Miopatía inflamatoria en relación con COVID-19

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 1–Enero 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 1: 459

Autor principal (primer firmante): Alba Román Cuartero

Fecha recepción: 26/12/2023

Fecha aceptación: 23/01/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(1): 459

Autora:

Alba Román Cuartero. Graduada en Fisioterapia. Fisioterapeuta en el Servicio Aragonés de Salud.

Resumen

El virus del SARS-CoV-2 apareció en diciembre de 2019 en China, llegando a España semanas más tarde. Aunque es un virus que determina fundamentalmente patología respiratoria, se han podido observar muchos casos de síntomas musculares agudos, probablemente asociados a él, como la mialgia y la debilidad que aparecen en pacientes afectados hasta bastante tiempo después de la infección inicial.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Algunos estudios han determinado que un porcentaje elevado de personas que padecieron la enfermedad mostraron signos de miositis que iban de leves a graves, algo que se ha relacionado con la duración de la infección y su asociación con patología crónica de base.

Palabras clave:

COVID-19, miopatía inflamatoria, debilidad muscular, SARS-CoV-2.

Introducción

La enfermedad por coronavirus conocida como “COVID-19” es una enfermedad infecciosa que está causada por el virus SARS-CoV-2. Se describió por primera vez en diciembre de 2019 en Wuhan (China), mientras que los primeros casos en España datan de marzo de 2020.

Los síntomas principales con los que cursa este virus son respiratorios (tos, fiebre, disnea…) y sistemáticos, aunque se han descrito también síntomas gastrointestinales, así como anomalías en el gusto y olfato entre otros.

Sin embargo, desde el inicio de la pandemia se fueron observando en pacientes afectados con el virus síntomas neurológicos, como cefaleas, astenia, mialgias, insomnio, bradipsiquia y otros, tanto en casos leves como en los casos más graves de la enfermedad, aunque con más predilección por éstos últimos.

Aceptando la hipótesis del tropismo del virus por los receptores de la enzima convertidora de angiotensina 2, que usa como vía de entrada a la célula, y están en células gliales y neuronas, es razonable que este virus pueda dar síntomas neurológicos en su evolución 1,2,3.

publica-articulo-revista-ocronos

En los últimos años se han descrito numerosos síntomas neurológicos asociados a esta infección como es el caso de la mialgia, aunque no existen muchos estudios sobre la debilidad muscular que puede estar asociada a una miositis en relación con esta enfermedad 4.

El dolor muscular (mialgia) puede ir asociado a enfermedades infecciosas y se describe como síntoma común en el caso del COVID-19, con una prevalencia de 2,4 a 72%. Su duración suele ir asociada a la gravedad con la que se contrae la enfermedad 5.

Se han descrito diagnósticos de miopatías agudas inflamatorias en pacientes con COVID, tanto en aquellos que padecieron la enfermedad en un estado crítico pasando incluso por UCI, como en aquellos en los que fue más leve y sin complicaciones de base.

Las miopatías inflamatorias son un grupo de enfermedades que conllevan inflamación muscular de larga evolución, debilidad muscular y dolor muscular en algunos casos. Hay cuatro que son la polimiositis, dermatomiositis, miositis por cuerpos de inclusión y miopatía autoinmune necrosante.

Aunque pueden tener muchas causas, la mayoría suele aparecer como trastorno autoinmune de forma que el cuerpo lo usa como respuesta para defenderse ante un posible virus. Quienes la padecen suelen experimentar un inicio lento, subagudo y rara vez agudo con dificultad para realizar tareas que precisen el uso de músculos proximales 2,6,7.

Objetivos

Los objetivos en este caso van a ir enfocados a intentar encontrar información que permita establecer la relación existente entre la miopatía de carácter inflamatorio y la infección por COVID-19 en pacientes que sufrieron la enfermedad.

Método

Se ha realizado una revisión bibliográfica en Scielo, Medline (con su motor de búsqueda principal PubMed), ScienceDirect, así como consultando otras referencias bibliográficas a fin de intentar reunir la mayor información posible.

Resultados

Está presente en varios artículos que la infección por SARS-CoV-2 tiene afinidad por el tejido neural y muscular, y cada vez son más frecuentes los casos de patologías como encefalitis, síndrome de Guillain-Barré, ictus, neuropatías craneales, trombosis cerebral, así como miositis / rabdomiólisis 3,4.

Estudios muestran evidencia de que más del 10% de pacientes contagiados por COVID-19 han llegado a desarrollar síntomas miopáticos con mialgias, debilidad muscular y rabdomiólisis, así como presencia de altos niveles en sangre de creatina quinasa (CK) y aldolasa, que son marcadores de inflamación muscular, sugestivos de miositis autoinmune necrosante 2.

Los pacientes suelen presentar debilidad generalizada y amiotrofia marcada sobre todo en miembros inferiores (habitualmente en tibiales, cuádriceps, gemelos, así como musculatura intrínseca de la mano), aunque en casi todos los pacientes explorados la conducción nerviosa motora y sensitiva estaba preservada, así como la propioceptiva, al igual que los reflejos tendinosos presentes en la exploración clínica.

Esa amiotrofia marcada descrita antes no guardaba relación ni con el tiempo de inmovilización, puesto que fue escaso, a pesar de que algunos pacientes estuvieron incluso en UCI, ni con las consecuencias de patrón miopático que puede causar el tratamiento con corticosteroides.

El balance muscular mostró más afectación de la musculatura de miembros inferiores, que de los superiores. También se observaron en algunos pacientes al estudiar el músculo, positivos agudos en reposo y potenciales de pequeña amplitud y duración, sobre todo en la musculatura tibial anterior. El número de síntomas confusionales también fue evidente entre los pacientes, sobre todo después de su paso por UCI 1,3,8.

