Mantenimiento de instalaciones contra incendios y eléctricas en un hospital

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 6–Junio 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº6: 56-3

Autor principal (primer firmante): Luis Antonio Rodríguez Álvarez

Fecha recepción: 2 de junio, 2021

Fecha aceptación: 6 de junio, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(6): 56-3

Autor: Luis Antonio Rodríguez Álvarez – Jefe de Mantenimiento del Hospital Universitario de Cabueñes – Gijón

Introducción

Se ha comprobado totalmente que el mantenimiento industrial llevado a cabo en hospitales ha logrado obtener un tiempo de vida mucho más largo de las maquinarias y equipos, que en empresas donde no tienen un sistema de mantenimiento organizado preventivo. Además, cabe resaltar que las instalaciones que cuentan con una instalación de panel sandwich contra incendios ofrecen mayor resistencia en caso de ignición.

El mantenimiento es y debe ser una de las actividades más importantes dentro de un hospital. Cuando se habla de mantenimiento inmediatamente se piensa en reparaciones, esto quiere decir que el equipo se dañó o está empezando a deteriorarse.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

En el presente trabajo hago énfasis en el mantenimiento al área primordial de la empresa como son las instalaciones contra incendios y las instalaciones eléctricas, ya que ello va a ser las encargadas de llevar la energía eléctrica a cada una de las zonas de un centro hospitalario para que todo funcione adecuadamente.

Mantenimiento de instalaciones contra incendios

Programa de mantenimiento de los medios materiales de lucha contra incendios

Operaciones a realizar por personal titular de la instalación

– Sistemas automáticos de detección y alarma de incendios (detectores de humos, de temperatura y sus respectivas centrales de señalización de detectores y líneas de conexión/transmisión).

Cada tres meses comprobación de funcionamiento de las instalaciones (con cada fuente de suministro), sustitución de pilotos, fusibles, etc., defectuosos y mantenimiento de los acumuladores (limpieza de bornes, reposición de agua destilada, etc.).

– Sistema manual de alarma de incendios.

– Extintores de incendios.

Cada tres meses comprobación de la accesibilidad, buen estado aparente de conservación, seguros, precintos, inscripciones, mangueras, etc., y comprobación del estado de carga (peso y presión) del extintor y del botellín de gas extintor (si existe), estado de las partes mecánicas (boquilla, válvulas, mangueras, etc.).

– Bocas de incendio equipadas (BIE).

publica-articulo-revista-ocronos

Cada tres meses comprobación de la buena accesibilidad y señalización de los equipos; comprobación por inspección de todos los componentes, procediendo a desenrollar la manguera en toda su extensión y accionamiento de la boquilla caso de ser de varias posiciones; comprobación, por lectura del manómetro de la presión de servicio y limpieza del conjunto y engrase de cierres y bisagras en puertas del armario.

– Hidrantes.

Cada tres meses comprobar la accesibilidad a su entorno y la señalización en los hidrantes enterrados; inspección visual comprobando la estanqueidad del conjunto; quitar las tapas de las salidas, engrasar las roscas y comprobar en estado de las juntas de los racores.

Cada seis meses engrasar la tuerca de accionamiento o rellenar la cámara de aceite del mismo; abrir y cerrar el hidrante, comprobando el funcionamiento correcto de la válvula principal y del sistema de drenaje.

– Columnas secas.

Cada seis meses comprobación de la accesibilidad de la entrada de calle y tomas de piso; comprobación de la señalización; comprobación de las tapas y correcto funcionamiento de sus cierres (engrase si es necesario); comprobar que las conexiones siamesas están cerradas; comprobar que las llaves de seccionamiento están abiertas; comprobar que todas las tapas de racores están bien colocadas y ajustadas.

– Sistemas fijos de extinción: Rociadores de agua, agua pulverizada, polvo, espuma, agentes extintores gaseosos.

Cada tres meses comprobación de que las boquillas del agente extintor o rociadores están en buen estado y libres de obstáculos para su funcionamiento correcto; comprobación del buen estado de los componentes del sistema, especialmente de la válvula de prueba en los sistemas de rociadores, o los mandos manuales de la instalación de los sistemas de polvo o agentes extintores gaseosos; comprobación del estado de carga de la instalación de los sistemas de polvo, anhídrido carbónico o hidrocarburos halogenados y de las botellas de gas impulsor cuando existan; comprobación de los circuitos de señalización, pilotos, etc., en los sistemas de control; limpieza general de todos los componentes.

– Revestimientos de la estructura (Soportes de viga de acero, de hormigón, mixto, forjados de acero u hormigón, losas, etc. revestidos con morteros aislantes, telas metálicas, chapas, citara de ladrillo hueco, panderete, etc.).

Cada cinco años, o antes si se apreciara alguna anomalía, o después de un incendio, se realizará una inspección del revestimiento reparando los deterioros que se aprecien

Operaciones a realizar por personal especializado del fabricante o instalador del equipo

– Sistemas automáticos de detección y alarma de incendios (Detectores de humos, de temperatura y sus respectivas centrales de señalización de detectores y líneas de conexión/transmisión).

