Luces de hospital. Especial referencia a la iluminación en las unidades de hospitalización o habitaciones de los pacientes

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 3 – Julio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº3:273

Autor principal (primer firmante): José César González Aviñoá

Fecha recepción: 25 de junio, 2020

Fecha aceptación: 15 de julio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(3):273

Autor: José César González Aviñoá. Electricista

Definición de luz

Iniciamos la tarea de introducirnos en el mundo de la luz, un mundo amplio y lleno de matices, sombras, intensidades y un largo etc. Qué duda cabe de que la luz es esencial para los seres vivos, para todos, animales, plantas y seres humanos. La luz nos aporta al ser humano, según sea su intensidad, bienestar o malestar, puede llegar a agudizar alguna de las dolencias e incluso producírnosla ella misma si no es la luz adecuada.

Por contra, también nos puede producir bienestar e influir de forma positiva en nuestra salud y en nuestro estado de ánimo y no solo nos influye su intensidad sino el «color» de la luz, que es una parte muy importante, pudiendo provocarnos alegría o depresión.

Publica TFG cuadrado 1200 x 1200

Así pues, la luz en un centro hospitalario es fundamental, no solamente para poder VER, sino para ayudar tanto a los trabajadores como a los pacientes. Una luz adecuada siempre repercutirá en un mejor trabajo, menos cansancio visual para el trabajador y una mayor productividad y en lo que al paciente se refiere podrá contribuir a su mejoría, a su descanso y a un estado de ánimo óptimo que influirá decisivamente en su recuperación.

Comenzaremos a hablar de la luz artificial y cómo debe ser dentro de un hospital. La luz artificial, sin lugar a dudas, es hoy en día imprescindible para el ser humano, sin ella no existiría el tipo de vida que hoy conocemos y para un hospital con sus UCIs, quirófanos, paritorios etc es VITAL.

Llevamos un buen rato hablando de la luz pero no hemos definido lo que «es» la luz. La Luz es la parte de la radiación electromagnética que puede ser percibida por el ojo humano y se transmite en forma de ondas, otra definición podría ser la que la define como una forma de energía que nos hace los objetos visibles y se propaga por medio de unas partículas conocidas como fotones (un fotón es una partícula mínima de energía luminosa o electromagnética, se produce, se transmite y se absorbe).Una forma de radiación electromagnética son los RX tan importantes en un hospital.

Áreas y espacios de un hospital, sus luces

Centrémonos en el hospital. Todos sabemos que este se divide en distintas áreas, área de entrada, de consultas, salas de espera, pasillos, habitaciones, despachos, almacenes, cocinas, etc y no todas tienen ni necesitan el mismo tipo de luz se precisa un estudio para adecuar el tipo de luz a las necesidades reales. Por todo ello dependiendo de la actividad a desarrollar así será su luz.

Podemos dividir los entre espacios según la necesidad visual que se precisa para la realización de la actividad y estos son: espacios con actividad visual baja, normal (media) o alta.

Espacios con actividad visual baja:

  • Vestíbulos, halls, entradas.
  • Pasillos
  • Escaleras
  • Centros de restauración.
  • Almacenes

Espacios con actividad visual «normal»:

publica-articulo-revista-ocronos
  • Despachos u oficinas.
  • Las unidades de hospitalización.

Espacios con actividad visual alta (elevada):

  • Quirófanos.
  • Laboratorios.
  • UCIs.
  • Urgencias
  • Consultas

Para todos estos espacios existen unos niveles de iluminación recomendados en una medida llamada «Lux». Lux: unidad de intensidad de iluminación del Sistema Internacional cuyo símbolo es lx, equivale a 1lumen/m2. Lumen: unidad de flujo luminoso del Sistema Internacional de Medidas cuyo símbolo es lm.

Para las áreas con actividad visual baja se recomiendas 150/200 lux, en áreas con actividad visual normal o media se recomiendan 500 lux y en las de actividad visual elevada entre unos 500 a 1500 lux según la precisión de los trabajos que se realicen, a mayor precisión mayor número de lux.

Empecemos pues a referir los tipos de luz que resultarían convenientes para cada zona de un hospital.

Áreas con actividad visual baja: Entradas/halls, pasillos, escaleras…

Estas áreas son de carácter funcional básicamente y con una actividad visual baja, pero es el primer encuentro del paciente o usuario con el centro hospitalario por lo que debe de tener una luz acogedora para que todo aquel que entre por sus puertas deje afuera sus miedos, ansiedades y se sienta bien recibido/a, muchas veces las entradas hacen las veces de sala de espera y una luz suave que se adapte a la hora del día es lo más conveniente y saludable, también en la zona de cafetería, ya que produce un efecto calmante respetando al máximo posible el ciclo circadiano de la luz tan importante para el ser humano pues según sea, día o noche, se produce la estimulación de los neurotransmisores cerebrales para que durante el día su luz favorezca la producción de la serotonina y dopamina para estar activos y estimulados y la luz nocturna hace que aumente la famosa melatonina, conocida como la hormona del sueño (tan comercializada en comprimidos para ayudarnos a dormir), una luz inadecuada en el momento del día puede producirnos somnolencia matinal e insomnio por la noche.

En los pasillos escaleras la iluminación debe de ser uniforme y sin deslumbramiento ya que esto favorece la orientación y los movimientos seguros evitando así accidentes.

