Icono del sitio Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Limpieza y desinfección de material e instrumental sanitario

limpieza-desinfeccion-material-sanitario

limpieza-desinfeccion-material-sanitario

Incluido en la revista Ocronos. Vol. III. Nº 3 – Julio 2020. Pág. Inicial: Vol. III;nº3:250

Autor principal (primer firmante): Lucía Gallego Menéndez

Fecha recepción: 17 de junio, 2020

Fecha aceptación: 7 de julio, 2020

Ref.: Ocronos. 2020;3(3):250

Autoras:

Lucía Gallego Menéndez. (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería)

Cristina Carrasco Medina. (Técnico en Laboratorio, Higienista dental)

Rosa Elena Martínez Santoveña (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería)

Anamaría Ene Pripea (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear)

Avelina Galán Bernardo. (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería)

Nevada Coto Mejido. (Técnico en Cuidados Auxiliares de Enfermería, Técnico Superior en Imagen para el Diagnóstico y Medicina Nuclear)

PALABRAS CLAVE

Limpieza, higiene, sanitario, desinfección, instrumental, material.

LA IMPORTANCIA DE LA HIGIENE SANITARIA

Antes de nada demos un repaso a los términos:

LIMPIEZA, DESINFECCIÓN Y ESTERILIZACIÓN.

LIMPIEZA

Eliminar la suciedad visible, reduciendo el número de microorganismos patógenos presentes en el entorno, de manera que se suprime la suciedad visible y la no visible (gérmenes)

Si limpiamos ¿Acabamos con todos los gérmenes?: NO

Es fundamental antes de proseguir con técnicas más agresivas, retirar la mayor cantidad de suciedad (y por tanto de gérmenes o microorganismos presentes). No sería posible una esterilización correcta si hay presencia de restos de suciedad en los materiales.

Otra definición sería: técnica cuya finalidad consiste en remover y separar de las superficies inertes, mediante medios mecánicos y físicos, con la colaboración de medios químicos (detergentes) la suciedad que sirve de soporte y nutriente a los microorganismos y de paso eliminar los microorganismos más “sensibles” que son la mayoría.

Según distintos estudios se dice que con la limpieza se reduce entre un 80 y un 99% la carga microbiana (cantidad de gérmenes presentes), por eso es tan importante antes de realizar cualquier otra técnica más agresiva.

DESINFECCIÓN

Destruir la mayor cantidad posible de microorganismos patógenos presentes en personas, animales, superficies, instrumentos etc

La desinfección destruye las bacterias en sus formas vegetativas tanto patógenas como no patógenas y muchos otros tipos de gérmenes como hongos y virus, pero no es capaz de destruir todas las endosporas bacterianas, por eso en determinados materiales y circunstancias es necesario recurrir a la esterilización.

ESTERILIZACIÓN

Tiene por finalidad la destrucción de toda forma de vida microbiana, tanto patógenos como no patógenos incluyendo las formas esporuladas (endosporas)

Si se utilizan correctamente los principios de higiene sanitaria, se disminuye la mortalidad, el periodo de estancia en el centro sanitario y el coste económico asociado al paciente

MATERIAL DESECHABLE Y NO DESECHABLE

Dependiendo del nº de veces que se utilice el material, nos encontramos con:

* Material desechable: Una vez que se usa, se tira o se desecha, (cánulas, agujas, equipos de perfusión intravenosa, vendajes, apósitos, sondas, etc.).

* Material reutilizable: Después de ser utilizado, se limpia, se desinfecta o se esteriliza (según proceda) de forma que se prepara para su reutilización de forma segura.

Hoy día se tiende cada vez más a utilizar material desechable en todos aquellos procedimientos que lo permiten y siempre en base a distintos criterios:

– Criterios económicos: A veces es más costoso el proceso de esterilización que el propio proceso de fabricación en serie.

– Criterios de peligrosidad en su manipulación: Por ejemplo, vale más desechar las hojas de bisturí que correr el riesgo de cortarse con ellas en su manipulación para limpiarlas, etc.

– Criterios de rapidez: El tiempo empleado en el procesamiento de los materiales es un factor a tener en cuenta.

¿Qué hacemos con el material no desechable?

