Marcadores asociados al consumo de BCAA en adultos mayores

Los   también mejoran el crecimiento muscular y la fuerza mediante la alteración de los niveles de hormonas anabólicas y catabólicas. Una hormona anabólica inducida por el aumento de BCAA es la insulina. Esto se debe principalmente a la leucina, y conduce a una mejora posterior de la síntesis de proteínas musculares. Los BCAA incrementan los niveles de la hormona del crecimiento y disminuyen los niveles de cortisol, la hormona catabólica, particularmente durante el ejercicio.

Puesto que el cortisol aumenta la degradación muscular e inhibe las acciones anabólicas de la testosterona, la reducción de cortisol estimula el crecimiento muscular y el aumento de la fuerza.

Otro de los beneficios de los BCAA es su capacidad para aumentar la pérdida de grasa. La investigación sobre la leucina ha demostrado que este aminoácido puede aumentar la tasa metabólica, y por lo tanto, aumenta la cantidad total de calorías y grasas quemadas.

Además, la investigación muestra que la leucina ayuda a disminuir el hambre. La teoría dice que la leucina es utilizada por el cerebro como un indicador de los niveles de aminoácidos totales en el torrente sanguíneo. Tener más aminoácidos totales en la sangre le indica al cerebro que estamos bien alimentados, lo que significa que la sensación de hambre se reduce, y la tasa metabólica se puede establecer alta, sin la preocupación de que los niveles de energía se agoten.

Hacer ejercicio también aumenta los niveles de cortisol. Los suplementos de   antes y después de los entrenamientos mantienen bajos los niveles de cortisol.

Un momento importante del día para para tomar una dosis de BCAA es por la mañana al despertar. Tomar una dosis de BCAA en ayunas pone los aminoácidos directamente en los músculos para utilizarlos como combustible y para la reparación, lo que detendrá la descomposición continua del musculo debido a la larga noche sin comer.

Otro momento del día en que viene bien tomar una dosis de   es al final del día con la cena o con la última comida. Esto ayuda a mantener la síntesis de proteínas, y la hormona de crecimiento y cortisol bajos, durante todo el día siguiente.

Tambien resulta de importancia tomar dosis adicionales de   entre comidas para disminuir el hambre y propiciar el catabolismo graso.

publica-TFG-libro-ISBN

Para maximizar la eficacia, se pueden tomar los BCAA junto con proteínas y carbohidratos, tales como un batido de proteínas de suero de leche y azúcar. Tomar BCAA con proteínas y carbohidratos ayuda a impulsar a los BCAA en los músculos, gracias al aumento de la insulina, aunque la leucina sola alcanza para impulsar la insulina por su cuenta. Además, se puede tomar BCAA con suplementos, tales como el ácido alfa-lipoico (ALA), que mejora la liberación de insulina y su acción en las células musculares, en una dosis de 300-500 mg de ácido alfa-lipoico por dosis de BCAA.

Las dosis recomendadas varían entre un mínimo de 5 g, y un máximo de 10 g de   por dosis. Se comienza con sólo 1 o 2 g de BCAA por dosis. Luego, lentamente, se aumenta la dosis (alrededor de 1 g por dosis cada tres o cuatro días) hasta llegar a la dosis mínima de 5 g.

TIEMPO – BENEFICIOS

Primera hora de la Mañana

·                     Detiene la rápida descomposición de los músculos durante la noche.

·                     Aumenta la Energía.

·                     Reduce el Hambre.

·                     Ayuda a Quemar las Grasas.

Entre Comidas

·                     Aumenta la Energía.

·                     Reduce el Hambre.

·                     Ayuda a Quemar las Grasas.

Última Comida del Día

·                     Reduce el hambre.

·                     Reduce la degradación muscular durante la noche.

·                     Ayuda a Quemar las Grasas.

Antes del Entrenamiento

·                     Aumenta la Energía

·                     Aumenta la Fuerza Muscular

·                     Ayuda a Quemar las Grasas.

Después del Entrenamiento

·                     Ayuda en la recuperación muscular

·                     Aumenta el Crecimiento Muscular

·                     Reduce el DOMS

·                     Ayuda a Quemar las Grasas

En las mujeres con sobrepeso un régimen de 1000 Kcal por día disminuye los aminoácidos ramificados (BCAA) un 11%.

Por lo que cantidades de 5 a 10 g por día de BCAA son recomendadas en una dieta hipocalórica.

OBJETIVOS:

1.            Edificar un modelo para evaluar la síntesis proteica producida por la suplementación con BCAA.

2.            Evaluar los marcadores asociados a la implementación del modelo.

DESARROLLO:

Se eligió como modelo la suplementación del músculo atrofiado, es decir disbalanceado a favor de la proteólisis y a expensas de la síntesis; de tal modo que el beneficio de la suplementación se traduzca en aumento de la masa muscular y, por ende, en una disminución de la atrofia muscular, un mejoramiento de marcadores asociados a las microlesiones musculares, y de los síntomas osteomusculares. Los estudios se efectuaron antes del tratamiento y a los 7 días posteriores a la ingesta de la suplementación.

