Nutrición enteral y parenteral

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº1: 137

Autor principal (primer firmante): Esther Méndez González

Fecha recepción: 8 de enero, 2023

Fecha aceptación: 13 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1) 137

Autor

  • Esther Méndez González

Categoría profesional

Diplomada en Enfermería

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

El soporte nutricional debe ser sostenido adecuadamente, para brindar respuesta al estado nutricional, a la composición corporal, a la calidad de vida y el bienestar e incluso, debe optimizar el respaldo en las terapias. Sin embargo, la dieta oral en pacientes con cáncer puede presentar un serio problema en el aparato digestivo y provocar alteraciones parciales o totales. Es por ello, que los tratamientos de quimioterapia, manifiestan síntomas de náuseas, diarreas, estomatitis, entre otros. (2).

La nutrición enteral es una fórmula que aporta minerales y nutrientes, mediante una sonda. La nutrición enteral también es denominada nutrición artificial, en la que se pueden retomar pérdidas de nutrientes y modificar de alguna forma el déficit orgánico, con el propósito de promover el equilibrio energético. Sin embargo, la ausencia de nutrientes puede manifestar cambios funcionales y morfológicos, los cuales se presentan disminuyendo la absorción. Al igual que, disminuye la secreción de enzimas y hormonas. (2).

Cuando el paciente presenta cáncer requiere de una valoración nutricional, en el que el experto hace un cálculo de necesidades y manifiesta el requerimiento energético y los micronutrientes que necesita. De esta manera, hacer una selección de sustratos en los que puede considerar la arginina, glutamina, ornitina, nucleótidos, triglicéridos de cadena media y ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga.

Del mismo modo, se encuentran los ácidos grasos como el Omega 9 y las fibras y ácidos grasos de cadena corta. (2)

En definitiva, las complicaciones en la nutrición enteral pueden darse a través de dificultades mecánicas, tales como la obstrucción de la sonda, perforaciones, erosiones y neumonía por aspiración. Problemas infecciosos, como la contaminación bacteriana de la fórmula. Complicaciones gastrointestinales, como por ejemplo diarrea, distensión y estreñimiento. Y finalmente, problemas metabólicos, cómo hiperglucemia, hipercalcemia, entre otras. (2).

Palabras clave: nutrición, parenteral, enteral, adultos, suplementos, control periódico.

Abstract

Enteral and parenteral nutrition brings with it the rapid progress of the patient when he is immersed in a situation in which he cannot consume any type of food. In addition, experts and specialists in the field seek to provide sustenance with supplements of vitamins, protein, and mineral nutrients, which the patient requires for their well-being and quality of life.

That is why these types of nutrition are the most appropriate that an expert should indicate so that the patient is comforted quickly. Several studies indicate that patients who are in a surgery process lose 20% of body mass, of which only 3.5% do not lose their weight, that percentage is considered minimal concerning those who do lose weight.

Forcefully, a deep investigation of the literary content that exists in digital spaces was made, to understand the nutritional requirement of patients. Consequently, a satisfactory result was obtained which indicates enteral and parenteral nutrition are conducive not only to giving the patient the quality he requires, but also are worthy of further investigation for a chronic case that may occur.

Keywords: nutrition, parenteral, enteral, adults, supplements, periodic monitoring.

Introducción

Se quiere dar comienzo con un estudio denominado «Nutrición enteral frente a nutrición parenteral en el período preoperatorio» publicado por la Revista Endocrinología y Nutrición reveló que los pacientes perdieron más del 20% de su peso antes de la cirugía.

Esto ocasionó un 33.3% de mortalidad frente a un 3.5% de pacientes que no perdieron peso. Es por ello, que la mala nutrición sugiere un grave problema en los efectos positivos que pueda traer la cirugía. Sin embargo, la terapia nutricional implica un riesgo. (11).

Conceptualmente hablando, la nutrición enteral está ligeramente sometida a problemas con el funcionamiento del sistema digestivo.

La nutrición enteral disminuye la respuesta metabólica y optimiza la supervivencia. Por otro lado, la nutrición parenteral favorece el crecimiento bacteriano. Además, está vinculado con la reducción de defensas y la falta de nutrientes. (11).

Los datos del estudio recogido presentaron equilibrios positivos en el tratamiento, ya que el peso corporal aumentó gradualmente hasta un 6.3%. Sin embargo, las cifras de albúmina se expandieron en ambos grupos, dando como resultado un 6.3 y un 7.4%. Es por ello, que la malnutrición de las poblaciones se da dependiendo de la edad, el diagnóstico y el estado nutricional del paciente. (11).

