Natación como terapia para la disminución de ansiedad y depresión

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 2–Febrero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº2: 251

Autor principal (primer firmante): Silvia Gil Sebastián

Fecha recepción: 30 de enero, 2023 

Fecha aceptación: 26 de febrero, 2023 

Ref.: Ocronos. 2023;6(2) 251

Autores

  1. Silvia Gil Sebastián. Diplomado en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  2. Laura Lasheras Abadias. Grado en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  3. Sonia Sánchez Aragó. Grado en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  4. Victoria Clavero Ruiz. Grado en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  5. Pablo Luis Rodríguez Cavero. Grado en Enfermería. Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, Zaragoza.
  6. Pilar Romeo Tenorio. Grado en Enfermería. Hospital Universitario Miguel Servet, Zaragoza

Resumen

La ansiedad es un tipo de trastorno neurótico que podemos definir como un estado de tensión que puede ir acompañado de sensación de desgracia o de terror. En el siguiente artículo hablaremos de la importancia de la natación como terapia coadyuvante en el tratamiento de la Ansiedad y Depresión.

Se ha considerado que el ejercicio es un complemento del tratamiento habitual en estas psicopatologías, diversos estudios han demostrado que el ejercicio parece mejorar los síntomas de ansiedad y depresión.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

La natación es uno de los deportes que pueden practicar la mayoría de las personas sin tener en cuenta la edad ya que dentro del agua se tiene un bajo impacto sobre las distintas partes de nuestro cuerpo, reduciendo al máximo la tensión de los huesos y las articulaciones.

Siempre desde el campo de la educación para la salud, tanto en la consulta de Enfermería de atención primaria como en atención hospitalizada, los profesionales de Enfermería tienen un papel privilegiado a la hora de hacer llegar recomendaciones terapéuticas y hábitos de vida saludables.

Palabras clave

Depresión. Ansiedad. Natación. Profesionales de Enfermería.

Introducción

La ansiedad es un tipo de trastorno neurótico que podemos definir como un estado de tensión que puede ir acompañado de sensación de desgracia o de terror. Es un sentimiento vago de intranquilidad, impotencia, incertidumbre, desconfianza en uno mismo, aprensión difusa, racionalidad y desamparo.

Es habitual que no se identifique el objetivo real de la ansiedad, pero las sensaciones que conlleva la experiencia si son auténticas. Ciertas dosis de ansiedad pueden ser positivas, sirve como señal de aviso ante un peligro inminente, mejora la motivación y la conducta.

La Ansiedad es un tipo de trastorno neurótico. Pero la ansiedad no controlada da respuestas desadaptativas e ineficaces. La forma de controlar la ansiedad en las personas nos puede llevar, gradualmente, hacia la salud o hacia la enfermedad mental. El tratamiento habitual es farmacológico, benzodiacepinas.

publica-articulo-revista-ocronos

La Depresión es un trastorno afectivo o del estado de ánimo. Se define como una variación del contexto emocional de la actividad de la persona.

La gran mayoría de individuos experimentan vivencias emocionales diferentes, que van desde la felicidad a la tristeza, pero cuando los sentimientos entorpecen la vida de un individuo, se pone en evidencia que estas emociones no son adecuadas y pueden converger en una serie de patologías afectivas.

En el tratamiento integral y en el plan terapéutico de los trastornos afectivos, hay que considerar aspectos tanto farmacológicos como psicosociales.

Objetivo

Valorar la utilidad de la natación, como ejercicio físico aeróbico, como tratamiento de la ansiedad y depresión.

Dar a conocer a los profesionales de Enfermería la utilidad de la natación como herramienta coadyuvante en el tratamiento de la Depresión y Ansiedad.

Metodología

Hemos utilizado bases de datos para nuestra revisión bibliográfica como IME, Dialnet, ISOC y Google académico para la obtención de la información.

Desarrollo

Se ha considerado que el ejercicio es un complemento del tratamiento habitual en estas psicopatologías, diversos estudios han demostrado que el ejercicio parece mejorar los síntomas de ansiedad y depresión.

Las pruebas indican que, probablemente, es necesario continuar con el ejercicio a largo plazo para mantener los beneficios en el estado de ánimo. El efecto del ejercicio sobre la depresión y ansiedad ha sido tema de investigación durante varias décadas y diversos investigadores y médicos lo consideran efectivo para el tratamiento de la depresión.