Cada año verificación integral de la instalación; limpieza del equipo de centrales y accesorios; verificación de uniones roscadas o soldadas; limpieza y reglaje de relés; regulación de tensiones e intensidades; verificación de los equipos de transmisión de alarma; prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.

– Sistema manual de alarma de incendios.

Cada año verificación integral de la instalación; limpieza de sus componentes; verificación de las uniones soldadas o soldadas; prueba final de la instalación con cada fuente de suministro eléctrico.

– Extintores de incendio.

Cada año verificación del estado de carga (peso, presión) y en el caso de extintores de polvo con botellín de impulsión, estado del agente extintor; comprobación de la presión de impulsión del agente extintor; estado de la manguera, boquilla o lanza, válvulas y partes mecánicas.

Cada cinco años se retimbra el extintor a partir de la fecha de timbrado (por tres veces).

– Bocas de incendio equipadas (BIE).

Cada año desmontaje de la manguera y ensayo de ésta en el lugar adecuado; comprobación del correcto funcionamiento de la boquilla en sus distintas posiciones y del sistema de cierre; comprobación de la estanqueidad de los racores y estado de las juntas; comprobación de la indicación del manómetro con otro de referencia (patrón) acoplado en el racor de conexión de la manguera.

Cada cinco años la manguera debe ser sometida a una presión de prueba de 15 Kg/cm2.

– Sistemas fijos de extinción: Rociadores de agua, agua pulverizada, polvo, espuma, agentes extintores gaseosos.

Cada año comprobación integral, de acuerdo con las instrucciones del fabricante o instalador, incluyendo en todo caso: verificación de los componentes del sistema, especialmente dispositivos de disparo y alarma; comprobación de la carga del agente extintor y del indicador de la misma (medida alternativa del peso o presión); comprobación del estado del agente extintor; prueba de la instalación en las condiciones de su recepción.

Todas las operaciones y comprobaciones se efectuarán siempre que la instalación haya sido utilizada, sustituyendo los mecanismos que se hayan deteriorado.

En todos los casos, tanto el mantenedor como el titular de la instalación conservarán constancia documental del cumplimiento del programa preventivo para su posible inspección.

Mantenimiento de instalaciones eléctricas

·Pararrayos.

·Puesta a tierra.

·Centro de transformación.

·Red exterior.

·Baja tensión.

·Alumbrado interior y exterior.

¿Qué es el Riesgo Eléctrico?

El riesgo eléctrico es aquel susceptible de ser producido por cualquier tipo de operación en instalaciones eléctricas y/o con equipos y aparatos de baja, media y alta tensión, como pueden ser operaciones de mantenimiento o experimentación con aparatos e instalaciones eléctricas.

Exposición:

Quedan específicamente incluidos los riesgos por:

Choque eléctrico por contacto con elementos en tensión (contacto eléctrico directo), o con masas puestas accidentalmente en tensión (contacto eléctrico indirecto).

Quemaduras por choque o arco eléctrico.

Caídas o golpes como consecuencia de choque o arco eléctrico.

Incendios o explosiones originados por la electricidad.

Programa de mantenimiento de las instalaciones eléctricas

Pararrayos

– Criterio de mantenimiento

Reparar con la máxima urgencia cuando sea necesario, puesto que un deficiente mantenimiento representa un riesgo muy superior a la inexistencia del pararrayos. En el caso de radiactivos, ya casi todos retirados, se debe evitar el contacto directo con el material radiactivo.

– Pararrayos de punta

Cada cuatro años se comprobará su estado de conservación frente a la corrosión y se verificará la firmeza de la sujeción.

– Red conductora

Cada cuatro años y después de cada descarga eléctrica se comprobará su continuidad eléctrica, se verificará la firmeza de la sujeción y su conexión a tierra.

– Pararrayos radiactivos

Se procederá a su retirada y sustitución por un pararrayos de otro tipo.

Red de tierras

– Arqueta de conexión

Cada año, en la época en que el terreno esté más seco, se comprobará la continuidad eléctrica en los puntos de puesta a tierra, y así mismo después de cada descarga eléctrica si el edificio tiene instalación de pararrayos.

– Puesta a tierra provisional (en obras, ferias, reparaciones, etc.)

Cada tres días se realizará una inspección visual del estado de la instalación.

Centros de transformación

– Equipo transformador

Cada seis meses, y en cada visita al centro de transformación, se revisarán: nivel del líquido refrigerante, funcionamiento del termómetro y comprobación de la lectura máxima, en los meses de diciembre- enero y julio- agosto.

Cada año se revisarán: interruptores, contactos y funcionamiento de sistemas auxiliares, protección contra la oxidación de envolventes, pantallas, bornes terminales y piezas de conexión.

Cada cinco años se comprobará el aislamiento de pantallas, envolventes, etc.

Siempre que el centro de transformación haya sido puesto fuera de servicio, antes de su nueva puesta en marcha, se revisará: dispositivo de disparo o señalización por incremento de la temperatura del transformador, fusibles de alta tensión, interruptores asociados o no a fusibles de A.T., seccionadores, etc.