Áreas con actividad visual normal: Despachos, oficinas y unidades de hospitalización.

En los despachos y oficinas el nivel recomendable es de 500 lux, los tonos deben ser neutros y las luminarias deben de evitar reflejos allá donde existan pantallas de ordenador. Cada zona deberá tener un nivel adecuado de iluminación para proporcionar comodidad visual y así mismo un óptimo nivel de iluminación adecuado a las necesidades de la actividad que se desarrolle dentro de el mismo despacho u oficina, pues pueden existir dentro de la misma diferentes zonas para diferentes actividades, se recomienda que el tono de luz sea neutro.

En lo que las unidades de hospitalización o habitaciones de los pacientes se refiere, haremos hincapié de una manera más extensa a continuación.

Áreas con actividad visual alta: En estas áreas prima la necesidad del profesional sobre la del paciente o usuario. No se trata de buscar confort si no eficacia. Cada una de estas áreas presenta unos requisitos específicos acordes a sus actividades, que no trataremos en profundidad en este momento, pero sí haremos referencia a unas reglas generales a todas ellas. La primera ya la hemos hecho constar, prima la necesidad del profesional, las luminarias deben ser estancas para evitar contaminaciones, han de ser de fácil mantenimiento, deberán tener un nivel de iluminancia adecuado, evitar sombras, donde existan pantallas de televisión o de ordenador los reflejos deben ser evitados. Donde se necesiten niveles de iluminación muy altos se conseguirán con luminarias portátiles. Fundamental para todo ellos es el tono de la luz de las lámparas que tendrá que ser acorde para cada tarea a realizar.

Iluminación de las Unidades de Hospitalización

Una vez realizada esta introducción vamos a proceder a entrar en «profundidad» en la iluminación de las unidades de hospitalización o habitaciones de los pacientes. Lo primero que debemos de tener en cuenta es que la habitación va a ser «la casa» del paciente y donde va a pasar (salvo realización de pruebas) su estancia y probablemente esta sea larga. Debemos procurar un entorno agradable y confortable en todos los aspectos pero a nosotros, en estos momentos, el que nos compete es el de la iluminación.

Dentro de una habitación vamos a encontrar luz natural y luz artificial. Dentro de la luz artificial tendremos luces indirectas, generales, auxiliares y de emergencia ya que en ella se desarrollan distintas actividades. Es la «casa» del paciente pero también es un lugar en el que el personal desarrolla su trabajo para lo cual deberá existir una iluminación adicional para efectuar los reconocimientos, distintos tratamientos como curas etc. Esta luz puede estar provista por unas luminarias en el cabecero de la cama o luminarias portátiles.

Existirá una luz para que el personal del turno de noche pueda moverse con facilidad dentro de la habitación (unos 5 lux) pero que a su vez no perturbe el descanso del paciente.

Una medida inteligente es la incorporación de un sistema de regulación de iluminación para el enfermo, esto le puede aportar un mayor confort, el sistema de regulación deberá tener en cuenta la existencia o no de luz natural.

A continuación pasamos a referir los parámetros recomendados para las habitaciones.

  • Iluminación general 100 lux tono cálido Grupo de rendimiento de color 1B, calidad al deslumbramiento directo A.
  • Iluminación de lectura 300 lux tono cálido Grupo de rendimiento de color 1B, calidad al deslumbramiento directo A.
  • Iluminación de reconocimiento 800-1000 lux tono cálido Grupo de rendimiento de color 1B, calidad a deslumbramiento directo D.

Zona de cama:

  • Iluminación de vigilancia 5 lux tono cálido Grupo de rendimiento de color 1B, calidad al deslumbramiento directo B.
  • Iluminación nocturna con un tono cálido Grupo de rendimiento de color 1B, calidad al deslumbramiento directo C.

¿Qué es el Rendimiento de color?, es la capacidad de una fuente de luz artificial en reproducir los colores, siendo su referencia la luz solar. Su medición se realiza en un porcentaje donde el 100% lo da la luz natural del sol. El Grupo de rendimiento de color 1B es aquel cuyo IRC (rango del rendimiento del color)>90 o >= 80 su apariencia de color es cálido o intermedio. Preferentemente su uso es el que se recomienda para hospitales.

¿Qué es el índice de deslumbramiento? (UGR), es una forma de evaluar y comparar el deslumbramiento que producen las diferentes fuentes de luz. Es fundamental para diseñar una iluminación adecuada a la actividad a desarrollar.

Tono cálido: es aquel tono que está asociado a las altas temperaturas como son el amarillo, naranja, rojo, marrón y la gama de los dorados. Recordemos que estos colores son los que transmiten una sensación de confort, alegría y calor.

«La luz» que inunda nuestras vidas, tan importante para los seres vivos lo es aún más cuando nos hayamos en momentos de enfermedad dentro de la habitación de un hospital.

Intensidad Luminosa: La unidad básica en el Sistema Internacional (SI) de intensidad luminosa es la «candela» (cd).

Flujo luminoso: Es la potencia luminosa percibida. La unidad en el «SI» es el Lumen (lm).

Bibliografía

Guía Técnica de Eficiencia Energética en Iluminación, Hospitales y Centros de Atención Primaria del Comité Español de Iluminación. Ministerio de Ciencia y Tecnología.