De manera contundente, la evolución del paciente se brinda por la eficacia de la nutrición enteral y la nutrición parenteral, debido a que el aporte de nutrientes se compara con otros factores que abordan la nutrición en la operación. (11).

Objetivos

Objetivo general

Identificar el contenido literario en bibliotecas digitales basado en la calidad de la administración enteral y parenteral para una persona adulta que requiera una cirugía, desde un centro de nutrición clínica.

Objetivos específicos

  • Considerar la calidad de la administración enteral y parenteral.
  • Revisar las injerencias en los pacientes que se le suministra nutrición enteral y parenteral, cumpliendo con estándares de calidad y supervisión.
  • Chequear las complicaciones vinculadas a la nutrición enteral y parenteral.

Métodos

En la actualidad, la nutrición enteral cuenta con algunos métodos de infusión, en donde la ausencia de nutrientes de alguna manera es una condicionante para la pérdida de peso y la integridad estructural, esto favorece el aumento bacteriano y al mismo tiempo extiende la flexibilidad de la barrera intestinal. Sin embargo, a la vez libera secretora e influye en el crecimiento de la flora bacteriana. Algunos autores, los cuales hace referencia el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) revelan que prefiere la nutrición enteral que la nutrición parenteral en los pacientes críticos, debido a que existe la posibilidad de tener menos complicaciones infecciosas. (1).

Por otro lado, la nutrición parenteral no presenta consecuencias negativas, pero solo si el paciente tiene una buena nutrición. Sin embargo, este requiere de valoración nutricional antes de suministrar cualquiera de las dos. Otros autores consideran que el requerimiento mínimo para acceder a la nutrición parenterales del 60%. No obstante, otros profesionales consideran que entre un 50 y 80% puede suministrarse la nutrición parenteral, pero prolongarse por más de 7 días. (1).

En este contexto, se ofrece una amplia gama de diversificación de la información, con la finalidad de seleccionar su contenido literario y hacer un análisis minucioso de los portales web, específicamente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Revista Soporte Nutricional en el Paciente Oncológico, Revista Ocronos, American Andragogy University, Asociación Española de Pediatría (AEP), Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE), Revista Medicine – Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, Sr. Jude Children´s Research Hospital, Association American Medical, Revista Endocrinología y Nutrición y Revista Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria.

Estos espacios brindan una narrativa extensa en su base datos realizada por equipos multidisciplinarios en el ámbito de la salud. Por tal motivo, se revisan interacciones e intervenciones que sugieren los expertos en las nutriciones enterales y parentales.

Resultados

Generalidades de la nutrición enteral

La Asociación Española de Pediatría (AEP) considera que existen situaciones en que la nutrición habitual no es suficiente para mantener un estado de salud adecuado. Es por ello, que es la nutrición enteral el suministro de los nutrientes en el aparato digestivo, suelen ser: (5).

  • Nutrición enteral oral. En este ítem los productos de fórmulas nutricionales se usan equivocadamente y tienen saborizantes. (5).
  • Nutrición enteral por sonda. En este caso se suministra una fórmula por una sonda, que puede colocarse por la nariz o por la boca y va directamente al estómago. (5).

Generalidades de la nutrición parenteral

Está nutrición tiene un sistema que es suministrado a través de catéter, que es para que el paciente obtenga todos los nutrientes con una solución líquida que va directamente al torrente sanguíneo. Entre los tipos de nutrición parenteral se puede incluir: (8).

  • Catéter venoso periférico. Estos casos se indica solo para un corto plazo. (8).
  • Catéter venoso central. En este caso el cirujano inserta el catéter en la vena que va directamente al corazón. (8).

Nutrición enteral & nutrición parenteral

Los expertos consideran que se deben realizar estudios antes de suministrar una nutrición enteral o parenteral. Estos dos métodos nutricionales surgen a partir de una complicación que se debe evaluar para realizar con eficacia cambios requeridos en el sistema de nutrición. (4).

Efectivamente, se supone que ambos métodos son dolorosos. Es por ello, que es necesario recurrir al médico antes de suministrar algún tipo de nutrición. (4).

Diferencias de las indicaciones entre la nutrición enteral y parenteral (3).

Diferencias de las contraindicaciones entre la nutrición enteral y parenteral. (3).

Diferencias de las complicaciones entre la nutrición enteral y parenteral. (3).

Cuidados de la nutrición parenteral. (3).

Anexos – Nutrición enteral y parenteral.pdf

El autor señala 4 enfoques que son los siguientes: para prevenir infecciones, mantener el sistema inmunológico, para prevenir complicaciones y proveer la calidad de vida de las personas. (3).

