Aspectos tecnológicos para la mejora de la calidad de vida en personas mayores

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 9–Septiembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº9: 18

Autor principal (primer firmante): Laura del Carmen Correas Molina

Fecha recepción: 23 de Agosto, 2021

Fecha aceptación: 2 de Septiembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(9): 18

Autora: Laura del Carmen Correas Molina

  • Psicosociología Gerontológica
  • Master Universitario en Gerontología Social

Caso clínico 

Plano de la vivienda:

Ver: Anexos – Aspectos tecnológicos para la mejora de la calidad de vida en personas mayores, al final del artículo

Datos de la vivienda. Cocina-salón-comedor, 2 habitaciones, 1 baño y una terraza grande (100 m2).

Perfil del paciente. Sara, de 74 años y con síntomas graves, vive con su marido. Durante las diferentes fases de la enfermedad han sobrellevado la enfermedad gracias al esfuerzo de su marido. Ahora, la situación se ha vuelto imposible para él, ya que le resulta difícil de manejar, no puede moverla bien, le cuesta mantenerla tranquila, tiene muy mal humor, etc. A veces, Juan se levanta por la noche y sale a la terraza. Como el piso está en una novena planta, su mujer tiene miedo de que se pueda caer. No tienen parientes cercanos pero su situación económica es solvente.

Introducción 

Para comenzar, el caso a analizar tiene como protagonistas a un matrimonio de personas mayores, compuesto por Sara y su marido. Sara padece algún tipo de demencia, lo más probable es que sea de tipo Alzheimer. La enfermedad se encuentra en un estadio avanzado.

Hasta entonces, es su marido quien se encarga de su cuidado y de la realización de las tareas domésticas. Sin embargo, la situación se ha vuelto muy difícil para él.

Con todo esto, y teniendo en cuenta lo citado en el enunciado, se puede entender que Sara presentará síntomas característicos de la etapa intermedia de la enfermedad. En este tipo de fases, las principales necesidades que puede presentar el matrimonio son:

  • Ausencia de apoyos físicos o tecnológicos para un adecuado cuidado de Sara.
  • Aparición de síntomas psicológicos como agitación y ansiedad, que se suman al mal humor y al carácter difícil de la mujer
  • Conductas de deambulación y problemas de insomnio, puesto que algunas noches se levanta y se dirige a la terraza.
  • El marido tiene problemas para desplazarla por lo que se entiende que tendrá movilidad reducida, lo que dificultará la realización de las actividades básicas como: comer, asearse, vestirse, etc.
  • Problemas espaciales que pueden empeorar con los síntomas de ansiedad y la disminución de la movilidad
  • Problemas de comunicación debido al deterioro cognitivo de la enfermedad.
  • Necesidad de atención las 24 horas del día.

Ahora bien, hay que tener presente que las demencias, y sobre todo las de tipo Alzheimer son enfermedades degenerativas que van empeorando con el tiempo, por lo que cada vez va a impedir la realización de más actividades cotidianas de la vida diaria por parte de Sara.

Con respecto esto, se puede suponer que el marido de Sara también es una persona mayor, por lo que es normal que tenga problemas de salud y/o limitación de movimiento. Además, si a esto se une el estado avanzado de la enfermedad de su mujer, la sobrecarga del cuidador aumenta de manera considerable, lo que puede poner suponer un peligro tanto para él como para Sara.

No obstante, aunque sea imposible frenar el desarrollo de la enfermedad, a través de determinados dispositivos tecnológicos, se puede facilitar la realización de determinadas tareas y reducir el exceso de responsabilidad del marido, así como, garantizar la seguridad y protección del matrimonio.

Objetivos 

En el apartado 3 “Desarrollo del caso práctico”, se presenta una tabla con una serie de dispositivos tecnológicos que tienen como objetivo:

  • Garantizar la seguridad del matrimonio en la vivienda
  • Evitar y prevenir caídas o accidentes domésticos.
  • Facilitar la realización de las tareas domésticas del hogar por parte de ambos.
  • Reducir la sobrecarga del marido.
  • Favorecer el descanso del cuidador por la noche
  • Permitir la comunicación entre Sara y su marido cuando Sara tenga incapacidad parar hablar y expresarse.
  • Garantizar un adecuado seguimiento del tratamiento médico, si lo hubiese.
  • Cubrir necesidades básicas de Sara de manera automática, sin necesidad de su cuidador.
  • Mejorar el estado de ánimo y reducir los niveles de estrés, a través de recursos lúdicos.
  • Prever la necesidad de determinados dispositivos ante el avance de la enfermedad.
  • Evitar situaciones de maltrato hacia Sara.
  • Mejorar la calidad de vida del matrimonio
  • Mantener al matrimonio en su residencia habitual, evitando la institucionalización.
  • Mejorar el control y supervisión de Sara, cuando el marido no puede estar presente.
  • Desplazar y trasladar por las dependencias del domicilio, así como permitir su acceso a la bañera o la cama.
  • Contactar rápidamente con los servicios de emergencia.
  • Disminuir los riesgos que pueden ocurrir durante las noches (caídas, escapadas, etc.)