Su procesamiento va a depender de la naturaleza de dichos materiales y del grado de contaminación. Cambiando los métodos de esterilización según el tipo de material del que se trate.

CLASIFICACIÓN DEL MATERIAL E INSTRUMENTAL SEGÚN EL GRADO DE CONTAMINACIÓN

MATERIAL NO CRÍTICO

Son los que entran en contacto con piel sana o no están en contacto directo con pacientes. La piel sana en condiciones normales es una barrera eficaz contra el paso de gérmenes. En general en este tipo de artículos solo se precisaría limpieza y secado (palo porta-sueros, silla de ruedas…) La desinfección será de nivel bajo, o medio.

MATERIAL SEMICRÍTICO

Son los que entran en contacto con piel no intacta (heridas) o con mucosas. La esterilización no es imprescindible aunque sí aconsejable. De hecho este material se esteriliza excepto que sean materiales delicados que no resistan el proceso de esterilización y no puedan ser reutilizables, (endoscopios, circuitos de las máquinas de anestesia, equipos de hemodiálisis, etc.

La desinfección será de alto nivel.

MATERIAL CRÍTICO

Son los que entran en contacto con cavidades normalmente estériles (cavidad torácica, abdominal, vejiga urinaria, etc.), o en tejido vascular, pues suponen un elevado riesgo de infección en esa zona.

Estos objetos deben ser desechables o estar estériles, (catéteres intravenosos, instrumental quirúrgico, sondas urinarias, soluciones intravenosas, lencería quirúrgica

LA LIMPIEZA EN EL ÁMBITO SANITARIO

Las labores de limpieza de las dependencias de un centro sanitario (suelos, paredes, techo) mobiliario y superficies en general, son tareas que realiza el personal de limpieza.

Los profesionales sanitarios deben colaborar estrechamente con este personal para lograr y mantener una correcta higiene sanitaria: mantener el orden, evitar ensuciar innecesariamente, recoger de forma adecuada los productos de desecho, etc.

Limpieza del instrumental médico y/o sanitario

Lógicamente todo instrumento utilizado en una cura, una exploración o una intervención quirúrgica, necesita someterse a un proceso que asegure que está libre de suciedad y de gérmenes.

La limpieza es el primer paso y es imprescindible.

Después, en función del grado de contaminación o del destino que tenga ese instrumental, será necesario además, una desinfección o incluso una esterilización.

Es interesante saber, que para la limpieza se utilizan detergentes y para la desinfección se utilizan desinfectantes

Los detergentes que se utilizan en el lavado del instrumental son detergentes enzimáticos (contienen enzimas que disuelven la materia orgánica con el fin de eliminarla completamente antes de la desinfección o de la esterilización, pues si no fuera así ninguna de éstas sería eficaz).

Las características que debe reunir un buen detergente enzimático son:

PROTECCIÓN DEL PERSONAL PARA  EL LAVADO DE INSTRUMENTAL Y OTROS MATERIALES

Uso de dispositivos y complementos que debemos llevar para protegernos de la posible contaminación accidental (salpicaduras, inhalación de aerosoles, pinchazos, etc.).

Pantalla anti-salpicaduras

Tiene que permitir ver los materiales claramente. Su uso puede resultar más cómodo ya que no tendrán la necesidad de usar gafas y mascarillas.

Mascarilla y gafas

Debe usarse mascarilla para evitar la aspiración de gotitas producidas por aerosoles, y las gafas para proteger los ojos de posibles salpicaduras. Si las gafas tuvieran cubierta lateral mucho mejor y más eficaces

Gorro

Normalmente desechable. Si no fuera, así debe lavarse diariamente.

Bata de manga larga o delantal

Para proteger la ropa.

Guantes

Pueden servir guantes gruesos (tipo a los caseros) que sean hipo-alergénicos (sin látex ni talco) para evitar sensibilización.

Es muy importante tener cuidado para evitar corte o pinchazos con material afilado o cortante.

En caso de que se produzca una lesión, debe seguirse el protocolo de cada hospital (comunicar la incidencia al/la supervisor/a y acudir a la consulta de medicina laboral o preventiva).

Calzado adecuado

El más indicado para cualquier tipo de trabajo en un centro sanitario es el calzado cerrado y de suelas de goma para evitar resbalones.

