Compendio de medidas de ventilación en la transmisión de SARS-CoV-2

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 1– Enero 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº1:104

Autor principal (primer firmante): Guillermo Romo Garrido

Fecha recepción: 14 de enero, 2021

Fecha aceptación: 24 de enero, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(1):104

Autores:

Autor Principal: Guillermo Romo Garrido. Técnico de Prevención de Riesgos Laborales

Otros Autores: Juan Eugenio Ibáñez Rodríguez, Técnico de Prevención de Riesgos Laborales

publica-TFG-libro-ISBN

Resumen

En la actualidad está suficientemente demostrado que el SARS-CoV-2 se transmite mediante aerosoles que contienen virus generados por las personas infectadas, especialmente en lugares cerrados y con nula o escasa ventilación. Por ello es prioritario establecer en todos los centros una serie de medidas destinadas a garantizar la ventilación y renovación del aire y con ello reducir la probabilidad de contagio.

Palabras Clave:

Prevención, Protección, Ventilación, SARS-CoV-2, Dióxido de Carbono.

Conclusiones

Tras diversos estudios, la OMS ha reconocido en octubre/noviembre de 2020 la transmisión del coronavirus a partir de aerosoles que se pueden emitir al hablar y respirar. Esto implica reforzar una serie de medidas ya utilizadas e incorporar otras nuevas medidas, para evitar la transmisión en especial en los espacios interiores. Las ya conocidas por todos, como el uso correcto de mascarilla y distancia interpersonal, limitar los aforos en espacios reducidos y ahora más que nunca implantar medidas que minimicen la emisión y existencia de aerosoles en lugares cerrados: hablar en voz alta, cantar, reducir la intensidad del ejercicio físico y sobre todo garantizar una correcta ventilación mediante sistemas mecánicos o naturales.

Las principales medidas relativas a la ventilación de los lugares de trabajo para minimizar la exposición a SARS-CoV-2 son:

  • Aumentar la renovación de aire por ocupante. Para una misma tasa de emisión de partículas, el incremento del caudal de ventilación reduce la concentración de partículas en el aire por el efecto llamado dilución y por lo tanto se reduce notablemente la probabilidad de infección. Como valor recomendado se establece un mínimo de 12,5 litros/segundo y ocupante, valor que el Reglamento de Instalaciones Térmicas en Edificios atribuye a IDA 2: aire de buena calidad. Esto se puede conseguir aumentando la renovación o disminuyendo el número de ocupantes.
  • Reducir en la medida de lo posible, la recirculación de aire de los equipos.
  • Aumento de la ventilación natural: si el edificio no tiene ventilación mecánica o incluso en edificios que sí que la tengan, se recomienda la apertura de las ventanas existentes el máximo tiempo posible, aunque esto pueda generar una sensación de disconfort. El beneficio obtenido por la ventilación está actualmente por encima del disconfort que se puede generar. Se recomienda la ventilación cruzada, es decir apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos de lados diferentes de espacio a ventilar).
  • En el caso de locales en los que haya dificultades para conseguir una ventilación adecuada, se recomienda el uso de unidades portátiles que posean filtros de alta eficiencia HEPA regulados por la norma UNE-EN-1822. 2020. Un filtro HEPA H13 es capaz de bloquear el 99.95% del tamaño de máxima penetración (MPPS: de 0,12 a 0,25 micras).
  • Comprobación de la renovación de aire: si el sistema de climatización/renovación no permite calcular el número de renovaciones de aire o si la renovación de aire es exclusivamente “natural” se puede hacer un cálculo aproximado del potencial estado de contaminación del aire a través de la concentración de CO2. Podemos decir que si la concentración de CO2 en un espacio cerrado ocupado por personas está por encima de 500 ppm respecto a la concentración en el exterior (que suele ser de unos 400 ppm) la renovación es buena.
  • Finalmente, el uso de mascarilla sigue siendo importante en espacios cerrados, puesto que está demostrado que el uso de mascarilla reduce la emisión de los aerosoles que se generan al respirar, hablar, gritar, toser o estornudar, y que además nos protegen, en mayor o menor medida dependiendo del tipo de mascarilla y del ajuste de la misma, de respirar aerosoles contaminados.

Bibliografía

  1. Recomendaciones de operación y mantenimiento de los sistemas de climatización y ventilación de edificios y locales para la prevención de la propagación del SARS-CoV-2 , del IDAE, Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y Ministerio de Sanidad. Julio 2020
  2. Evaluación del riesgo de la transmisión de SARS-CoV-2 mediante aerosoles. Medidas de prevención y recomendaciones. Ministerio de Sanidad. Noviembre 2020.
close

BOLETÍN DE NOVEDADES

Datos opcionales:

(En ocasiones enviamos información específica para una zona o categoría concreta)

He leído y acepto la Política de Privacidad *

Ver Política de Privacidad y Aviso legal

Su dirección de e-mail solo se utilizará para enviarle nuestra newsletter, así como información sobre las novedades de la revista y Editorial Ocronos. Puede utilizar el enlace integrado en la newsletter para cancelar la suscripción en cualquier momento.