Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva

muerte-encefalica-pacientes-neurocriticos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 7–Julio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº7: 150-3

Autor principal (primer firmante): Diego José Llumiquinga Angamarca

Fecha recepción: 17 de Julio, 2021

Fecha aceptación: 21 de Julio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(7): 150-3

Autores: Diego José Llumiquinga Angamarca, María Isabel Jara Jimbo

Resumen

La muerte encefálica constituye una entidad médica aceptada por la comunidad científica, legislaciones de estados y las principales religiones del mundo; pero aún desconocida por la población en general. Se define como el cese irreversible de todas las funciones neurológicas incluyendo las del tronco cerebral y se confirma por métodos complementarios. 

Se presenta el siguiente estudio cuyo objetivo principal es establecer las principales causas de muerte encefálica en pacientes neurocríticos  del Hospital Luis Vernaza Guayaquil – Ecuador a través de un estudio observacional, descriptico, y retrospectivo. La finalidad del presente sustenta en desglosar un perfil epidemiológico, a pesar que nuestro país cuenta con guía de muerte encefálica son muy escasos los datos y estudios sobre esta entidad siendo su última actualización y publicación de guías de manejo en el año 2011.  Por lo que se brindara información que ayude a mejorar el manejo de estos pacientes.

Los resultados: Mostraron que el género de mayor afectación fue masculino con edad media de 37 años, la principal causa de muerte encefálica es el traumatismo cráneo encefálico, el método diagnóstico más usual fue la exploración clínica, el tiempo transcurrido desde el ingreso hasta la certificación de muerte encefálica en su mayoría fue 24 horas.

La principal complicación hemodinámica fue la hipotensión arterial presente en el 100% de la población, y las tres principales complicaciones endocrinometabólicas fueron: la diabetes insípida e hipernatremia, la hipokalemia y la hipotermia y el mayor número de donantes efectivos fueron aquellos en los que se realizó el diagnóstico oportuno en el periodo de 24 horas.

Autores:

Diego Llumiquinga Angamarca Médico Tratante Especialista en Cuidados Intensivos.

María Isabel Jara Jimbo Médico Residente.

Introducción

La definición de muerte ha variado a través del  tiempo, cada cultura lo enfocaba de acuerdo a sus costumbres y creencia filosóficas. Los griegos asumían que la muerte era la pérdida del espíritu que permanecía en el corazón del individuo.  En 1957 se determinó por primera ocasión el diagnóstico clínico de muerte encefálica. (Gómez, 2011)

La universidad de Harvard en 1968 estableció que pacientes en coma irreversible más ausencia de reflejos del tronco encefálico y EGG plano deberían ser diagnosticados con muerte cerebral y publicaron los primeros criterios diagnósticos. Desde 1981 se define a la muerte cerebral como el cese irreversible de las funciones neurológicas en su totalidad incluyendo la ausencia de los reflejos del tronco. En la actualidad el concepto es ampliamente aceptado por la comunidad científica, con sustento legislativo en determinados estados. (Rubí, 2003).

En el 2002 se publica que 80 países de 189 registrados por la ONU tienen legislación sobre muerte cerebral, 55 sobre donación de órganos y 70 detallan criterios diagnósticos específicos. Nuestro país no se encuentra exento de  lo mencionado por tal razón existe un marco legal amparado en la constitución de la República del Ecuador específicamente en la Ley Orgánica de Salud (UCE, 2016).

Con la aparición de las unidades de cuidados intensivos inicia la era tecnológica; la era del mantenimiento de la vida sobre la muerte permitiendo brindar soporte vital artificial a pacientes en estado de coma. Pero se identificó que algunos pacientes se encontraban en una condición «más allá del coma» que después definieron como muerte cerebral señalándola como el cese irreversible de todas las funciones neurológicas incluyendo las del tronco cerebral lo que indica muerte del individuo que lleva al inicio del fracaso funcional de todos los órganos y el concepto clínico de su identificación.