A pesar de que la instauración de la amiotrofia en estos pacientes fue de inicio rápido, la evolución también fue favorable con unas semanas de tratamiento. El seguimiento y la valoración de los pacientes en los que persisten síntomas tanto musculares como articulares post COVID y que precisan de tratamiento fisioterápico es un desafío clínico complejo.

Al no poderse determinar de forma contundente que la miopatía inflamatoria sea consecuencia de la infección por COVID-19, es necesario descartar posibles causas de miopatía indagando en la historia clínica del paciente, su historial farmacológico (pueden estar asociadas a fármacos miotóxicos, agentes retrovirales…), estudios de electrodiagnóstico, biopsia muscular y si es necesario estudios genéticos. Aun así, se cree que la miopatía es una complicación que está ligada en la mayor parte de los casos a la gravedad de la enfermedad 3,4,9,10.

Conclusiones

El COVID-19 compromete principalmente a los pulmones, pero se ha detectado este virus en otro tipo de células como gliales, neuronas, músculo liso, esquelético y tejido sinovial, por lo tanto, síntomas como fatiga, artralgia, alteraciones neuromusculares y dolor muscular son frecuentes ante esta patología.

La miopatía asociada al virus SARS-CoV-2 presenta distintas entidades con mecanismos patológicos muy heterogéneos, por lo que es fundamental considerar factores como la gravedad y duración de la enfermedad, edad, sexo, así como condiciones preexistentes a la hora de establecer el diagnóstico.

Un inicio agudo de debilidad muscular severa con altos niveles de CK y marcadores inflamatorios altos en pacientes con COVID positivo es sugestivo de miopatía inflamatoria autoinmune desencadenada por el virus, sin embargo, esta hipótesis requiere de confirmación con detección de anticuerpos o biopsia muscular entre otros y no está totalmente documentado, ya que los síntomas miopáticos en una enfermedad por virus son multifactoriales.

Pero a pesar de que la miopatía se puede desarrollar de forma aguda en pacientes con COVID positivo, la mayoría evoluciona de forma favorable de forma precoz y con una resolución prácticamente completa.

La inclusión de síntomas neurológicos en los protocolos de actuación ante el COVID-19 permitiría por un lado detectar precozmente signos de alarma indicativos de un empeoramiento del paciente y de su necesidad de atención terapéutica, y por otro que pacientes con síntomas neurológicos de comienzo reciente puedan ser examinados y se sospeche de infección por SARS-CoV-2.

Bibliografía

  1. Abenza Abildúa M.J, Ramírez Prieto M.T, Moreno Zabaleta R, Arenas Valls N, Salvador Maya M.A, Algarra Lucas C et al. Complicaciones neurológicas en pacientes críticos por SARS-CoV-2. Neurología. 2020; 35(9): 621-627.
  2. Dalakas M.C. Miopatías inflamatorias: actualización en diagnóstico, patogénesis y terapias, e implicaciones relacionadas con COVID-19. Acta Myol. 2020; 39(4): 289-301.
  3. Abenza Abildúa M.J, Ramírez Prieto M.T, Moreno Zabaleta R, Algarra Lucas C, Pérez López C. Miopatía asociada a infección grave por SARS-CoV-2. Neurología (Cartas al Editor) [Internet]. 2020 [citado el 22 de diciembre de 2023]; 7(3): 706-708. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-neuro logia-295-artículo-miopatia-asociada-i nfeccion-grave-por-S0213485320302115
  4. G uzmán García S.A, Samaniego Burneo J.E. Miopatía inflamatoria, un tipo de presentación de COVID-19. Indexia Revista Médico-Científica [Internet]. 2021 [citado el 22 de diciembre de 2023]; 1(2): 19-22. Disponible en: https://revistaindexia.com/wp-content/up loads/2021/08/Miopatia-in-amatoria-un- tipo-de-presentacion-de-COVID-19-INDEX IA-2.pdf
  5. Céspedes Rodríguez H.R, Rodríguez Bencomo D, Céspedes Rodríguez H.A, Céspedes Rodríguez R. A. Manifestaciones neurológicas en la COVID-19. Rev Cubana de Neurología y Neurocirugía. 2021; 11(1): 1-18.
  6. NINDS. Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares [sede web]. Bethesda: National Institutes of Health (NIH); 2022 [revisado por última vez el 8 de julio de 2022]. Disponible en: https://espanol.ninds.nih.gov/es/trastor nos/forma-larga/miopatias-inflamatoria s
  7. Selva O`Callaghan A, Trallero Araguás E. Miopatías inflamatorias. Dermatomiositis, polimiositis y miositis con cuerpos de inclusión. Reumatol Clin. 2008; 4(5): 197-206.
  8. Ballvé A, Llauradó A, Palasí A, Quintana-Luque M, Martínez-Sáez E, Laínez E et al. Debilidad como complicación del paciente crítico por COVID-19: características clínicas y factores pronósticos en una serie de casos. Rev Neurol. 2021; 73(1):10-16.
  9. Tascón Hernández J.D, Orozco Muñoz J.S, Serrato Yunda D, Sánchez Duque J.A. Manifestaciones musculares y articulares en la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Rev Clin Med Fam [Internet]. 2021 [citado el 22 de diciembre de 2023]; 14(2). Disponible en: https://scielo.isciii.es/scielo.php?scri pt=sci_arttext&pid=S1699-695X202100020 0019
  10. Cabrera Lozada C. Miopatía asociada a COVID-19. Current opinión in neurology. 2022; 35(5): 622-628.