Monográfico: la obesidad

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 12–Diciembre 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 12: 199

Autor principal (primer firmante): Nuey Alba Montero Sanz

Fecha recepción: 15/11/2023

Fecha aceptación: 12/12/2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(12): 199

Autores:

Nuey Alba Montero Sanz (TCAE)

Francisco Delgado Quintana (Celador)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Carlos Enrique Rastrero (Celador)

Irene Figuer Enciso (Fisioterapeuta)

Natalia Ortiz Martínez (TCAE)

Diego Jeria Ordóñez (Enfermero)

Introducción

Las causas de la obesidad son diversas y variadas. Esta condición de la persona tiene como origen genérico un desequilibrio energético entre las calorías que se consumen y las que se gastan a través del ejercicio y de las actividades diarias, por lo que el cuerpo almacena el exceso de calorías en forma de grasa.

Esta condición es una enfermedad compleja que consiste en tener una cantidad excesiva de grasa corporal. La obesidad no es solo un problema de imagen o relacionado con los cánones de belleza. Tiene que ver con la pérdida de la salud y debe abordarse desde los servicios sanitarios ya que supone un factor de riesgo para otras patologías tales como el cáncer, la diabetes, la hipertensión arterial o las cardiopatías. Se da de manera muy frecuente en países con niveles de vida alto y, concretamente, en España hablamos de que un 20% de la población lo sufre.

Existen muchas razones por las que resulta complicado perder peso, es decir, que se trata de un problema multifactorial relacionado con factores genéticos y del contexto, combinados con la alimentación y la actividad física.

publica-articulo-revista-ocronos

Sin embargo, la buena noticia es que solo con una pequeña bajada de peso se pueden mejorar o prevenir los problemas de salud relacionados con la obesidad. La obesidad puede manifestarse en cualquier etapa de la vida, aunque su prevalencia aumenta progresivamente con la edad. En España, además, vivimos una auténtica pandemia entre la población infantil. Calcular el índice de masa corporal (IMC) es la forma más práctica de conocer si tenemos o no obesidad.

Palabras clave: Sobrepeso, alimentación, actividad física, vida saludable

Causas y Factores de riesgo

La obesidad no aparece solo por comer en exceso, sino que existen una serie de factores que inciden sobre este problema.

Edad

Conforme se van sumando años de vida aparecen diversos cambios hormonales y, si esto se suma a una reducción del ejercicio físico, es muy probable que aparezca la obesidad. Ésta no es solo un problema referido al peso corporal. El concepto de obesidad requiere que dicho exceso de peso se produzca en forma de grasa (y no de otros tejidos corporales como el músculo o el hueso).

En términos médicos, la obesidad se define como un índice de masa corporal superior a 30 kg/m2. En personas de edad avanzada y salud frágil, es preferible mantener un IMC entre 24 y 29 kg/m2, porque cifras inferiores se asocian a mayor riesgo de muerte.

Grasa abdominal

Tener un perímetro de cintura superior a 102 cm en hombres, y a 88 cm en mujeres es indicativo de padecer el tipo de obesidad más peligrosa, que es la que se produce a partir de grasa acumulada en la zona del abdomen. Esta está asociada a un riesgo cardiovascular alto, a la diabetes mellitus, la hipertensión arterial y a niveles altos de colesterol y de triglicéridos plasmáticos. Además, puede aparecer una patología llamada esteatosis hepática.

En personas de edad avanzada, se da un tipo de obesidad llamada sarcopénica. En los ancianos, la obesidad se asocia a inmovilidad, fundamentalmente porque la cantidad de tejido muscular no es suficiente, ni tienen la misma fuerza que antaño, para movilizar el exceso de peso.

Obesidad infantil

En España, el 40,6% de los niños de entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad, según el estudio Aladino sobre la Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España, que presentó el Ministerio de Consumo en 2021. En conjunto, el 20% de los adolescentes presenta esta condición, según el Instituto Nacional de Estadística. Esta cifra sitúa al estado español como el cuarto país europeo con mayor prevalencia de obesidad infantil.

La mujer

El problema de la obesidad en mujeres está asociado, principalmente, al embarazo y la menopausia, aunque también aparece en casos de síndrome de ovario poliquístico.

En España, en el año 2009 el sobrepeso alcanzaba el 32% y la obesidad un 20,9% en embarazadas. A los seis meses del parto más del 33% de las mujeres continuaba con sobrepeso y casi un 21%, sufría obesidad.

