Mastopatía fibroquística

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 3–Marzo 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 3: 889

Autor principal (primer firmante): María Pilar Lachos Laplaceta

Fecha recepción: 01/03/2024

Fecha aceptación: 28/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(3): 889

Autores:

  1. María Pilar Lachos Laplaceta
  2. María Dolores Lachos Laplaceta
  3. María Laura Elola Rizzo
  4. María Paloma Aragües Alonso
  5. Roxana Cristabel Gradiz Herrera
  6. Estela Liesa Lachos

Categoría: TCAE

Palabras clave: Enfermedad, mamas, fibroquística, tejido, quiste, dolor, mastopatía, bultos, liquido.

Introducción

La mastopatía fibroquística, también conocida como enfermedad fibroquística de la mama o cambios fibroquísticos, es una afección benigna común que afecta a los senos, especialmente en mujeres en edad reproductiva. Se caracteriza por cambios en la textura y la sensibilidad de las mamas debido a la presencia de quistes, tejido fibroso y otros cambios no cancerosos.

Algunos aspectos clave de la mastopatía fibroquística incluyen:

  • Quistes mamarios: Se pueden formar pequeños sacos llenos de líquido (quistes) en el tejido mamario, lo que puede dar lugar a una sensación de bultos o protuberancias en los senos.
  • Tejido fibroso: Puede haber un aumento en la cantidad de tejido conectivo fibroso en la mama, lo que puede hacer que la mama se sienta más densa o firme.
  • Dolor o sensibilidad: Muchas mujeres con mastopatía fibroquística experimentan dolor o sensibilidad en las mamas, que a menudo es más pronunciado antes de la menstruación.
  • Cambios cíclicos: Los síntomas tienden a variar a lo largo del ciclo menstrual y pueden ser más notorios durante la fase premenstrual.

Es importante señalar que la mastopatía fibroquística no está asociada con un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. Sin embargo, la presencia de quistes mamarios puede complicar la interpretación de las mamografías y otros estudios de detección del cáncer de mama.

El manejo de la mastopatía fibroquística puede incluir medidas como la autoexploración mamaria regular, la evaluación clínica periódica y, en algunos casos, la aspiración de quistes para aliviar los síntomas.

Causas

La mastopatía fibroquística no tiene una causa única conocida, pero varios factores pueden contribuir a su desarrollo.

Factores

Varios factores pueden contribuir al desarrollo de la mastopatía fibroquística en las mamas.

Algunos de los factores comunes incluyen:

  • Cambios hormonales: Las fluctuaciones hormonales, especialmente los niveles de estrógeno y progesterona a lo largo del ciclo menstrual pueden influir en la aparición de cambios fibroquísticos en el tejido mamario.
  • Edad y etapa reproductiva: La mastopatía fibroquística es más común en mujeres en edad reproductiva y tiende a disminuir después de la menopausia. Las mujeres más jóvenes, especialmente aquellas que están en sus años fértiles, son más propensas a experimentar estos cambios en el tejido mamario.
  • Antecedentes familiares: La predisposición genética puede desempeñar un papel en el desarrollo de la mastopatía fibroquística. Si hay antecedentes familiares de la enfermedad, es posible que haya un mayor riesgo de padecerla.
  • Uso de anticonceptivos hormonales: El uso de anticonceptivos hormonales, como píldoras anticonceptivas que contienen estrógeno y progesterona, puede afectar los niveles hormonales y contribuir a los cambios en el tejido mamario.
  • Embarazo y lactancia: Las mujeres que han tenido embarazos y han amamantado tienden a tener un menor riesgo de desarrollar mastopatía fibroquística. La lactancia puede ayudar a reducir la densidad del tejido mamario.
  • Hormonas reproductivas: Ciertas condiciones relacionadas con las hormonas reproductivas, como el síndrome de ovario poliquístico (SOP), pueden aumentar el riesgo de cambios fibroquísticos en el tejido mamario.

Aunque estos factores pueden aumentar la probabilidad de desarrollar mastopatía fibroquística, no garantizan su aparición. La evaluación y el manejo adecuados por parte de un profesional de la salud son esenciales si se presentan síntomas o cambios en el tejido mamario.

Autoexamen

El autoexamen mamario es una práctica importante que las mujeres pueden realizar para familiarizarse con la apariencia y la sensación normal de sus mamas, lo que facilita la detección temprana de cambios anormales.

Aquí hay pasos generales para realizar un autoexamen mamario:

  • Familiarización: Observa y toca tus mamas en diferentes áreas para familiarizarte con su textura normal, cualquier protuberancia o cambio en la piel.
  • Espejo: Observa tus mamas en el espejo con los brazos hacia abajo y luego levantando los brazos. Busca cambios en la forma, el contorno, la textura de la piel y los pezones.
  • Posición acostada: Realiza el examen acostado. Coloca una almohada debajo del hombro derecho y levanta el brazo derecho. Usa la mano izquierda para examinar la mama derecha. Repite el proceso en el lado contrario.
  • Posición de pie o sentada: Examina tus mamas con los brazos levantados y luego bajados mientras estás de pie o sentada. Utiliza la mano opuesta para explorar cada mama.
  • Palpación: Utiliza la yema de los dedos para explorar toda la mama. Realiza movimientos circulares o en línea recta, cubriendo toda la superficie. Presta atención a cualquier cambio, bulto, área firme o dolor.
  • Presión variada: Varía la presión aplicada durante la exploración. Comienza con una presión ligera y aumenta gradualmente. Presta atención a cualquier cambio en la sensación.