El escenario del paciente en muerte encefálica es extenso no solo se basa en exploración neurológica, se precisa  efectuar una  logística que incluye requisitos que debe tener el paciente 1) No hipotermia, presión arterial adecuada, no alteraciones metabólicas, no fármacos depresores del encéfalo. 2) exploración minuciosa del tallo cerebral con pruebas complementarias 3) un estudio de ausencia funcional encefálica como lo marca la ley (Ver tabla No1).  (Cruz, 2019)

Tabla No 1 CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DE MUERTE ENCEFÁLICA AAN 2010

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

La Muerte encefálica y trasplante de órganos aunque se trata de  conceptos diferentes es difícil desvincular ambas entidades ya  que la mayoría de órganos trasplantados provienen de pacientes en muerte cerebral. Las medidas adoptadas por la legislación de nuestra nación han contribuido con el aumento en el número de trasplantes, según datos del INDOT en los últimos 9 años 1721 pacientes recibieron un trasplante. Entre enero y agosto del 2018 se han realizado 491 trasplantes a nivel nacional los órganos provienen de donantes en muerte cerebral (Insituto Nacional de Donación y Transplante de Organos, 2018).

Su diagnóstico es una declaración de gran responsabilidad, con trascendencia  médica, ética y legal; que permite retirar el soporte vital o realizar la extracción de órganos, la exploración clínica se basa en presencia de coma arreactivo, ausencia de respuesta motora al estímulo doloroso, ausencia de reflejos del tronco encefálico y de respiración espontanea (Ministerio de Salud Pública del Ecuador, 2015) (Nuria, 2013). 

La etiología de  muerte encefálica es variable puede incluir los siguientes cuadros: ictus isquémico o hemorrágico, hemorragia subaracnoidea, TCE, encefalopatía anóxica, infecciones y tumores del sistema nervioso central (Universidad Centra del Ecuador, 2016). España estima que un 14% de los pacientes que fallecen en la UCI realizan muerte cerebral este porcentaje puede aumentar cuando se trata de una unidad especializada en neurocríticos considerando un 30%. Todos los países de Latinoamérica a excepción de Nicaragua constan con legislación sobre muerte encefálica, Argentina y Ecuador poseen protocolos elaboradas por los organismos nacionales responsables de donación y trasplante de órganos. (Escudero, 2009)

Según datos de la ONT de España la donación en muerte encefálica se mantiene como la primera opción y crece 1% por año, dato que se encuentra en concordancia con el resto del mundo donde los principales donantes potenciales son aquellos que desarrollan parada circulatoria cerebral.

La ONT conjuntamente con la OMS reportan un total de 135.860 órganos trasplantados en todo el mundo el año anterior esta cifra supone un aumento del 7,2% en relación al último año el principal órgano trasplantado es el riñón, seguido por el hígado, corazón, pulmones, páncreas e intestino. (Instituto Nacional de Donación y Trasplante, 2012).

España líder mundial en donación de

órganos aporta el 19. 2% de las donaciones en Europa y el 6,4% a nivel mundial con un total de 2.183 donantes es decir 113,4 p.m.p por encima de los Estados Unidos que aporta  109,7  p.m.p y muy superior a la media de la Unidad Europea que es 66.9 p.m.p. Latinoamérica bajo la tutela de España en tema de asesoramiento, gestión y formación de profesionales a través de la Red/Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplante eleva su tasa de donación a 9.5 p.m.p lo que ha permitido realizar 17.169 trasplantes, siendo Uruguay con 18.9 donantes p.m.p, Brasil 16,3 p.m.p y Argentina 13,4 p.m.p los países que lideran en el continente (Matesanz, 2018). 

En España más del 92% de los órganos trasplantados provienen de donantes en muerte encefálica, aproximadamente el 14% de los pacientes ingresados en UCI fallecen con muerte cerebral y este porcentaje puede aumentar hasta un 30% si estos pacientes se encuentran en una UCI neurológica (Escudero, 2009).

La exploración neurológica minuciosa y detallada podría ser suficiente y superior a los métodos complementarios para el diagnóstico de muerte cerebral. Sin embargo las prueba complementarias son obligatorias en 28 de 70 guías de exploración diagnostica de muerte encefálica a nivel mundial (Wijdicks E. F., 2002). Existen casos puntuales donde no se puede realizar la valoración clínica y es necesario utilizar métodos instrumentales de diagnóstico entre estos tenemos:

1. Cuando no existe la posibilidad de evaluar de manera adecuada los nervios craneales, ejemplo en pacientes con trauma facial severo con destrozo del macizo cráneo facial, destrucción bilateral de estructuras oculares,  fractura del peñasco y alteración de la membrana timpánica bilateral.

