Musicoterapia

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 9–Septiembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº9: 275

Autor principal (primer firmante): Elena Berdascas Baigorri

Fecha recepción: 30 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 27 de septiembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(9) 275

Autoras:

  1. Elena Berdascas Baigorri
  2. María Gloria Quilez Artal
  3. María Belén Ruiz Serrano
  4. Sonia Ramos Martinez
  5. Raquel Jiménez Pérez
  6. María Pilar Forcen García

Categoría: TCAE

Palabras clave: neurociencia, Parkinson, reguetón

La musicoterapia, emplea la música y sus elementos con finalidades terapéuticas, mejorando la comunicación, favoreciendo la autoestima y el estado de ánimo, potenciando el movimiento, la expresión, la creatividad, etc. Actualmente es considerada una disciplina de la salud. Este tipo de terapia aporta beneficios físicos, socioemocionales, cognitivos y espirituales.

A pesar de estar totalmente demostrados los beneficios de esta disciplina en la salud, en nuestro país todavía no está muy integrada en la red de la salud pública.

Ayuda a mejorar las habilidades verbales por medio de las actividades rítmicas, estimula la memoria tanto a largo como a corto plazo, incentiva la creatividad…. Además, fomenta la participación e interacción con el grupo, mejora el estado de ánimo y la autoestima.

Existen proyectos que están estudiando como la música puede ayudar a caminar a personas que padecen la enfermedad de Parkinson, otros estudios investigan la posibilidad de que la música disminuya la posibilidad de que los pacientes de terapia intensiva tengan delirios, también existen estudios viendo la posibilidad de que la música mejore la salud física y mental de los adultos que tienen enfermedades cardiovasculares.

Pero además la música promueve las relaciones sociales, cuando las personas cantan juntas sienten menos soledad y se obtiene una calidad de vida más elevada si la comparamos con otras personas que no ejecutan música acompañados, está mejor calidad de vida y la creación de vínculos sociales se relacionan con un menor riesgo de deterioro cognitivo y una mejor salud cerebral además según el Global Council on Brain Health la música además de levantar el ánimo promueve el movimiento que es otro de los componentes claves para una buena salud cerebral y señala que no es necesario invertir ni mucho tiempo, ni mucho dinero, ni mucho esfuerzo para ver los beneficios que la música produce en el cerebro, el “Global Council on Brain Health” (GCBH) indica que es necesario realizar más estudios para determinar si la música puede reducir el deterioro cognitivo y la demencia y de igual manera si puede afectar a las aptitudes para el razonamiento.

Otro informe del GCBH indica que para aumentar los beneficios de la música en la salud mental no hace falta grandes inversiones que únicamente con realizar una escucha activa, es decir, concentrarse en escuchar los que se oye concentrándose en los sentimientos, los recueros y las sensaciones que se producen en tu cuerpo mientras lo escuchas.

Algunos de los consejos que da este informe son: ver de qué tecnología disponemos para poder escuchar música, experimentar con aplicaciones como Spotify o Pandora que te permitan disfrutar de músicas nuevas, escuchar también música conocida que te traiga buenos recuerdos. Aunque esta música conocida libera dopamina más fuerte es bueno escuchar música nueva que estimula más el cerebro, bailar y cantar al ritmo de la música ya que además de hacer ejercicio físico estos movimientos alivian el estrés, en la medida de lo posible hacer música, cantar, tocar algún instrumento, eso te da una sensación de dominio y control.

Levenethal señala que, en las enfermedades neurológicas como el Parkinson o el Alzheimer, la medicina llega a un punto en que no puede curar solo paliar e intentar que la calidad de vida sea la mejor posible, aquí es donde la música y el baile entra en juego.

Y aunque toda la música es buena, alguna es mejor que otra, el Doctor Jesús Martin- Fernández ha realizado su tesis doctoral sobre la actividad cerebral que produce escuchar determinados estilos musicales y sus conclusiones llevan a que el Reguetón provoca una activación mayor en las regiones del cerebro que se encargan de procesar tanto el sonido como el movimiento. El autor indica que, aunque la neurociencia de la música está atrayendo la atención de numerosos estudios no se ha realizado ninguno sobre que estilo activa de forma más efectiva las regiones cerebrales auditivas y motoras.

Su estudio se ha realizado eliminando la letra de las canciones para evitar que el lenguaje interfiera en los resultados. Y fue el reguetón el que mostró una mayor activación de las regiones del cerebro encargadas de procesar los sonidos y el movimiento, estas diferencias se incrementaron cuando se comparaba con la música clásica.

Por detrás del reguetón fue la música electrónica quien producía más activación cerebral. En el estudio llamó la atención la activación de los ganglios basales, neuronas que se encuentran en las zonas más profundas del cerebro y que se encargan de modular la postura, y de iniciar y finalizar el movimiento. En estos ganglios está el origen de algunas enfermedades degenerativas.

Esta activación en las áreas del cerebro que se encargan del movimiento podría deberse a la generación de un pulso interno para tratar de adivinar cuando viene el siguiente pulso, el reguetón al tener ese ritmo tan repetitivo nos prepara para el movimiento, la música clásica al ser mucho más compleja, con más variedad tímbrica y melódica y con un ritmo menos marcado es menos predecible.

Bibliografía

  1. (2021, 26 de julio). El reguetón provoca mayor actividad cerebral que escuchar clásica o folclore. El Periódico. https://www.elperiodico.com/es/ sociedad/20210726/regueton-provoca- mayor-actividad-cerebral-11941604
  2. Adler, S. E., & Adler, P. S. E. (2020). La música es buena para la salud mental. AARP. https:// www.aarp.org/espanol/salud/ salud-cerebral/info-2020/musica- para-el-bienestar- emocional.html?
Salir de la versión móvil