  • Para prevenir infecciones. En estos ítems para prevenir las infecciones se debe modificar el sistema de sondas cada 24 horas, la punción debe sustituirse cada 48 horas, se debe identificar los signos vitales y realizar estudios de azúcar y orina cada 6 horas, no se deben suministrar fármacos, debido a que aumenta el riesgo de contaminación.
  • Mantener el sistema inmunológico. (3).
  • Para prevenir complicaciones. En este punto para prevenir complicaciones se debe hacer una radiografía del tórax. (3).
  • Proveer la calidad de vida de las personas.

De manera contundente, un estudio denominado «Análisis de la calidad de la nutrición parenteral» reveló la descripción de la población entre mujeres y hombres que representan el 24.1% y el 75.9% respectivamente. En la misma medida, la edad se encuentra en 59.93%. de igual manera el servicio médico destacando el sistema digestivo en 27.5%, la cirugía general en 20.7%, la cirugía torácica en 3.4%, la hematología en 3.4%, la medicina interna en 17.2%, la neurología en 10.35%, la oncología en 13.7% y la urología en 3.4%. (12).

Casos en los que se debe indicar Nutrición Parenteral

Otros expertos consideran que una cirugía digestiva puede producir patologías que orienten al paciente a una hospitalización. Sin embargo, los únicos que recurren a este tipo de nutrición son los cuidados intensivos. Usualmente, lo indican en patologías, tales como faringolaríngea, digestiva médica, intestino corto, enfermedades extensas, enfermedades neurológicas y estados hipercatabólicos. Sin embargo, también se pueden considerar otras patologías, tales como anorexia, intubaciones y neoplasias. (9).

Por otra parte, las infecciones provocadas por el cateterismo tienen consideraciones cuando existe una contaminación extraluminal, es decir, los microorganismos migran de un sitio a otro. La contaminación intraluminal se produce por las conexiones después de los 30 días de la instalación. Y la contaminación por vía hematógena, la cual es un foco de infección, con el propósito que no se produzca ningún tipo de infecciones. (9).

Discusión

La nutrición enteral y parenteral son técnicas de nutrición artificial que se implementan para la vía digestiva por medio de fórmulas que hacen los expertos acordes a una composición indicada. Está fórmula brinda energía y nutrientes capaces sobreponer al paciente y satisfacer sus requerimientos.

Los nuevos avances de la medicina permiten que un gran número de pacientes recurran a este método de tratamiento nutricional. Ciertamente, la selección de la formulación depende de factores claves que tenga el paciente para poder suministrarlo, tales como la edad, el género, las alteraciones que presente y su enfermedad principal. Por ende, el volumen de nutrientes que se le suministra a un niño es diferente que las que se le deben suministrar a un adulto o a una persona adulto mayor, debido a que la edad y el género incluyen proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas diferentes en cada caso. Las fórmulas osmolaridad adecuada que depende de cada caso precisa limitaciones de líquidos y de energías. (6).

Diversos estudios indican que los soportes nutricionales requieren una proporción de nutrientes específicos, es decir, las enfermedades pulmonares los especialistas recomiendan el 40% de grasas, pero a su vez evitar el exceso de carbohidratos, según su revisión sistémica.

En el caso de enfermedades cardíacas, se requiere un control del equilibrio hidroelectrolítico, es decir, aumentar de manera considerable la densidad de calorías. En el caso de las enfermedades renales, se recomienda baja carga de solutos y fosfatos y aumentar la cantidad de aminoácidos esenciales que aportan los nutrientes necesarios para el paciente. (6).

En el caso de las enfermedades hepáticas se debe restringir del 60 al 90% de lo indicado para su edad, debido al aporte proteico. Además, existen otras situaciones en las que requieren fórmulas con aportes elevados. En enfermedades neurológicas, se requiere mayor investigación, no hay suficiente debido a que no hay suficientes estudios que certifiquen los fármacos y las fórmulas que se requieren para estas situaciones. (6).

De manera contundente, el doctor Víctor Navas de la unidad de gastroenterología, hepatología y nutrición infantil, sugiere fórmulas especiales y alimentos dietéticos hacer de forma total o parcial según las necesidades de los pacientes. (6).

Conclusiones

Para concluir se quiere mencionar algunos micronutrientes que utilizan los especialistas para hacer las formulaciones de los componentes que requiere la nutrición enteral o parenteral. Algunos de estos micronutrientes pueden ser las vitaminas antioxidantes, entre ellas está la vitamina E, el ácido ascórbico, el selenio, el zinc y el cobre. Por otro parte también se recomienda el uso de antioxidantes potentes con escenario clínico cómo es el selenio. (1).

