Paciente con quemaduras eléctricas

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 408

Autor principal (primer firmante): Paula Solchaga Peñin

Fecha recepción: 01/12/2023

Fecha aceptación: 27/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 408

Management of electric burns

Autoras:

Paula Solchaga Peñin – Enfermera – Servicio Aragonés de Salud

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Belén Ruiz Blasco – Enfermera -Servicio Aragonés de Salud

Sara Isabel Bernal Blasco – Terapeuta ocupacional – Servicio Aragonés de Salud

Resumen

Las quemaduras eléctricas son las lesiones térmicas más devastadoras, pueden ocasionar desde lesiones superficiales, hasta lesiones profundas, afectando negativamente el correcto funcionamiento orgánico.

Generan una gran morbilidad y afectan no solo la piel, sino a órganos vitales como el corazón y el riñón, al sistema neurológico, al sistema musculoesquelético etc. Este tipo de lesiones terminan con una alta tasa de amputaciones y heridas de difícil manejo.

Palabras clave: quemaduras, quemaduras por electricidad

Abstract

Electrical burns are the most devasting thermal injures. They can cause superficial injures and deep injures wich affect negatively to the organic functioning.

They generate great morbidity and affect the skin and vital organs as the heart and kidney. Also affect the neurological system, the muskulosketal system, etc. These types of injures end up with a high rate of amputations and wound wich are difficult to manage.

publica-articulo-revista-ocronos

Keywords: burns, burns electric

Introducción

Las quemaduras eléctricas son las lesiones térmicas más devastadoras en relación con su tamaño, afectando normalmente a la piel y a tejidos más profundos y la causa más frecuente de amputaciones de la unidad de quemados.

Se debe tener en cuenta que aproximadamente el 15   de los pacientes que sufren una quemadura eléctrica tienen asociada otro tipo de lesiones traumáticas además de la quemadura, motivo por el cual se suele hablar de traumatismo eléctrico.

El efecto del contacto entre el cuerpo humano y la energía eléctrica puede ser catastrófico, de acuerdo al tipo y potencia de la corriente eléctrica, el voltaje, resistencia del tejido expuesto y tiempo de exposición, puede ocasionar desde lesiones superficiales, hasta lesiones profundas, afectando negativamente el correcto funcionamiento orgánico.

Quemaduras eléctricas

Las quemaduras eléctricas son quemaduras térmicas producidas por un calor de muy alta intensidad cuando el cuerpo de la víctima se convierte en una resistencia accidental, produciéndose una reacción citotóxica.

La corriente eléctrica por sí sola no posee temperaturas térmicas elevadas, pero al entrar en contacto con los tejidos del organismo, se generan altas temperaturas producto de la resistencia que dicho tejido supone para la corriente eléctrica.

Tipos de traumatismos eléctricos

TRAUMATISMO ELÉCTRICO DIRECTO: hay paso de corriente eléctrica a través del organismo:

  • Traumatismo eléctrico de bajo voltaje (<1000 V): constituyen aproximadamente el 80% de todos los traumatismos eléctricos. La quemadura suele localizarse en la zona próxima a la lesión, que suelen ser la boca y las manos. Puede ocasionar arritmias graves.
  • Traumatismo eléctrico de alto voltaje (>1000 V): son quemaduras cutáneas de varios grados que se asocian la destrucción intensa de tejidos profundos afectando a múltiples órganos.

TRAUMATISMO ELÉCTRICO INDIRECTO O ARCO VOLTAICO: son consecuencia de la salida y entrada de la corriente de una parte a otra del cuerpo, especialmente en áreas de flexión como la muñeca, codos, axila o hueco poplíteo.

FLASH ELÉCTRICO: se produce una quemadura por una llama instantánea al incendiarse la ropa u otros elementos del entorno.

Mecanismos de lesión

Los 4 principales mecanismos de lesiones producto de la electricidad son:

  • Daño tisular directo: alteración en el potencial de reposo de la membrana celular generando contracción muscular (tetania).
  • La transformación de energía eléctrica a térmica (ley de Joule): destrucción y necrosis coagulativa en los tejidos.
  • Lesión mecánica: Traumatismos causados por violentas contracciones musculares o caídas, posterior al contacto con la corriente eléctrica.
  • Teoría de la electroporación: alteración de las proteínas de las membranas celulares alterando su función e integridad.

Fisiopatología

Las lesiones por quemaduras eléctricas se basan principalmente en la Ley de Ohm. Según esta teoría, la intensidad de la corriente eléctrica es directamente proporcional al voltaje e inversamente proporcional a la resistencia del tejido afectado.

La exposición de diferentes partes del cuerpo a un mismo voltaje generará una diferente corriente porque la resistencia varía significativamente entre diferentes tejidos. Los nervios, los vasos, las mucosas y los músculos tienen la menor resistencia; mientras que huesos, grasa y tendones tienen la mayor resistencia. La piel es la primera resistencia del cuerpo a la corriente, pues presenta una resistencia intermedia que varía dependiendo del grosor y humedad.