Las consecuencias en estos casos son mayor incidencia de aborto, mayor tasa de fracaso en técnicas de fertilidad y mayor incidencia de parto prematuro, preeclampsia, diabetes gestacional, tasa de cesáreas y macrosomía fetal. Por otra parte, las personas cuyas madres eran obesas tienen más probabilidad de desarrollar patologías relacionadas con el sobrepeso y la obesidad.

Raza y discriminación

La obesidad está muy presente entre las personas de raza negra y en las personas de origen latinoamericano. Pero esta circunstancia se debe más, según los expertos, a la dificultad o facilidad de acceso a recursos causada por la segregación racial, que a condiciones biológicas.

Los adultos negros y latinos de EEUU tienen índices desproporcionadamente más altos de obesidad que los blancos, según un informe del Samuel DuBois Cook Center de la Universidad de Duke, que vio la luz en 2019. El estudio señala los factores socioeconómicos como una de las claves para entender la desigualdad, pero también destacó la segregación residencial como uno de los principales elementos que explican estas grandes diferencias.

El informe señala que son la separación de espacios habitacionales entre ricos y pobres y las diferentes características de los barrios -y no los factores genéticos o culturales- lo que marca la diferencia en cuanto a obesidad se refiere entre los distintos sectores de la población. De hecho, una vez que se consideran factores como la edad, los ingresos y la educación, las personas blancas, hispanas y negras que viven en los mismos vecindarios se enfrentan a probabilidades similares de sufrir obesidad.

Los barrios con predominio de población racializada suelen disponer de menos recursos y facilidades para que sus habitantes cuiden de su salud (zonas verdes, áreas recreativas al aire libre o tiendas de alimentación saludable). En el informe se señala que esas marcadas diferencias entre barrios son, a su vez, el resultado de políticas de vivienda discriminatorias.

Factores socioculturales

La obesidad está asociada a un menor nivel educacional y menor nivel de ingresos vinculado a un acceso limitado a instalaciones deportivas o zonas verdes bien habilitadas, y a la falta de presupuesto para llevar una dieta saludable.

El estudio Aladino publicado en 2021 por el Gobierno español contiene datos que confirman esta tendencia hacia la llamada pobreobesidad. Este informe revela que entre las familias que ingresan menos de 18.000 euros al año el exceso de peso se da en un porcentaje de más del 47% (con un 23,2% de obesidad), mientras que entre las que ganan más de 30.000 euros el porcentaje asciende a casi un 34% (11,9% de obesos).

Las causas directas son una peor alimentación y unos hábitos vitales menos saludables. Aladino corrobora estas ideas también: las familias más humildes acuden a establecimientos de comida rápida más a menudo que las más acomodadas (un 18,5% va al menos una vez por semana frente al 10,7%) y los niños de clase social más humilde consumen más golosinas que los privilegiados económicamente (11,5% lo hacen varias veces al día frente al 3,9%, respectivamente).

Alimentación poco saludable

Se observa una tendencia universal en las últimas cinco décadas a comer alimentos ricos en grasa, sal y azúcares.

Sedentarismo

Se observa un descenso del ejercicio físico debido a un estilo de vida sedentario, que deriva de la automatización de las actividades laborales y del predominio de un estilo de vida urbano. Los horarios de trabajo dilatados impiden, así mismo, disponer de tiempo para el autocuidado personal (deporte al aire libre, en gimnasio, etc.).

En los niños y adolescentes -y muchos jóvenes, puede decirse-, es especialmente llamativo el uso abusivo de videojuegos, consolas o, simplemente, el uso a todas horas del móvil; son tecnologías que copan un tiempo antes dedicado a otros juegos más activos.

Genética

Algunos estudios genéticos han determinado que la obesidad puede ser hereditaria, con genes que influyen en la cantidad de grasa corporal y en su distribución.

Algunos medicamentos

Ciertos medicamentos pueden provocar un aumento de peso si no se compensa con dieta o ejercicio. Entre estos medicamentos están algunos medicamentos para la diabetes y betabloqueantes, antidepresivos, anticonvulsivos, esteroides y ciertos antipsicóticos.

Factores conductuales

Una dieta poco saludable, que incluya consumo de tabaco y la ingesta de alcohol.

Síntomas de la obesidad

La obesidad supone un impedimento para disfrutar de una sensación de bienestar, ya que por lo general implica la realización de mayores esfuerzos para llevar a cabo las tareas cotidianas.

También disminuye la tolerancia al esfuerzo y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades vasculares y de desarrollar hipertensión arterial.

Las complicaciones articulares, especialmente en caderas, espalda y rodillas, limitan la actividad física. Si existe mucho sobrepeso pueden aparecer hernia de hiato, la apnea del sueño, litiasis biliar y esteatosis hepática.

