Micobacterias atípicas y afectación osteoarticular. A propósito de un caso

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 3–Marzo 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº3: 26

Autor principal (primer firmante): Natalia Cartiel Marco

Fecha recepción: 10 de Febrero, 2022

Fecha aceptación: 4 de Marzo, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(3) 26

Autores:

  1. Natalia Cartiel Marco MIR. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.
  2. Iraia Berasategi Noriega MIR. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.
  3. Marta Molinedo Quílez. MIR. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.
  4. Daniel Marín Puyalto. FEA. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.
  5. Marta Sancho Rodrigo. FEA. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.
  6. Paúl Vicente Alonso de Armiño. FEA. Cirugía Ortopédica y Traumatología. Hospital Universitario San Jorge.

Resumen

La clínica larvada y el curso fluctuante de la infección osteoarticular por micobacterias atípicas genera un retraso en su diagnóstico que conlleva la destrucción del hueso y de la articulación afectada. Es importante sospechar estas infecciones y utilizar medios de cultivo específicos para su crecimiento. En este artículo se presenta una causa poco común de artritis séptica causada por micobacterias atípicas que tuvo un retraso diagnóstico de meses de evolución y que evolucionó tórpidamente, queriendo resaltar la importancia de actuar precozmente a partir de la sospecha y diagnóstico bacteriológicos adecuado.

Palabras clave

publica-TFG-libro-ISBN

Artritis séptica. Bursitis. Tenosinovitis. Espondilodiscitis. Osteomielitis. Micobacteria atípica. Micobacteria no tuberculosa.

Introducción

Las micobacterias atípicas son gérmenes ubicuos habitualmente no patógenos para los humanos salvo en aquellos casos donde la inoculación sea directa o el paciente presente una inmunidad deficiente. La mayoría de las infecciones por micobacterias afectan al aparato respiratorio, sin embargo, un pequeño porcentaje de estas infecciones pueden localizarse en el aparato locomotor en forma de bursitis, tenosinovitis, osteomielitis, artritis, espondilodiscitis o afectando al material protésico.

La infección en cualquier aparato se caracteriza por clínica larvada, progresiva y fluctuante. Los signos de infección son inconstantes con poco dolor y en la mayoría de los casos sin fiebre. Muchas veces no se sospecha la infección ni la etiología tarea lo que conlleva un retraso diagnóstico y en consecuencia afectación ósea destructiva.

Para el diagnóstico de la infección es fundamental un análisis bacteriológico preciso y a menudo difícil, porque requiere técnicas muy específicas para su cultivo. Para el tratamiento es preciso combinar la escisión de la región afectada por la infección adaptada al grado de destrucción y una antibioticoterapia específica y prolongada durante meses.

Caso clínico

Varón de 83 años que tras sufrir un pinchazo accidental en la mano con un árbol de gramíneas presenta celulitis en la articulación metacarpofalángica de 2º dedo de mano.

Dada la mala evolución y la escasa respuesta a la antibioterapia oral el paciente es ingresado en varias ocasiones. En todos los ingresos presentó reagudización de la celulitis, pero con cuadro larvado y fluctuante. En los controles radiográficos realizados a lo largo del tiempo se evidencia un daño radiológico progresivo y destructivo con mala respuesta a cinco antibióticos empíricos intravenosos diferentes y se evidencia la evolución y el empeoramiento de la osteítis y sinovitis de las articulaciones metacarpofalángicas contiguas.

El paciente comienza con pérdida de funcionalidad de la mano. Se obtienen muestras intraoperatorias de tejido sin obtener resultados concluyentes y sin localizar al agente causal. A pesar de que la infección se plantea como causa etiológica principal, dado los análisis microbiológicos negativos se comienzan a valorar otras causas sin encontrar respuesta.

1-infeccion-micobacteria-atipica-osteoarticular.jpg
2-infeccion-micobacteria-articulacion-metacarpofalangica.jpg

Imagen 1 y 2: Afectación articular de articulación metacarpofalángica de segundo dedo de la mano

Resultados

Ante la mala respuesta clínica y la ausencia de diagnóstico se decide recuperar la hipótesis infecciosa y se valoran patógenos poco comunes. Se realiza una nueva ecografía y biopsia de la articulación. Finalmente, el servicio de Microbiología informa de infección por BAAR y Micobacterium chiamera tras lo cual se comienza con tratamiento antibiótico diana. El paciente mejora la clínica, aunque persiste daño óseo.

Conclusiones

Las micobacterias atípicas cursan con cuadros leves, pero progresivamente destructivos. El carácter atípico de su clínica y su escasa frecuencia deriva en un retraso diagnóstico que puede

tener consecuencias irreversibles. Es muy importante evitar un retraso diagnóstico que conlleve a la pérdida de la articulación, y pautar un tratamiento antibiótico diana prolongado, evitando usar tratamientos empíricos que enmascaren el resultado del cultivo.

Bibliografía

  1. Lafforgue P. Infecciones osteoarticulares por micobacterias atípicas. EMC, Aparato locomotor. 2019; Vol 52 nº1: p 1-8.
  2. 3. Hogan J, Hurtado R, Nelson S. Mycobacterial Musculoskeletal Infections. Infect Dis Clin North Am. 2017. Vol 31 nº 2: p 369-382.
  3. Ariza J, Gomis M, Barberán J, Sánchez C, Barros C. Infecciones osteoarticulares y de partes blandas. En: Guerrero A, coordinador. Protocolos clínicos SEIMC. SEIMC; 2000. P 3-17.
  4. 1. Schreiber PW, Sax H. Mycobacterium chimaera infections associated with heater- cooler units in cardiac surgery. Curr Opin Infect Dis 2017;30:388–94