MÉTODOS DE LIMPIEZA DE INSTRUMENTAL

El instrumental puede limpiarse de manera manual, automática y por ultrasonidos. El elegir uno u otro método depende de lo delicado del instrumental (manual) o de lo pequeñísimo que este sea (ultrasonidos) para el resto del material e instrumental debe optarse por el lavado automático.

Cualquier método de limpieza conlleva 3 fases: lavado, aclarado y secado.

Limpieza (lavado) automático:

En hospitales donde el volumen de instrumental que se utiliza es muy grande, la limpieza de la mayor parte del instrumental se realiza de manera automática (de hecho es el método de elección) utilizando lavadoras similares a los lavavajillas, que como éstos, realizan varios ciclos dentro de un programa de lavado:

Prelavado: Es un aclarado inicial con agua a no más de 35ºC para que la sangre no coagule y se adhiera al instrumento.

Lavado: La lavadora añade el detergente enzimático automáticamente. Normalmente se lava a 50ºC como máximo para que se desprenda bien la suciedad.

Neutralización: Se añade un neutralizante para prevenir la corrosión.

Aclarado: Se emplea agua caliente, incluso a 70ºC. En el aclarado final debe usarse agua desmineralizada o desionizada que es lo mismo.

Desinfección: Puede hacerse de dos formas:

1- Elevando la temperatura a 90º durante 10 minutos: sería una termo-desinfección (normalmente las lavadoras incluyen este programa).

2- Añadiendo el desinfectante recomendado a las dosis adecuadas: sería entonces desinfección química.

Secado: Por entrada de aire caliente filtrado. El instrumental debe retirarse inmediatamente después de terminar el secado.

Loa materiales que no deben lavarse con este método serán:

 Componentes ópticos de endoscopios y cualquier otro aparato que lleve ópticas.

Material que no soporte las temperaturas de lavado y termo-desinfección de las lavadoras

Material delicado de microcirugía.

Material con componentes eléctricos.

Aquel material que expresamente indique el fabricante.

Limpieza por ultrasonidos

Son ondas ultrasónicas: producen vibraciones que agitan el agua y consiguen desprender la suciedad del instrumental.

Se usa un baño de ultrasonidos: Una especie de cubeta o contenedor con tapa para evitar salpicaduras, que contiene la solución detergente.

Se sumerge por lo general unos 15 minutos, dependiendo del tipo de instrumental.

La solución limpiadora, debería cambiarse a diario, aunque todo dependerá de la cantidad de instrumental procesado. Se aclara con agua del grifo y lo ideal es que el último aclarado se haga con agua destilada o des-ionizada para no dejar restos de sales sobre el instrumental.

Indicado para instrumental muy pequeño que corriese el riesgo de perderse si se procesase de otra forma.

Es ideal para clínicas pequeñas sobre todo las de odontoestomatología.

El material que no puede lavarse mediante este procedimiento, es aquel que pueda aflojarse por las vibraciones: elementos ópticos (pueden remover los cementos que anclan las lentes) y micro-motores como los de las turbinas (torno) de odontología, tampoco los espéculos dentales pues se podrían despegar. Para el resto de instrumental odontológico (fresas, etc.) es ideal.

Limpieza (lavado) manual

Sólo se lavará manualmente el instrumental o aparataje que no pueda ser lavado de manera automática que es el método de elección para el lavado.

Se lavarán manualmente:

Materiales delicados que incluyen sistemas ópticos como los endoscopios: Se desmontan y sumergen en la solución limpiadora, las partes ópticas (lentes) se limpian con sumo cuidado, sin utilizar nada que las raye, en el caso de las tubuladuras (conductos de los aparatos) debemos asegurarnos de que la solución limpiadora penetra en ellos (se pueden utilizar jeringas, pistolas a presión, etc.).

Instrumental de microcirugía, muy pequeño, fino y delicado (si no disponemos de baño de ultrasonidos): Con cepillos nada abrasivos (a veces también se opta por limpieza por ultrasonidos

Partes eléctricas de los aparatos (motores, cables, etc.): Con paño humedecido en la solución limpiadora.