– Línea de puesta a tierra de masas metálicas

Cada año, en la época en que el terreno esté más seco, se comprobará la continuidad eléctrica en los puntos de puesta a tierra y se procederá a la medición de puesta a tierra.

Cada cinco años se descubrirán para su examen los conductores de enlace en todo su recorrido, así como los electrodos de puesta a tierra y se medirán las tensiones de paso y de contacto.

– Local

Una vez al año, y en cada visita al centro, se revisarán: estado de conservación y limpieza de rejillas de ventilación, señalización de seguridad y carteles de auxilios, así como del material de seguridad.

Una vez al año, y cada vez que sea necesario el cambio del refrigerante, se procederá a la limpieza del foso y se comprobará la evacuación de líquidos al depósito de grasas.

Una vez cada seis meses, y cada vez que sea necesario el cambio del refrigerante, se procederá a la limpieza del depósito de recogida de grasas.

En cada una de estas revisiones se repararán los defectos encontrados.

Red exterior

– Conducción de distribución en A.T. enterrada

Cada tres años, como plazo máximo, se comprobarán la continuidad y el aislamiento de los conductores, así como sus conexiones.

– Línea de distribución en baja tensión, aérea por fachada

Cada año se comprobará la continuidad y el aislamiento de los conductores, así como sus conexiones y fijación al paramento.

– Línea de distribución en baja tensión, aérea y tensada

Cada año se comprobará la continuidad y el aislamiento de los conductores, así como sus conexiones, estado del fiador de neutro y del amarre del tensor.

– Conducción de alumbrado

Cada año se comprobará la continuidad y el aislamiento de los conductores.

– Arqueta de alumbrado

Una vez al año se limpiará y se comprobarán las conexiones.

– Armario de acometida

Cada dos años se comprobarán las conexiones, así como los fusibles cortacircuitos.

Todos los trabajos de mantenimiento se efectuarán sin tensión en las líneas, no poniéndose éstas en funcionamiento de nuevo hasta la comprobación de ausencia de operarios en las proximidades de las mismas.

Red de baja tensión

– Cuadro general de distribución

Cada cinco años se comprobarán los dispositivos de protección contra cortocircuitos, contactos directos e indirectos, así como sus intensidades nominales en relación con la sección de los conductores que protegen.

– Instalación interior

Cada cinco años se comprobará el aislamiento de la instalación interior, que entre cada conductor y tierra y entre cada dos conductores no deberá ser inferior a 250.000 ohmios.

– Red de equipotencialidad

Cada cinco años en baños y aseos, y cuando obras realizadas en éstos hubiesen podido dar lugar al corte de los conductores, se comprobará la continuidad da las conexiones equipotenciales entre masas y elementos conductores, así como con el conductor de protección.

– Cuadro de protección de líneas de fuerza motriz.

Cada cinco años se comprobarán los dispositivos de protección contra cortocircuitos, contactos directos e indirectos, así como sus intensidades nominales en relación con la sección de los conductores que protegen.

– Barra de puesta a tierra colocada

Cada dos años, en la época en que el terreno esté más seco, se procederá a la medición de puesta a tierra, comprobando que no sobrepasa el valor prefijado; asimismo se verá el estado frente a la corrosión de la conexión de la barra de puesta a tierra con la arqueta y la continuidad de la línea que la une.

– Línea principal de tierra (en conducto de fábrica o bajo tubo)

Cada dos años, se comprobará mediante inspección visual el estado frente a la corrosión de todas las conexiones y la continuidad de las líneas.

Alumbrado exterior e interior

– Alumbrado exterior

Al menos una vez al año: se comprobará la iluminancia con luxómetro por personal técnico; se efectuará una limpieza da lámparas y luminarias, sin usar detergentes muy alcalinos o muy ácidos para reflectores de aluminio.

Se reemplazarán según un plan de reposición en función de factores económicos.

Las operaciones realizadas no disminuirán los valores de iluminancia. Durante estos trabajos de mantenimiento y limpieza no habrá tensión en las líneas, verificándose esta circunstancia con un comprobador de tensión. Las herramientas estarán aisladas, y dotadas con un grado de aislamiento II o alimentadas con una tensión inferior a 50 voltios.

– Alumbrado interior

La reposición de las lámparas de los equipos se efectuará cuando alcancen su duración media mínima. Dicha reposición se efectuará preferentemente por grupos de equipos completos y áreas de iluminación. Todas las lámparas repuestas serán de las mismas características que las reemplazadas.

La periodicidad de la limpieza no será superior a un año. Las lámparas se limpiarán preferentemente en seco. Las luminarias se lavarán mediante paño humedecido en agua jabonosa y se secarán con gamuza o similar.

Mientras se realizan las operaciones de mantenimiento se mantendrán desconectados los interruptores automáticos de seguridad de la instalación.

Bibliografía

  1. – Real Decreto 513/2017, de 22 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de instalaciones de protección contra incendios.
  2. https://www.ingesco.com/es/noticias/normativas- proteccion- contra- rayo#:~:text=UNE%2021186 %20Protecci%C3%B3n%20 contra%20el,a%20personas %20y%20bienes% 20materiales.