El ejercicio puede actuar como distracción de los pensamientos negativos, y es posible que sea importante el dominio de una nueva habilidad. La actividad física puede tener efectos fisiológicos, como cambios en los niveles de endorfina y de monoaminas, o disminución de los niveles de cortisol, la hormona del estrés que pueden mejorar el estado de ánimo.

La natación es uno de los deportes que pueden practicar la mayoría de las personas sin tener en cuenta la edad ya que dentro del agua se tiene un bajo impacto sobre las distintas partes de nuestro cuerpo, reduciendo al máximo la tensión de los huesos y las articulaciones.

Un claro ejemplo está en la carrera, cuya práctica tiene un fuerte impacto sobre las articulaciones, especialmente el los tobillos y las rodillas debido a nuestro propio peso y la fuerza de la gravedad. Sin embargo, dentro del agua esto no sucede ya que la gravedad es distinta.

Al contrario de lo que algunas personas creen, la natación puede ser practicada de muchas formas diferentes y adaptarse a las necesidades individuales de cada persona. Esto se puede ver ya en casi todas las piscinas con la realización de nuevas actividades dirigidas por profesionales, muy diferentes a los clásicos cursos de aprendizaje. Un ejemplo de ello son los cursos para bebés, mujeres embarazadas, personas mayores, etc.

Además, en los últimos años la variedad en el tipo de ejercicio se está ampliando con actividades terapéuticas, por ejemplo, para la compensación de desviaciones la columna vertebral (hiperlordosis, hipercifosis, escoliosis, hernias discales, etc), o enfermedades cardiacas, circulatorias, artrosis, artritis y obesidad.

Otra de las actividades que cada día gana más adeptos en las piscinas es el Aquagym, cuya actividad, además de divertida, aporta multitud de beneficios tanto físicos como psíquicos.

Todos los deportes aportan beneficios sobre la salud, siempre y cuando se practiquen de forma adecuada. Sin embargo, la natación tiene unas características especiales que no poseen otros tipos de ejercicios aeróbicos. Algunos de estos beneficios son:

  • Aporta una increíble resistencia cardiopulmonar.
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Ayuda a mantener una presión arterial estable.
  • Reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.
  • Desarrollo de la mayor parte de grupos musculares (más de dos tercios de todos los músculos de nuestro cuerpo).
  • Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones.
  • Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
  • Mejora la postura corporal.
  • Desarrolla la flexibilidad.
  • Alivia tensiones.
  • Genera estados de ánimo positivos.
  • Ayuda a mejorar estados de ansiedad y aliviar síntomas de depresión.
  • Relaja la excesiva tonicidad muscular de la tarea diaria.
  • Estimula el crecimiento y el desarrollo físico-psíquico.
  • Mejora el desarrollo psicomotor.
  • Favorece la autoestima.
  • En los últimos años se ha visto incrementado el número de recomendaciones por parte de los profesionales de la medicina para las más variadas terapias y patologías. Algunas de ellas son:
  • Asma.
  • Molestias musculares y articulares.
  • Hernias de disco, lumbalgia o pinzamientos.
  • Estrés.
  • Estimulación precoz.
  • Ayuda en dietas de adelgazamiento controlado.
  • Discapacidades físicas y motoras.
  • Autismo.

Conclusión

Si los profesionales de Enfermería conocen todas las ventajas que aporta la natación, pueden animar y recomendar a los pacientes con ansiedad y depresión la práctica de la misma.

Siempre desde el campo de la educación para la salud, tanto en la consulta de Enfermería de atención primaria como en atención hospitalizada, los profesionales de Enfermería tienen un papel privilegiado a la hora de hacer llegar recomendaciones terapéuticas y hábitos de vida saludables. No sólo para la prevención de las enfermedades sino para la cura de las mismas.

Bibliografía

  1. Martínez, Bibiana Iglesias, Inés Olaya Velázquez, and María José Gómez Castro. «Prevalencia de realización y prescripción de ejercicio físico en pacientes diagnosticados de ansiedad y depresión.» Atención primaria 2015;47(7):428-437.
  2. Campillo, Nieves Candel, Aurelio Olmedilla Zafra, and Amador Blas Redondo. «Relaciones entre la práctica de actividad física y el autoconcepto, la ansiedad y la depresión en chicas adolescentes.» Cuadernos de psicología del deporte. 2008;8(1):61-78.
  3. Guerra Santiesteban, José Ramón, et al. «Relación entre ansiedad y ejercicio físico.» Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas. 2017;36(2):169-177.