Manifestaciones clínicas

  • Cutáneas: quemaduras de distintos grados (dérmicas y subdérmicas). Se debe intentar identificar una quemadura de entrada y una quemadura de salida de la corriente eléctrica.
  • Musculares: el comportamiento del traumatismo eléctrico con relación a los músculos es similar al de un síndrome por aplastamiento. Se produce edema y necrosis muscular que produce elevación enzimática creatinfosfoquinasa (CPK) y mioglobina.
  • La monitorización de la elevación de la CPK es útil en el diagnóstico de daño muscular y en el control de la respuesta al tratamiento.
  • La elevación de la mioglobina puede producir daño renal que debe ser controlado.
  • Vasculares: el traumatismo eléctrico produce necrosis. Esta necrosis se produce por la suma de dos efectos diferentes:
    • El paso de la corriente por un mal conductor (el cuerpo humano) origina una elevada producción de calor que produce necrosis directa de los tejidos.
    • El paso por los vasos sanguíneos daña los endotelios (lo que puede originar trombosis posteriormente) y la capa media (disminuyendo su resistencia lo que puede terminar originando hemorragias secundarias).

Las zonas que por trombosis o por hemorragia quedan privadas de aporte sanguíneo adecuado, terminaran por necrosarse, incrementando así la dimensión y profundidad de la quemadura eléctrica

  • Cardíacas: se debe realizar la monitorización cardíaca durante por lo menos 24 horas.
  • El bajo voltaje: produce arritmias cardíacas de modo precoz.
  • Alto voltaje: produce taquicardia sinusal y cambios en la onda T.
  • Neurológicas: las manifestaciones clínicas neurológicas son muy variables, y pueden presentarse como neuropatía periférica aguda (29%) o tardía, daño medular (2-5%), pérdida de conocimiento, cefalea, crisis convulsivas…
  • Óseas: se producen fracturas hasta en un 10   de los casos por tetanización muscular.
  • Otras: se puede producir lesión de órganos intraabdominales, perforación abdominal, necrosis pancreática o hepática, daño renal, alteraciones oculares etc.

Tratamiento

Tratamiento general

Una vez que el accidentado pierde el contacto con la electricidad, hay que comprobar si mantiene la función cardiaca y respiratoria. Deben instaurarse de inmediato las maniobras de reanimación cardiorrespiratoria.

Si el episodio ha sido de muy corta duración, lo normal es que la resucitación sea estable. En caso contrario, la acidosis producida por la anoxia puede reproducir el paro. Por eso es importante, en cuanto sea posible, instaurar una vía venosa para administración de líquidos y fármacos que corrijan la acidosis.

Tratamiento local

Con respecto a las quemaduras, lo más común es recurrir a una cura oclusiva. Tras limpiar adecuadamente la herida, se cubre y se espera a que se delimite definitivamente el alcance de la quemadura.

Posteriormente se realiza el desbridamiento de aquellas zonas claramente necróticas, manteniendo la limpieza de la herida y dejando que cure por segunda intención.

La razón de este enfoque conservador en el manejo de la herida es que, debido a lo irregular de profundidad, resulta muy difícil eliminar el tejido necrosado en profundidad sin dañar innecesariamente tejido sano.

Además, estos desbridamientos son muy cruentos y se acompañan de importantes pérdidas de sangre. Por eso, el desbridamiento inmediato, seguido de una segunda intervención 48 o 72 horas después para completar el desbridamiento y practicar una reparación plástica es algo que sólo debe realizarse en centros especializados.

Por supuesto que existe un tercer planteamiento en el tratamiento quirúrgico de estas quemaduras, que es la amputación, cuando el tejido que puede conservarse es insuficiente para preservar la zona.

Conclusiones

Las lesiones eléctricas han sido un gran reto en la Medicina, ya que generan una gran morbilidad y afectan no solo la piel, sino órganos vitales como el corazón por daño miocárdico directo y arritmias. También pueden llevar a la instauración de un fallo renal agudo secundario a rabdomiólisis, síndrome compartimental que termina con una alta tasa de amputaciones y heridas de difícil manejo.

La prevención de este tipo de incidentes, es por mucho la mejor alternativa y que las consecuencias físicas y psicológicas pueden ser aciagas para las víctimas, reflejándose en afectaciones negativas en el entorno social y laboral.

Bibliografía

  1. Juan Carlos Leyva, Francisco Carvajal-Flechas. Lesiones eléctricas. Univ. Méd [Internet]. 2015 [Consultado 3 septiembre 2023]; 56(1): páginas: 63-74. Disponible en: https://revistas.javeriana.edu.co/index. php/vnimedica/article/download/16343/1 3125/57752
  2. Ulcerasfora.sergas.gal. Quemaduras electricas [Internet]. Galicia. [Acceso 3 sep. de 2023]. Disponible en: https://ulcerasfora.sergas.gal/Informaci on/Queimaduras- electricas?idioma=es&print=1
  3. Velasco Cargua, AE, Díaz Chávez AK, Espín Jiménez J, Ruíz Satán JF. Manejo de quemaduras eléctricas. RECIMUNDO [Internet]. 2020 [Consultado 3 septiembre 2023]; 4(1): páginas: 135-141. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/descarga/art ículo/7402284.pdf.
  4. Luis Felipe González Castro, Sandra Viviana Ávila Vargas, Jenny Tatiana Quezada Rueda, Sonia Margarita Vivas García. Revista Fisiopatología de las quemaduras eléctricas: artículo de revisión. Revista Chilena de Anestesia. [Internet]. 2019 [Consultado 4 septiembre 2023]; 48(2): páginas: 115-122. Disponible en: https://revistachilenadeanestesia.cl/fis iopatologia- de-las-quemaduras-electricas-artículo-de -revision/
  5. García-Alonso I. Lesiones producidas por la electricidad. [Internet]. Capítulo 8. [Consultado 4 de septiembre de 2023]. Disponible en: http://www.oc.lm.ehu.es/Fundamentos/pato logia/Apoyo/Cap%208%20Lesiones%20por%20 electricidad.pdf