Factores que condicionan a la no prescripción de Enfermería en la práctica profesional

Cada profesional tendrá plena responsabilidad sobre la actividad de su competencia. Esa responsabilidad, como no puede ser de otro modo, emana de su autonomía o capacidad para tomar decisiones. El enfermero/a lleva a cabo la prescripción de dos formas:

–     Identificando problemas de su área de competencia y formulando una reflexión profesional sobre la respuesta a presentarse.

–     Interviniendo sobre problemas, identificados por otros profesionales, adoptar decisiones con mayor o menor margen de independencia, pero siempre con plena profesionalidad, teniendo en cuenta que no puede apartarse y un grado de responsabilidad que podrá ser compartida, dependiendo del modelo de prescripción sea independiente, semidependiente o dependiente (16).

Es importante mencionar que el Consejo Nacional de Salud del Ecuador, avala en el año 2006, el Manual de preparación de medicamentos parenterales, especialmente a los profesionales de Enfermería, cuya finalidad es lograr unión de discernimiento de acción en la preparación de medicamentos parenterales y para perfeccionar la calidad técnica de esta función, demostrando así, la facultad de independencia que se otorga indirectamente a los enfermeros sobre la administración de fármacos, sin considerar aspectos opuestos sobre el conocimiento de la farmacología; entendiendo que mientras se administran fármacos, pueden presentarse eventos adversos y los enfermeros tienen la responsabilidad de salvar la vida con la auto prescripción de un antídoto.

CONCLUSIÓN

Normatizar la práctica de la prescripción enfermera, en los espacios prestadores de salud en América Latina, actualmente se ve influenciada por una sucesión de elementos propios de las reformas sanitarias y los componentes que los afectan de un modo u otro, como son: globalización, unificación y las competencias profesionales características que identifican los roles con innovaciones circunstanciales en la atención sanitaria para fortalecer los sistemas. Esto le ha permitido abrir espacios amplios y reconocidos a los enfermeros, específicamente en dejar la responsabilidad directa de la administración de fármacos y por ende considerar que también su formación académica y sus conocimientos le dan la posibilidad de crear una ley definitoria para realizar prescripciones. Las políticas regionales y nacionales, hacen hincapié en la atención primaria de salud, y no consideran un equipo de profesionales, en lugares lejanos donde labora solo el profesional en Enfermería, esta realidad debe forjar interés sobre la necesidad de analizar las normativas sobre su ejercicio profesional con el fin de asegurar atención eficiente y eficaz.

Establecer elementos legales desde las principales rectorías como son la OMS y la OPS, considerando la parte troncal que los enfermeros tienen en su pensum académico plenamente respaldados en farmacología y considerar la prescripción como parte fundamental de un proceso de atención al paciente de tal forma que se permita incrementar la labor interdisciplinaria y dar la posibilidad de prescribir medicamentos, proceso de gran magnitud en bien de mejorar el cuidado que se brinda a las personas en el desarrollo de la práctica de Enfermería.

Por tanto, también en el colectivo de enfermeros y enfermeras, es importante realizar cursos de actualización permanente en relación a las desigualdades de conocimiento y asumir con responsabilidad las opciones al momento de la prescripción.

La posibilidad de homologar mallas curriculares a nivel internacional puede ser un factor negativo durante este proceso de transición y crucial que actualmente enfrentan los enfermeros y enfermeras, por la dilatación del tiempo; sin embargo, cuando ya existan los decretos que permitan libremente la prescripción enfermera, se fortalecerán las garantías de la calidad de la prestación de salud, en concordancia con los objetivos que plantea la prescripción enfermera, la misma que se debe fundamentar en los principios de autonomía, asumiendo responsabilidades altamente competitivas característico de las enfermeras y enfermeros las cuales son:

–    Multiplicidad de conocimientos teóricos propios.

–    Práctica de la actividad en concordancia con conocimientos teóricos, desarrollando destrezas y habilidades.

–    Conocimiento pleno del código deontológico de Enfermería.

–    Plantearse objetivos de participación con competencias propias en relación a otros profesionales del equipo de salud.

