Leucodermia. El vitíligo. Revisión bibliográfica

Incluido en la revista Ocronos. Vol. IV. Nº 4–Abril 2021. Pág. Inicial: Vol. IV; nº4: 65

Autor principal (primer firmante): María Isabel Chiriboga Calva

Fecha recepción: 17 de Marzo, 2021

Fecha aceptación: 11 de Abril, 2021

Ref.: Ocronos. 2021;4(4): 65

Autora: María Isabel Chiriboga Calva (Médico General, Médico en libre ejercicio profesional)

Coautora: Katherine Elizabeth Bustamante Encarnación (Médico General, Médico en libre ejercicio profesional)

Introducción

El vitíligo es una enfermedad cutánea caracterizada por la hipopigmentación en ciertas áreas de la piel, dichas manchas, aunque son simétricas tienen borde irregular y suelen ubicarse alrededor de orificios naturales, así como en los grandes y pequeños pliegues en el cuerpo. El diagnóstico en prácticamente clínico y el tratamiento va de la mano de la causa.

Desarrollo

El vitíligo es una afección de la piel que se caracteriza por máculas acrómicas de distribución característica y con una gran repercusión estética en las personas que lo padecen.

Actualmente el vitíligo afecta del 1 al 2% de la población, no distingue raza y tiene mayor prevalencia en mujeres. Aunque no se ha determinado la causa específica que desencadena el vitíligo, existen varias teorías entre las que se encuentran la autoinmune, psicosomática, neuroendocrina y genética. Todas éstas tienen en común como agravante el factor emocional.

La teoría autoinmune tiene su fundamento en el hallazgo de linfocitos citotóxicos CD8+ y su relación con tres enfermedades sistémicas: Anemia perniciosa, Hipotiroidismo y Enfermedad de Addison.

La teoría psicosomática es la más acertada puesto que la piel es un extenso órgano que inicia y recibe estímulos, por tanto, se piensa que es un espejo en el que se reflejan tendencias inconscientes y problemas relacionados con la salud mental.

Por su parte la teoría neuroendocrina propone la relación entre los melanocitos y la célula nerviosa además de la existencia de un neurotransmisor que estimula o frena la acción de los melanocitos en determinadas áreas.

Por último, la teoría genética se basa en que el 30% de los casos tienen dentro de su historia familiar, al menos uno con este padecimiento.

El mayor efecto de esta enfermedad es que el cambio de la apariencia influye en la salud mental, asi como en el bienestar emocional de las personas que lo padecen, por esta razón se han reportado casos de depresión y ansiedad asociados a esta enfermedad.

Desde el enfoque clínico el vitíligo se clasifica en: Tipo A no segmentario que suele ser progresivo, y tipo B en donde las máculas crecen rápidamente y en un par de años tienes a decrecer.

El diagnóstico es clínicamente sencillo basado en la inspección topográfica y morfológica de las máculas características, aunque en ciertos casos puede ser necesaria la inspección con lámpara de Wood.

El diagnóstico diferencial debe hacerse con el albinismo parcial, esclerosis tuberculosa, ptiriasis alba y ptiriasis versicolor.

El tratamiento irá enfocado a la posible causa de la enfermedad, sin embargo, todavía no existe un fármaco disponible para remitirla. A pesar de esto el más aceptado es el tratamiento tópico con ácido retinoico y corticoesteroides, seguido de la fotoprotección y el uso de psoralenos. Cuando la afección es extensa suele usarse la despigmentación de las zonas que queden pigmentadas con cremas de hasta el 20% de monobenzil éter de hidroquinona. Es importante recalcar que las zonas blancas son más sensibles a los rayos ultravioleta por lo cual es indispensable el uso de un filtro solar.

Conclusiones

El vitíligo es la pérdida de melanocitos que se caracteriza por la aparición de máculas acrómicas o despigmentadas, de origen idiopático, de distinta distribución y asimétricas. El daño estético que produce afecta el bienestar emocional de las personas que lo padecen. El diagnóstico es netamente clínico y actualmente no existe tratamiento definitivo, sin embargo, el más acertado es el tratamiento tópico que incluya ácido retinoico, corticoesteroides y psoralenos.

Bibliografía

  1. Matos, Manuel. Apuntes de Dermatología. Barcelona: s.n., 2015.
  2. Ferrandiz, Carlos. Dermatología Clínica. España: Elsevier, 2014. 978-84-9022-491-5.
  3. Mazur, Julián. Dermatología. La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 2002. ISBN: 959-7132-78-8.
  4. Pascual, Macaya. Guía de Tratamientos Dermatológicos. Barcelona: Editorial Comunicación Médica, 2003. ISBN: 84-609-2009-7.
  5. Mascaró, José María. Pautas de diagnóstico. Barcelona: Editorial Grupo Mayo, 2008. ISBN: 978-84-96792-78-4.
Salir de la versión móvil