2. Cuando existe la administración de dosis elevadas de sedantes y relajantes neuromusculares que provocan intoxicación.

3 En pacientes retenedores crónicos de CO2 en los cuales no está indicado la realización del testa de apnea.

4 Pacientes con lesiones infratentoriales. 5 Cuando existen elementos de confusión de la causa del coma ejemplo pacientes con disfunción orgánica múltiple, alteraciones metabólicas, electrolíticas o endocrinas severas (Canalejo, 2018)

Las pruebas complementarias deben ser seguras, encontrarse disponibles, no tener falsos positivos es decir que la prueba por si sola certifique o niegue la presencia de parada circulatoria cerebralDentro de ellas tenemos Electrofisiológicas: Electroencefalograma, Bispectral index scale, Potenciales evocados auditivos, Potenciales evocados somato – sensoriales del nervio mediano y Pruebas que valoran la circulación cerebral: Sonografía doppler transcraneal, Arteriografía arterial de cuatro vasos, Angiografía cerebral por sustracción digital (arterial o venosa), Angiografía cerebral mediante TAC multicorte, Angiogammagrafía cerebral con radio fármacos difusibles. (Ministerio de Salud Pública del Ecuador, 2015)

El período entre la aparición de muerte encefálica y la donación de órgano es fundamental, esta etapa es crítica ya que se producen alteraciones fisiopatológicas que ponen en riesgo el mantenimiento del potencial donante si no se actúa de manera rápida y eficaz, considerando que el cese de perfusión cerebral conlleva a una inminente parada cardiaca.

Lamentablemente, existen escasos estudios sobre la relación del tiempo transcurrido desde la muerte encefálica y la donación efectiva, la literatura universal pone en manifiesto que la parada cardiaca en este tipo de pacientes se da de 48 a 72 horas posteriores al cese del flujo cerebral. La progresión de muerte encefálica a muerte somática produce la pérdida del 10 al 20% de los posibles donantes (Kenneth E. Wood, 2004).

Ciertos estudios publicados por países pioneros en el tema de trasplante reducen estos tiempos ya que cuentan con un protocolo elaborado y efectivo sobre la captación de pacientes con sospecha de muerte encefálica, su diagnóstico y posterior extracción de órganos, siendo el tiempo medio desde el ingreso a la UCI hasta la declaración de muerte encefálica 15 horas (D. Escudero, 2015).

Se puede certificar que el paciente se encuentra en muerte cerebral únicamente cuando se haya culminado con lo establecido en el protocolo de muerte encefálica de nuestro país tomando en consideración los criterios neurológicos con la verificación minuciosa del cese irreversible de todas las funciones cerebrales. Cabe recalcar que nuestro país a través del MSP y el INDOT son los organismos reguladores en el tema de muerte encefálica y trasplante de órganos, por lo tanto se considera como manual guía al protocolo emitido por estos entes rectores, como habíamos mencionado con anterioridad una vez que se llega al diagnóstico final de muerte encefálica sea por test clínico o métodos instrumentales se notifica al INDOT y este es el organismo encargado en verificar la información correspondiente de la aceptación de donante del individuo.(INDOT, 2020)

Metodología

Se realizó un estudio observacional, descriptico, retrospectivo y de corte transversal con todos los pacientes que ingresaron en el área crítica del Hospital “Luis Vernaza” durante el periodo de tiempo del 1 de abril del 2018 al 30 de abril del 2019 que cumplieron con los criterios de inclusión. El universo total del estudio estuvo conformado por 44 pacientes neurocríticos que desarrollaron muerte encefálica que ingresaron en dicho periodo. Se usó a toda la población en estudio, por ende no se optó por muestra. La investigación se realizó en el Hospital Luis Vernaza considerado como el primero y más antiguo del Ecuador, calificado como un centro de referencia, posee un área especializada en cuidados intensivos que es el área crítica más grande del país y cuenta con el permiso respectivo para realizar trasplante de órganos, por ende esta institución capta pacientes neurocríticos con sospecha de muerte encefálica a quienes se realiza el diagnóstico de parada circulatoria cerebral y el respetivo manejo de los mismos.

Criterios de inclusión: Pacientes entre 18 y 75 años de edad. Pacientes neurocríticos con diagnóstico de muerte encefálica, ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Luis Vernaza” entre el 01 de abril del 2018 al 30 de abril del 2019. Pacientes con neuroimagen de lesión encefálica catastrófica. Se excluyó a pacientes con datos clínicos incompletos

Se usó el sistema electrónico hospitalario “SERVINTE”, donde se adquiere la información respectiva de cada paciente, se exporta la información hacia el programa SPSS Statistic donde se realiza la tabulación, el análisis e interpretarán aplicando estadística descriptiva. Se creó un formulario como instrumento de recolección de la información.