–    Ubicar la profesión de Enfermería, desde la independencia, el liderazgo, el fortalecimiento y la responsabilidad.

En Ecuador, no existen políticas desde el gremio de enfermeras y enfermeros, que hayan solicitado, por vías legales, la prescripción enfermera. Se expone mediante hipótesis y con criterio personal enfocado a tres situaciones subjetivas:

1) La profesión es considerada exclusivamente de contribución y no de carácter técnico profesional.

2) La responsabilidad de la prescripción, es considera por el propio grupo de enfermeras y enfermos como algo complejo dentro de sus competencias y la consideran de exclusividad del médico.

3) La eventualidad de prescribir determinados medicamentos implica riesgos potenciales para las enfermeras y enfermeros y temen involucrase en el aspecto legal de impericia, imprudencia y negligencia.

La prescripción enfermera en Ecuador, debe considerarse la parte básica y fundamental, previo a un marco referencial que direccione, evalúe y se asocie a la prestación del cuidado, intercalando las funciones de los enfermeros con la autonomía característica de la profesión , y se pondrá de manifiesto cuando la legislación ecuatoriana permita en su sistema de salud previo consenso aceptado por la mayoría amparar la responsabilidad multidisciplinar de aseguramiento de la prescripción enfermera en el gremio ecuatoriano.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1.            Zabalegui Yárnoz A. El rol del profesional en Enfermería. Aquichán. 2003; 3(1).

2.            Ruiz Sánchez J, Ruiz Calzado R, Romero Sánchez M. Eficiencia en la prescripción enfermera en Andalucía. Un paso atrás en el sistema sanitario tras anulación por Real decreto. Elsevier. 2018; 305.https://doi.org/10.1016/j.aprim.2017.05.004

3.            Ayuso Murillo R. Reconocimiento de la prescripción enfermera en España, una batalla a punto de culminar. Enfermería Intensiva. 2018; 29(1).https://doi.org/10.1016/j.enfi.2018.01.001

4.        Romero Viamonte K. EL conocimiento del a Farmacología en el profesional de Enfermería. Enfermería Investiga. 2018; 3(2)

5.        Zabaleta del Olmo E, Jodar Solá G. La prescripción enfermera: la visión de las enfermeras. FMC-Formación Médica Continuada en Atención Primaria. 2011; 18(5).https://doi.org/10.1016/S1134-2072(11)70102-5

6.        Jodar Solá G, Cuxart Ainaud N, Zabaleta Del Olmo E. Reflexiones sobre la prescripción enfermera en el ámbito de la atención primaria de salud. Atención Primaria. 2009; 41(6): 338. https://doi.org/10.1016/j.aprim.2008.10.016

7.        Dandicourt Thomas C, Mackenzie Sarria Y, Torres Esperón Maricela. Observación en la práctica de funciones para el especialista en Enfermería Comunitaria. Revista Cubana de Enfermeria.2012; 28(3): 319

8.        Montoya Vergel M, Manejo ineficaz del régimen terapéutico vs. Incumplimiento del régimen terapéutico: La prescripción enfermera. Enfermería Comunitaria. 2017; 5(2)

9.        Fajreldines A, Schnitzler E, Insua J, Valerio M, Davide L, Pellizzari M. Reducción de prescripción inapropiada y eventos adversos a medicamentos en ancianos hospitalizados. Medicina (Buenos Aires).2017; 78(1).

10.      Pastó Cardona L, Masuet Aumatell C, Bara Oliván B, Castro Cels I, Clopés Estela A, Pàez Vives. Estudio de incidencia de los errores de medicación en los procesos de utilización del medicamento: prescripción, transcripción, validación, preparación, dispensación y administración en el ámbito hospitalario. Farmacia Hospitalaria. 2009; 33(5):257. DOI: 10.1016/S1130-6343(09)72465-1

11.      Mendes M, Cruz ALM da, De D. La Teoría de los Roles en el Contexto de la Enfermería. Index de Enfermería. 2009;18(4):258-62.

12.      Martin Perdiz A. Enfermería, Prescripción de fármacos y productos sanitarios. Revista Científica de Enfermería RECIEN.2011.