Otros síntomas de la obesidad son la sudoración excesiva y la intolerancia al calor, las infecciones en los pliegues cutáneos o la sensación de falta de aire (disnea).

La acantosis nigricans (trastorno cutáneo caracterizado por la presencia de hiperqueratosis e hiperpigmentación en los pliegues cutáneos y de las axilas) y las estrías, causadas por distensión y ruptura de las fibras elásticas de la piel, son otras de las alteraciones que acompañan a la obesidad.

Complicaciones

La obesidad en la infancia y en la adolescencia está íntimamente relacionada con la obesidad en la etapa adulta. Así, un estudio en preescolares con 20 años de seguimiento mostró que el 25% de ellos mantenía sobrepeso en la adultez.

Esta cifra aumenta en escolares, ya que el 50% de los niños que son obesos a los 6 años siguen siendo obesos en la edad adulta; mientras que en la adolescencia, la posibilidad de llegar a ser un adulto obeso es del 80%.

La mayoría de las complicaciones producidas por la obesidad se hacen evidentes fundamentalmente en la etapa adulta; sin embargo, en la infancia y la adolescencia también pueden darse anormalidades metabólicas y otro tipo de alteraciones y patologías.

Pueden darse complicaciones gastrointestinales (hígado graso y colelitiasis), hipertensión arterial, hiperandrogenismo, síndromes metabólicos, dislipidemia o complicaciones del aparato endocrino u ortopédicas (genu valgum, la epifisiolisis de la cabeza femoral, el pie plano y la enfermedad de Blount). La obesidad también produce problemas respiratorios y complicaciones a nivel psicológico y neurológico.

Diagnóstico

El diagnóstico de la obesidad se basa en el examen físico y la historia médica del paciente, en función de cuyos resultados se marcarán las pautas del tratamiento y se detectarán otros posibles factores de riesgo que atender.

De particular relevancia será el cálculo del índice de masa corporal (IMC) para confirmar que es mayor de 30 kg/m2 para determinar la severidad de la obesidad.

  • Análisis de sangre y pruebas de imagen: en ayunas se valoran los niveles de colesterol, glucosa, las funciones renal y hepática y del tiroides. Es recomendable, además, valorar la posibilidad de que se sufra esteatosis hepática.
  • Exploración física: se recogen datos del paciente sobre el perímetro abdominal, la presión arterial y también del peso y la talla para calcular el IMC. Durante el examen físico se pueden descartar, además, insuficiencia cardíaca o el síndrome de Cushing.
  • Historia clínica: a través de la historia clínica se obtienen datos importantes sobre patrones alimenticios, hábitos de vida del paciente, cambios de peso, tratamientos que haya seguido, condicionantes ambientales o factores genéticos.
  • Otras pruebas diagnósticas: es importante detectar la existencia de otras enfermedades asociadas a la obesidad; algunas de las pruebas diagnósticas que suelen realizarse son la densitometría ósea, el estudio polisomnográfico, ecografía abdominal y pruebas cardiológicas.

Prevención y tratamiento de la obesidad

Para tratar la obesidad hay que incidir en diversas variables y actuar desde diferentes enfoques. Pérdidas de peso de al menos un 5-10% en un período de 6 meses mejora y controla la aparición de otras enfermedades asociadas con la obesidad.

Los primeros pasos en el tratamiento tienen que ver con los hábitos alimenticios y la actividad física. Además, se pueden administrar tratamientos farmacológicos e, incluso, intervenir quirúrgicamente al paciente. Cada persona precisa de un tratamiento único y personalizado, no hay recetas universales.

Reducir el aporte de calorías

Unos de los aspectos importantes para bajar de peso es reducir el aporte calórico. Mediante una entrevista dietética se pueden revisar los hábitos de consumo de alimentos y bebidas con la finalidad de calcular cuántas calorías se ingieren y cómo, y establecer estrategias concretas para reducirlas.

Los alimentos ricos en grasas saturadas (embutidos grasos, bollería, pastelería y precocinados, así como las bebidas refrescantes con azúcar y alcohólicas) aportan muchas calorías, por tanto, se recomienda eliminarlos por completo de la dieta.

Consumir alimentos más sanos

La cantidad de grasa ingerida debe ser reducida y proceder, por ejemplo, de pescado azul, aceite de oliva o frutos secos. Además, habrá que aumentar los cereales integrales, los frutos secos, las legumbres y las frutas y verduras. Los lácteos, en pequeñas cantidades y reducidos en grasa, y la sal y el azúcar, también con moderación.

Planificar las comidas

Fraccionando bien las comidas, manteniendo horarios regulares y equilibrando las tomas.