Es importante destacar que el autoexamen mamario no reemplaza los exámenes clínicos regulares realizados por profesionales de la salud ni las mamografías para la detección del cáncer de mama.

Sin embargo, puede ser una práctica útil para la autoconciencia y la detección temprana de cambios en el tejido mamario.

Síntomas

Pueden variar de una mujer a otra y pueden cambiar a lo largo del ciclo menstrual.

Algunos de los síntomas comunes pueden incluir:

  • Sensibilidad o dolor mamario: Muchas mujeres experimentan sensibilidad o dolor en las mamas, especialmente antes de la menstruación.
  • Bultos o protuberancias: Puedes notar bultos o áreas protuberantes en el tejido mamario. Estos pueden ser quistes llenos de líquido o tejido fibroso.
  • Cambios en la textura de la mama: La mama puede sentirse más densa o firme al tacto.
  • Cambios en los síntomas con el ciclo menstrual: Los síntomas de la mastopatía fibroquística a menudo son cíclicos y pueden empeorar antes de la menstruación y mejorar después.
  • Cambios en el pezón: Puedes notar cambios en los pezones, como sensibilidad o dolor.
  • Descarga del pezón: Algunas mujeres pueden experimentar una descarga del pezón, que generalmente es benigna, pero debe ser evaluada por un profesional de la salud.

Es importante destacar que estos síntomas son comunes en mujeres con mastopatía fibroquística y generalmente no indican la presencia de cáncer de mama.

Tratamiento

El tratamiento de la mastopatía fibroquística generalmente se centra en aliviar los síntomas y mejorar la comodidad de la mujer.

Aquí hay algunas estrategias comunes de tratamiento:

Cambios en el estilo de vida

  • Sujetadores de soporte: Usar un sujetador de soporte adecuado puede ayudar a reducir la incomodidad y el dolor.
  • Evitar cafeína: Algunas mujeres encuentran beneficio al reducir el consumo de cafeína, ya que esto puede estar asociado con la sensibilidad mamaria.

Medicamentos

  • Analgésicos: El uso de analgésicos de venta libre, como el paracetamol o el ibuprofeno, puede ayudar a aliviar el dolor.
  • Antiinflamatorios: En algunos casos, se pueden recetar medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE) para reducir la inflamación y el dolor.

Suplementos de vitamina E

  • Algunas mujeres han informado alivio de los síntomas al tomar suplementos de vitamina E, pero es importante discutir esto con un profesional de la salud antes de iniciar cualquier suplemento.

Aplicación de calor o frío

  • Compresas calientes o frías: Aplicar compresas calientes o frías en las mamas puede proporcionar alivio del dolor y la hinchazón.
  • Evitar la terapia hormonal: En algunos casos, se puede considerar evitar o ajustar la terapia hormonal, como los anticonceptivos orales, si se sospecha que contribuyen a los síntomas.

Importante

Es fundamental destacar que la mastopatía fibroquística no aumenta el riesgo de cáncer de mama y, en la mayoría de los casos, no requiere un tratamiento invasivo. Sin embargo, si los síntomas son graves o persistentes, o si hay cambios inusuales en las mamas, se recomienda buscar la orientación de un profesional de la salud.

Este puede realizar una evaluación completa para descartar otras condiciones y proporcionar un plan de tratamiento adaptado a las necesidades individuales.

Bibliografía

  1. Gallo Vallejo JL, Mas Masats MP, Vico Zúñiga I, Aibar Villán L. Mastopatía fibroquística. Aspectos controvertidos. Clin Invest Ginecol Obstet [Internet]. 2013 [citado el 23 de enero de 2024];40(6):269–76. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-clini ca-e-investigacion-ginecologia-obstetr icia-7- artículo-mastopatia-fibroquistica-aspect os-controvertidos-S0210573X13000075
  2. Pedrosa C. Mastopatía fibroquística [Internet]. Clínica Pedrosa. 2018 [citado el 23 de enero de 2024]. Disponible en: https://cpedrosa.com/mastopatia-fibroqui stica/
  3. Lemos R. Mastopatía fibroquística, una condición que afecta al 60% de las mujeres [Internet]. 20minutos. 2023 [citado el 23 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.20minutos.es/mujer/estar-bie n/mastopatia-fibroquistica-5139405/
  4. Chospab.es. [citado el 23 de enero de 2024]. Disponible en: https://www.chospab.es/area_medica/obste triciaginecologia/docencia/sesionesCli nic asEspecificas/2013-2014/sesion20140307_1 .pdf
Salir de la versión móvil