13.      Rodríguez C, Chirino L, Hernández M, García A, Tejerina M, Báez P. Actuación de Enfermería en el manejo del dolor, náuseas y vómitos en pacientes pediátricos intervenidos de hipospadias con bomba de perfusión continua de analgesia. Revista científica de Enfermería. RECIEN.2011

14.      Martínez I, Contreras V. Prescripción de Enfermería en Chile. Revista Horizonte.2013;23(3): 39 DOI: 10.7764/Horiz_Enferm.23.3.32

15.      Cortes A, Samper J. Hablando de Prescripción enfermera: ¿Qué perciben las enfermeras? Un estudio independiente. Revista TESELA.2016;

16.      Moreno Verdugo A. Prescripción enfermera, una realidad. Revista Científica Sociedad Española Enfermería Neurológica. 2011; 33(1):2

17.      Rodríguez S, De la Fuente N, Casado I, Fernández M. Enfermería Clínica. 2015; 25(3): 107. DOI:10.1016/j.enfcli.2015.05.001

18.      Carrasco Rodríguez F. Decreto mal llamado “prescripción enfermera”. Revista Clínica de Medicina de Familia. 2016; 9(2)

19.      DosReis L, Sioban N, Itayra M, Caravaca J. Autoridad prescriptiva y Enfermería: un análisis comparativo de Brasil y Canadá. Revista Latino-Americana de Enfermagen.2015; 23(6)1065-73: DOI: 10.1590/0104-1169.0418.2650

20.      Dandicourt C, Martínez M, Velásquez A. Prescripción enfermera, función avanzada para el profesional de Enfermería. Revista Horizonte de Enfermería. 2011; 22(2) 29-35

21.      Toffoleto M, Canales M, Moreira D, Ordenes A, Vergara C. Errores en la preparación y administración de medicamentos: una revisión integradora de la literatura latinoamericana. Enfermería Global. 2015; 14(3)

22.      Figueiredo M, D’Innocenzo M. Eventos Adversos relacionados con las practicas asistenciales: una revisión integradora. Enfermería Global. 2017; 16(47): http://dx.doi.org/10.6018/eglobal.16.3.256091

23.      Valderrama Sanabria M. Intervención de Enfermería en la administración de medicamentos en pediatría. Revista Ciencia y Cuidado, 2018; 15(1): 48-57: http://dx.doi.org/10.22463/17949831.1224.

24.          González Sánchez J. Prescripción enfermera, a un paso de la legalidad. Gaceta Sanitaria. 2015; 29(6):472. https://dx.doi.org/10.1016/j.gaceta.2015.06.007

25.          Sánchez Garcés M. Revisión Bibliográfica de Implantologia Bucofacial. Avances en Periodoncia e Implantologia Oral. 2010; 22(2).

26.          Monteiro C, Machala A, Goncalves M. Interrupciones de actividades enfermeros y la seguridad del paciente: revisión integradora de la literatura. Revista Latino-americana Enfermagem. 2015: 23(1): 169-79.DOI. 10.1590/0104-1169.0251.2539

27.          Barbagelata E. Implementación de estrategias de prevención de errores en el proceso de administración de medicamentos: un enfoque para Enfermería en cuidados intensivos. Revista Médica Clínica Las Condes.2016: 27(5):594.DOI:10.1016/j.rmclc.2016.09.005.

28.          Villamañan E, Herrero A, Álvarez R. Prescripción electrónica asistida como nueva tecnología para la seguridad del paciente hospitalizado. Medicina Clínica. 2012:13(9):398-402. DOI:10.1016/j.medcli.2010.02.012

29.           Cerezo M, Espinoza O, Techalotzi A, Tlalpan R. Elaboración y diseño de la receta de Enfermería. Revista Iberoamericana de las Ciencias de la Salud. 2016:5(10)

30.          Carmona de la Morena J. Ética de la Prescripción. Revista Clínica de Medicina de Familia. 2012:5(3) 695. http://dx.doi.org/10.4321/S1699-695X2012000300001

Salir de la versión móvil