Misofonía

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 4–Abril 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 4: 15

Autor principal (primer firmante): Laura Julián Gil

Fecha recepción: 18/03/2024

Fecha aceptación: 30/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(4): 15

Autores:

Laura Julián Gil (TCAE)

María Paz Osés Galbete (celadora)

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

María Elena Abenia Arnal (TCAE)

Adrián Sierra Aparicio (Celador)

David Fernando García (Celador)

Belén Paricio Cabañero (TCAE)

Categoría: celador y TCAE

Palabras clave: misofonía, odio al sonido, trastorno neurológico, Escala de misofonía de Toronto.

Introducción

La misofonía, también conocida como «odio al sonido», es un trastorno neurológico que se caracteriza por una reacción emocional y fisiológica negativa a sonidos específicos. Estos sonidos, generalmente cotidianos y de baja intensidad, pueden desencadenar en la persona afectada una respuesta de ira, irritación, ansiedad, e incluso pánico.

publica-articulo-revista-ocronos

Epidemiología

La misofonía afecta a un porcentaje significativo de la población, con estimaciones que varían entre el 6% y el 20%. Se observa una mayor prevalencia en mujeres que en hombres, y suele manifestarse por primera vez en la infancia o la adolescencia.

Causas

Las causas exactas de la misofonía aún no se han dilucidado completamente. Sin embargo, se cree que existe una combinación de factores neurobiológicos y psicológicos que contribuyen al desarrollo del trastorno.

Manifestaciones clínicas

Los síntomas de la misofonía varían en severidad e intensidad entre las personas afectadas.

Los sonidos desencadenantes más comunes incluyen:

  • Ruidos de masticación: El sonido de personas masticando chicle, comiendo con la boca abierta o sorbiendo alimentos.
  • Respiración ruidosa: Los sonidos de la respiración nasal, jadeos o resoplidos.
  • Sonidos repetitivos: Los sonidos de tics nerviosos, teclados, clics de bolígrafos o el goteo de agua.
  • Voces específicas: El timbre de voz de ciertas personas, incluso cuando no están hablando directamente con la persona afectada.

La reacción ante estos sonidos puede ser:

  • Emociones: Ira, irritación, disgusto, ansiedad, miedo o pánico.
  • Respuestas fisiológicas: Aumento de la frecuencia cardíaca, sudoración, tensión muscular, náuseas o mareos.
  • Comportamientos: Evitación de situaciones o personas que puedan desencadenar los sonidos, aislamiento social o respuestas agresivas.

Diagnóstico

El diagnóstico de la misofonía se basa en la evaluación clínica por parte de un profesional de la salud mental; como puede ser el psicólogo o el psiquiatra. No existe una prueba única y definitiva para diagnosticar la misofonía.

Evaluación clínica

  • Entrevista clínica: El profesional de la salud mental le preguntará sobre sus síntomas, historial médico, antecedentes familiares de trastornos psiquiátricos y otros factores relevantes.
  • Cuestionarios: Se pueden utilizar cuestionarios específicos para evaluar la severidad de la misofonía y los sonidos desencadenantes.
  • Escala de Misofonía de Toronto (TMS): Es una herramienta de evaluación estandarizada que se utiliza para medir la severidad de la misofonía.
  • Criterios diagnósticos: El profesional de la salud mental comparará sus síntomas con los criterios diagnósticos de la misofonía, establecidos por la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10) o el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5).

Otras pruebas

  • Evaluación auditiva: Para descartar problemas de audición que puedan estar amplificando la sensibilidad al sonido.
  • Pruebas de imagen cerebral: Para descartar anomalías en el cerebro que puedan estar relacionadas con la misofonía.
  • Evaluación psicológica: Para descartar otros trastornos psicológicos que puedan estar causando los síntomas, como ansiedad, depresión o trastorno obsesivo-compulsivo.

Es importante destacar que la misofonía no es un trastorno imaginario o inventado. La investigación científica ha demostrado que la misofonía tiene una base neurobiológica real y que puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que la padecen.

Tratamiento

No existe un tratamiento único y universalmente efectivo para la misofonía.

El enfoque terapéutico generalmente se basa en una combinación de estrategias:

  • Terapia cognitivo-conductual: Ayuda a la persona a identificar y modificar las cogniciones y comportamientos asociados a la respuesta negativa al sonido.
  • Terapia de desensibilización: Expone gradualmente a la persona a los sonidos desencadenantes en un ambiente controlado, de forma que se reduce la respuesta de ansiedad y habituación al sonido.
  • Técnicas de relajación: Mindfulness, yoga, meditación o respiración profunda pueden ayudar a manejar la ansiedad y el estrés asociados a la misofonía.
  • Medicamentos: En algunos casos, se pueden utilizar antidepresivos o ansiolíticos para controlar los síntomas de ansiedad y la irritabilidad.

Pronóstico

El pronóstico de la misofonía varía de persona a persona. Aunque no existe una cura definitiva, el tratamiento puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas afectadas.

Conclusión

La misofonía es un trastorno neurológico real que puede tener un impacto significativo en la vida de las personas que lo padecen.

Bibliografía

  1. https://www.aural.es/blog/que-es-la-miso fonia-sintomas-y-tratamiento https://es.wikipedia.org/w/index.php?tit le=Misofon%C3%ADa&oldid=157073687
  2. http s://www.audicostaudifonos.com/misofonia/ https://psicologiaymente.com/clinica/com o-saber-tengo-misofonia https://www.raco.cat/index.php/PsicosomP siquiatr/article/view/398620
  3. https://w ww.bannerhealth.com/es/healthcareblog/ teach-me/misophonia-when-you-cant- stand-certain-sounds