Está suplementación se considera un punto neurálgico para la estrategia terapéutica. Además, se considera El zinc como inflamatorio de cualquier proceso infeccioso, lo que supone bajos niveles plasmáticos y una mayor posibilidad de obtener daños y riesgos en los órganos, produciendo una mortalidad. (1).

La glutamina es una suplementación que disminuye la mortalidad y las dificultades infecciosas. Finalmente, no se debe usar en pacientes con estado crítico y en pacientes con choque. La inmuno-modulación los ácidos grasos omega-3 se deben utilizar en fórmulas con pacientes que tengan sepsis severa. (1).

De manera contundente, el Instituto Mexicano de Seguridad Social recomienda los nutrientes necesarios para pacientes críticos. Los expertos recomiendan introducir en las fórmulas una cantidad de calorías que equivalen de 20 a 25 al día y se va incrementando de acuerdo a su fase. Además, se debe suministrar hidratos de carbono lo cual se estima un aporte de 2 gramos por día.

De la misma manera se recomienda del 30 al 40% de lípidos cómo aporte mínimo, es decir, un gramo por día. Las proteínas es otro ingrediente que se coloca en las fórmulas con un aporte del 70%, es decir de 1,2 a 1,5 gr por día y finalmente los micro nutrientes que aportan algunas vitaminas y oligoelementos que optimizan el estado del paciente y a la vez, genera bienestar y calidad de vida. (1).

Referencias Bibliográficas

  1. Instituto Mexicano del Seguro Social. Guía de Práctica Clínica (GPC) Nutrición Parenteral y Enteral en el Paciente Adulto en Estado Crítico. [En línea] 2017. [Citado el: 2 de Enero de 2023.] https://www.imss.gob.mx/ sites/all/statics/guiasclinicas/ 818GER.pdf.
  2. Nutrición Enteral. Entrala, A., Morejón, E. y Sastre A. s.l.: Soporte Nutricional en el Paciente Oncológico, 2022. 147-159.
  3. Nutrición Enteral y Parenteral. García, A., Aranda, J., Alcalde, D., de la Horra, M., Barón, D. y Calvo, T. 10, s.l. : Revista Ocronos, 2022, Vol. 5. 38.
  4. American Andragogy University. Diferencia entre nutrición anteral y parenteral. [En línea] 1 de Marzo de 2022. [Citado el: 2 de Enero de 2023.] https://www.aauniv.com/ s/blog/diferencias-entre- nutricion-enteral-y-parental/.
  5. Asociación Española de Pediatría (AEP). Nutrición Enteral y Parenteral. Qué son y para qué sirven? [En línea] 2022. [Citado el: 2 de Enero de 2023.] https://enfamilia.aeped.es/ temas-salud/nutricion-enteral-parenteral-que- son-para-que-sirven.
  6. Fórmulas de Nutrición Enteral en Pediatría. Pedrón, C. y Navas, V. s.l. : Sociedad Española de Nutrición Clínica y Metabolismo (SENPE), 28 de Noviembre de 2013.
  7. Indicaciones de la nutrición enteral y parenteral. Martínez, I. 87, s.l. : Medicine – Programa de Formación Médica Continuada Acreditado, 2022, Vol. 8. 4726-4729.
  8. Sr. Jude Children´s Research Hospital. Nutrición parenteral. [En línea] 2022. [Citado el: 2 de Enero de 2023.] https://together.stjude.org /es-us/atenci%C3%B3n-apoyo/ nutrici%C3%B3n %20cl%C3%AD nica/nutrici%C3% B3n%20parenteral.html.
  9. Pineau, M. Nutrición Parenteral Qué es y qué acceso vascular elegir? [En línea] 14 de Abril de 2020. [Citado el: 2 de Enero de 2023.] https://together.stjude. org/es-us/atenci%C3%B3n-apoyo/ nutrici%C3%B3n%20cl %C3%ADnica/nutrici%C3 %B3n%20parenteral.html.
  10. Nutrición Parenteral. Association, American Medical. 21, s.l.: Revista Jama Network, 2019, Vol. 321. 2142.
  11. Nutrición enteral frente a nutrición parenteral en el período preoperatorio. Burgos, R. S2, s.l.: Revista Endocrinología y Nutrición, 2005, Vol. 52. 110-115.
  12. Análisis de la calidad de la nutricion parenteral. Berisa, S. 3, s.l.: Nutrición Clínica y Dietética Hospitalaria, 2016, Vol. 36. 59-67.