Como se puede observar, hay dispositivos cuya función es necesaria desde el momento de la compra, sin embargo, hay algunos que irán adquiriendo importancia a medida que la enfermedad vaya empeorando. Sin embargo, se considera que es fundamental tenerlos en cuenta para poder valorar el presupuesto en su conjunto.

Con respecto a la financiación de todos estos dispositivos, en un principio el matrimonio declara tener solvencia económica. No obstante, si residen en la Comunidad Autónoma de Aragón puede, si cumplen los requisitos, ser beneficiarios de dos prestaciones económicas: por un lado, para los cuidados en el entorno familiar o, por otro lado, para la adquisición de prestaciones tecnológicas, ayudas técnicas y adaptaciones en el hogar y para la accesibilidad universal. Estas prestaciones forman parte del Catálogo de Servicios Sociales de la Comunidad Autónoma de Aragón y pueden solicitar información en el centro base de su área urbana o localidad. Además, también sería importante tener la declaración del grado de dependencia, en caso de no tenerla, también pueden solicitar información en el centro base que les corresponda.

Desarrollo del caso práctico

Ver: Anexos – Aspectos tecnológicos para la mejora de la calidad de vida en personas mayores, al final del artículo

Una vez presentada la lista de dispositivos a comprar, se va a explicar, siguiendo los planos del domicilio, donde se llevará a cabo su instalación para garantizar la realización de sus funciones.

IMAGEN 1. PLANO DE LA VIVIENDA CON LA UBICACIÓN DE LOS DISPOSITIVOS

Ver: Anexos – Aspectos tecnológicos para la mejora de la calidad de vida en personas mayores, al final del artículo

Conclusión 

En España durante las últimas décadas ha habido un aumento de la proporción de personas mayores de 65 años y la tendencia demográfica sigue al alza, lo que implica que una parte de población, por motivos de edad, será más susceptible a encontrase en situaciones de dependencia. Además, debido a los procesos sociales se ha producido un cambio de mentalidad en las personas mayores con respecto su cuidado, así como una fuerte crítica a la institucionalización.

Según el estudio “Formas de convivencia de las personas mayores” de López, la mayoría de las personas mayores prefieren permanecer en su vivienda habitual en lugar de mudarse a domicilios de familiares o ingresar en un centro residencial. Siguiendo esta línea, se pone de relieve la importancia de los dispositivos tecnológicos para favorecer el cuidado de personas dependientes, sin que suponga un sacrificio para el cuidador.

Hay que tener en cuenta que convivir con una persona dependiente, implica estar las 24 horas del día atendiéndolo. Las TIC proporcionan una serie de servicios y facilidades que restan trabajo al cuidador, favoreciendo un correcto cuidado de la persona dependiente, así como salvaguardar la salud física y psicológica del cuidador.

Más concretamente, en el caso de Sara y su marido, los principales problemas que se estaban presentando residen en la sobrecarga que sufre el marido, que se puede entender que también es una persona mayor de 65 años. Por lo tanto, en este caso debido a la edad del marido y el exceso de tareas, tanto la convivencia como el cuidado de Sara se estaba convirtiendo en una situación muy complicada.

Con la recomendación de los anteriores dispositivos tecnológicos se pretende reducir la sobrecarga con respecto a las tareas domésticas y favorecer el descanso del cuidador, sin que ello afecte de manera negativa a la integridad de Sara. También se han incluido aparatos que procuren mejorar los problemas de estado de ánimo y mal humor de la mujer, así como, desarrollar la capacidad cognitiva para retrasar el avance de la enfermedad a través de juegos y aplicaciones.

Por su parte, aunque el uso de las TIC en los cuidados de personas dependientes es bastante útil, es necesario tener en cuenta que tienen que ser dispositivos cuyo uso sea sencillo tanto para el enfermo como para el cuidador, puesto que, la mayoría de los cuidadores suelen ser también personas de edad avanzada. Además, es importante conocer la situación económica de unidad de convivencia, porque algunos de estos aparatos suelen tener precios altos, sobre todo los relacionados con la movilidad y desplazamiento de la persona dependiente, que a su vez suelen ser los más necesitados. En el caso de Sara, la situación económica no suponía un problema.

En definitiva, las TIC como recurso de apoyo para cuidadores de personas dependientes tienen un gran futuro, debido al amplio abanico de oportunidades que ofrece para mejorar la calidad de vida y asegurar la protección en el hogar de cuidador y del cuidado. Ahora bien, resulta necesario que, desde los distintos servicios públicos se permita el acceso a estos de dispositivos tecnologías a las personas que por diversos motivos no tienen la posibilidad, ya sea por falta de conocimiento, dificultad de usar aparatos electrónicos, situación económica y/o familiar, etc.  

Anexos – Aspectos tecnológicos para la mejora de la calidad de vida en personas mayores.pdf

 Bibliografía  

  1. López, J. (2018). “Formas de convivencia de las personas mayores”. Revista Española de Investigaciones Sociológicas, nº 161: 23-40. Recuperado de: http://www.reis.cis. es/REIS/PDF/R EIS_161_ 021515156 409067.pdf

Salir de la versión móvil