Melanoma en la mucosa oral

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 12–Diciembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº12: 85

Autor principal (primer firmante): Cleofé Garvi Tortajada

Fecha recepción: 14 de Noviembre, 2021

Fecha aceptación: 8 de Diciembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(12) 85

Autores: Cleofé Garvi Tortajada (odontóloga) / Rubén Laiglesia Sancho

Introducción

Los melanocitos son las células que se encargan de la producción de melanina, la cual constituye el principal pigmento que da color a los ojos, el pelo, la piel y mucosas. Éstos, en la mucosa oral, se encuentran en la capa basal de su epitelio.

Sus funciones parece que están relacionadas con la protección del revestimiento mucoso contra efectos citotóxicos.

publica-TFG-libro-ISBN

Con la edad aumenta el número de melanocitos en las mucosas, con lo que consecuentemente también la frecuencia de las lesiones tumorales melanocíticas, tales como melanomas o nevus.

El nevus se considera un tumor benigno producido por la proliferación de melanocitos de forma controlada. Cuando los melanocitos se desarrollan de forma descontrolada producen unas lesiones asimétricas, márgenes deficientes y pigmentaciones irregulares. En este caso hablamos de melanoma.

Palabras clave: melanoma oral; melanocitos

Objetivo

El objetivo del artículo es dar a conocer una neoplasia poco común que aparece en la cavidad oral, cuyo diagnóstico precoz puede salvar la vida del paciente.

Discusión / resultados

El melanoma es una neoplasia maligna de melanocitos que aparece en la piel y las mucosas cuyo grado de malignidad es muy elevado. Se presenta frecuentemente en la piel, aunque también puede presentarse en las mucosas. Su importancia en la cavidad oral, a pesar de su baja incidencia, radica en la posibilidad de que pueda confundirse con una pigmentación de la mucosa oral y en su alta agresividad, la cual presenta una tasa de supervivencia a 5 años de aproximadamente 15%.

Comparando la frecuencia de los melanomas con otras neoplasias malignas en la cavidad oral encontramos que el carcinoma epidermoide representa el 87-90% de todas las neoplasias malignas de la cavidad oral, mientras que el melanoma sólo representa el 0,5% de los tumores malignos orales.

Se presentan con mayor frecuencia en pacientes con una media de edad entre la sexta y séptima década de vida. Se estima actualmente que esta neoplasia maligna se presenta en varones adultos tres veces más frecuentemente que en mujeres.

La incidencia es mayor en Japón y en África. La etiología es desconocida, pero se piensa que la irritación mecánica crónica y el tabaco son posibles factores de riesgos de la incidencia de melanoma oral. En un tercio de los casos, la presencia de una pigmentación en la mucosa oral puede preceder a una neoplasia en meses o años.

El lugar más frecuente en donde aparece el melanoma es el paladar duro, con un 40% de los casos, y en la mucosa gingival superior, presentándose como un área muy pigmentada de color marrón oscuro, negro azulado o negro, que aumenta progresivamente de tamaño. La pigmentación precede frecuentemente a la neoplasia, aunque a veces se encuentra un melanoma no pigmentario (melanoma amelanótico) rojizo más que marrón o negro. Por ello, la aparición de una pigmentación melánica en la zona del paladar junto con un aumento de tamaño o intensidad de color deben hacernos sospechar la presencia de un melanoma maligno.

No existe una clasificación aceptada para los melanomas de la mucosa oral, al contrario de lo que ocurre con los cutáneos. La mayoría de los autores coinciden en clasificarlos en función de su patrón histopatológico en: melanoma in situ, invasivo y combinado. Pero otros autores consideran al melanoma oral como melanoma acral lentiginoso, ya que sugieren que la mayoría de los melanomas orales presentan unas características clínicas e histopatológicas que igual que dicha entidad.

El tratamiento indicado es la extirpación quirúrgica asociada con vaciamiento ganglionar, y en los casos localizados próximos al hueso suele ser necesaria la resección del maxilar.

El pronóstico es mucho peor que el melanoma cutáneo. Éste depende del estadío en el momento del diagnóstico. Otros factores que tienen algún efecto sobre el pronóstico son: grosor de la lesión mayor de 5 mm, presencia de metástasis ganglionares regionales, lugar anatómico y presencia de ulceración. La mayoría de los pacientes mueren de las metástasis a distancia.

Conclusión

La detección precoz y el tratamiento temprano constituyen las armas principales para reducir la morbi-mortalidad causada por esta neoplasia. Es importante controlar cualquier pigmentación que pueda ser sospechosa de convertirse en un melanoma.

Bibliografía

  1. Fernández-Blanco G, Guzmán-Fawcett A, Vera I. Lesiones pigmentadas de la mucosa oral. Parte I. Dermatología CMQ.2015; 13(2):139-148.
  2. Cortés-Caballero D, Cortés P, Avendaño C, Velásquez H, Segovia D. Melanoma de la mucosa oral: Historia natural de la enfermedad a propósito de un caso. Int. J. Med. Surg. Sci. 2015; 2(3) :531-536.
  3. Zapata S, Núñez L, Zamorano G, Villanueva J. Melanoma oral: Importancia de un diagnóstico temprano. Un caso clínico. Rev. Clin. Periodoncia Implantol. Rehabil. Oral. 2017; 10(2); 90-92.
  4. Amérigo Góngora MP. Tumores melanocítico de la cavidad oral. [Tesis doctoral].
    Facultad de Odontología. Universidad de Sevilla. 2017.
  5. Millán Masanet A, González Moles MA. Tumores malignos de la mucosa oral. En: Bagán Sebastián JV. Medicina oral. Barcelona. Masson: 1995; 186-201.
  6. Sapp JP, Eversole LR, Wysocki GW. Trastornos epiteliales. Patología oral y maxilofacial contemporánea. Ed Elsevier. 2004: 156-195.