Ejercicio físico

Practicar algún deporte o realizar actividad física con frecuencia, además de generar sensación de bienestar, ayuda a mantener un peso saludable y a reducir los factores de riesgo.

Tratamiento farmacológico de la obesidad

Según las recomendaciones de las sociedades científicas, el tratamiento farmacológico está aconsejado junto con el tratamiento con alimentación y ejercicio en personas con un índice de masa corporal (IMC) mayor a 30 kg/m2; también está recomendado cuando el paciente tiene hígado graso, hipertensión o dislipemia y su IMC es de 27kg/m2.

Conclusiones

El hecho de que en España estemos viviendo una pandemia ‘silenciosa’ -como dicen algunos expertos- referida a la obesidad infantil constituye, en parte, una muestra del fracaso de la sociedad actual. Resulta inadmisible que sean precisamente las nuevas generaciones, las que nos van a sobrevivir, aquellos que son el futuro, las que estén introyectando una cultura gastronómica tan poco saludable.

Aunque es cierto que el problema de la obesidad está relacionado, muchas veces, con economías familiares muy humildes y con el hecho de vivir en barrios con ausencia o escasez de recursos para practicar deporte, también es verdad que este problema afecta a niños y adultos de familias más acomodadas.

En parte se debe a la pérdida del gusto por la dieta mediterránea. Esa que incluye fruta, verdura, cereales y poca proteína animal, que es tan aplaudida, pero que, al parecer, cada vez menos gente practica. Y esto implica una pérdida de la cultura gastronómica, un descenso en nuestros niveles culinarios que nos empobrecen como sociedad. Porque la riqueza cultural también reside en tener una buena gastronomía.

La influencia del estilo de vida americano, que incluye la comida rápida, mucha proteína animal, alimentos procesados (con elevados niveles de azúcar y grasas saturadas) y poca verdura y fruta forma parte del problema.

Además, debido a las jornadas de trabajo extenuantes que impone el sistema capitalista y neoliberal, cada vez se hace más complicado disponer de tiempo para practicar ejercicio, o para disfrutar de actividades que generen bienestar en la persona. Sentirse bien también ayuda a comprometerse con uno mismo en el autocuidado y a perseguir objetivos.

También sería interesante revisar la otra cara de la moneda que tiene que ver con la llamada gordofobia. Esta hace alusión al maltrato y la discriminación que sufren las personas gordas por el hecho de tener una imagen corporal que no se corresponde con los estándares de belleza establecidos. Unos criterios estéticos que suponen un férreo mandato y una imposición social sobre todo para las mujeres, a las cuales, si no son delgadas y esbeltas, la sociedad les dice que no van a ser queridas.

Este posicionamiento juzga a las personas con sobrepeso culpándolas por esta condición, y les adjudica características personales estereotipadas (vagas, comedoras compulsivas, perezosas, carentes de habilidades de autocuidado, torpes, etc.)

La narrativa de la gordofobia discrimina a las personas gordas por cuestiones estéticas -aunque se escude en argumentos de vida saludable- y les adjudica arbitrariamente características morales negativas. El discurso de la gordofobia niega que se pueda vivir en un cuerpo con sobrepeso y llevar hábitos de vida saludables, y niega los factores genéticos y ambientales de la obesidad.

Bibliografía

  1. MayoClinic. https://www.mayoclinic.org/es-es/disease s-conditions/obesity/symptoms- causes/syc-20375742
  2. Hospital Clínico Universitario de Barcelona. https://www.clinicbarcelona.org/asistenc ia/enfermedades/obesidad/causas-y-fact ores-de-riesgo
  3. Clínica Universidad de Navarra. https://www.cun.es/enfermedades- tratamientos/enfermedades/obesidad
  4. Socie dad Española de Geriatría y Gerontología. https://www.segg.es/ciudadania/2014/01/2 0/obesidad-en-el-anciano-es-mas-grave- segun- aumenta-la-edad
  5. El Diario.es. https://www.eldiario.es/sociedad/problem a-espana-tenga-40-sobrepeso- obesidad-infantil-mayoria-vida_1_8003466 .html
  6. ELSEVIER. Revista Médica Clínica. https://www.elsevier.es/es-revista-revis ta-medica-clinica- las-condes-202-artículo-obesidad-embaraz o-S0716864012702924
  7. Gobierno de España. https://www.lamoncloa.gob.es/serviciosde prensa/notasprensa/consumo/Paginas/202 1/281021- publicidadmenores.aspx
  8. ELSEVIER. Revista Médica Clínica. https://www.elsevier.es/es-revista-revis ta-medica-clinica- las-condes-202-artículo-obesidad-sus-com plicaciones-S0716864011703893