Metástasis coroidea de adenocarcinoma de pulmón tratada con alectinib.

Incluido en la revista Ocronos. Vol. V. Nº 8–Agosto 2022. Pág. Inicial: Vol. V; nº8: 250

Autor principal (primer firmante): Javier Torresano Rodríguez

Fecha recepción: 1 de agosto, 2022

Fecha aceptación: 29 de agosto, 2022

Ref.: Ocronos. 2022;5(8) 250

Autores:

  1. Javier Torresano Rodríguez. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón)
  2. Ismael Nieva Pascual. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón).
  3. Jesús Pareja Esteban. (Adjunto de Oftalmología del Hospital Universitario Gregorio Marañón y clínica Rementería).
  4. Isabel Herrero Durán. (Adjunto de Oftalmología de Hospital Universitario Gregorio Marañón).
  5. José Carlos Escribano Villafruela. (Adjunto de Oftalmología Hospital Universitario Gregorio Marañón)
  6. Blanca García-Valcárcel González. (Adjunto de Oftalmología de Hospital Universitario Gregorio Marañón).

Resumen

Presentamos el caso de un varón de 74 años, fumador que acudió a urgencias por la presencia de una alteración en el campo visual de ojo izquierdo. La exploración inicial y las pruebas diagnósticas confirmaron la presencia de un desprendimiento de retina exudativo secundario a una metástasis coroidea de un adenocarcinoma de pulmón.

Palabras clave: Metástasis coroidea, alectinib.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Caso clínico

Un varón de 74 años con antecedentes de tabaquismo (fumador de 1 paquete/día) y sin ningún otro antecedente de interés acudió a nuestro servicio de urgencias por la presencia de una pérdida de campo visual de ojo izquierdo.

En la exploración inicial se observaba una agudeza visual de 1 en ojo derecho y 0.5 en ojo izquierdo. La biomicroscopía no presentaba alteraciones, la PIO era de 15 mm Hg en AO. En la exploración de fondo de ojo, el ojo izquierdo presentaba una hemorragia que ocupaba la mitad nasal de la retina bajo la cual se observaba una masa sobreelevada.

Se realizó ecografía que mostraba una masa coroidea de 12 x 4 mm que no parecía invadir la esclera y que era sugerente de metástasis coroidea como primera opción diagnóstica. Se le realizó resonancia magnética nuclear (RMN) en la que se informaba de tumoración en intercuadrantes nasales con señal intermedia en T1 y en T2 de 12 x 5 mm con el diagnóstico más probable de metástasis coroidea.

Ante el cuadro se realizó exploración completa por parte de Medicina Interna. En el TC se observó una tumoración pulmonar que fue posteriormente resecada y que fue diagnosticada como adenocarcinoma de pulmón. Se estableció un estadiaje T2N2M1b del tumor por la presencia de la metástasis coroidea y se comenzó tratamiento sistémico con alectinib 600 mg/24 h.

En la última visita realizada por nuestra parte se observa la metástasis coroidea en estado fibrótico, aunque no se ha aplanado. La agudeza visual de ese ojo descendió a cuenta dedos en OI a la semana del diagnóstico y no se ha recuperado con el tratamiento.

Discusión

Es bien conocido que la lesión tumoral más frecuente en el ojo son las metástasis coroideas de lesiones primarias de otros órganos. El principal tumor primario implicado en la formación de metástasis coroideas es el cáncer de mama (entre 50 y 80% del total) seguido por el de pulmón (responsable de entre un 10 y un 20% del total). De entre estos últimos, hasta un 40% fueron adenocarcinomas 1

No es infrecuente que en los casos de metástasis coroideas de lesiones pulmonares se diagnostique antes la lesión coroidea que la originaria de pulmón 2 tal y como sucedió en nuestro caso.

publica-articulo-revista-ocronos

En cuanto al tratamiento, además de la resección del tumor primario, solía estar indicada como primera elección la radioterapia de la metástasis o bien su fotocoagulación. En los últimos tiempos han surgido los inhibidores del ALK (kinasa del linfoma anaplásico) para el tratamiento del cáncer de pulmón en el que se demuestre la alteración de dicho gen. Esto ocurre aproximadamente en un 5% del total de pacientes con cáncer de pulmón no microcítico, pero dicho porcentaje aumenta en los pacientes no fumadores y en los casos de adenocarcinoma 3.

El primer fármaco inhibidor de la ALK aprobado para este tipo de cáncer fue el crizotinib. Posteriormente surgió el alectinib para los casos resistentes o con mala tolerancia al crizotinib 4. Actualmente el alectinib está aceptado ya como tratamiento de primera línea en cáncer de pulmón no microcítico con mutación del gen ALK.

En el caso de nuestro paciente, se comenzó con dicho tratamiento al presentar el tumor mutación de dicho gen. Se eligió alectinib en lugar de crizotinib por la menor tasa de efectos secundarios del primero y porque además uno de los efectos secundarios descritos para el crizotinib son las alteraciones visuales. Dado que nuestro paciente ya había perdido casi por completo la visión de su ojo izquierdo, se prefirió no utilizar tratamiento con posibles efectos perjudiciales para la visión.

Existen ya casos publicados de metástasis coroideas de tumores pulmonares no microcíticos con mutación del ALK que han sido tratados con alectinib con buena evolución 5.

En nuestro caso desde el comienzo del tratamiento no ha habido progresión en el tamaño de la lesión y además se ha observado una involución hacia la fibrosis del tumor. No ha aparecido ninguna otra metástasis y está siendo bien tolerado sin la existencia de efectos secundarios reseñables.

Conclusión

Las metástasis coroideas son las lesiones tumorales más frecuentes en el ojo por delante de los tumores primarios oculares. El cáncer de pulmón es la segunda causa más frecuente de dichas metástasis y los síntomas oculares pueden con frecuencia ser los primeros advertidos por el paciente.

Además del tratamiento de la lesión primaria, es necesario tratar las lesiones coroideas. Dicho tratamiento puede hacerse con radioterapia o fotocoagulación láser, pero en los casos en los que presenten mutación en el gen ALK está indicado el tratamiento con inhibidores específicos de dicha proteína como el crizotinib o el alectinib.

Bibliografía

  1. Singh N, Kulkarni P, Aggarwal AN, et al. Choroidal metastasis as a presenting manifestation of lung cancer: a report of 3 cases and systematic review of the literature. Med (United States) 91: 179-194, 2012.
  2. Shields CL, Shields J a, Gross NE, Schwartz GP, Lally SE. Survey of 520 eyes with uveal metastases. Ophthalmology 104: 1265-1276, 1997.
  3. Shaw AT, Engelman J a. ALK in lung cancer: past, present, and future. J Clin Oncol 31: 1105-1111, 2013
  4. Hida T, Nokihara H, Kondo M, et al. Alectinib versus crizotinib in patients with ALK-positive non-small-cell lung cancer (J-ALEX): an open-label, randomised phase 3 trial. Lancet 6736: 1-11, 2017
  5. Funazo T, Morita K, Ikegami N, Konishi C, Nakao S, Ariyasu R, Taki M, Nakagawa K, Hwang MH, Yoshimura C, Wakayama T, Nishizaka Y. Successful Treatment with Alectinib for Choroidal Metastasis in Anaplastic Lymphoma Kinase Rearranged Non-small Cell Lung Cancer. Intern Med. 2017 Sep 1;56(17):2317-2320.