”.

También es clave corregir aquellos problemas físicos que aumentan el riesgo de caídas, por lo tanto, cuando corresponda, se debe mejorar la agudeza visual con lentes o cirugía, si está indicada; reducir al máximo posible los medicamentos, tratar la hipotensión ortostática, y normalizar los niveles de vitamina B12 y vitamina D, ya que su carencia puede producir problemas de fatiga y pérdida de equilibrio.

Cabe destacar que los factores ambientales considerados como factores externos a la persona son importantes para prevenir las caídas. El tipo de suelo o las barreras arquitectónicas presentes se pueden modificar para disminuir los riesgos ambientales y así prevenir las caídas. Asimismo, es importante modificar las condiciones del hogar, retirando alfombras, mejorando la iluminación e instalando pasamanos en escaleras, en la tina de baño y al costado del excusado.

Presentación del caso clínico

Paciente mujer de 80 años, acude al servicio de urgencias, en ambulancia del 061 tras haber sufrido una caída, refiere dolor en miembro inferior derecho, imposibilidad de movilizar zona afectada. Institucionalizada en una residencia desde hace 3 años. Alerta. Sin alergias medicamentos conocidas. Continente urinario y fecal. Manifiesta temor a una nueva caída y desanimada ante su nueva circunstancia de dependencia.

Paciente cuenta con apoyo familiar y entorno social.

Antecedentes Personales: hipertensión arterial (HTA9, Diabetes Mellitus tipo 2.

Medicación Actual: Pantoprazol 20 mg en desayuno, Losartán 50 mg en el desayuno, Adiro 100 mg en la comida. Paracetamol 1 g si dolor.

Constantes vitales:

Tensión arterial (TA): 130/75 mmHg, frecuencia cardiaca (FC): 98 lpm (latidos por minuto), saturación arterial de oxígeno (Sat): 96%, temperatura (Tº): 36,4ºC.

Pruebas complementarias:

Se realiza radiografía de extremidad derecha, sin ningún signo de fractura.

La paciente se encuentra con dolor agudo, impotencia funcional de miembro afectado y malestar general, afebril. Se canaliza vía Intravenosa, para la administración de fluidoterapia, analgésicos (paracetamol 1 gramo vía intravenosa y Nolotil).

Tras sufrir caída y la realización de pruebas complementarias, no se aprecia signos de fractura, evidenciando contusión. Se queda en sala observación para vigilancia y estabilización clínica.

Se realiza valoración de Enfermería y se inicia plan de cuidados.

Valoración por necesidades de Virginia Henderson

1. Respiración.

Sin alteraciones

2. Alimentación/Hidratación.

Sin alteraciones.

3. Eliminación.

Continente urinaria y fecal, pero se coloca pañal, por limitación de miembro inferior derecho

4. Movilización.

Presenta limitación funcional, por caida.

5. Sueño/Descanso.

Suele tener sueño reparador.

6. Vestirse/Desvestirse.

No valorable. Utiliza pijama del hospital.

7. Temperatura corporal.

Sin alteraciones.

8. Higiene y estado de la piel.

Se observa piel limpia e hidratada.

9. Evitar peligros/Seguridad.

Tras la caída se encuentra Con dolor, por riesgo de caída se coloca barandillas.

10 Comunicación.

conversación coherente.

11. Creencias/Valores.

Es católica.

12. Trabajar/Realizarse.

Jubilada.

13. Recrearse.

Participa en actividades lúdicas de residencia.

14. Aprender.

Se dará recomendaciones y estrategias en la prevención de caídas posteriores.

Plan de Cuidados de Enfermería, NANDA, NIC, NOC.

NANDA (00132) Dolor agudo r/c agente lesivos M/P expresividad en rostro.

NOC

(01605) Control de dolor.

(2101) Dolor: efectos nocivos

NIC

(2210) Administración de analgésicos.

