Mucocele por extravasación en la cavidad oral

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 1–Enero 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº1: 57

Autor principal (primer firmante): Cleofé Garvi Tortajada

Fecha recepción: 10 de Diciembre, 2021

Fecha aceptación: 6 de Enero, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(1) 57

Autores:

Cleofé Garvi Tortajada, Rubén Laiglesia Sancho

Introducción

El término mucocele deriva de la raíz latina mucus (moco) y la griega kele (acumulación, hernia, tumor). Se trata de una tumoración mucosa de variado tamaño, esferoidal y circunscrita que contienen moco en su interior. Es la patología más frecuente de las glándulas salivales menores.

publica-TFG-libro-ISBN

Los mucoceles se dividen en dos tipos según su patogenia e histología: mucoceles por retención y mucoceles por extravasación.

Clínicamente en ambos mucoceles se produce una tumoración quística, cupuliforme, azulada y transparente que tiene carácter recidivante. La duración de las lesiones es variable, desde pocos días hasta años, debido a que no produce dolor. Es muy frecuente que la tumefacción aparezca y desaparezca continuamente, relatando el paciente que “se desinfla”.

Palabras clave: mucocele por extravasación; glándula salival

Objetivo

Realizar una revisión analizando las características más habituales que aparecen en los mucoceles por extravasación.

Discusión / resultados

El mucocele por extravasación se origina por un traumatismo mecánico producido en una glándula salival menor que rompe o desgarra el conducto salival de dicha glándula afectada. Esta situación da lugar al derrame o extravasación de moco en el tejido conjuntivo adyacente al lugar donde se ha producido la sección del conducto, donde se produce una reacción inflamatoria secundaria que contiene neutrófilos en un primer momento y macrófagos posteriormente. El tejido de granulación presente favorece la formación de una pared alrededor del moco extravasado.

Los adolescentes y niños son los que se afectan más habitualmente, aunque pueden presentarse a cualquier edad. Casi dos tercios de los mucoceles se dan en las 3 primeras décadas de vida. Suelen afectarse ligeramente más los hombres que las mujeres.

Son más frecuentes que los mucoceles por retención, representando el 80% del total. Se localizan preferentemente en el labio inferior (80%), seguido del suelo de la boca y la zona yugal (15%), el paladar, la lengua y el labio superior. Hay que recordar que las glándulas salivales menores se distribuyen por toda la cavidad oral, a excepción de la porción anterior del dorso de la lengua y de la encía. Por ello, podrían aparecer en cualquier zona de la boca que contenga tejido glandular.

Las glándulas salivales menores del labio inferior son más afectadas debido a una mayor capacidad de traumatización labial en edades infantiles y a una disposición específica de algunas piezas dentarias. Los caninos inferiores y los incisivos laterales son los dientes que están más relacionados con esta patología en el labio inferior.

Los mucoceles por extravasación muestran 3 fases diferentes histopatológicamente en su desarrollo. En la fase inicial, el moco penetra en el intersticio tisular originando una respuesta inflamatoria leucocitaria e histiocitaria, para intentar circunscribir el proceso. En la segunda fase, se desarrolla el “granuloma mucoso”, con un contenido celular de histiocitos y macrófagos espumosos cargados de moco junto a células multinucleadas de cuerpo extraño. La tercera y última fase es cuando se origina el pseudoquiste mucinoso con una cápsula conectiva y un recubrimiento endotelioide.

El tratamiento propuesto para eliminar los mucoceles por extravasación es la excisión quirúrgica. La punción-aspiración sólo se realiza para realizar el diagnóstico, pero no como tratamiento, debido a que no aporta beneficio clínico duradero. Para prevenir las recidivas es necesario extirpar las glándulas salivales menores relacionadas además del moco acumulado.

Una variante del mucocele por extravasación es el mucocele superficial. Éste aparece en la interfase epitelio-conjuntivo y está constituido por lesiones vesiculosas situadas justo debajo de la mucosa y cuya pared superior es la propia mucosa, formando como una ampolla subepitelial. Puede confundirse con procesos vesiculoampollares como el penfigoide benigno de mucosas. Suele observarse más habitualmente en la región retromolar, paladar blando y mucosa bucal posterior. Este tipo de mucocele no requiere tratamiento.

Conclusión

Los mucoceles son las lesiones más frecuentes que aparecen en las glándulas salivales menores. El labio inferior es la localización más frecuente donde aparecen. Por ello, es de gran importancia realizar un diagnóstico diferencial para descartar otras patologías que pueden aparecen en dicha situación.

Bibliografía

  1. Ramírez Terán AL, Fernández Rueda P, Martínez-Luna E, Toussaint-Caire S, Vega- Memije ME, Mosqueda Taylor A. Mucocele oral. Dermatología CMQ. 2016;14(1):87-89.
  2. Regezi JA, Schiubba JJ. Enfermedades de las glándulas salivales. Patología bucal: correlaciones clinicopatológicas. 3º edición. Ed McGraw-Hill Interamericana. 2000:221- 275.
  3. Sapp JP, Eversole LR, Wysocki GW. Trastornos de las glándulas salivales. Patología oral y maxilofacial contemporánea. Ed Elsevier. 2004: 319-356.
  4. Aguirre Urízar JM. Sialolitiasis y quistes de las glándulas salivales. En: Bagán Sebastián JV. Medicina oral. Barcelona. Masson: 1995; 311-320.