Mononucleosis infecciosa. Diagnóstico y tratamiento

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 9–Septiembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº9: 139

Autor principal (primer firmante): Cristina Martínez García

Fecha recepción: 29 de Agosto, 2021

Fecha aceptación: 23 de Septiembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(9): 139

Autores: Cristina Martínez García, Patricia Ruiz Escobar, Dimas Ángel García Fernández.

Categoría profesional: Técnico Superior en Laboratorio Clínico y Biomédico.

Palabras clave: Mononucleosis, Epstein Barr, Herpes virus, enfermedad del beso

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Introducción

La mononucleosis infecciosa es una infección causa, por lo general, por el virus de Epstein- Barr. El virus se disemina a través de la saliva y es por ello que a veces se la llama” enfermedad del beso”. La mononucleosis ocurre con mayor frecuencia en adolescentes y adultos jóvenes. Sin embargo, se puede tener a cualquier edad.

Algunas veces también se puede inflamar el bazo. Un análisis de sangre puede demostrar la mononucleosis. Sin embargo, se puede sentir cansancio durante algunos meses después. El tratamiento se enfoca en mejorar los síntomas e incluye analgésicos y medicinas para la fiebre, abundantes líquidos y mucho reposo

Desarrollo

El virus tiene un período de incubación de entre cuatro y seis semanas, aunque puede ser más breve en el caso de los niños pequeños. El período de incubación es el tiempo que transcurre antes de que aparezcan los síntomas después de la exposición al virus.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Hinchazón de ganglios linfáticos
  • Amígdalas inflamadas
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido de la piel
  • Bazo inflamado y blando

La causa más frecuente de la mononucleosis es el virus de Epstein- Barr, aunque otros virus también pueden provocar síntomas similares. Aunque los síntomas de la mononucleosis son incómodos, la infección se resuelve por sí sola sin efectos a largo plazo. La mayoría de adultos jóvenes que estuvieron expuestos al virus de Epstein- Barr, crearon anticuerpos. Esto significa que son inmunes.

En ocasiones las complicaciones de la mononucleosis pueden ser graves.

Aumento del tamaño del bazo

La mononucleosis puede producir el aumento del tamaño del bazo. En casos extremos, el bazo puede romperse y producir un dolor agudo y repentino en el costado izquierdo de la parte superior del abdomen.

publica-articulo-revista-ocronos

Problemas hepáticos

También puede producir problemas hepáticos:

  • Hepatitis. Inflamación leve del hígado
  • Ictericia. Aparición del color amarillento de la piel y la parte blanca de los ojos.

Complicaciones menos frecuentes

  • Anemia: reducción de glóbulos rojos y de la hemoglobina
  • Trombocitopenia: recuento bajo de plaquetas
  • Problemas de corazón: inflamación del músculo liso cardíaco (miocarditis)
  • Complicaciones del sistema nervioso: meningitis, encefalitis y síndrome de Guillain- Barré.
  • Amígdalas inflamadas: pueden bloquear la respiración.

El virus se transmite mediante la saliva infectada, Alcanza las células epiteliales de la orofaringe y seguidamente tiene lugar el proceso de replicación. Los linfocitos B son infectados al contactar con las células epiteliales mencionadas anteriormente. Durante la fase inicial, el control de la infección corre a cargo de los linfocitos T, las células naturales Killer y algunos linfocitos T citotóxicos inespecíficos, también aumenta el interferón. En la fase posterior se forman las células citotóxicas específicas para reconocer los antígenos nucleares del virus de Epstein Barr. Si la inmunidad mediada por los linfocitos T está comprometida, puede tener lugar una proliferación de linfocitos B, lo que supondría la evolución desde la mononucleosis infecciosa hasta un linfoma.

Diagnóstico

De entrada, el diagnóstico de la mononucleosis infecciosa debe ser clínico. Se puede sospechar su presencia si el paciente tiene faringitis con hipertrofia amigdalar y secreción pultácea, adenopatías craneocervicales o generalizadas y fiebre persistente.

Sin embargo, a pesar de la importancia clínica, deben realizarse diferentes pruebas de laboratorio para confirmar la causa o determinar el diagnóstico en aquello casos en los que el cuadro se manifieste de forma atípica.

Los leucocitos, alcanzan valores elevados 10.000-20.000 células/microlitro al cabo de un período comprendido entre dos y cuatro semanas. La neutropenia y trombopenia moderadas también son habituales. Los marcadores hepáticos son anormales, observándose valores elevados de transaminasas y fosfatasa alcalina. La prueba de Paul-Bunnel basada en la detección de anticuerpos heterófilos es el test serológico más específico y sensible para su diagnóstico.

Tratamiento

Actualmente no se dispone de ningún tratamiento farmacológico específico y eficaz frente a esta enfermedad viral, pero hay algunos fármacos que sirven para aliviar la fiebre, dolor e inflamación.

Se recetan antisépticos, anestésicos y antiinflamatorios para aliviar las molestias orofaríngeas. La utilización de antibióticos queda restringida a los casos que exista una infección bacteriana.

Conclusión

El virus de Epstein-Barr está ampliamente distribuido por todo el mundo; de hecho, se estima que aproximadamente el 95% de los adultos con edades comprendidas entre los 35 y los 40 años han sido infectados.

La mononucleosis puede afectar a cualquier individuo independientemente de su edad, la mayoría de casos se dan en adolescentes y adultos jóvenes. En general, se admite que esta enfermedad es propia de adultos jóvenes, si bien en los países en vías de desarrollo un alto   porcentaje de la población se infecta antes de la adolescencia.

Casi siempre suele ser un proceso benigno y autorresolutivo, en el que la respuesta inmunitaria del huésped desempeña un papel fundamental.

Bibliografía

  1. Bonet R, Garrote A. Mononucleosis infecciosa (II): tratamiento y prevención. El Farmacéutico 2006;363:46-71
  2. Bonet R, Garrote A. Mononucleosis infecciosa (I). El Farmacéutico. 2066;362:66-71
  3. Losa JE, Miro JM, García F, Gatell JM. Síndrome mononucleósido. Medicine. 1998;7 (82):3813-7