¿Qué tipo de productos se utilizan?:

Se utilizan detergentes enzimáticos como para el lavado automático.

Estos productos deben diluirse en agua fría o como mucho tibia para evitar la emisión de vapores y también que los restos biológicos (sangre, etc.) sobre el instrumental se quede adherido. (El agua caliente coagula la sangre y es mucho más difícil de eliminar).

Las soluciones de lavado deben cambiarse según el uso y como mínimo cada día.

¿Cómo aclaramos el instrumental lavado?:

Motores y cables:

Se deja actuar la solución limpiadora aplicada con paño húmedo, el tiempo indicado, después se aclara con paño y agua limpia.

Resto de instrumental:

Se aclara bien con agua del grifo y el último aclarado se puede hacer con agua destilada o desionizada, tanto si va a ser esterilizado como si no para que no queden restos de cal.

¿Cómo secamos el instrumental?:

Motores y cables:

Paño o compresa de gasa seca y después se puede aplicar desinfectante en spray para garantizar su desinfección.

Resto de instrumental:

Si se dispone de pistolas de aire caliente es lo ideal, si no, se emplean paños que no dejen restos de fibras (lo mejor compresas de gasa).

Nota: Tanto el agua destilada como la desionizada son aguas que están libres de iones y sales minerales, es decir, son puramente H2O

LA DESINFECCIÓN SANITARIA

La desinfección no destruye todos los microorganismos por lo que  determinados materiales e instrumentos deben esterilizarse.

CONCEPTOS

Desinfectante

Producto que utilizamos para desinfectar materiales, objetos, instrumentos, superficies, etc. Ejemplo: lejía.

Antiséptico

Producto que utilizamos para desinfectar sobre personas (piel o mucosas).Ejemplo: povidona yodada

Tenemos que saber que existen sustancias que pueden utilizarse como desinfectantes y también como antisépticos. Por ejemplo el alcohol, lo podemos usar como desinfectante en alguna superficie o como antiséptico.

Antisepsia

(Anti: contra; sepsis: infección, contaminación).

Cuando realizamos la desinfección de la piel o mucosas de un paciente estamos realizando una antisepsia o estamos tomando medidas antisépticas.

Asepsia

(A: falta de; sepsis: infección o contaminación).

Cuando intentamos mantener un área libre de gérmenes y no contaminar (al paciente, las superficies, el instrumental…) estamos tomando medidas de asepsia o estamos trabajando en condiciones asépticas.

Características de la desinfección sanitaria

Lo que hay que tener claro es que en un medio hospitalario, consulta, etc., la desinfección debe ser sistemática.

Todo el material que no necesite ser esterilizado debe ser desinfectado (se lavará y luego desinfectará).

En algunos hospitales tienen en el protocolo sumergir el instrumental quirúrgico en una solución detergente-desinfectante antes de manipularlo para disminuir los riesgos de infección en caso de accidente (descontaminación del instrumental).

Un buen desinfectante o un desinfectante ideal deberían tener las siguientes características:

Lógicamente no existe un desinfectante ideal. Unos tienen unas características y otros, otras y lo que debemos hacer es elegir el desinfectante que mejor se adapte a las características del objeto o superficie a desinfectar.

Sensibilidad de los microorganismos a los desinfectantes

No todos los gérmenes son igual de sensibles a los distintos productos desinfectantes o a los antisépticos.

Si ordenamos los distintos tipos de gérmenes desde los más sensibles (los que se eliminan más fácilmente) a los más resistentes (los que son difíciles de eliminar) tenemos:

1º. Bacterias (excepto las que son capaces de formas endosporas).

2º. Hongos

3º. Virus

4º. Micobacterias (grupo de bacterias al que pertenece el bacilo de la tuberculosis).

5º. Esporas bacterianas o endosporas (sólo son capaces de formarlas algunas bacterias)

6º. Priones (Enfermedad de las Vacas Locas).

Los desinfectantes no consiguen eliminar endosporas ni por supuesto los priones.

Clasificación de los desinfectantes y antisépticos según el grado de acción sobre los gérmenes:

No todos los agentes desinfectantes tienen el mismo poder sobre distintos tipos de gérmenes.

1- Agentes letales sobre microorganismos y que, en función de qué tipo de gérmenes “maten”, se llaman:

Bactericidas: Matan bacterias (no las formas esporuladas).

Fungicidas: Matan hongos.

Viricidas: Matan virus.

Muchos agentes son de amplio espectro y tienen las tres funciones.

2- Agentes que no matan pero consiguen detener o dificultar el crecimiento:

Bacteriostáticos

Fungistáticos

Virustáticos

NIVELES DE DESINFECCIÓN

Según qué tipo de agentes se pueden destruir, se definen tres niveles de desinfección:

Desinfección de bajo nivel (DBN)

Capaces de eliminar la mayoría de bacterias patógenas en su forma vegetativa (activa o en crecimiento) que es su forma más vulnerable y algunos hongos.

Por lo tanto NO ELIMINAN ninguno de los demás.

Desinfección de nivel intermedio (DNI)

Capaces de eliminar todas las formas vegetativas de bacterias, la mayoría de hongos y virus (pero no todos); y el bacilo de la tuberculosis.

Por lo tanto NO ELIMINAN algunos virus y hongos ni por supuesto las esporas bacterianas.

Desinfección de alto nivel (DAN)

Capaces de eliminar casi todos los microorganismos, incluyendo todos los virus y hongos, el bacilo de la tuberculosis e incluso algunas endosporas.

Por lo tanto NO ELIMINAN algunas endosporas

En la práctica, la desinfección de alto nivel se utiliza para el procesamiento de algunos artículos semicríticos que no se pueden esterilizar, y la desinfección de nivel intermedio se emplea para superficies y objetos relacionados con el paciente.

La esterilización destruye toda forma de vida y eso incluye TODAS las esporas bacterianas, altamente resistentes.

DESINFECTANTES MÁS UTILIZADOS

DE ALTO NIVEL (alta potencia de acción)

Estos desinfectantes se utilizan para desinfectar material semicrítico que no podemos esterilizar:

Endoscopios de cavidades no estériles (aparato digestivo: gastroscopio, colonoscopio, y de aparato respiratorio: broncoscopio)

Equipos de diálisis, de anestesia, respiradores, etc.

Glutaraldehído y asociaciones

Actualmente desplazado por otros DAN menos tóxicos.

Indicado para material semicrítico no esterilizable:

Endoscopios de cavidades no estériles (por ejemplo los de aparato digestivo: gastroscopio, colonoscopio, rectoscopio…; y de aparato respiratorio: broncoscopio); equipos de diálisis, equipos de anestesia, etc.

Concentración requerida en la solución: 2%

Tiempo requerido para desinfección: De 20 – 45 minutos (algunas mezclas acortan el tiempo a 5 -10 minutos.

Inconvenientes:

Muy tóxico, emite vapores.

El material debe ser aclarado abundantemente con agua destilada estéril después de sacarlo de la solución de glutaraldehído

Precauciones:

Las cubetas con la solución de glutaraldehído deben estar perfectamente tapadas.

Lugar bien ventilado y separado de otras áreas.

El personal vestido con equipo de protección adecuada.

Ácido per-acético y Peróxido de hidrógeno al 2%

Actualmente cualquiera de estos dos son de elección como DAN.

Tienen el mismo espectro de acción y necesitan el mismo tiempo de actuación. La desinfección debe hacerse por inmersión de los dispositivos a desinfectar unos 10 minutos en cubeta cerrada.

Los dos son biodegradables y no hay que tomar medidas especiales protectoras con ninguno de ellos.

La solución de la cubeta puede durar varios días. Cada vez que vayamos a utilizarla, es necesario comprobar por medio de una tira reactiva si todavía conserva su actividad DAN.

Una vez que se saca el material desinfectado debe aclararse abundantemente con agua destilada estéril para no dejar rastro del desinfectante. Luego debe secarse muy bien y empaquetarlo para mantenerlo en condiciones adecuadas.

La diferencia entre ambos hoy por hoy, según lo que hay en el mercado es:

El ácido per acético necesita mezclarse con un activador antes de su uso y una vez activada la solución dura 14 días aunque debe comprobarse su eficacia cada día por medio de una tira reactiva.

El peróxido de hidrógeno no necesita activación, viene listo para su uso, y aunque su duración es mayor, también se necesita comprobar su actividad una vez lo tenemos en la cubeta mediante tira reactiva, y cuando pierde actividad se desecha.

DE NIVEL INTERMEDIO (media potencia de acción):

Todos se usan sobre material no crítico, bien sea en instrumentos o dispositivos que solo entran en contacto con piel sana o bien sea sobre superficies que hay que desinfectar.

Hipoclorito sódico (lejía)

Indicado para: suelos, paredes, sanitarios (también las cuñas y botellas), zonas de preparación de alimentos, etc.

Concentración requerida: Diluida al 20% para zonas críticas (quirófanos, etc.) y al 10% en zonas generales.

Tiempo necesario para la desinfección: 10 minutos.

Inconvenientes

Deteriora metales (corrosivo). Nunca utilizar en acero inoxidable.

Precauciones

Diluir siempre en agua fría (en agua caliente emite vapores de cloro).

No mezclar con otros desinfectantes, sobre todo con derivados de amonio (amoniaco) pues emite vapores muy tóxicos.

Proteger las manos.

Alcohol etílico

Indicado para desinfección de material no crítico de cualquier tipo (fonendos, termómetros, etc., también podría usarse sobre superficies pero actualmente está desplazado por otros desinfectantes de superficie más modernos.

También tiene uso como antiséptico

Concentración: Solución al 70% (70º).

A pesar de que el alcohol que nos venden en las farmacias es de 96º, la concentración más efectiva como desinfectante y antiséptico es 70º porque el 96º deshidrata las bacterias pero no las mata y pueden volverse activas cuando vuelvan a rehidratarse.

Tiempo necesario de actuación: Mínimo 10 minutos.

Inconvenientes:

Se inactiva con la materia orgánica: Hay que asegurarse de limpiar bien antes de usarlo como desinfectante.

Enturbia el metacrilato (no usar sobre él).

Precauciones:

Inflamable.

Clorhexidina

Indico para desinfectar material no crítico o poco crítico.

Puede utilizarse para desinfectar algún material de exploración que solo entre en contacto con piel intacta (por ejemplo los conos que se utilizan en el otoscopio para explorar el oído). Antes también se usaba para desinfectar termómetros de mercurio).

Actualmente como desinfectante apenas tiene uso.

Si tiene uso como antiséptico.

Concentración requerida: Como desinfectante al 4%.

Tiempo necesario de actuación: 20 minutos.

Inconvenientes

Se inactiva frente a aguas duras. Disminuye su actividad si se diluye con agua corriente.

Precauciones

Diluir siempre con agua destilada.

DESINFECTANTES DE SUPERFICIES UTILIZADOS ACTUALMENTE

Actualmente los desinfectantes de superficie deben estar libres de alcohol (no compatibles con todo tipo de superficies) y aldehídos (muy tóxicos), y por supuesto ser biodegradables.

Todos deben ser bactericidas, fungicidas, tuberculicidas y virucidas (nivel intermedio) y compatibles con todo tipo de materiales.

Se formulan en spray para que sea cómodo su uso.

Indicados para superficies de mobiliario clínico específico (mobiliario y equipos médicos de zonas críticas, equipos de monitorización, cunas e incubadoras, carros de curas, equipamiento de laboratorio, fregaderos, cubetas y todo tipo de superficies ambientales y mobiliario en general cuando lo requieran. Especialmente indicados en clínicas dentales.

Pueden utilizarse:

Solo como desinfectantes: haciendo una limpieza previa con agua y el detergente que se utilice en el hospital para limpieza de superficies y una vez aclarada y seca la superficie, pulverizar con el spray a unos 30 cm y dejarlo secar por si solo (unos 10 min.).

También pueden usarse como limpiador primero (con paño humedecido con el producto y a continuación como desinfectante, aplicándolo como en el punto anterior.

CONDICIONES DE UTILIZACIÓN DE LOS DESINFECTANTES

Que la indicación del producto sea la adecuada (según el tipo de material, según el grado de contaminación etc.) siguiendo los protocolos del centro hospitalario en cualquier caso.

Comprobar que el producto no haya caducado.

Leer la información sobre los riesgos y medidas de seguridad recomendadas y que figuran en las etiquetas siempre.

Leer las posibles incompatibilidades con otros desinfectantes, por si se piensa mezclar alguno de ellos para potenciar la acción.

Leer las recomendaciones del fabricante acerca de si requiere preparación previa o dilución. La concentración debe ser la recomendada por el fabricante, evitando la sobre-dilución (diluirlo más de la cuenta).

Es preciso que los recipientes donde preparamos la solución desinfectante estén limpios para evitar que la solución se contamine.

En las diluciones de los desinfectantes debe figurar la fecha de preparación y la de caducidad.

Es preciso que los recipientes de las soluciones desinfectantes puedan taparse protegiéndolos de la luz y de las fuentes de calor.

Una vez lavado, el material o instrumental a desinfectar debe sumergirse en la solución desinfectante procurando que ésta llegue a todas las superficies, tanto internas como externas.

Respetar el tiempo de exposición que recomienda la casa comercial y los protocolos del hospital.

El instrumental no debe almacenarse en las soluciones desinfectantes. Es muy importante guardarlo bien seco y protegido del polvo (empaquetado).

Como norma general, las soluciones desinfectantes no deben volver a utilizarse de un día para otro, aunque pueden existir excepciones a esta norma (p. ej. los desinfectantes de alto nivel).

ANTISÉPTICOS MÁS UTILIZADOS

Aunque en este tema estamos hablando de la limpieza y desinfección de objetos, también nos vamos a referir aquí a los antisépticos (se llaman así a los productos desinfectantes que aplicamos sobre organismos vivos (personas o animales) y no sobre la materia inanimada).

De nivel intermedio (media potencia de acción):

COMPUESTOS YODADOS

Povidona yodada

Actualmente es el antiséptico de mayor uso en hospitales. Existe en diversas formas de presentación por lo que puede usarse en múltiples situaciones:

En realidad el principio activo es el mismo, solo varía la forma de prepararlo. Si nos fijáis, la solución acuosa se emplea en aquellas situaciones donde el alcohol resulte muy irritante o esté contraindicado y las soluciones alcohólicas se aconsejan en las situaciones en que necesitamos que se seque pronto la piel.

 Alcohol yodado y tintura de yodo

Son preparados de yodo más clásicos que la povidona. Los dos van preparados con alcohol. La tintura de yodo es más fuerte que el alcohol yodado. El uso que tendrían sería el mismo que la solución alcohólica de povidona yodada.

Alcohol etílico (también se usa como antiséptico)

Indicaciones:

Antiséptico de piel para inyecciones.

Antiséptico de manos en soluciones de lavado como las que existen a la entrada de las habitaciones en las plantas (p.ej. Sterillium®).

Para el secado del lavado prequirúrgico de las manos (para que se sequen pronto porque se tienen que secar al aire).

Inconvenientes: Reseca la piel.

Resto de datos sobre el alcohol igual que en su uso como desinfectante

DE BAJO NIVEL (baja potencia de acción)

Agua oxigenada (peróxido de hidrógeno)

Antes se utilizaba en el lavado de heridas, ahora se utiliza el suero fisiológico. Sigue siendo útil para remojar apósitos que se pegan a las heridas y despegarlos más fácilmente.

Clorhexidina (también puede usarse como antiséptico)

Indicaciones:

Se puede utilizar en la limpieza pre-quirúrgica de la piel (luego hay que extender igualmente solución de povidona yodada alcohólica). También sirve para lavado de heridas pero como hemos citado anteriormente, actualmente se lavan con suero fisiológico.

Buen antiséptico para mucosas: Serviría para lavado de genitales previo a la inserción de sonda urinaria.

Como antiséptico bucal en colutorios (de hecho muchos colutorios lo llevan; debemos tener en cuenta que oscurecen los dientes).

Para lavado quirúrgico de manos.

Concentración como antiséptico: Al 0’1%.

Tiempo de acción como antiséptico: 2 minutos.

Es la alternativa a la povidona en casos de alergia al yodo.

Se considera de nivel bajo porque no elimina el bacilo de la tuberculosis (micobacterias) pero utilizado en todas sus indicaciones puede ser equivalente a la povidona además se mantiene bastante tiempo sobre la piel, por lo tanto tiene un efecto prolongado.

Derivados mercuriales (Mercromina):

Antes era el antiséptico estrella, después se sustituyó por los compuestos yodados,  aún así, algunos profesionales la siguen considerando muy buen antiséptico, sobre todo por su poder secante y cicatrizante, aunque la realidad es que está en desuso.

Los antisépticos deberían ser transparentes para controlar mejor la evolución de las heridas.

CONDICIONES DE UTILIZACIÓN DE LOS ANTISÉPTICOS

Antes de aplicar un antiséptico se limpiará la piel con agua y jabón o lavar la herida con agua y jabón o suero fisiológico. Esto no es necesario con la clorhexidina.

Si hubiera que aplicarlos sobre grandes extensiones, habría que considerar si se absorbe o no a través de piel, por la posibilidad de ocasionar toxicidad sistémica.

Debe respetarse el tiempo de acción y las concentraciones recomendadas por el fabricante.

Sería ideal el empleo de monodosis, para evitar la contaminación de los frascos, y como poco evitar las presentaciones de tamaños muy grandes.

Si se tienen que diluir, una vez hecho, debe anotarse sobre el frasco la fecha de preparación y su caducidad.

Son preferibles los envases opacos porque protegen de la acción de la luz.

Los envases de antisépticos no se rellenan, no deben reutilizarse.

PRINCIPALES MÉTODOS DE DESINFECCIÓN

MÉTODOS FÍSICOS

Desinfección Térmica

Lo hacen las lavadoras desinfectadoras (lavadoras automáticas). Se trata de un ciclo de agua a 90º C durante 10 minutos, después de haber lavado el material.

Rayos Ultravioleta

Los rayos ultravioleta (UV) forman parte de la radiación electro-magnética (tipo de energía que se transmite a través del espacio a grandes velocidades, puede manifestarse de muy distintas formas: luz, calor, rayos X, microondas, etc). Son ondas de luz de longitud de onda menor (van más rápido) que la luz visible.

Tienen la propiedad de matar microorganismos a cortas distancias, pero evidentemente no todos.

Se utiliza en las vitrinas de almacenaje de material estéril para evitar que el material estéril se contamine.

MÉTODOS QUÍMICOS

Se refieren al uso de desinfectantes para materiales, instrumental, mobiliario y superficies, y al uso de antisépticos para tratar a las personas.

En cuanto a la desinfección de materiales e instrumental, decir que el proceso menos seguro es la desinfección manual por que conlleva riesgo de toxicidad, exige un control riguroso de la preparación de las disoluciones y no se pueden controlar de manera automática todos los factores que intervienen en el proceso (temperatura, tiempo de contacto, etc.).

FORMAS DE APLICACIÓN DE LOS DESINFECTANTES

Existen diversas formas de aplicar los desinfectantes:

Inmersión

Consiste en sumir el elemento o instrumento en una solución de desinfectante durante un tiempo específico.

Loción

Se empapa en esponjas o bayetas con las que se aplica sobre superficies de muebles o en zonas más amplias como paredes, suelos, etc.

Pulverización

Se introduce o viene directamente en un recipiente que permite  pulverizarlo al ambiente. Se utiliza en superficies y objetos.

Fumigación y aerosoles

Vienen en envases que lo proyectan en forma de finas gotas. Aunque su uso actualmente es controvertido, se emplea sobre ambientes y superficies.

CONCLUSIÓN

Con la limpieza y desinfección de cualquier centro, ya sea: hospitalario, de salud, clínicas privadas… conseguimos prevenir la transmisión de infecciones. Por eso es tan importante seguir un protocolo correcto y eficaz.

BIBLIOGRAFÍA

* https://soluciones desinfeccion. com/2015 /07/03/ claves-para- la-selección -de- desinfectantes -de-superficies -y- equipos/

*  https://www.elsevier. es/es-revista -offarm -4-articulo-antisepticos -desinfectantes- 13044452

* http://www.netegesto tnet.com/es/ preguntas-frecuentes/ que-son-los-desinfectantes -quimicos

* http://empresay limpieza.com/art/601 /productos-quimicos- desinfectantes

* https://www. phsserkonten.com/ higiene/3-tecnicas- desinfeccion- hospitalaria/

Salir de la versión móvil