APARATOLOGÍA:            

Autoanalizador M2100 made in Argentina

Contador Hematológico Mindray 3200 made in China

REACTIVOS:                   

Doble A para Analizadores Automáticos, made in Argentina

SUPLEMENTACIÓN:        

BCAA 2000 ENA 2:1:1

RESULTADOS:

Se trabajó con un grupo de diez gerontes con artropatía de rodilla y atrofia muscular, de alto nivel educativo, de tal modo de que entiendan y cumplan estrictamente las consignas entregadas. Las tomas no se complementaron con suero de leche, glúcidos, ni comida rica en proteínas, desarrollando cada uno la dieta convenida. Como el grupo estaba integrado por gerontes obesos, se les indicó una dieta algo hipocalórica de modo de producir una baja del peso, si bien la misma disminuiría el aporte dietario de BCAA. De tal forma que se evaluaba la acción de los aminoácidos ramificados (BCAA) del suplemento nutracéutico en condiciones desfavorables, ya que parte de la misma compensaría la disminución de BCAA dietaria. Se expresaron los resultados como promedio de los valores obtenidos de tal modo de acotar las variaciones individuales, que de todos modos se verían reflejada en las medias obtenidas. (Tabla 1)

Se encontró que podía agruparse a los marcadores en cuatro grupos según la importancia de los cambios evidenciados en los mismos. En el grupo I se encontró una disminución del 85,30% de LDH y 65,14% de GOT, resultando ser los mejores marcadores de recuperación muscular tras la suplementación con BCAA, en gerontes con artrosis de rodilla y disminución de la masa muscular.

En el grupo II se ubicó la GPT con una disminución del 31,50%. Contrariamente a lo obtenido por otros autores que relatan, en determinados grupos etarios, una disminución de la resistencia a la insulina con la suplementación, dentro de este grupo se encontró un incremento de la glucemia del 34,00%, con un aumento de la resistencia a la insulina del orden del 35,20%, obtenida con HOMAIR.

En el tercer grupo de marcadores se encontró un incremento de la cifra de leucocitos y de gammaglobulinas, que denotan un mejoramiento del sistema inmune, con un aumento en el conteo de leucocitos de 28,45 % y de gammaglobulinas del 21,55%. Dentro de este grupo el HDL colesterol sufrió un incremento del 23,69%, mejorando los parámetros de riesgo de la ateroesclerosis. Por último, en el grupo IV, que resultó el grupo de los analitos con menor variabilidad tras la suplementación, se encontró la CPK que experimentó una disminución del 15,94%, la urea que bajó un 13,16%, y el colesterol de la LDL que sufrió una disminución del 12,11%. (Bracco J. L. et al., 2017).

La obesidad, la diabetes, las artropatías y la atrofia muscular, son entidades fisiopatológicas que aumentan su incidencia con la edad, y están interrelacionadas. En el adulto obeso ocurre un cierto enmascaramiento de la disminución de la masa muscular, porque existe un incremento de la grasa en dicho tejido, y la atrofia del musculo se pone en evidencia cuando, aconsejado por el médico, reduce su peso como una manera de aliviar la artropatía dolorosa.

La atrofia muscular ocurre por un cambio en el equilibrio normal entre la síntesis y la degradación de proteínas, por lo que el mejor modelo en el estudio de la acción de los aminoácidos ramificados (BCAA) sobre el metabolismo proteico, es la suplementación de BCAA en gerontes, con atrofia muscular.

Los aminoácidos ramificados (BCAA) favorecen la síntesis proteica a la vez que detienen la proteólisis. En la síntesis y la degradación de proteínas actúa como enzima la transaminasa GOT, que es el segundo de los analitos de recuperación muscular obtenido en el grupo I, con un 65.14 % de disminución de sus valores post suplementación. Se podría interpretar como que la célula muscular post suplementada optimizo su metabolismo anaerobio en un 85.30%, manifestado por una reducción de ese orden de la LDH, seguido por un mejoramiento en la masa muscular del orden del 65.14%. El metabolismo anaeróbico tiende a inhibir las vías de la degradación muscular y un mejoramiento del mismo debería interpretarse como una herramienta de importancia en el aumento de la masa muscular y, por ende, en la disminución de la atrofia muscular.

Asi como en las lesiones musculares de cualquier índole o en las microlesiones musculares ocasionadas por el ejercicio intenso, existe un aumento mayor de la GOT que de la GPT; la disminución de la primera es también superior a la segunda en los beneficios de la suplementación.

Resulta llamativo que el tercer grupo sea compartido por leucocitos, gamma globulinas y HDL colesterol, todos con aumentos del orden del 25%; siendo que los tres disminuyen en la malnutrición asociada a la vejez. Lo que estaría sugiriendo una mejora en la nutrición celular con la toma de los aminoácidos ramificados. El HDL colesterol contribuye a crear un ambiente antioxidante y su aumento disminuye, en parte, la resistencia a la insulina.