Resultados

Durante el periodo de estudio se diagnosticó un total de 44 pacientes con muerte encefálica. La tabla 2 muestra las características de la población estudiada se observa la distribución por sexo de pacientes en muerte encefálica con predominio masculino con el 65.9% (n=29) y el 34,1% (n=15) de sexo femenino. La edad promedio fue 37 años. Entre las causas de muerte encefálica evidenciada con detalle en la tabla 3 muestra que el trauma cráneo encefálico representó la mitad de todas las causas de muerte encefálica representado por el 50% (n=22) de los casos estudiados, el evento cerebro vascular hemorrágico fue la segunda causa con el 47,7% (n=21) y la tercera etiología la constituyo el evento cerebro vascular isquémico con el 2,3% (n=1).

La exploración clínica es el método diagnóstico de muerte encefálica más utilizado representa el 70,5% (n=31), y los métodos instrumentales representan el 29,5% (n=13), entre los exámenes complementarios de mayor utilización tenemos: la angiografía por tomografía computarizada fue utilizada en el 13,6% (n=6), doppler transcraneal en el 9,1% (n=4), la arteriografía cerebral en el 6,8% (n=3), cabe recalcar que 10 de los 13 pacientes a quienes se realizó diagnóstico de muerte encefálica con métodos instrumentales tenían trauma facial que imposibilitaba realizar el test clínico, uno de ellos transcurrió con inestabilidad hemodinámica e hipoxemia durante el test de apnea por lo que la exploración neurológica fue suspendida y se priorizo el diagnóstico con métodos instrumentales y los 2 restantes carecen de información específica en la historia clínica justificando la utilización de exámenes complementarios.

Se muestra que el 43,2% (n=19) del universo estudiado fueron donantes efectivos es  decir pacientes en los que se determinó muerte encefálica y en quienes se realizó la extracción de uno o más órganos, de igual manera hubo causas que imposibilito la donación entre la cuales tenemos: la verificación del deseo de no ser donante en un 22.7% (n=10),  alteración anatómica del órgano en un 15.9% (n=7), sepsis 11,4% (n=5) y 3 pacientes que realizaron paro cardiaco que representan el 6,8%.

Tabla No 2 Características de la población de estudio

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

Tabla N 3 Causas de muerte encefálica 

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

La tabla N4 señala el tiempo transcurrido desde el ingreso a UCI de los pacientes hasta el diagnóstico de muerte encefálica, el tiempo que predominó fue de 24 horas en el 38,6% (n=17), el 22,7% (n=10) fue diagnosticado en un periodo mayor a las 96 horas, a las 72 horas el 20,5% (n=9), y a las 48 horas el 18,2% es decir 8 pacientes. La mayoría de los pacientes fueron diagnosticados en un tiempo menor a las 24 horas, sin embargo a pesar de que parezca un periodo corto de tiempo está por encima de los protocolos estandarizados que cuentan unidades hospitalarias de países pioneros en el tema como España donde su periodo de tiempo se encuentra entre 6 a 12 horas aproximadamente.

Además se observa que el mayor número de donantes efectivos fueron aquellos en los que se realizó el diagnóstico oportuno en el periodo de 24 horas, de los 17 pacientes que sufrieron parada circulatoria cerebral en este lapso de tiempo, 7 fueron donantes efectivos, 4 registraron la no voluntad de donante verificada por los organismos reguladores, 4 tuvieron alteraciones anatómicas de los órganos a trasplantar y 2 fallecieron con parada cardiaca.

La otra cara de la moneda lo constituyen pacientes que desarrollaron muerte encefálica en un periodo de tiempo prolongado por encima de 96 horas desde su ingreso a UCI hasta el diagnóstico de la misma, donde solo hubieron 3 donantes efectivos de los 10  pacientes diagnosticados en este lapso de tiempo siendo la complicación infecciosa la principal causa de contraindicación del trasplante, por lo tanto se hace hincapié que a mayor tiempo transcurrido hasta la certificación de muerte encefálica mayor es la probabilidad de complicaciones que afrontan los potenciales donantes y la sepsis es la principal causa como contraindicación de donación en el presente estudio, se evidencio que existe mayor riesgo de no producirse la donación efectiva en el grupo de pacientes con tiempo prolongado mayor a 96 horas desde su ingreso a la unidad de cuidados intensivos hasta la certificación de muerte encefálica quienes representaron un  OR de 0.3  con un valor estadísticamente no significativo según el estudio (p=0.08).