Actividades:

  • Determinar la ubicación, características, calidad y gravedad del dolor antes de medicar al paciente.
  • Comprobar historial de alergias y órdenes médicas sobre el medicamento, dosis y frecuencia del analgésico prescrito.
  • Evaluar la capacidad del paciente para participar en la selección del analgésico, vía y dosis, e implicarle.
  • Elegir el analgésico o combinación de los mismos, cuando se prescriba más de uno.
  • Mantener un ambiente cómodo y otras actividades que ayuden en la relajación para facilitar la respuesta a la analgesia.
  • Administrar los analgésicos a la hora adecuada para evitar picos y valles de la analgesia, especialmente con el dolor severo.
  • Evaluar la eficacia del analgésico a intervalos regulares después de cada administración, pero especialmente después de dosis iniciales, se debe observar también si hay señales y síntomas de efectos adversos (depresión respiratoria, náuseas, vómitos, sequedad de boca y estreñimiento).
  • Registrar la respuesta al analgésico y cualquier efecto adverso.

(1400) Manejo del dolor.

Actividades:

  • Realizar una valoración exhaustiva del dolor que incluya la localización, características, aparición/duración, frecuencia, calidad, intensidad o severidad del dolor y factores desencadenantes.
  • Observar claves no verbales de molestias.
  • Asegurarse de que el paciente reciba los cuidados analgésicos correspondientes.
  • Utilizar estrategias de comunicación terapéuticas para reconocer la experiencia del dolor y mostrar la aceptación de la respuesta del paciente al dolor.
  • Determinar el impacto de la experiencia del dolor sobre la calidad de vida (sueño, apetito, actividad, función cognoscitiva, humor, relaciones, trabajo y responsabilidad de roles).
  • Evaluar, con el paciente y el equipo de cuidados, la eficacia de las medidas pasadas de control del dolor que se hayan utilizado.
  • Determinar la frecuencia necesaria para la realización de una valoración de la comodidad del paciente y poner en práctica un plan de seguimiento.
  • Proporcionar información acerca del dolor, tales como causas del dolor, el tiempo que durará y las incomodidades que se esperan debido a los procedimientos.
  • Controlar los factores ambientales que puedan influir en la respuesta del paciente a las molestias (temperatura de la habitación, iluminación y ruidos).
  • Animar al paciente a vigilar su propio dolor y a intervenir en consecuencia.
  • Proporcionar a la persona un alivio del dolor óptimo mediante analgésicos prescritos.
  • Evaluar la eficacia de las medidas de alivio del dolor a través de una valoración continua de la experiencia dolorosa.
  • Instaurar y modificar las medidas de control del dolor en función de la respuesta del paciente.
  • Fomentar períodos de descanso / sueño adecuados que faciliten el alivio del dolor.
  • Notificar al médico si las medidas no tienen éxito.

NANDA (00085) Deterioro de la movilidad física R/C caída M/P dolor.

NOC

(02102) Nivel del dolor.

NIC

(180) Manejo de energía.

Actividades:

  • Determinar las limitaciones físicas del paciente.
  • Favorecer la expresión verbal de los sentimientos acerca de las limitaciones.
  • Vigilar la respuesta cardiorrespiratoria a la actividad (taquicardia, otras disritmias, disnea, diaforesis, palidez, presiones hemodinámicas y frecuencia respiratoria).
  • Observar la localización y naturaleza de la molestia o dolor durante un movimiento / actividad.
  • Limitar la cantidad de visitas y las interrupciones por parte de las mismas.
  • Favorecer el reposo / limitación de actividades.

NANDA:(00146) Ansiedad R/C caídas M/P dificultad para AVDS.

NOC

(1402) Control de la ansiedad.

(0202) Nivel de movilidad

(1909) Conducta de prevención de caídas

NIC

(5820) – Disminución de la ansiedad

Actividades:

  • Hacer un acercamiento tranquilo para que se sienta más seguro.
  • Definir claramente las expectativas de conducta.
  • Intentar entender la perspectiva del paciente en una situación estresante.
  • Proporcionar información respecto al diagnóstico, tratamiento y pronóstico Permanecer con él/ella, para darle seguridad.
  • Dar órdenes simples.
  • Escuchar atentamente.

(6490) Prevención de caídas.

