El mantenimiento mecánico en un hospital y el desgaste de trabajo a turnos

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 11–Noviembre 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº11: 91

Autor principal (primer firmante): Miguel Huarte Lorenzo

Fecha recepción: 29 de Octubre, 2021

Fecha aceptación: 10 de Noviembre, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(11) 91

Autor: Miguel Huarte Lorenzo, mecánico Hospital Universitario de Cabueñes de Gijón

Introducción

El mantenimiento mecánico en un Hospital es donde realizan la manutención de máquinas y sistemas mecánicos, realizando tareas de ajuste, instalación, revisión, acondicionamiento y reparación dentro de un centro hospitalario.

Los sistemas electrónicos sustituyen complejos sistemas mecánicos por elementos más precisos, más pequeños y generalmente más económicos. Incluso gracias a la electrónica es posible crear sistemas capaces de realizar trabajos de tal complejidad que ni siquiera podrían existir en versión “analógica”.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

El mantenimiento mecánico es una categoría dentro de la gestión de mantenimiento que abarca el mejoramiento de la eficiencia de la maquinaria. El técnico mecánico encargado logra esto realizando trabajos planificados y no planificados como: lubricación, reemplazo de piezas gastadas, arreglos en averías inesperadas. El mantenimiento de los equipos por parte del personal mecánico de un centro hospitalario es de gran importancia, su principal objetivo es garantizar la producción, la calidad y mantener la funcionalidad adecuada de las máquinas aumentando su vida útil.

El mantenimiento más importante es el correctivo es el más obvio y el más elemental de los mantenimientos, puede sintetizar el ciclo «rompe-repara», es decir, la reparación de los equipos después de la ruptura. Es la forma más cara de mantenimiento desde el punto de vista total del sistema. Tiene como objetivo detectar fallas que puedan llevar al mal funcionamiento, de esta manera se evita los altos costos de reparación y se disminuye la probabilidad de paros imprevistos, asimismo, permite una mayor seguridad para los trabajadores. Nos ayuda a garantizar la disponibilidad operacional de los equipos.

Plan de mantenimiento preventivo en un Hospital

Un plan de mantenimiento es el conjunto de tareas preventivas a realizar en una instalación con el fin de cumplir unos objetivos de disponibilidad, de fiabilidad, de coste y con el objetivo final de aumentar al máximo posible la vida útil de la instalación.

El plan de mantenimiento engloba tres tipos de actividades

  • Las actividades rutinarias que se realizan a diario, y que normalmente las lleva a cabo el equipo de operación.
  • Las actividades programadas que se realizan a lo largo del año y las actividades que se realizan durante las paradas programadas.

Solamente necesitamos seguir los siguientes pasos: determinar metas y objetivos marcar un presupuesto,hacer un inventario de los equipos existentes, revisar los mantenimientos previos realizados, consultar los manuales de los equipos y cumplir con las obligaciones legales.

La Organización internacional del trabajo define los riesgos psicosociales como “las interacciones entre el contenido, la organización y la gestión del trabajo y las condiciones ambientales, por un lado, y las funciones y necesidades de los trabajadores/as, por otro”. Estas interacciones podrían ejercer una influencia nociva en la salud de los trabajadores/as a través de sus percepciones y experiencia.

La prevención sobre los factores de riesgo psicosocial tiene el propósito de lograr un bienestar personal y social de los trabajadores/as y una calidad en el trabajo.

Unas condiciones psicosociales nocivas pueden dar lugar a la aparición de conductas y actitudes inadecuadas en el desarrollo del trabajo y, a su vez, desembocar en determinadas consecuencias perniciosas para la salud y el bienestar del trabajador/a en el ámbito de un centro hospitalario.

publica-articulo-revista-ocronos

Dichas consecuencias son: el estrés, la insatisfacción laboral, depresión laboral, desmotivación laboral… con toda la problemática que llevan asociada, pero no todos los empleados del mantenimiento de un Hospital reaccionan de la misma forma ante las adversidades.