A pesar que en el Ecuador todos somos donantes por ley a excepción de quienes expresan de manera voluntaria su deseo de no serlo en el momento de obtener su cedula de identidad, la principal causa de no donación en el universo estudiado fue precisamente la negación a esta condición expresada por el potencial donante.

Tabla No4 Tiempo transcurrido desde el ingreso a UCI hasta el diagnóstico de muerte encefálica

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

Tabla No5 Donación efectiva y causas de no donación

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

Causas de no donación en relación con el tiempo transcurrido desde el ingreso a UCI hasta el diagnóstico de muerte encefálica

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

Relación del tiempo transcurrido desde el ingreso a UCI hasta el diagnóstico de muerte encefálica con la capacidad de ser donante efectivo.

Ver: Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva, al final del artículo

Fuente: Base de datos institucional “Hospital Luis Vernaza” 2018-2019

Autores: Diego Llumiquinga A., MD/Maria Isabel Jara, MD.

Discusión

En el presente estudio se determina el perfil epidemiológico de los pacientes neurocríticos ingresados en la unidad de cuidados intensivos de nuestra institución en el periodo de tiempo establecido para este estudio. En primera instancia se demostró que el sexo de mayor afectación fue el masculino con el 65,9% frente al femenino con porcentaje del 34,1%, nada alejado de la realidad a nivel de España se reportan datos a través de diversos estudios, uno de ellos realizado por M. Bodi en 9 centros autorizados para trasplante donde existió predominio de hombres con el 60,8%, en Cuba un estudio realizado en el Hospital Pinar del Rio evidencio el predominio del sexo masculino con el  66,6%, y no muy lejos en nuestro vecino del norte Colombia el estudio realizado en el complejo hospitalario fundación valle de Lili escrito por Aristizábal Ana  enfatizo el predominio de hombres con el 67%.

La edad media en nuestro estudio es de 37 años con una desviación estándar de 14 es decir que la mayoría de nuestra población se encontraba entre 23 y 51 años, en comparación con los estudios previos se evidencia similitud con el estudio cubano y colombiano donde la población es joven y consistió entre 31 a 50 y de 17 a 39 años respectivamente, enfatizando que la población extremadamente joven en el estudio Colombiano es atribuible a muertes violentas. Contrarrestando lo mencionado en el estudio europeo se evidencia una población mayor cuya edad media fue de 53 años con un desviación estándar de 19 es decir que la mayoría de los sujetos en este estudio oscilo entre las edades de 34 a 72 años esto secundario al envejecimiento poblacional al que se ve expuesto el mencionado  continente.

La principal causa de muerte encefálica en el presente trabajo es el traumatismo cráneo encefálico presente en el 50% de los casos seguido de cerca por el evento cerebro vascular hemorrágico con el 47,7% y por último el evento cerebro vascular isquémico con el 2,3%, cabe enfatizar que la mayoría de los traumas fueron producto de accidentes de tránsito reflejados con el 45,45% de los casos, mientras que el 4.55% restante fueron producto de agresiones por arma de fuego, en comparación  con el estudio ibérico donde la principal causa de muerte encefálica es el evento cerebro vascular hemorrágico con el 45,1% seguido por el trauma cráneo encefálico con el 20, 3% y en último lugar el evento cerebro vascular isquémico con el 13,5% entre las principales causas, justificando esta diferencia en relación a nuestro universo de estudio ya que el país europeo cuenta con una población envejecida grupo etario donde predominan enfermedades de carácter crónico especialmente metabólicas que juegan un papel importante como factor de riesgo para producir eventos cerebro vasculares hemorrágicos, además al ser un país desarrollado cuenta con leyes de transito rígidas que minimizan en cierta medida los accidentes de tránsito.

Cabe realizar la siguiente acotación sin bien en la población de nuestro estudio la principal causa de muerte cerebral es el trauma cráneo encefálico no existe una diferencia significativa con la segunda causa que es el evento cerebro vascular hemorrágico probablemente en relación con el envejecimiento poblacional que se suscita a nivel mundial, estimando que la población adulta mayor crecerá en un 34% para el 2020 según un estudio realizado por la Universidad de Valencia; además el INEC estima que para el 2025 el número de habitantes mayores de 65 años en el Ecuador será aproximadamente de 3 millones, otro de los puntos es recalcar que ha existido mejoría en cuestión de leyes de tránsito y el control adecuado de las mismas.

El método diagnóstico más frecuente en nuestro estudio fue  el test clínico utilizado en el 70,5% de los casos tal como recomienda el protocolo emitido por la ASN de nuestro país al igual que diferentes guías como la AAN  y el INCUCAI en Argentina por mencionar algunos, sin embargo existen circunstancias puntuales donde se utiliza métodos instrumentales para el diagnóstico de muerte cerebral, en el presente estudio se utilizó la angiografía por tomografía computarizada en el 13,6%, seguido por DTC en el 9,1% y la arteriografía cerebral en el 6,8% de los casos,  la principal causa para utilizar estos medios instrumentales fue el trauma facial que impedía la realización del test clínico. Hasta el momento no existen estudios que comparen los diferentes métodos de diagnóstico entre sí, lo que existe son estudios individuales que evalúan las ventajas y desventajas de cada uno de estos métodos por separado, recalcando que las guías de manejo de muerte cerebral enfatizan a la arteriografía cerebral como el gold estándar en el diagnóstico de esta entidad,  lo que podríamos acotar en relación a nuestro estudio es que la angiotomografía cerebral es la más utilizada en razón de su fácil disponibilidad las 24 horas y no necesita de una preparación especial para el estudio, seguido por DTC que no se encuentra disponible las 24 horas pero es una prueba que se puede realizar al pie de la cama del paciente evitando de esta manera su traslado.

El 43,2% de los casos fueron donantes efectivos versus el 56,8% que no lo fueron, entre las principales causas que contraindicaron la donación de órganos tenemos la no voluntad en el 22,7%, alteración anatómica del órgano en el 15,9%, la sepsis en el 11,4% y la parada cardiaca en el 6,8%. Si bien en el Ecuador todos somos donantes por ley a excepción de quienes expresan de forma voluntaria su negativa ante el órgano rector pertinente, la principal causa de no realizarse la donación efectiva en el presente estudio es la negación a ser donante dato concordante con el estudio colombiano realizado en el complejo Hospitalario fundación valle de Lilis donde la principal causa de no producirse el trasplante es la negativa familiar, todo lo contrario sucede en países desarrollados como España donde existe una educación amplia sobre el tema y la donación es aceptada ampliamente por los familiares de las víctimas.

El tiempo estimado entre el ingreso a UCI y el diagnóstico de muerte encefálica en este estudio fue de 38,6% durante las primeras 24 horas, mayor a 96 horas en el 22,7%, el 20,5% en las  72 horas y el 18,2% a las 48 horas. Aunque en nuestro estudio la mayoría de pacientes fueron diagnosticados de manera temprana dentro de las primeras 24 horas desde su ingreso a UCI, sigue siendo un tiempo prolongado en relación a lo expuesto en estudios de países desarrollados como España, donde el intervalo de tiempo de espera es de 8 a 12 horas según el estudio promulgado por el SEMICYUC realizado en 9 centros hospitalarios con permiso para extracción de órganos; de igual manera un trabajo efectuado en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid protocolizo el ingreso de pacientes con sospecha de muerte encefálica a UCI, siendo el tiempo medio desde el ingreso hasta la certificación de muerte encefálica es de 15 horas, recalcando que el intervalo de tiempo corto es debido a que estos hospitales cuentan con protocolos estandarizados en la atención del potencial donante que lo vienen perfeccionando conforme su práctica.

Sin ir muy lejos estudios tanto en Cuba como en Brasil promulgan un tiempo de extracción de órganos desde la captación del potencial donante hasta la donación efectiva de 12 horas como promedio, comparando lo expuesto son pocas las instituciones en nuestro país que cuentan con la certificación otorgada por el INDOT para extracción de órganos, por lo tanto son pocas las unidades de salud que cuentan con un protocolo definido en la atención del potencial donante, cabe recalcar que muchos de los profesionales de la salud  no se encuentran al tanto del mismo o no tienen la capacidad resolutiva o científica en el manejo de este tipo de pacientes produciéndose demora en su atención y captación del probable donante por lo que se debe reajustar una correcta difusión de las guías emitidas.