Actividades:

  • Identificar déficit cognoscitivo o físico de pacientes que puedan aumentar posibilidad de caídas en un ambiente dado.
  • Identificar conductas y factores que aumentan el riesgo de caídas (medicamentos, ayuno prolongado, posoperatorio, crisis convulsivas, etc.)
  • Identificar las características del ambiente que puedan aumentar la posibilidad de caídas (pisos resbaladizos, iluminación, etc.)
  • Mantener en buen estado los dispositivos de ayuda.
  • Bloquear o desbloquear las ruedas de las sillas y otros dispositivos en la transferencia del paciente.
  • Utilizar barandales laterales de longitud y altura requerida para rebasar el borde del colchón de la cama, cuna o camilla.
  • Colocar los objetos al alcance del paciente sin que tenga que hacer esfuerzos
  • Instruir al paciente y a familiares para que solicite ayuda en caso necesario
  • Responder inmediatamente al llamado del paciente y/o familiares.
  • Disponer de iluminación adecuada para aumentar la visibilidad.
  • Colocar señales que alerten al personal del grado de riesgo de caída que tiene el paciente. -Orientar al paciente y familiares sobre los factores de riesgo a los que está expuesto.
  • Llevar a cabo medidas precautorias que sustituyan la falta de equipo necesario (coparticipación familiar).
  • Uso de silla durante el baño de regadera.
  • Utilizar medidas de protección y seguridad para el control de la marcha, el equilibrio y cansancio durante la deambulación.
  • Colocar el banco de altura a una distancia que le permita al paciente su uso inmediato o mantener por debajo de la cama en tanto no sea requerido
  • Evitar la deambulación del paciente en piso mojado, sin calzado y con aditamentos que los sustituyan (calcetines, vendas, gorros, etc).

Evaluación

La paciente tras permanecer en urgencias durante la noche y haberse administrado medicación vía intravenosa, paracetamol 1 gramo vía intravenosa cada 8 horas, enantyum 50 mg cada 8 horas.

El dolor agudo cede, con analgesia administrado, se observa mejoría de estado general. y no encontrando motivos para ingreso hospitalario, ya que contusión de extremidad superior derecha por caída, puede ser controlado en centro residencial. Dan el alta domiciliaria con seguimiento de médico de atención primaria (MAP).

Médico responsable de unidad de urgencias, prescribe tratamiento para paliar el dolor a consecuencia de la caida; Enantyum 25 mg 1 comprimido cada 8 horas por 7 días, paracetamol 1 g y nolotil 575 mg si dolor.

También se le da al paciente y familiar recomendaciones en la importancia de tomar medidas y prevenciones, respecto las caídas y sus consecuencias.

Bibliografía

  1. Caídas en las personas mayores ¿porque se producen?-Lares de la comunidad Valenciana [Internet].[citado 28 de mayo del 2021]Disponible en: https://www.larescvalenciana.org/ caidas-personas-mayores/
  2. Caídas en adultos mayores: principales causas y como prevenir- Clínica Alemana [Internet].28 de enero 2018[citado 28 de mayo del 2021] Disponible en:https://www.clinicaalemana.cl/ articulos/detalle/ 2018/caidas-en- adultos-mayores-principale s-causas-y-como-prevenir
  3. OMS. Caídas [Internet].26 de abril del 2021 [citado el 28 de mayo 2021]. Disponible en: https://www.who.int/es/ news-room/fact-sheets /detail/falls
  4. Quintar E, Giber F.Las caidas en el adulto mayor: Factores de riesgo y consecuencias [Internet].2014 [citado 28 de mayo];10(3)278-286. Disponible en: http://www.osteologia.org.ar/files/ pdf/rid39_quintar.pdf
  5. Casanova A, Brosen C,Calvo D, et al.Nursing interventions classification NIC[Internet]. Aragon: Metodologia Enfermero de Aragon; 215 [citado 28 mayo 2021]. Disponible en:http://bibliosjd.org/wp-content/ uploads/2017/02/INTERVENCIONES -ENFERMERÍA-NIC-UTILES- EN-LA-ATENCION-EXTRA HOSPITALARIA.pdf
  6. NANDA. Diagnósticos enfermeros: definiciones y clasificación 2018-2020. Elsevier. Barcelona; 2019.