El método básico del trabajo social en el ámbito sanitario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 11–Noviembre 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº11: 299

Autor principal (primer firmante): Benito Otero del Castillo

Fecha recepción: 3 de septiembre, 2022

Fecha aceptación: 28 de noviembre, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(11) 299

Autor: Benito Otero del Castillo, Mirian González García

Categoría profesional: Diplomados en Trabajo Social

Resumen

El Método Básico del Trabajo Social aúna los criterios de intervención de la práctica totalidad de los profesionales y puede aplicarse en la mayoría de los diferentes modelos de actuación, también así con los más extendidos, como son el trabajo social de casos o casework, de grupos o comunitario.

publica-TFG-libro-ISBN

La clave de la salud marca la diferencia en el Trabajo Social Sanitario, pues inicia la demanda, atraviesa todas las fases del método y cierra o reajusta la intervención, en función de las dificultades que esta determine en la persona y su contexto familiar.

Palabras clave

Trabajo Social Sanitario, Método Básico, salud, transversalidad, demanda e intervención social.

Desde los inicios del trabajo social, han sido muchos y muy diferentes los métodos empleados para la intervención social, y a medida que esta avanzaba y los trabajadores sociales nos íbamos enfrentando a nuevas realidades, conflictos y dificultades, surgía una reflexión interna dentro de la profesión para ir perfeccionando la forma de operar; se iba, en definitiva, alimentando la sistematización del método profesional.

Puede afirmarse, por lo tanto, que el método en trabajo social se construye a partir de la acción profesional y ésta, a su vez, se basa en el método teórico, creándose una sinergia por la cual la teoría nutre a la práctica y viceversa.

Según J. Torres Díaz (1988), el Trabajo Social se ha ido desarrollando como profesión y consolidándose como disciplina, en la medida que ha ido desarrollando sus propios métodos.

El concepto de método (del griego «meta», preposición que significa hacia, y «odos», camino: camino hacia algo) alude al “camino a seguir mediante una serie de operaciones, reglas y procedimientos fijados de antemano de manera voluntaria y reflexiva, para alcanzar un determinado fin que pueda ser material o conceptual”. 1

El Método Básico de Trabajo Social es el más ampliamente extendido y aceptado entre la profesión y alude a una serie de fases interrelacionadas entre sí, que se aplican inicialmente de manera concatenada pero con flexibilidad, alimentándose unas de otras. Esta son: el estudio o conocimiento global del campo, la valoración diagnóstica, la planificación y programación, la ejecución y la evaluación.

Para poder aplicar el método es preciso que haya una demanda, pues no se puede realizar una intervención social sin que se nos haya notificado o hayamos percibido una necesidad, conflicto o situación susceptible de ello. Es aquí donde surge la particularidad del Trabajo Social Sanitario, y es que la demanda siempre parte de un problema o condicionante de salud.

Este condicionante de salud atravesará de forma transversal toda la intervención y estará presente en cada una de las fases del Método Básico; será punto de partida y también de cierre de la intervención en muchos casos, o la razón del seguimiento, evaluación y reajuste

de la misma, en otros. Es decir, si la dificultad de salud que se atraviesa se debe, por ejemplo, a un traumatismo, y tras un periodo de convalecencia este desaparece, dará lugar, con toda probabilidad, al fin de la intervención social. En cambio, si el problema de salud por el que se inicia la demanda en la Unidad de Trabajo Social Sanitario se debe a una enfermedad crónica y degenerativa, como pueda ser la Enfermedad de Alzheimer, se impondrá la necesidad de realizar un seguimiento y evaluación periódicos, debiéndose estudiar los posibles cambios en la situación para una consecuente movilización de recursos, que serán diferentes a los empleados inicialmente, con una programación también distinta y adaptada al nuevo contexto y a las capacidades reales que cognitiva y anímicamente, entre otra cuestiones, posean en ese momento tanto la persona objeto de intervención, como la familia de esta, si la hubiera.

Al hilo de estas afirmaciones, el Consejo General del Trabajo Social declara sobre el Trabajo Social Sanitario que este “supone un ejercicio profesional (…) caracterizado por ejercer de forma cotidiana funciones de apoyo y ayuda a personas y familias inmersas en procesos de dificultades de salud, dirigiendo sus intervenciones a la recuperación, normalización y adaptación social, centrando su práctica asistencial en el incremento de la autonomía y la recuperación de la salud, y garantizando la toma de decisiones responsable, respetuosa con la autodeterminación, individualización y al ritmo que el proceso de cada individuo requiera desde el respeto a las particularidades”. 2

En esta definición, así como en la narrativa expuesta anteriormente, se da un abordaje desde la perspectiva del Trabajo Social de Casos fundamentalmente, obviándose los otros dos grandes modelos de intervención en trabajo social: de Grupos y Comunitario. En ambos casos, en lo que a Trabajo Social Sanitario se refiere, el concepto de salud sigue siendo central y trasversal en la aplicación del Método Básico.

El condicionante de salud determinará la demanda en los dos supuestos. En el trabajo con grupos, será el criterio común por el que las personas participen en él (por ejemplo, un problema de alcoholismo). En la intervención comunitaria, podría ser un problema ambiental como la contaminación el que repercuta de manera generalizada en la salud de una población determinada, suponiendo un punto de partida para la actuación profesional.

También en estos dos modelos, deberemos seguir las fases del Método Básico, teniendo que realizar un estudio de la situación/contexto, una valoración diagnóstica de la misma, una programación de la intervención, una ejecución y una evaluación.

Conclusiones

La merma en la salud de una persona, grupo o comunidad, marca el inicio de la intervención profesional dentro del Trabajo Social Sanitario. Dicha intervención se desarrollará, en la mayoría de los casos, siguiendo el Método Básico del Trabajo Social, compuesto por diversas fases, en las que la salud tendrá un protagonismo especial y marcará su desarrollo de una manera transversal, suponiendo también el fin de la intervención, cuando el problema de salud desaparezca, o imponiendo su reajuste en los supuestos en que el condicionante de salud evolucione favorable y sobre todo desfavorablemente.

Bibliografía

  1. Ander-Egg, Ezequiel. Técnicas de investigación social. Lumen. Buenos Aires (Argentina); 1995.
  2. Consejo General del Trabajo Social (Internet). Madrid (España). 26 de marzo de 2018 (citado: 03 de agosto de 2022). Disponible en: https://www. cgtrabajosocial. es/Ejes_Estrategicos_ ambito_ intervencion_Salud