Esto se ve reflejado en los datos del estudio ya que la mayoría de nuestra población son pacientes referidos de otras instituciones de salud que representan el 77,3% del total de los casos constituyéndose el Hospital Luis Vernaza como un centro de referencia.

En relación al intervalo de tiempo desde el ingreso a la UCI y el diagnóstico de muerte encefálica con la capacidad de constituirse en donante efectivo el estudio reflejo que a mayor tiempo de espera mayores son las complicaciones y las principales son las infecciosas evidenciando sepsis en el 50% de los casos cuya espera fue mayor a 96 horas, comparándolo con el estudio Ibérico antes mencionado la sepsis únicamente represento el 3,6% de las contraindicaciones de trasplante, este porcentaje se relaciona con el corto tiempo trascurrido desde la captación del potencial donante hasta su diagnóstico.

Conclusiones

El presente estudio toma importancia al existir poca información sobre muerte encefálica a nivel nacional, además de la curiosidad del investigador por conocer más acerca del tema que en muchas ocasiones es desconocido por la sociedad en general e incluso es poco difundido por el personal de salud El estudio intenta aportar con datos sobre el perfil epidemiológico de este tipo de pacientes, esclarecer las principales causas que conllevan a que el paciente evolucione hacia la parada circulatoria cerebral,  demostrar si existe alguna relación entre el tiempo de captación del paciente y el desarrollo de muerte encefálica con su condición de donante efectivo.

Recomendaciones

Se recomienda llevar una estadística adecuada sobre los datos de los pacientes en muerte encefálica, determinando la causa que conllevo a provocar la muerte encefálica, establecer el método diagnostico utilizado, tiempo de evolución hasta la muerte encefálica, y las complicaciones que se suscitan en este proceso. Realizar más estudios sobre el tema con la finalidad de difundir y discernir sobre el manejo de pacientes en muerte encefálica ya que existe poca información sobre el tema en nuestro país.

Anexos – Perfil Epidemiológico de muerte encefálica en pacientes neurocríticos de la Unidad de Terapia Intensiva

Bibliografía

Canalejo, H. J. (1997). Muerte Encefálica y donación de órganos. Recuperado el 28 de 11 de 2018, de Trasplantes.net: http://www.trasplantes.net/ images/PDF/Manual demuerte %20encefalicay%20 Donacion. pdf

Cruz, M. C. (2019). Observaciones de la guía de práctica de muerte encefálica. Archivos de Neurociencias (Mex) INNN.

D. Escudero, J. O. (10 de 2015). Medicina intensiva y donación de órganos. ¿Explorando las últimas fronteras? Medicina Intensiva, 39(6).

Dolores, E. (05 de 2009). Diagnóstico de Muerte Encefálica. Medicina Intensiva, 33(4).

Dolores, E. (2009). Muerte encefálica en Iberoamérica. Medicina Intensiva Sociedad Española de Medicina Intensiva y Unidad Coronarios.

Dolores, E. (04 de 2014). Diagnostico instrumental de muerte encefálica. Hospital Universitario Central de Asturias, 5(12).

Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, T. y. (2018). Recuperado el 28 de 09 de 2018, de Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células: http://www.donacion trasplante.gob.ec/ indot/estadisticas-indot/

Instituto Nacional de Donación y Trasplante, T. y. (2012). Actualización de Consenso de Muerte

Kenneth E. Wood, B. N. (12 de 2004). Care of the Potential Organ Donor. The New England Journal of Medicine, 351(26).

García S. Muerte cerebral. Diagnóstico oportuno y axiomático de una pérdida. Revista Mexicana de Medicina Interna. 2012 Dec; 28(6).

Matesanz, R. (2018). El Registro Mundial de Trasplantes. Newsletter Transplant. Recuperado el 20 de 10 de 2018, de Organización Nacional de Trasplantes: http://www.ont.es/ prensa/NotasDe Prensa/2018% 2008%2029% 20%20DATOS %20REGI

Nuria, M. B. (2013). Donación de órganos y tejidos en Medicina Intensiva SEMICYUC (Journal

Rubí, J. A. (2003). Recuperado el 24 de 11 de 2018, de Redalyc: http://rlillo.educsalud.cl/ Capac_Etica_ BecadosAPS/ Etica%20del %20Final%20de%20la

Universidad Centra del Ecuador. (2016). Recuperado el 24 de 11 de 2018, de Neurología Crítica: https://sites.google.com/ site/neurologiacritica /muerte-cerebral

Salir de la versión móvil