El trabajo dentro de un centro sanitario implica un servicio ininterrumpido, durante las 24 horas del día y todos los días del año, con la obvia existencia de trabajo a turnos y nocturno. Todo ello repercute sobre la salud de las personas debido a los siguientes factores: modificación de los ritmos de sueño y productividad laboral, repercusiones sobre la vida familiar y social, factores ambientales: entorno ruidoso, inadecuadas condiciones de iluminación, factores personales: experiencia, motivación, profesionalidad.

Las medidas preventivas son:

  • Adaptar la carga de trabajo a las capacidades del trabajar, organizar el tiempo de reposo en función de la tarea, procurar que los factores ambientales estén dentro de los parámetros de confort, adecuados descansos otorgar cierta autonomía y responsabilidad a cada trabajador, formación e información sobre las nuevas tecnologías y métodos de trabajo, establecer los sistemas de la información sencilla y uniforme, mejorar los sistemas de comunicación y su fluidez, incluir pausas cortas a lo largo de la jornada laboral. Si las pausas las puede auto distribuir el personal su eficacia aumenta de forma considerable.

Trabajos a turnos

El tiempo de trabajo es uno de los aspectos de las condiciones de trabajo que tiene una repercusión más directa sobre la vida diaria. El número de horas trabajadas, así como su distribución además de afectar a la vida laboral también afecta a la calidad de vida extra laboral.

El tiempo “normal” de trabajo es el que implica una jornada laboral de trabajo de ocho horas, con una pausa para la comida. Se considera horario normal de trabajo el que supone un promedio de 40 horas semanales. Así, hablamos de trabajo a turnos cuando el trabajo es desarrollado por distintos grupos sucesivos en los que, cada uno de ellos, cumple una jornada laboral de tal forma que se abarca un total de entre 16 y 24 horas de trabajo diarias.

De todos los sistemas de organización de turnos, dentro de los hospitales se aplica el sistema continuo. El sistema continuo es aquel en el que el trabajo se realiza de forma ininterrumpida, de esta manera el trabajo queda cubierto durante todo el día y durante todos los días de la semana. Implica que existan más de tres turnos y el trabajo nocturno. Se da servicio las 24 horas del día durante los 365 días del año.

Además, en el trabajo hospitalario destinado al personal de Mantenimiento (en este caso, mecánicos), los trabajos a turnos demuestran una menor satisfacción con el horario y con el trabajo en general que las personas que prestan sus servicios en jornada laboral continua. La falta de adaptación debido a los ritmos circadianos y sociales, así como una deficiente organización de turnos suelen ser los factores que más influyen en la aparición de dichas manifestaciones.

Existen una serie de efectos negativos derivados de trabajar en turno de noche: alteración del equilibrio biológico, alteraciones en ritmos corporales y de sueño, cambios en los hábitos alimentarios, perturbaciones en la vida familiar y social, incidencia en la vida profesional.

Mejora de las condiciones de trabajo a turnos

La actuación se basa en intentar respetar al máximo los ritmos biológicos de vigilancia, sueño y alimentación, así como tener en cuenta las relaciones familiares y sociales. El horario deberá adaptarse al número de trabajadores/as existentes, presupuestos, niveles profesionales… así como al tipo de hospital (estructura, tamaño, ubicación…), características de los departamentos, tareas que deben realizarse.

Bibliografía

  1. Guías y notas técnicas del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo.
  2. Ley 31/1995, de 8 de noviembre de Prevención de Riesgos Laborales.
  3. Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, que aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.
  4. Ley 54/2003, de 12 de diciembre, de reforma del marco normativo de la prevención de riesgos laborales.
  5. Real Decreto 604/2006, de 19 de mayo, por el que se modifican el Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención, y el Real Decreto 1627/1997, de 24 de octubre, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción.
  6. Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo.