Limpieza y descontaminación

Incluido en la revista Ocronos. Vol. VI. Nº 1–Enero 2023. Pág. Inicial: Vol. VI; nº 1: 179-4

Autor principal (primer firmante): Sheila Morillas Coronado

Fecha recepción: 15 de diciembre, 2022

Fecha aceptación: 18 de enero, 2023

Ref.: Ocronos. 2023;6(1): 179-4

Autores:

1. Sheila Morillas Coronado

2. Adriana Lorena Laffont Noya

publica-TFG-libro-ISBN

3. Rosa Ana Escalona Almendro

4. Eva María González Micó

5. Irene María Rodrigo Liso

Categoría: TCAE

Palabras clave: Desinfección, limpieza, jabón, instrumental, esterilización, infección.

Aspectos generales

La limpieza, desgerminación, desinfección y esterilización son procesos que están orientados para la eliminación de las infecciones que se puedan encontrar en los centros sanitarios, por lo que se incluyen dentro de las estrategias de seguridad para la protección, tanto de los usuarios como de los profesionales.

La infección: es la invasión del organismo por microorganismos patógenos, que se reproducen y multiplican causando enfermedades.

La limpieza, descontaminación, desinfección y esterilización son mecanismos indispensables para la prevención de la infección en los centros sanitarios.

Los trabajadores del sistema sanitario deben poseer conocimientos acerca de la correcta utilización del material sanitario y de los productos empleados en su descontaminación, según el marco legal que establece el Real Decreto de 1591/ 2009 del 16 de octubre, en el que se regulan los productos sanitarios.

Según la legislación vigente, cada vez que se limpian, descontaminan, desinfectan y esterilizan los productos sanitarios, estos forman parte de una cadena, por ello adquiere una responsabilidad legal que obliga a que se garantice la correcta ejecución de estos procesos.

Condiciones necesarias para una buena limpieza y descontaminación

Los siguientes aspectos forman parte de las condiciones necesarias a tener en consideración, con el objetivo de conseguir una limpieza óptima: características y cualidades del detergente y del agua, en lavado, aclarado y secado, el tipo de objetos a limpiar y el momento en el que se debe hacer la limpieza.

El detergente

El detergente es aquella sustancia que, por su propiedad química, facilita la limpieza y desgerminación.

Sus propiedades básicas son:

  • Poder humectante: el agua por sí misma no moja bien, por lo que el detergente puede ayudar a aumentar el poder de penetración de la solución.
  • Poder detergente: capacidad de desincrustar la suciedad adherida a la superficie, sin afectar a su estructura o composición.
  • Poder solubilizante: capacidad de disolver la suciedad de tipo grasa, que habitualmente es más insoluble.
  • Poder dispersante: capacidad para romper una cantidad de suciedad compacta y reducirla a pequeñas partículas.

También ha de ser compatible con desinfectantes, baja formación de espuma y biodegradable.

Los principales tipos de detergentes utilizados en la industria se pueden desglosar en cuatro grupos:

  • Alcalinos
  • Ácidos
  • Tensoactivos
  • Secuestrantes

En cuanto a los detergentes comunes, estos son ácidos o alcalinos, cáusticos, abrasivos que finalmente destruyen la capa protectora del instrumental.

Se recomienda un detergente pH neutro.

Los detergentes proteolíticos han surgido como una respuesta al aumento de la complejidad de los procedimientos invasivos y del instrumental.

Se ha conseguido crear nuevas fórmulas que no dañan el instrumental y tienen una capacidad de remoción de la materia orgánica, tienen la característica de contener enzimas que compiten con las proteínas de la materia orgánica disolviéndolas.

Técnicas de limpieza y descontaminación

La limpieza es una técnica de saneamiento que incluye acciones metódicas y programadas, con la finalidad de remover y separar las superficies inertes, por medios mecánicos y físicos, a la sociedad qué sirve de soporte y nutriente a los microorganismos. También reduce la cantidad de microorganismos.

Antes de desinfectar el material, se precisa lavarlo, ya que es un paso previo imprescindible para que la desinfección y esterilización sean efectivas.

La suciedad impide que el agente esterilizante y desinfectante entre en contacto con la superficie del objeto, además de que los restos de materia orgánica favorecen la corrosión del mismo.

Cuando tenemos que manejar el material contaminado, hay que asegurarse que no suponga un riesgo para el profesional que va a realizar la limpieza.

El personal encargado de la limpieza, en la mayoría de los casos es Técnico en Cuidados de Enfermería. Siempre el encargado de realizar esa función deberá de usar un equipo de protección individual.

El material siempre debe limpiarse tras su uso, no debe haber un largo espacio de tiempo desde que se usa hasta que se limpia.

En el caso en el que no sea posible la limpieza de forma más o menos inmediata, puede sumergirse en un producto de pretratamiento de instrumental o en jabón enzimático.

Conclusión

Los detergentes son una parte fundamental en la limpieza para todos los aspectos sanitarios, pero mucho más importante en la limpieza del instrumental, para garantizar una asepsia integra al entrar en contacto con el paciente y con el personal que va a utilizarlo.

Bibliografía

  1. https://es.wikipedia.org/ wiki/Detergente
  2. https://medlineplus.gov/spanish/ cleaningdisinfectingandsanitizing.html
  3. https://www.Enfermeríaperu. com/enferquiro/descontalimp.htm