Lupus eritematoso

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VII. Nº 4–Abril 2024. Pág. Inicial: Vol. VII; nº 4: 10

Autor principal (primer firmante): Gemma Embid Gené

Fecha recepción: 04/03/2024

Fecha aceptación: 30/03/2024

Ref.: Ocronos. 2024;7(4): 10

Autores:

Gemma Embid Gené

Rebeca Ferrer Montón

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Mónica Trinidad Mallor Callén

Eva María Román Batalla

Sandra Rodríguez Rodríguez

María Ángeles Gomara Vizcaino

Categoría: TÉCNICO EN CUIDADOS AUXILIARES DE ENFERMERÍA.

Palabras clave: Lupus eritematoso.

Introducción

El término lupus eritematoso (LE) es una enfermedad autoinmune crónica que puede afectar varios órganos del cuerpo. Esto significa que el sistema inmunitario, que normalmente protege al cuerpo contra las infecciones, ataca erróneamente las células y tejidos sanos.

publica-articulo-revista-ocronos

Existen diferentes tipos de lupus, el más frecuente es el lupus eritematoso sistémico (LES), que puede afectar múltiples órganos y sistemas. Otros tipos de lupus afectan principalmente a la piel o a determinados órganos específicos.

Objetivos

Los objetivos principales del tratamiento del LES son:

Controlar la actividad de la enfermedad

  • Lograr la remisión: Es el objetivo ideal, y significa que la enfermedad está inactiva y no hay signos ni síntomas de actividad.
  • Minimizar la actividad: Si no se puede lograr la remisión, el objetivo es reducir al máximo la actividad de la enfermedad para prevenir el daño a los órganos y mejorar la calidad de vida.

Prevenir el daño a los órganos

  • El lupus eritematoso sistémico puede afectar a varios órganos del cuerpo, como los riñones, el corazón, los pulmones y el sistema nervioso.
  • El tratamiento temprano y eficaz puede ayudar a prevenir o retrasar el daño a los órganos.

Mejorar la calidad de vida

  • El lupus eritematoso sistémico puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas que lo padecen.
  • El tratamiento puede ayudar a mejorar la calidad de vida al reducir los síntomas, mejorar la función física y mental, y aumentar la esperanza de vida.

Síntomas

Los síntomas del lupus pueden variar mucho de persona a persona y pueden ir y venir con el tiempo. Algunos de los síntomas más comunes del lupus eritematoso sistémico incluyen: Fatiga, fiebre, dolor e inflamación de las articulaciones, erupción cutánea en forma de mariposa en la cara, sensibilidad al sol, pérdida de cabello, hinchazón y problemas pulmonares, cardíacos o renales

Causas

La causa exacta del lupus no se conoce, pero se cree que una combinación de factores genéticos y ambientales contribuye a su desarrollo.

Algunos factores de riesgo asociados al lupus incluyen: Ser mujer, pertenecer a ciertos grupos étnicos, como las personas afroamericanas, hispanas, asiáticas o nativas americanas, tener antecedentes familiares de lupus, exposición a la luz solar, infecciones y ciertos medicamentos

Diagnóstico

El LE puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas pueden variar mucho de una persona a otra y pueden imitar los de otras enfermedades.

No existe una única prueba que pueda diagnosticar el lupus eritematoso, por lo que los médicos generalmente basan su diagnóstico en una combinación de factores, que incluyen:

  • Historial médico y examen físico: El medico preguntará acerca de los síntomas, historial médico familiar y otros factores de riesgo para el lupus eritematoso. También realizarán un examen físico para buscar signos de inflamación, como hinchazón o dolor en las articulaciones.
  • Análisis de sangre: Se pueden realizar varios análisis de sangre para buscar anticuerpos, que son proteínas que el sistema inmunitario produce en respuesta a una infección o enfermedad. Las personas con LE a menudo tienen niveles altos de ciertos anticuerpos, como los anticuerpos antinucleares (ANA).
  • Pruebas de imagen: Se pueden efectuar pruebas de imagen, como radiografías o resonancias magnéticas, para buscar signos de inflamación o daño en órganos o tejidos.
  • Biopsia: En algunos casos, se puede cometer una biopsia para extraer una pequeña muestra de tejido para su análisis. Esto puede ayudar a diagnosticar lupus eritematoso si otras pruebas no son concluyentes.

Tratamiento

El tratamiento del lupus eritematoso (LE) se altera según la gravedad de la enfermedad y los órganos a los que afecta. No existe una cura para el lupus eritematoso, pero los tratamientos pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir la aparición de complicaciones.

A continuación, se enumeran algunos de los tratamientos más comunes para el lupus eritematoso:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE): Los AINE, como el ibuprofeno y el naproxeno, se pueden utilizar para aliviar el dolor y la inflamación.
  • Corticosteroides: Los corticosteroides, como la prednisona, son medicamentos potentes que se pueden utilizar para controlar los síntomas graves del lupus eritematoso.
  • Antipalúdicos: Los antipalúdicos, como la hidroxicloroquina y la cloroquina, se pueden utilizar para tratar los síntomas del lupus eritematoso, como la erupción cutánea y la fatiga.
  • lnmunosupresores: Los inmunosupresores, como la azatioprina y el micofenolato de mofetilo, se pueden utilizar para controlar la actividad del sistema inmunitario en pacientes con lupus eritematoso (LE) grave.
  • Terapias biológicas: Las terapias biológicas, como el belimumab y el rituximab, son medicamentos nuevos que se utilizan para tratar el LE grave.

Además de los medicamentos, existen otras medidas que pueden ayudar a controlar el lupus eritematoso, como:

  • Protegerse del sol: La luz solar puede desencadenar o empeorar los síntomas del lupus eritematoso. Es importante usar protector solar con un factor de protección solar (FPS) de 30 o más, usar ropa protectora y evitar la exposición prolongada al sol.
  • Llevar una dieta saludable: Una dieta saludable puede ayudar a mejorar la salud general y el bienestar de las personas con LE.
  • Hacer ejercicio regularmente: El ejercicio regular puede ayudar a mejorar la fuerza muscular, la flexibilidad y la salud cardiovascular en personas con LE.
  • Descansar lo suficiente: El descanso es importante para las personas con lupus eritematoso. Es importante dormir lo suficiente y tomar descansos durante el día cuando sea necesario.
  • Manejar el estrés: El estrés puede causar o empeorar los síntomas del LE.

Conclusión

No existe una cura para el lupus, pero hay tratamientos disponibles que pueden ayudar a controlar los síntomas y prevenir el daño a los órganos.

El lupus es una enfermedad grave, pero con un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas con lupus pueden llevar una vida normal y productiva.

Bibliografía

  1. https:/lmedlineplus.qov/spanish/lupus.ht ml
  2. https://inforeuma.com/enfermedades- reumaticas/lupus- les• lupuseritematososistemicol
  3. https:/lwww.m ayoclinic.org/es/diseases-conditions/l upus/s ymptoms- causes/syc- 20365789